Caleruega turística

Caleruega es una encantadora villa de la provincia de Burgos, en Castilla-León, que sorprende gratamente al visitante por la calidez de sus gentes, historia, costumbres y tradiciones. El lugar está dominado por el pico de la Peña de San Jorge, con una cruz que se ilumina por las noches.

Este pueblo es poseedor de una vaste riqueza monumental, que en su mayoría se halla con el importante legado de Santo Domingo de Guzmán, quien fuera fundador de la orden dominicana.

Uno de sus principales atractivos histórico-artísticos es, por cierto, el Real Monasterio de Santo Domingo, un conjunto conventual que fue comenzado a construir en 1266. Se trata de una edificación de estilo gótico, que se halla integrada en el denominado coro de las monjas.

La iglesia del monasterio, de estructura sobria, está datada a fines del siglo XVI. En su retablo posee tres lienzos que contienen escenas de la vida de Santo Domingo.

A través de la sacristía se accede a una cripta, en donde hay un pozo en el que de acuerdo a la leyenda nació Santo Domingo. Además, alberga un importante conjunto escultórico.

Por su parte, el Convento de los Dominicos, fue comenzado a construir en 1952, junto al Monasterio de Santo Domingo. Aquí es donde se alza el Torreón de los Guzmanes. En el interior del edificio hay un museo dominicano, que conserva diversas piezas vinculadas con la orden.

También, de dicho conjunto sobresale la Bodega de la Beata Juana, sitio que integraba la antigua casa solariega de los Guzmanes y que es poseedor de una interesante leyenda.

A su vez, dentro del conjunto conventual está la Casa de Espiritualidad, lugar de retiro y encuentros culturales y eclesiales.

Otra de las construcciones religiosas de especial interés es la Parroquia de San Sebastián, una iglesia románica que data del siglo XII, de cuya estructura original se conservan el presbiterio, la torre y el arco de entrada.

Por su parte, el Torreón de los Guzmanes es una imponente torre de 17 metros de altitud, cuya estructura está dividida en cuatro plantas. Desde lo alto, es posible apreciar una vista magnífica de la Ribera del Duero.

En pleno centro de Caleruega se ubica la Plaza Mayor, por cuya bajada se llega hasta la Iglesia de Santo Domingo. Desde esta plaza se obtiene una visión completa del espectacular conjunto conventual.

Por otro lado, vale la pena hacerse de tiempo para visitar las bodegas tradicionales, las cuales son conservadas en las laderas del Monte de San Pedro, así como en las del Tallar y el pico de la Horca. Estas bodegas, poseen la particularidad de que están excavadas en tierra.

Imagen:

http://iniciativas.dominicos.org/kit_upload/image/Blogs/INICIATIVAS/caleruega-5.jpg

Excursión a las lagunas glaciares de Neila

Neila es un municipio de la provincia de Burgos, situado en el fondo de un valle del interior de la comarca de La Demanda, en la Sierra del mismo su nombre. Se trata de un pueblo serrano, que sobresale por su arquitectura popular tradicional, su paisaje montañoso y sus múltiples ofertas de excursiones, constituyendo todo un regalo para el visitante.

Esta milenaria villa se halla circunscripta por imponentes elevaciones que cobijan frondosos bosques, excepto en las cumbres donde se encuentra lo mejor del Parque Natural de las Lagunas Glaciares de Neila, las formaciones de origen glaciar y un paisaje conmovedor. Vale aclarar que todo el término municipal forma parte de dicho Parque, a modo de preservar su maravilloso patrimonio natural de gran biodiversidad.

Estas  lagunas glaciares, originadas por la erosión que las montañas sufrieron durante la glaciación que se produjo hace más de 10.000 años, componen un espacio natural protegido y resultan perfectas para realizar  excursiones, montañismo y pescar.

También, aquí pueden observarse magníficos circos glaciares, siendo el más destacado el que está ocupado por la Laguna Negra y la Laguna Larga. El circo de la Laguna Negra es el de mayor desarrollo del Sistema Ibérico. Desde los desagües de ambas lagunas se forman cascadas, que permanecen heladas durante el invierno. Las lagunas de Las Pardillas, Los Patos y Brava, al igual que el nicho del Contadero, son otras interesantes formaciones glaciares que valen la pena apreciar.

En las proximidades de las Lagunas, pueden visitarse Las Calderas, un conjunto de formaciones rocosas erosionadas por efecto del viento, el agua y el hielo.

Para que la visita a este paraje sea completa lo ideal sería empezar en la Casa del Parque de las Lagunas de Neila, situada en la iglesia de San Miguel, donde es posible conocer las actividades que pueden realizarse, así como los itinerarios y las visitas guiadas.

Los amantes de la espeleología no pueden perder la oportunidad de visitar la Cueva de Neila, que se localiza en el monte “El Castillo”.

Por otro lado, las Lagunas de Neila son el escenario perfecto para practicar deportes de invierno, como ski de travesía y de fondo, paseos en trineos tirados por perros, escalada en hielo entre otros. Mientas que en épocas más cálidas pueden realizarse diversas actividades como senderismo, rutas a caballo y bicicleta de montaña.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/56/DesdeRiofrio.jpg

Naturaleza viva de Fresneda de la Sierra Tirón

Fresneda de la Sierra Tirón es un pueblo que no alcanza los 100 habitantes, ubicado en la provincia de Burgos, en plena Sierra de la Demanda.

Al recorrer sus calles, es posible apreciar claros ejemplos de la arquitectura serrana tradicional, con casas alineadas y sostenidas por vigas de madera que conforman un atractivo soportal a lo largo de la calle principal de Fresneda. También pueden observarse algunas casonas de singular belleza, que llaman la atención de los viajeros por sus entradas portificadas, escudos de piedra y demás elementos que las caracterizan. De modo que es posible decir que su conjunto urbano aún conserva el trazado típico de pueblo medieval de montaña.

En la Plaza Mayor se encuentra la Iglesia Parroquial de la Asunción, templo de estilo gótico originario del siglo XVI, que destaca por su retablo principal, así como por su pila bautismal.

Por otro lado, esta localidad posee un interesante hallazgo arqueológico, el denominado “La Peña de la Pastora“, una estela de piedra con una figura humana, que es relacionada  con estelas celtibéricas.

En la zona de la salida del pueblo se halla el Puente que se alza sobre el Rio Tirón, datado en el siglo XVI.

A fines de la década del 90, en el Prado de San Roque fue creado un parque de grandes dimensiones, cuyo centro está presidido por una fuente. Este bello lugar posee además una pequeña laguna, un campo de fútbol y columpios, por lo que resulta perfecto para pasar un día en familia.

Al mismo tiempo, en los alrededores de Fresneda hay bellos parajes que pueden visitarse, como el de Pozo Negro o Tres Aguas, que brindan a todo aquel que los visite la posibilidad de estar en contacto directo con la naturaleza, a través de por ejemplo la práctica del senderimo o la realización de rutas por su magnífico entorno natural.

Imagen:

Wikipedia

El aspecto medieval de Burgos

Burgos, antigua y elegante a la vez, es una encantadora ciudad que se halla en pleno centro de Castilla y León. Su legado histórico puede percibirse dando un recorrido por sus calles angostas, apreciando sus imponentes edificios.
Burgos posee un aspecto básicamente medieval, y posee el honor de haber sido donde nació uno de los personajes más importantes de la historia española, el Cid Campeador.
El estilo arquitectónico que predomina en la ciudad es, sin dudas, el gótico. Lo cual, por su enorme belleza, le valió al casco urbano ser declarado patrimonio de la humanidad por la  UNESCO. La Catedral, así como la Casa del Cordón, el Monasterio de las Huelgas y el Palacio de la Isla, son sus principales joyas que se hallan protegidas tras una conservada muralla.
Vale la pena dar un  paseo por las viejas calles del casco antiguo, las cuales se encuentran llenas de tabernas. También, se puede aprovechar a relajarse realizando una caminata por el Paseo del Espolón a la ribera del río Arlanza.
La festividad de El Curpillos es una de sus mayores celebraciones, que tiene lugar cada mes de junio y en la que se conmemora el día de la batalla de Las Navas de Tolosa con grandes ferias, celebraciones folclóricas y corridas de toros.
Por las noches, no hay nada mejor que salir a “tapear” con amigos por los bares apostados alrededor de la Catedral.

Qué visitar en Castrojeriz

Castrojeriz es una villa de Burgos, que invita a los visitantes a dar un paseo por sus calles para conocer el encanto que envuelve a cada uno de sus monumentos y sitios de interés.

En la zona baja de Castrojeriz, se conservan los restos de la antigua muralla que fue construida con fines defensivos. En la actualidad, cobiga la Puerta del Monte, una plaza muy concurrida puesto que aquí se hallan diversos bares, hoteles y restaurantes.

La Iglesia de San Juan, levantada entre los siglos XIII y XVI, llama la atención por su  doble sistema de contrafuertes, algo inusual pues ese detalle es típico de un castillo y no así de un templo. De su interior destacan el artesonado mudéjar, el retablo mayor y el claustro.

Por su parte, la Casa de los Gutierrez Barona es una de las pocas construcciones nobiliarias que se conservan del siglo XVI. Luego, pasó a ser Cátedra de Latinidad y, en la actualidad, funciona como residencia de ancianos. De su estructura original solamente se conserva su fachada.

También, pueden apreciarse los restos de la muralla del Palacio de los Condes de Castro, una fortaleza que, al igual que el Monasterio de San Francisco, fue completamente destruida durante la Guerra de la Independencia.

Otro de los principales monumentos del lugar es el Convento de Santa Clara, datada a principios del siglo XlV. Se trata de una construcción de una sola nave, que dispone de bóvedas de crucería sencilla y que se destaca por su claustro neoclásico.

Aquellos que recorren el Camino de Santiago, lo primero con lo que se topan al ingresar a la villa es con los restos del Hospital general de San Antón o San Antonio Abad, que fue usado luego como monasterio y del cual se conservan algunos vestigios, como es el caso de los escudos.

Imagen:

Wikipedia

El sabor medieval de Covarrubias

Covarrubias es una villa medieval situada al sur de la provincia de Burgos. Por aquí pasa la Ruta turística del conde Fernán González, la cual comprende la ermita de   las Viñas, de origen visigótico, así como las ruinas del monasterio de San Pedro de Arlanza.

Podemos comenzar el periplo por la Plaza Doña Urraca, que está delimitada por los soportales de antiguas casas-palacios. De frente se ubica el Ayuntamiento, que en el pasado fue residencia de los condes de Lara, conocida como Palacio Fernán Gonzalez.

El Torreón Fernán Gonzalez, también conocido como torreón de doña Urraca, pues se cree que allí fue asesinada la Infanta Urraca; se encuentra adosado a la muralla del interior de la villa, que antiguamente supo albergar también al palacio del abad. Esta construcción es, al igual que el recinto amurallado, todo un símbolo defensivo de Covarrubias.

Por su parte, la Iglesia de Santo Tomás, originaria del siglo XII pero reconstruida en el siglo XV. Se trata de un templo de tres naves, cubiertas con bóvedas de crucería, que alberga  diversos sepulcros, alguno de ellos de estilo gótico.

También, podemos dar un paseo  por la Plaza Doña Sancha, una atractiva plaza medieval de forma irregular, que está circunscripta por el Torreón de Fernán González. Aquí se alza la Casa Doña Sancha, una construcción del siglo XV en la cual se cree vivió la infanta, y que hoy es centro de interesantes muestras de arte.

Continuamos viaje hasta la Colegiata de San Cosme y San Damián, que ha sido fundada en el siglo VII, y reconstruida seis siglos después, que sobresale por sus retablos y numerosos sepulcros. Además, contiene un Museo Parroquial, donde se exhiben piezas de orfebrería, tallas góticas, entre otros elementos de especial interés.

Ven a conocer Covarrubias, ¡la villa te espera!

