Escapada romántica a San Juan

Aunque no son las hogueras, lo cierto es que San Juan de Alicante es uno de los municipios que se puede visitar en cualquier época del año. Cuenta con una gran variedad de celebraciones y de lugares que nos harán disfrutar de una agradable visita, y si a eso le unimos un clima relativamente suave, más aún con el invierno tan frío que estamos pasando ¿quién puede resisitirse?

Hoy os proponemos un lugar cercano a la ciudad de Alicante, en pleno municipio de la Comunidad Valenciana, en donde pasear, relajarnos frente al mar y, ¿por qué no? También degustar interesantes platos a un buen precio, sobre todo el pescado fresco.

san juan alicante

© lunamarina – Fotolia.com

Medias superiores a los 11 grados en invierno

Su clima hace que sea un destino muy visitado por los turistas en cualquier época del año. A esto se suma una importante base cultural, entre la que destaca la Iglesia de San Juan Bautista. Se trata de una construcción de estilo barroco que destaca por su fachada, rematada por torres con tejas azules, tan características del levante español.

Restaurada tras la Guerra Civil, esta iglesia cuenta con la imagen de San Juan Bautista, muy venerada por creyentes de todas partes del mundo. A esta debemos sumar la Ermita de San Roque, la más antigua de la localidad y en donde aparece visible un medallón de Jaime I el Conquistador.

Además de todo esto, en nuestro paseo por San Juan podremos observar diferentes torres de defensa como la de la Cadena, Salafranca o Ansaldo. De hecho, se trata de un tipo de construcción reconocida y reconocida como Bien de Interés Cultural por su arquitectura defensiva y militar.

Un lugar en el que perderse

Los enamorados que acudan a esta localidad este fin de semana, pueden optar por hospedarse en el Hotel Castilla. Y es que, este como otros muchos establecimientos, han preparado un plan especial para estas fechas.

En él se incluye una cena romántica con cava incluida y fiesta en un pub cercano llamado “Metropolitan”. Una ocasión para disfrutar de un breve respiro a las inclemencias meteorológicas, pero también para cuidarnos y querernos mucho.