Los rincones de Peñafiel

Peñafiel es una ciudad perteneciente a la provincia de Valladolid, situada en el centro de la comarca a la que da nombre. Este lugar posee un clima riguroso durante el invierno, por su cercanía a la vega del río Duero, aunque el resto del año es más templado.
Peñafiel puede ser tomado  como punto de partida para emprender diversas rutas gastronómicas, paisajísticas, monumentales y culturales. Aquí, las iglesias, caseríos y paisajes de la ribera del Duero, el valle del Botijas, el valle del Cuco o el del Duratón suelen ser los rincones más admirados del municipio.
El Castillo de Peñafiel, cuya construcción se inició en el siglo XI bajo las órdenes del conde de Castilla, Sancho García, luego de reconquistar Peñafiel en el año 1013, es un símbolo del lugar. Allá por el siglo XIV fue totalmente reconstruido por el Infante Don Juan Manuel, y dispone de una torre del homenaje, remodelada durante el reinado de Juan II. Está situado en un cerro desde donde se pueden contemplar los valles Duratón y Botijas. Su fachada es lisa y dispone de una sola puerta, en tanto que el interior es de dos plantas con bóveda de piedra. La torre del homenaje, de planta rectangular, se halla  coronada por ocho torrecillas.
La Torre del Reloj, constituye el único vestigio de la antigua Iglesia de San Esteban. Esta construcción de estilo gótico fue levantada doscientos años después que la primitiva iglesia, con el fin de conmemorar una victoria militar.
De paso por la Plaza del Coso, un espacio rectangular de tres mil quinientos metros cuadrados, podrá visualizar el trazado medieval presente en la arquitectónica de las viviendas que la rodean. Es el sitio elegido para llevar a cabo fiestas y tradiciones, en especial los festejos taurinos. Las viviendas, de dos y tres pisos, cuentan con balcones adornados con atractivos arabescos de madera que son usados a la vez como palcos para presenciar los festejos.
Entre los espacios culturales sobresalen el Museo Provincial del Vino, cuyas instalaciones se erigen en un castillo del siglo XI. La exposición se lleva a cabo en el sótano, la entreplanta y la planta baja; y el Museo Comarcal de Arte Sacro, en donde se exponen esculturas policromadas, renacentistas y barrocas, destacándose un retablo renacentista de Felipe Vigarny.

¡Compártelo volando!Share on Google+Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *