Los mejores enclaves naturales de Lepe

Lepe es el destino perfecto para aquellos que deseen disfrutar de unos días de descanso en contacto con la naturaleza, pues cuenta con un entorno natural de excepcional belleza.
Entre los principales encantos del lugar se encuentran sus playas, siendo La Antilla y la de Islantilla, los arenales más concurridos por los turistas. También, se destacan la Playa de Nueva Umbría, que ofrece una postal única, ya que se encuentra enclavada en el Parque Natural Marismas del Piedras; y Flecha de Nueva Umbría, muy elegida por los adeptos al naturismo.
Estos enclaves son ideales para la práctica de deportes acuáticos. Aunque también Lepe cuenta con escenarios perfectos para practicar golf, ciclismo, montar a caballo o realizar senderismo en las distintas rutas y senderos que ofrece la Vía Verde Litoral.
De paseo por el casco urbano, es posible apreciar diversas construcciones  de gran valor tanto histórico como artístico, como es el caso de la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, la cual se cree que fue construida sobre los restos de un antiguo templo.
Otros edificios de interés del municipio son la Capilla de San Cristóbal, que es admirada por su cúpula del siglo XVIII, y la Torre Catalán, la cual data de entre los siglos XVI y XVII.
Por otro lado, visitando el Aula Marina El Terrón, ubicado en el puerto de Lepe, es posible conocer de cerca los encantos de la zona costera occidental de la provincia de Huelva, mediante actividades que se organizan en sus acuarios y museo.
Por supuesto que si visitamos Lepe no podremos resistirnos a probar sus platos tradicionales, entre los que sobresalen las gambas blancas y langostinos, verdaderos manjares.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/cb/Flecha_de_El_Rompido%2C_Huelva.jpg/800px-Flecha_de_El_Rompido%2C_Huelva.jpg

Recorriendo las Rías Bajas de Galicia

Aquellos que buscan pasar unas vacaciones en las que prime el descanso y la tranquilidad cuentan con muchas opciones, como realizar senderismo en las islas que forman el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas, realizar una excursión en barco por las Rías Bajas (o Baixas) o, simplemente, disfrutar de sus playas inmersas en un paisaje de belleza inigualable.
El Parque Nacional está situado en las costas de Galicia, zona popularmente conocida como las Rías Bajas. Está compuesto por  las Islas Cíes, Cortegada, Ons y Sálvora.
Durante el verano, la vertiente oriental de la cadena natural que integra estas islas, destaca por el atractivo de sus playas y clima apacible. Mientras que, mar adentro hay imponentes acantilados, donde anidan un sinnúmero de aves marinas de Europa. Además de disfrutar de sus playas, al pasear por estas islas es posible observar la riqueza  de la fauna y flora endémica.
No todas las islas son accesibles, pero a algunas se puede llegar en ciertas épocas del año a bordo de embarcaciones de recreo que parten desde los puertos de Vigo, Beu, Baiona y Sanxenxo. Lo ideal es poder recorrer la totalidad de este magnífico parque marítimo-terrestre, ya sea a pie, en barcos de pasaje ode trabajo o en planeadoras.
Muchas son las actividades que aquí pueden hacerse, como practicar snorkle para descubrir los singulares fondos marinos haciendo snorkle y degustar exquisitos platillos a base de frutos de mar, así como recorrer sus bodegas y los sitios de especial interés.
La isla de Cortegada está ubicada frente al pueblo pesquero de Carril, separado de está por un breve paseo.  Esta isla de frondosa vegetación, acoge el bosque de laurel más grande de Europa y un fondo marino de gran riqueza. Durante el paseo, es posible toparse con las ruinas de una pomposa casona, que data de fines del siglo XIX, y los restos de su antigua iglesia monasterial.
Los roquedos de las islas de Sálvora y Ons, en los que el oleaje es muy fuerte, es donde se crían los percebes de las Rías Baixas, por lo que aquí es muy común ver a los percebeiros en sus embarcaciones en busca de los mejores ejemplares.
Las Islas Cíes son tres, a saber: Faro, Monteagudo y San Martiño. Las dos primeras están conectadas por el enorme arenal de la Playa de Rodas y el Lago dos Nenos. En la
escarpada franja occidental, es posible apreciar numerosas cuevas que han sido formadas por efecto del intenso oleaje; en tanto que en su cara opuesta pueden disfrutarse de apacibles playas.
Vale la pena aprovechar la oportunidad para realizar una visita al poblado de As Hortas, donde son conservados diversos restos de viejas construcciones. Un poco más allá de la playa das Margaridas hay un observatorio de aves, desde donde se contemplan los abruptos acantilados de la franja oriental.
Además, hay cuatro rutas de senderismo, la del Monte Faro, Alto Príncipe, Faro da Porta y la de Monteagudo, que conducen al interior de la isla, mediante las cuales puede apreciarse de cerca el encanto del paisaje y ver increíbles panorámicas. Los senderos están correctamente señalizados y su duración no excede las dos horas.

Imagen:

Wikipedia

Todo sobre Teulada

De viaje por la Comunidad Valenciana, realizamos un alto en Teulada, un municipio localizado en el noreste de la provincia de Alicante, cuya costa forma parte de la Costa Blanca.
Se trata de un lugar de un importante patrimonio, tanto natural como histórico, artístico y monumental.
Para aquellos que gustan apreciar la arquitectura religiosa de cada lugar que visitan, pueden comenzar por conocer la Iglesia-Fortaleza de Santa Catalina, la cual fue construida en torno a una muralla, la cual servía de protección ante posibles ataques enemigos. Junto a ella se alza la Torre Campanario.
También, vale la pena visitar la Ermita de la Divina Pastora, de portada renacentista, la Ermita de San Vicente Ferrer, que sobresale por su cúpula de tejas azules, y la Iglesia de Nuestra Señora de los Desamparados, que se levanta en el núcleo urbano de Moraira, entre otros.
Otro de sus monumentos es la Torre Vigía Cap D ‘Or, de 11 metros de altura y que data del siglo XVI. Construida en piedra maciza, su terraza era usada por los centinelas para vigilar. 
En la playa de l ‘Ampolla se halla el Castillo de Moraira, el cual se destaca por su planta de “pezuña de buey”. En su parte norte posee una puerta, a la cual se accedía en el pasado atravesando un foso y un puente levadizo.
En su entorno natural sobresalen la Playa del Portet, tranquila e ideal para hacer  alguna de las rutas submarinas; Cala Portitxol, perfecta para el buceo y la pesca; L´Ampolla, la más concurrida de todas; Platgetes, con un atractivo paseo-mirador; L´Andragó, desde cuyo mirador se obtienen bellas panorámicas; y la Cala Cap Blanc, de impresionantes paisajes.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/50/VtaTda05-04b.jpg

Descubre la magia de Mágina

El Parque Natural de Sierra Mágina, situado en torno al macizo montañoso al cual debe su nombre, es con sus casi 20.000 Has. de superficie uno de los parajes de mayor atractivo de la provincia de Jaén.
Por este entorno de gran diversidad natural, pueden observarse numerosas especies de animales como la perdiz roja, el jabalí, el búho real y la cabra montés, entre otros.
Lo singular de Sierra Mágina es que dispone de zonas extremadamente áridas que constrastan abruptamente con otras de frondosa vegetación.
A unos 6,5 Kms. de Huelma nos adentramos en el bosque mediterráneo, donde abundan las encinas y pinos carrasco. Pero al entrar al término de Pegalajar y Mancha Real, es posible apreciar nuevamente el monte bajo, con ejemplares de Escaramuza, El Esparto Romero y Majoleto.
Por otro lado, los pueblos se encuentran muy cerca de las laderas de Sierra Mágina, conformando de ese modo un conjunto sumamente peculiar, que suele llamar mucho la atención del visitante.
Es interesante aprovechar la oportunidad de visitar algunos de los pueblos de la zona, como Mancha Real, Garciez, Jódar, Cabra de Santo Cristo, Arbuniel, Huelma, Solera, por mencionar sólo algunos. Lo más conveniente es realizar la visita en otoño o primavera, pues durante esas épocas es cuando los parajes lucen florecientes.
Aquellos que deseen participar de excursiones masivas, es bueno que sepan que Mágina posee diversos lugares de recreo con manantiales de agua naturales, como los de Arbuniel, Fuenmayor en Torres, Hútar y Cuadros en Albanchez y Bedmar.
Para quienes prefieran practicar senderismo, lo ideal es optar por una ruta de unos 25-30 kms. Por ejemplo, una de las más comunes consiste en ir en dirección al Caño del Aguadero, tomando el camino que recorre toda la sierra de Bedmar, para luego dirigirse hasta el Pico Mágina y descender en Torres rumbo a Cambíl. A través de esta ruta es posible apreciar las praderas naturales, además de grandes ejemplares de encinas así como acequias de agua.

Imagen:

Wikipedia

Interés turístico de Carratraca

Carratraca, a pesar que desde el punto de interés turístico reside en su balneario, el municipio cuenta con otros grandes atractivos, como su entorno natural y sus monumentos.
Si bien los romanos sabían acerca de las propiedades curativas que poseían las aguas sulfurosas que brotan del manantial de la Sierra Blanquilla, recién a mediados del siglo XIX fue cuando se construyó el popular balneario. Se trata de una construcción de piedra arenisca y mármol que se alza en la zona del centro del pueblo. Todavía es conservado el baño que era usado con exclusividad por el el Conde de Teba, padre de Eugenia de Montijo, quien fuera el que cedió los terrenos para que se realizara la construcción del edificio. Tal es la fama de este lugar, que numerosas personalidades han pasado por aquí para probar las propiedades curativas de las aguas de este bello balneario.
Además del balneario, hay otros edificios que son de especial interés, como el Hostal del Príncipe, donde solía alojarse Fernando VII junto a su séquito; la antigua casa de Doña Trinidad Grund, que es la actual Casa Consistorial; la Iglesia de Nuestra Señora de la Salud, el templo más importante del pueblo; y la Plaza de Toros. Esta última fue inaugurada a fines del siglo XIX y, aparte de ser utilizada para los festejos taurinos que se celebran durante la Feria de Agosto, es usada para diversas festividades, como la de Semana Santa.
Su entorno natural está conformado fundamentalmente por el monte de Alcaparaín, elevación de aproximadamente 1.300 metros de altitud y desde el cual puede contemplarse una magnífica vista panorámica de Carratarca; y la cueva de los Murciélagos, localizada en el camino forestal que comunica Carratraca con el pueblo de Casarabonela.

Imagen:

Wikipedia

El entorno natural de Jaraiz de la Vera

Jaraiz de la Vera, municipio perteneciente a la comarca de la Vera, es una buena opción para pasar unos días. Posee diversos lugares de interés, como es el caso de la Plaza Mayor, la cual es bastante fuera de lo común ya que se halla  dividida en dos partes y culmina en forma de cuña.
Paseando por Jaraiz, hallaremos sitios para visitar como la Iglesia parroquial de Santa María, una de las fábricas parroquiales e mayor antigüedad de la comarca; y la Parroquia de San Miguel, que se destaca por su órgano de gran historia puesto que fue robado, vendido, comprado y desaparecido hasta que logró ser recuperado. La Iglesia de San Miguel de Jaraiz, posee una construcción que  poco conserva de la original debido a las sucesivas refacciones a las que fue sometida.
En las inmediaciones de la Plaza Mayor, se ubica el Palacio de Obispo Manzado, una edificación de 3 plantas en cuya fachada puede apreciarse el escudo de la familia Manzado.
La picota o Rollo es uno de los monumentos del municipio que simbolizaba el poder para administrar la justicia. El mismo, se halla erigido sobre cuatro escalones y posee forma cilíndrica. En la parte alta, se pueden observar tres brazos que culminan en diversas cabezas de animales o gárgolas.
Pero más allá de todo esto, lo que más sobresale en Jaraiz de la Vera es la particular belleza de su entorno natural así como sus zonas rurales. El Lago de Jaraiz, que cuenta con piscinas naturales acondicionadas, es una muestra de ello. 
También, es recomendable realizar las rutas de senderismo que ofrece el lugar, para poder apreciar de cerca durante la caminata los más bellos paisajes. Así, es posible optar por diversas rutas, como las de Rota del robledo y Cerrogordo, Cerro de las Cabezas, Pilas del Collado, la ruta de las Fuentes y la de las Brujas, por mencionar solo algunas.
Entre sus fiestas más representativas, se encuentran los carnavales, los festejos patronales de la Virgen del Salobrar, de San Antonio de Padua y de San Cristobal, además de las celebraciones del tabaco y el pimiento.

Imagen:

www.rutas-y-rincones.com/rlavera.html

Bardenas Reales

Al sur de la provincia de Navarra se encuentra Bardenas Reales, un sorprendente paraje semidesértico de 41.845 hectáreas de extensión. Para visitar el Parque Natural de las Bardenas Reales, puedes acceder desde el pueblo de Arguedas, en cuya zona entrada verás la inscripción toros bravos.

Transitando por la angosta carretera, podrás comenzar a apreciar las formaciones características del terreno, comunes en este tipo de parajes, originadas por la acción del agua y el viento sobre el suelo.

Tras recorrer algunos kilómetros, arribarás al centro de interpretación del parque, donde puedes informarte acerca de los lugares de mayor interés que puedes visitar, así como por las rutas en bici o a pie que puedes realizar por este lugar para conocer lo más característico de la zona.

El índice de lluvias de las Bardenas Reales varía entre 400 y 500 mm de precipitaciones al año, concentrándose en su mayoría durante el otoño y la primavera. Lo curioso e impensado de este parque natural es que sus suelos resultan ideales para la agricultura.

La fuerte erosión producida por el agua, sumada a las torrenciales precipitaciones, da lugar a los barrancos que conforman una especie de red laberíntica que se extiende por toda la zona de las Bardenas, fundamentalmente en la Bardena Blanca. La Blanca se halla rodeada por los cabezos y planas, siendo los más trascendentes los cabezos de Cortinas, Pisquerra, El Rallón y Castildetierra. Mientras que de las planas sobresalen las de la Ralla y Alfarillo.

El parque es dueño de una gran belleza paisajítica, la cual queda evidenciada sobre todo en Castildetierra, un auténtico monumento natural, de especial interés pues sirve de modelo para explicar el singular proceso de erosión que existe en Bardenas. Los materiales erosionados se depositan a los pies de los cabezos originando suaves laderas de acumulación.

No dejes de conocer las Bardenas Reales, sin dudas quedarás impactado con tu visita.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/42/Bardenas_Reales_20.JPG/800px-Bardenas_Reales_20.JPG

Las Ventas con Peña Aguilera

La provincia de Toledo esconde lugares sorprendentes y de gran encanto, como es el caso de Las Ventas con Peña Aguilera, una pequeña localidad manchega que está situada en la comarca natural de los Montes de Toledo.

Además de contemplar paisajes de excepcional belleza, en Las Ventas con Peña Aguilera el viajero puede deleitarse con la gastronomía local, donde los guisos de carne de caza son los verdaderos protagonistas, o apreciar las artesanías confeccionadas en piel, que son el sello distintivo del lugar.

En lo alto del cerro que domina la localidad se encuentran el Molino y la Ermita de Ntra. Sra. Del Águila. Desde aquí es posible divisar el sensacional paisaje que define a la perfección la comarca de Los Montes, que incluye la zona de montes, por un lado, y la zona llana, por el otro. La ermita es de una sola nave y fue construida entre los siglos XV-XVI.

El Valle del Chorrito es otro de los sitios de especial interés que posee este pueblo. Allí, hay una necrópolis rupestre que contiene poco más de 90 tumbas, además de los restos de una basílica o villa tardorromana.

La Ermita de Santa Lucía, es un templo de una sola nave que posee una magnífica fuente romana en una de sus fachadas. Para continuar apreciando la arquitectura religiosa puede visitarse la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol, la cual contiene atractivos artesonados y una esbelta torre mudéjar.

No debemos olvidar de conocer la Torre de los Moros, antigua fortaleza de vigilancia de origen musulmán, de la cual tan solo quedan algunos restos de la torre de homenaje. Por último, vale la pena realizar una recorrida por los talleres artesanos de piel, en los que es posible adquirir todo tipo de trabajos en cuero y ante.

Imagen:

diputoledo.es

Navahermosa al natural

Navahermosa es un municipio de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, cuyo principal atractivo es su entorno natural casi salvaje. Se trata de un destino más que perfecto para pasar unos días realizando actividades al aire libre, disfrutando de los paisajes y, desde ya, del buen comer.

Al sur de la población se extienden las cadenas montañosas de los Montes de Toledo, que alcanzan unos 1401 metros de altitud en el Sombrera o Telegrajo, en tanto que al norte se localizan las formaciones de raña.

La Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel fue construida sobre los restos de una iglesia del siglo XV. Destaca por sus cinco cúpulas y su torre, ésta última erigida a finales del siglo XIX en reemplazo de la original.

La Ermita de Nuestra Señora Milagro, más conocida como “La Milagra”, es donde se lleva a cabo la tradicional romería cada tercer domingo de mayo. Cabe señalar que la construcción actual no es la original ya que debió ser reconstruida en 1944 luego de su destrucción durante la Guerra Civil.

Más allá de sus monumentos, Navahermosa invita al visitante a conocer paisajes de singular belleza, donde los olivares ocupan un lugar protagónico pues no hay que olvidar que en esta zona se produce  aceite de oliva de excelente calidad bajo la Denominación de Origen Montes de Toledo.

Algunos de los parajes naturales que pueden descubrirse son los de la Hoz del Carbonero, el Telegrajo o Sombrera, Las Caleras o El Collado de la Madroña.

Imagen:

diputoledo.es

Descubre Entrambasaguas

Entrambasaguas es un municipio cantábrico que se halla localizado en la comarca de Trasmiera, siendo atravesado por las aguas del río Miera y su afluente el Aguanaz. Su paisaje se caracteriza por la existencia de relieves montañosos de mediana altitud, algunas manchas boscosas y, sobre todo, prados de siega que se destinan a la ganadería.

Desde el punto de vista natural uno de sus protagonistas es el monte Vizmaya, un macizo calizo de relieve agreste que alberga diferentes cuevas así como los vestigios de un castro cántabro que por estar en su cima constituyen una verdadera atalaya que domina el término municipal. Asimismo, pueden apreciarse varios restos pertenecientes a las explotaciones mineras del siglo XIX.

Entrambasaguas, a pesar de que no cuenta con rutas de montaña, ofrece el entorno perfecto para dar tranquilos paseos. Una de las zonas de mayor atractivo es el mencionado monte Vizmaya (249 metros), con diversos recorridos cortos que conducen por una serie de lugares de especial interés. La ascensión se puede realizar desde Hoznayo o a través de la carretera local de Elechino a Santa Marina. Desde este último, podemos tomar un desvío para explorar las viejas minas, aunque vale aclarar que esta zona se encuentra completamente abandonada y puede ser un tanto peligrosa.

También, podemos optar por realizar un paseo por la zona de Los Llanos, que se alza entre los pueblos de Navajeda y Entrambasaguas en la parte respectiva al barrio de San Antonio. Hay un gran número de pistas que ofrecen la posibilidad de caminar y disfrutar de estos parajes, contemplando las cabañas que se encuentran dispersas entre sí, comunicándose con la contigua zona de Riotuerto y la carretera de Alisas. Estas sendas son ideales  pues nos dan la posibilidad de descubrir algunos de los parajes más recónditos del interior de la comarca de Trasmiera.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/62/Entrambasaguas.jpg