Ruta de Almadraba

El buque Francisco Varo, un antiguo barco pesquero que originariamente navegaba en busca de atunes, actualmente es el encargado de llevar a cientos de turistas para recorrer la Ruta de Almadraba, la cual discurre entre acantilados, el cabo de Trafalgar y la almadraba de Barbate.
El interés demostrado por los turistas por conocer la costa gaditana fue lo que llevó a la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, el Fondo Europeo de Pesca y a la Organización de Productores de Almadraba, a respaldar este proyecto.
La Ruta de la Almadraba, permite conocer todo sobre la pesca milenaria visitando las almadrabas de Barbate y Zahara de los Atunes, al tiempo que ofrece la oportunidad de disfrutar de la enorme belleza paisajística del tramo de costa que se extiende desde el Cabo de Trafalgar hasta Punta Camarinal.
Al embarcarse en esta travesía pueden contemplarse espacios protegidos de gran valor histórico y ecológico, como es el caso del Parque Natural La Breña y Marismas del Barbate, que destaca por sus imponentes acantilados y la Torre del Tajo, y la zona occidental del Parque Natural del Estrecho.
A bordo de este tradicional buque se pueden realizar tres excursiones distintas, en tan solo poco más de una hora que lleva la ruta corta o, en caso de optar por las rutas más largas, en dos horas y media.
Anteriormente, esta embarcación almadrabera se dedicaba, entre otras cosas, a efectuar trabajos de calado. Pero tras diversas obras de adaptación pasó a dedicarse al turismo, aunque aún conserva intacta su  estética y espíritu tradicional.
Para realizar estas travesías hay que desembolsar entre 10 y 20 euros por las entradas, según la ruta que se elija, las cuales se adquieren en el Centro de Interpretación Atún de Almadraba (CIAA), sitio que también vale la pena visitar puesto que dispone de  proyecciones audiovisuales y una sala de exposición con maquetas y demás objetos de la pesca de almadraba.

 Imagen:

http://ec.m.globedia.com/imagenes/noticias/2011/6/6/ruta-almadraba-cadiz_1_739377.jpg

El paisaje soñado de Caños de Meca

Caños de Meca, que pertenece al municipio de Barbate, representa uno de los atractivos turísticos más importantes de toda la provincia de Cádiz.
Con el transcurso del tiempo, Caños de Meca se ha transformado en un lugar paradisíaco, el cual es elegido por muchos viajeros ávidos por disfrutar de sus playas y de la animada vida nocturna que hay, sobre todo durante el verano.
Por supuesto que sus playas constituyen el mayor atractivo con el que cuentan Los Caños de Meca, las cuales ofrecen magníficos paisajes en los que se conjuga la naturaleza de los pinares con los imponentes acantilados que desembocan sobre la arena.
Durante las décadas del 60 y 70, fue el enclave que reunía a la movida hippie y, a pesar de que en sus playas es posible ver a todo tipo de turistas, todavía es posible encontrarse con muchos visitantes de estética bohemia; debido a que esta zona se convirtió en el punto de encuentro de la movida alternativa.
Si bien todas sus playas cuentan con un gran número de atractivos, tal vez uno de los principales sea el Faro de Trafalgar, que cuenta en su haber con un componente histórico que lo destaca, pues fue aquí donde se realizó la batalla de Trafalgar, allá por el año 1805, en la que se enfrentaron los escuadrones de España y Francia contra los ingleses.
Para llegar a este enclave paradisíaco y de belleza única, tan sólo debemos tomar la carretera A-48 en dirección a Chiclana y luego camino Barbate, hasta llegar a la salida en la rotonda de acceso a Vejer de la Frontera. También, hay autobuses regulares que comunican a la localidad con la capital de Cádiz.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/44/Losca%C3%B1oss.jpg/800px-Losca%C3%B1oss.jpg