Imagen:

Wikipedia

La Horra: la villa del buen vino

La Horra es una villa que se localiza sobre una pequeña ladera, en la provincia de Burgos, rodeada por un pinar extenso y frondoso. Es muy popular por sus vinos, cuya denominación de origen es “Ribera del Duero”, y bodegas, dado que buena parte de su territorio está ocupado por las viñas.

La Horra constituye la primera localidad en la cual fue introducida la variedad de Cabernet Sauvignon, uva traída desde Burdeos por el Hermano francés Martín Dumas, quien fundara la primera casa de su congregación en la villa.

Una de las visitas obligadas es el museo del vino, en el cual es posible conocer la historia del vino en el pueblo, además de apreciar los numerosos utensilios con los que se cultivaba que aquí se exponen. Lo mejor de este museo es, por cierto, la bodega subterránea.

Al mismo tiempo, es interesante remarcar la importante cantidad de bosques y pinares que circundan el pueblo, entre los que se destaca el Monte Villalobón, que cuenta con una ruta de senderismo creada por la Mancomunidad Ruta del Vino.

El monumento más importante de este lugar es la iglesia parroquial, que destaca por su portada clásica con un gran arco realizada por  Domingo de Ondátegui, arquitecto vasco que durante el siglo XVIII participó en la construcción de numerosas obras arquitectónicas, como la imponente torre de la catedral de El Burgo de Osma. El conjunto en sí mismo es maravilloso, en su interior  dispone de tres naves denominadas “de salón”. El altar mayor posee en su interior dos bajorrelieves del siglo XII que sobresalen por su arte.

Sus principales festividades tienen lugar el 12 de febrero, celebración que honra a Santa Eulalia de Barcelona, y el 15 de agosto, fiesta de la Asunción de Nuestra Señora. Además, se lleva a cabo la fiesta del nativo ausente que se inicia el jueves posterior a la de Asunción, donde se efectúa la ya clásica “decoración de los barrios”.

Imagen:

Wikipedia

Fresno de Rodilla: Pueblo con encanto

Fresno de Rodilla es un pequeño pueblo de la provincia de Burgos, en Castilla y León, que limita con varias Comarcas naturales. Podría ser incluido en la Comarca de la Bureba, como en las proximidades de Burgos o en la Sierra de la Demanda.

Tan solo posee 30 habitantes, lo cual hace de este lugar un destino tranquilo. Dar una vuelta por el pueblo supone recorrer sus verdes calles conformadas por el prado que es mantenido por los propios vecinos. En torno a las mismas se disponen las casas de arquitectura tradicional.

Uno de sus principales monumentos es la iglesia parroquial de San Román, ubicada en el extremo del páramo, sobre una cueva, y que destaca por su bello retablo. El paisaje del lugar es excepcional.

Gracias a su magnífico mirador pueden observarse los Montes de Oca, Sierra de Atapuerca y la Sierra de La Demanda.

En la zona del pinar se localiza el dolmen, monumento funerario de la época campaniforme, que configura un grato paseo.

Tomando el camino que conduce a Monasterio, vale la pena ascender hasta el Alto de Rodilla, sitio en el que se hallan los vestigios los restos de la antigua ciudad Tritium autrigonum, que se permanecen ocultos bajo terrenos de cultivo. Por este preciso lugar discurría la vía romana “de Italia en Hispanias”, desde donde nacían sendas secundarias que llevaban hacia ciudades como Clunia y Auca, por mencionar las más importantes. El camino que se encaminaba hacia Clunia, que hoy comunica Fresno con Atapuerca, forma parte del Camino de Santiago, en la ruta conocida como de Aquitania, que en el pasado fue la vía principal de la ruta jacobea.

Otro de los encantos de este pueblo con encanto son, por cierto, las fuentes, como el Pilón, el manantial de los huertos, la fuente Taleja, la fuente Cachín y la fuente Buena, entre otras.

En sus alrededores se encuentran los Yacimientos arqueológicos de la sierra de Atapuerca, el Camino de Santiago y la Catedral de Burgos, que configuran indudablemente los mayores atractivos de la región ya que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

Imagen:

http://www.fresnoderodilla.com/Fotos_archivos/arcoiris_iglesia.jpg