El pasado romano de Pertusa

El municipio de Pertusa, en la comarca de la Hoya de Huesca, llama la atención por su asentamiento geográfico con forma de anfiteatro, que está situado cerca del río Alcanadre, rodeado de cerros y rocas.
Este pueblo de origen romano surgió  como  sitio de descanso para las regiones romanas, puesto que se encontraba próximo a la calzada romana de la que aún hoy se conservan algunos vestigios. El puente que salva el Alcanadre, constituye otro gran ejemplo de la arquitectura e infraestructura romana.
Aparte de los vestigios romanos, como es el caso de la calzada y el puente, pueden apreciarse numerosos restos medievales además de los vestigios que todavía se conservan del acueducto que salva la fosa del Alcanadre.
Entre sus principales monumentos, bien merece la pena visitar la iglesia parroquial de Santa María; las ermitas de Santiago y la de la Virgen de la Victoria, así como la torre del pueblo, obra del prestigioso arquitecto Juan de Herrera y que es considerada Monumento Nacional.
Asimismo, las fiestas de Pertusa son otros de sus atractivos. Así, lo mejor es visitar el pueblo entre el 15 y el 16 de agosto, donde se lleva a cabo una de las celebraciones más animadas en honor a Nuestra Señora de la Asunción. Otros festejos de interés son la de Pascua, que se realiza cada 19 de enero, y las fiestas de Santa Águeda, durante el mes de febrero, dedicada a las mujeres en especial.

Imagen:

www.huesca.com/pertusa/

Turismo activo en Cercedilla

Cercedilla es un magnífico pueblo de montaña, que se halla en la zona noroeste de la Comunidad de Madrid.
Debido a su ubicación, en plena Sierra del Guadarrama, el municipio posee un territorio montañoso, con un clima de tipo continental, con veranos muy agradables e inviernos fríos con intensas nevadas, sobre todo en el Puerto de Navacerrada, el punto más alto del municipio.
Tales características, sumadas a una estupenda oferta cultural, de ocio y aventura, convierten al municipio en el lugar ideal para disfrutar de unas buenas vacaciones o una escapada de fin de semana.
La historia de Cercedilla queda de manifiesto en la magnífica calzada que cruza la Sierra de Guadarrama por el Puerto de la Fuenfría, fiel testigo de la presencia romana en la zona.
A lo largo de la calzada, hay numerosos puentes que fueron construidos para salvar los ríos y arroyos que atraviesa. Tales puentes, constituyen un claro ejemplo de la excelente calidad de la ingeniería romana, ya que se mantienen en perfecto estado de conservación a pesar del paso del tiempo.
Entre las principales construcciones religiosas, se encuentran la Iglesia Parroquial de San Sebastián, que está ubicada en la parte alta del casco antiguo, y la Ermita de Santa María, que fue erigida en el S.XVII y restaurada en 1955.
También, vale la pena visitar el Centro Cultural Luis Rosales, un antiguo matadero que desde 1998 funciona como centro de actividades culturales dedicado al poeta Luís Rosales; el Lavadero, situado en las inmediaciones del arroyo de la Teja o de Abajo; y la Fábrica de la Luz, localizada en la carretera de Las Dehesas.
Mención aparte merecen las fuentes y manantiales, todos ellos de gran valor cultural y medioambiental. Se ubican en el casco urbano así como en los caminos y sendas de los alrededores. Algunas de las más populares son: Fuente del Bolo, Fuente del Tomillar y la Fuente de los Geólogos.
En fin, qué más se puede pedir a este magnífico pueblo de montaña, donde es posible  disfrutar, en cualquier época del año, de su exquisita gastronomía, de su espectacular entorno y de sus montañas perfectas para el turismo de aventura.

Imagen:

http://mw2.google.com