El Sardinero, el paraíso de Santander

Considerada la ciudad-balnearo de la burguesía española del siglo XX que pasaban sus vacaciones en aquel paraíso del mar Cantábrico. Es una de las zonas más bonitas de Santander, provincia situada en la comunidad de Cantabria, al norte de España.

Barrio y enclave turístico de la ciudad de Santander. Sus extensas playas se extienden entre la conocida Península de la Magdalena y la zona de Mataleñas. El terreno físico forma un abra que da el nombre a la zona.

El Sardinero empezó a ser conocido a principios del siglo XX cuando se inaugura el Palacio de La Magdalena como residencia del rey Alfonso XII para pasar sus vacaciones de verano en Santander. Tras las visitas continuas del rey, la alta sociedad española castellana y madrileña comenzaron también a elegir El Sardinero como destino turístico. Debido a la afluencia de gente durante los meses de verano se construyeron nuevos edificios con un estilo artquitectónico de la Belle Époque y balnearios parecidos al de Biarritz.

Para dar alojamiento a los turistas se edificaron gran cantidad de Hoteles en Santander como el Hotel Real, el más conocido de la zona de El Sardinero. Además de zonas de ocio como el Gran Casino, el hipódromo y el campo de polo. Todo esto dio lugar a una extensión funcional del espacio de la costa que transformó la morfología urbana de El Sardinero hasta quedar como es hoy.

La Plaza de Italia (la antigua Plaza del Pañuelo) se llenó de más hoteles, alamedas, casas de baño comunicando todo el barrio de El Sardinero con paseos como el de Reina Victoria, Pérez Galdós y el de Menéndez-Pelayo.

Pero la belleza de El Sardinero se encuentra en sus playas, sobre todo en la primera y segunda playa: la Playa del Camello y la Playa de los Bikinis junto a la Península de la Magdalena, respectivamente. Cerca de estas playas se encuentran las más importantes infraestructuras culturales y deportivas como es el Palacio de Congresos y Exposiciones, los Campos de Sport del Sardinero o el Palacio de Deportes, donde juegan regularmente el club de balonmano Teka Cantabria y el de baloncesto Lobos Cantabria.

Gracias a la afluencia de turistas acceder a unas vacaciones en El Sardinero es apto para todos los bolsillos. Aunque, desde la primera mitad del siglo XX, esta zona de extensas playas continúa siendo el paraíso perfecto para las clases acomodadas. Sin embargo, existen grandes ofertas de hoteles, sobre todo en la ciudad de Santander. Te explican cómo llegar al Sardinero, qué sitios visitar, restaurantes y visitas guiadas a ciudades cercanas. Si aún no tienes pensado dónde ir de vacaciones ahora puedes aprovechar y conocer las playas más bonitas del mar Cantábrico.

Interés turístico de Carratraca

Carratraca, a pesar que desde el punto de interés turístico reside en su balneario, el municipio cuenta con otros grandes atractivos, como su entorno natural y sus monumentos.
Si bien los romanos sabían acerca de las propiedades curativas que poseían las aguas sulfurosas que brotan del manantial de la Sierra Blanquilla, recién a mediados del siglo XIX fue cuando se construyó el popular balneario. Se trata de una construcción de piedra arenisca y mármol que se alza en la zona del centro del pueblo. Todavía es conservado el baño que era usado con exclusividad por el el Conde de Teba, padre de Eugenia de Montijo, quien fuera el que cedió los terrenos para que se realizara la construcción del edificio. Tal es la fama de este lugar, que numerosas personalidades han pasado por aquí para probar las propiedades curativas de las aguas de este bello balneario.
Además del balneario, hay otros edificios que son de especial interés, como el Hostal del Príncipe, donde solía alojarse Fernando VII junto a su séquito; la antigua casa de Doña Trinidad Grund, que es la actual Casa Consistorial; la Iglesia de Nuestra Señora de la Salud, el templo más importante del pueblo; y la Plaza de Toros. Esta última fue inaugurada a fines del siglo XIX y, aparte de ser utilizada para los festejos taurinos que se celebran durante la Feria de Agosto, es usada para diversas festividades, como la de Semana Santa.
Su entorno natural está conformado fundamentalmente por el monte de Alcaparaín, elevación de aproximadamente 1.300 metros de altitud y desde el cual puede contemplarse una magnífica vista panorámica de Carratarca; y la cueva de los Murciélagos, localizada en el camino forestal que comunica Carratraca con el pueblo de Casarabonela.

Imagen:

Wikipedia

Aventura en Panticosa

Panticosa es uno de los destinos de Aragón elegidos por el turismo en cualquier época del año. La razón seguramente reside en que nos permite realizar numerosas actividades, gracias a sus lagunas, parques naturales y montañas. Pero lo mejor de todo es, sin dudas, su estación de esquí, entorno ideal para los aficionados al deporte blanco.
Más allá de una bonita estación de esquí, en Panticosa es posible llevar a cabo diversas cosas más, ya que este sitio te permite permanecer en contacto con la naturaleza, por sus amplios valles. Además, es el destino perfecto para los deportes de aventura, al tiempo que dispone de una importante oferta de casas rurales. En fin, podría decirse que se trata de un lugar donde es posible descansar a pleno.
Entre las principales rutas que se pueden hacer en el Valle del Tena, sobresale la de los Lagos, que nos dará la posibilidad de apreciar increíbles paisajes. También, vale la pena pasar una jornada en el Valle de Ordesa, sitio más que perfecto para la práctica de la escalada y el senderismo.
Durante el invierno, la estación de esquí de Panticosa es la máxima protagonista ya que, al igual que las estaciones aragonesas, posee instalaciones de excelente calidad, como es el caso de la nueva rampa de acceso en la llegada de la telecabina, ésta última con una capacidad total de 8 plazas.
Para aquellos que viajan en familia, nada mejor que visitar el Adventure Slope, un conjunto de instalaciones divertidas, donde se puede practicar snow bike y realizar descensos en trineos familiares o individuales. También, hay un balneario, donde podremos relajarnos al máximo, varias zonas de diversión, bares y restaurantes.