Salamanca, única e imperdible como pocas

 

Salamanca, es conocida por ser una ciudad de una vasta riqueza monumental. Manifestaciones artísticas del románico, gótico, plateresco y barroco pueden apreciarse en las catedrales, palacios, iglesias y conventos.
Entre sus principales atractivos se encuentra la Cueva de Salamanca, situada en la iglesia de San Cebrián. Según la leyenda, en esta cueva el diablo enseñaba magia negra a los estudiantes. Otro sitio de marcado interés es el Huerto de Calixto y Melibea, un bello jardín de rasgos musulmanes que invita a un paseo que exalta  los sentidos con el aroma de sus plantas y árboles frutales.
Al mismo tiempo, vale la pena realizar una visita al centenario Café Novelty, sitio que sirvió de inspiración para el famoso  escritor Torrente Ballester.


La iglesia de Sancti Spiritus sirvió durante la época medieval como residencia de las mujeres de los nobles salmantinos que estaban en la guerra contra los musulmanes.
Más allá de admirar las riquezas artísticas de la ciudad, es imposible negarse a la tentación de  ir de tapas por la gran diversidad de bares que se sitúan en los alrededores de la calle Van Dyck o de la Plaza Mayor.
Por su lado, los amantes del turismo aventura cuentan con la posibilidad de realizar actividades tales como piragüismo en el río Tormes o visitas a ganaderías de toros bravos. Otra opción es practicar tiro con arco o dar un paseo en bicicleta junto al Parque Fluvial. En este caso, la oferta para esta clase de turismo es muy amplia.
Por la noche, es posible disfrutar de la magia de Salamanca, que incluye  bares, discotecas y pubs con música en vivo, conformando una buena propuesta de ocio. Por eso, es posible decir que Salamanca es una ciudad única, irrepetible e imperdible como pocas.

¡Compártelo volando!Share on Google+Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *