La magia del mar de Agua Amarga

La costa de Almería, en el litoral andaluz, se caracteriza por la existencia de un gran número de acantilados, donde se han asentado atractivas poblaciones de casas encaladas dispuestas de cara al mar, como es el caso de Agua Amarga, sitio tranquilo si los hay.
Se trata de un antiguo pueblo de pescadores, cuyo cálido ambiente se mantiene vigente. Así, podemos apreciar el encanto de la arquitectura popular, que destaca por sus casas de fachadas blancas que se confunden con la claridad de sus aguas.
A pesar de que se ha convertido en un destino bastante concurrido por los turistas, en este lugar es posible dar un paseo por recoletas calas y playas de gran belleza, que se suceden unas a otras, sin tener que preocuparse del reloj. Podemos concurrir a la playa del Plomo, de fina arena y grava, a la cual se accede en coche a través de la rambla que lleva el mismo nombre. Inclusive, podemos optar por ir a la playa de los Muertos que, al margen del nombre, ofrece al viajero un espacio de franco sosiego que resulta perfecto para distenderse y pasar buenos momentos lejos de la rutina de las grandes ciudades.
Tanto Agua Amarga como las localidades vecinas de Carboneras, San José o Las Negras, fueron testigos de las diferentes culturas y modos de vida que han formado parte de la historia de estas tierras. Un buen ejemplo de ello es una antigua fortaleza, de la que hoy sólo se conservan sus restos, que en sus tiempos de esplendor seguramente fue majestuosa.
El viaje a Agua Amarga es una grata experiencia, no sólo por la magia del mar sino por el sosiego que aquí reina.

Imagen:

http://estaticos.todopueblos.com/1099aguaamargapeq.jpg

Vacaciones en la costa andaluza

Durante el verano, las costas de Andalucía se transforman en el punto de encuentro de millones de viajeros, provenientes de todas partes del mundo, quienes buscan en ellas poder disfrutar del sol, la playa y, en especial, mucho relax. El verano aún no ha acabado y septiembre continúa siendo un mes donde el clima agradable de la zona invita a gozar de la costa.
Vale destacar que Andalucía dispone de mil kilómetros de costa bañados por el Mediterráneo y el Océano Atlántico, conformando un paisaje bien diverso que va desde la desembocadura del río Guadiana hasta la costa del Cabo de Gata y que se halla dividido en cuatro importantes zonas, a saber: la Costa de la Luz, Costa del Sol, Costa Tropical de Granada y la Costa de Almería.
La Costa de la Luz, situada en el golfo de Cádiz, abarca los litorales de Cádiz y Huelva. Así, puedes disfrutar del sol en las playas de Ayamonte, Isla Canela, Conil de la Frontera, Isla Cristina, Zahara de los Atunes, Chiclana, Punta Umbría, Matalascañas, Chipiona, Costa Ballena, y el paraíso de los surfistas de Tarifa, por mencionar algunas. Además, en la Costa de la Luz encontrarás rincones perfectos para el turismo natural, como es el caso del puerto de Cádiz, así como el Cabo Trafalgar y el Parque Nacional del Coto de Doñana.
Por su parte, la Costa del Sol se presenta como uno de los puntos turísticos más elegidos de España, el cual se extiende a lo largo del  litoral mediterráneo gaditano y el de la provincia de Málaga. Su principal punto de interés no es otro que Marbella y su Puerto Banús. También, sobresalen lugares como Nerja, Benalmádena, Fuengirola, Torremolinos, Manilva, Estepona y San Roque, etc. La Costa de la Luz dispone de una infraestructura turística de primer nivel y posee todo lo necesario para satisfacer los gustos de toda clase de turistas, sobre todo de los aficionados al golf.
En tanto que la Costa Tropical de Granada, ocupa la franja costera de la provincia granadina, que se caracteriza por su microclima de características tropicales, siendo Almuñécar, Salobreña y Motril sus principales centros de veraneo.
Por último, mencionaremos a la Costa de Almería, sin dudas, la menos urbanizada y la más agreste en comparación con el resto. Aquí, es posible descansar en sitios como Mojácar, Roquetas de Mar, Carboneras, Pulpí o Cueva de Almanzora, además de aprovechar para recorrer el Parque Nacional de Cabo de Gata, el cual está provisto de paisajes de sensacional belleza que incluyen desde el desierto subtropical interior hasta preciosas calas recónditas de aguas cristalinas.

Los mejores lugares de la Costa de Almería

La “Costa de Almería“, que se extiende en la zona sureste de Andalucía, sobresale por sus contrastes, marcados por sus playas y calas así como por la existencia de desiertos que se alzan junto a bosques frondosos, y grandes llanuras que se disponen entre pronunciadas sierras.
Se puede disfrutar de diversas playas vírgenes y solitarias de la Costa de Almería, las cuales se hallan en territorios casi inexplorados. De todos modos, es posible encontrar algunos resortes que atraen al turismo por  el nivel de calidad de sus servicios y la belleza del entorno. Así, es posible visitar sitios como El Toyo, Adra, Aguadulce, Roquetas de Mar, Vera y Almerimar.
Desde estas playas, puede accederse a diferentes espacios naturales protegidos, como es el caso del Cabo de Gata – Nijar, el cual es poseedor de una de las costas más bellas del Mediterráneo. Sus playas vírgenes, circunscriptas por dunas, llanuras, salinas y poblados de tradición marine, se destacan por su rica flora y fauna. Incluso, sus aguas transparentes son perfectas para practicar buceo y apreciar los magníficos fondos que ofrecen.
Punta Entinas-Sabinar, es otro de los espacios protegidos que se concentran en esta franja del litoral de Almería. Se trata de un cordón de dunas fijas salpicadas por marismas, que se disponen de forma paralela a la playa que discurre entre El Ejido y Roquetas de Mar.
En el caso de las Albuferas de Adra, conformada por dos lagunas de aguas salobres, éstas se caracterizan por estar situadas en un entorno semidesértico, habitado por unas 140 especies protegidas.
Otro de los espacios naturales de paisaje impactante es el del Desierto de Tabernas, el cual acoge una abundante vegetación típicamente desértica, que incluye por ejemplo bosquecillos de adelfas. Precisamente, justo en medio del desierto se puede visitar el parque “Mini Hollywood”, donde se conservan los escenarios originales utilizados para la filmación de diversas películas del Oeste.
También, vale la pena conocer la Sierra María – Los Vélez, compuesto por  cumbres nevadas y frondosos bosques; Karst en Yesos de Sorbas, donde el río Aguas va formando pozos y galerías  llenas de estalactitas y estalagmitas; y Sierra Alhamilla, es una zona con poca densidad de población en la que abundan bellas formaciones montañosas así como bosques de encinas y pinos.

Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/Cabo_gata_monsul1.jpg