Un paseo por París

París; sin duda alguna una de las ciudades más bellas de Europa y del mundo, lugar que hay que visitar al menos una vez en la vida. Conocida por ser la ciudad de la moda, del amor y de la luz, la capital francesa ofrece multitud de posibilidades de ocio si se va de escapada. Si se tiene la opción de una estancia larga, siempre merece la pena descubrir algunos lugares insólitos que no son los más comunes de las guías de viajes.

Curiosidades sobre París

La capital tiene su origen en un pueblo de pescadores celtas. La tribu de Parisii se instaló tres siglos a.C. en la isla de la ciudad, la fortificó y la llamó Lutetia. El año 52 a.C Lutetia cayó en manos de un teniente de Julio César, y fue cuando los romanos bautizaron el lugar como Parisii, dando pie a la expansión por la orilla izquierda del Sena.

Yendo de compras

París está repleta de pequeñas calles comerciales llenas de tiendas con atractivos escaparates, así como con centros comerciales muy conocidos. Uno de los mejores planes es conocer la “vallée village” donde hay muchos outlets de ropa de grandes marcas a precios muy bajos. Este lugar cuenta con productos de los mejores diseñadores, así como también con diversas firmas de decoración de interiores. ¡Un lugar fantástico para pasar el día y regresar con montones de bolsas!

Al agua

Una piscina que muy poca gente conoce; frente a Bercy y no muy lejos de la biblioteca François Miterrand se encuentra la piscina Josephine Baker, justo al borde del río Sena. Si bien la piscina no es excesivamente grande, su emplazamiento hace que sea un lugar luminoso y muy agradable para acudir. Es el destino perfecto para practicar nuestras habilidades en el agua, así como para aprovechar las vistas del Sena antes de subir al embarcadero y disfrutar del paso de los barcos a medida que baja la luz.

Un lugar para pasarlo en familia

También hemos pensado en el ocio para toda la familia. Un lugar ideal para pasar la jornada es “le jardin d’acclimatation”, situado junto al Bois de Boulone. La entrada es gratuita y dentro se puede disfrutar de un famoso espectáculo de marionetas, de áreas de juego, de una piscina infantil o de paseos en pony, sin olvidar las camas elásticas, los deportes y los talleres de padres e hijos.

Un parque diferente

Una alternativa al parque de las Tullerías o al jardín de Trocadero es el Parc Monceau, gratuito y menos conocido, pero también muy agradable de visitar y con mucha naturaleza. Hay un área de césped enorme para poder disfrutar de la tranquilidad, así como de un parte con toboganes y arena para los más pequeños. La parte del río también permite que los niños admiren a los patos, e incluso hay ponys con los que dar paseos.

 

¡París está lleno de planes gratuitos que te ayudarán a disfrutar de la ciudad con o sin dinero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *