Los espectaculares paisajes de Lanzarote

Lanzarote, la más oriental de las Islas Canarias, es un sitio espectacular con majestuosos paisajes submarinos y lunares, numerosos volcanes, transparentes aguas, y una vasta naturaleza. Sin duda tierra de contrastes.
El Parque Nacional de Timanfaya, bajo la protección de Reserva de la Biosfera de la Unesco, es su principal encanto natural. Además, la isla se destaca por sus grandes atractivos turísticos y sus  más de 15 museos y galerías de arte que ofrecen un espacio para disfrutar de la cultura local.


Las playas de Lanzarote constituyen una invitación difícil de resistir. Playa Blanca-Playa Grande, de arena fina y dorada, El Papagayo, situada en el Monumento Natural de Los Ajaches, y La Cera, característica por el intenso color azul turquesa de las aguas, son sólo algunas de ellas. Resultan perfectas para la práctica de deportes náuticos, en especial el surf, por sus grandes olas.
Los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote se incorporan a la naturaleza volcánica de la Isla, siendo su principal referente turístico.
Las Montañas del Fuego o Timanfaya son parte de una extensa zona que resultó afectada por las erupciones volcánicas acaecidas en el pasado, lo cual modificó de manera drástica la morfología de la isla, ya que una cuarta parte de Lanzarote quedó casi sepultada una cuarta parte bajo un manto de lava y ceniza.
Visitar la Cueva de los Verdes es una experiencia única.  En su interior hay al menos dieciséis Jameos, que son aberturas del terreno que sirven de acceso a las diferentes grutas.
Los Jameos del Agua, al igual que la Cueva de los Verdes, se hallan en el interior del túnel volcánico formado por la erupción del Volcán de la Corona. Su nombre deviene de la existencia de un lago interior, originado por la filtración que se produce al estar debajo del nivel del mar, que representa una formación geológica única. Se origina por filtración al encontrarse por debajo del nivel del mar
Otro de los atractivos de la isla es el Jardín de Cactus, el cual constituye un excelente ejemplo de una intervención arquitectónica que se integra en el paisaje.
Por último, vale la pena visitar el Mirador del Río, una las creaciones arquitectónicas más características de César Manrique. Situado en lo alto del Risco de Famara, desde aquí es posible contemplar una vista panorámica impresionante del Parque Natural del Archipiélago Chinijo y el Risco de Famara.

¡Compártelo volando!Share on Google+Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *