Día de playa en Coaña

Coaña es una localidad situada en el litoral occidental de Asturias, que se extiende sobre a orillas del río Navia y limita con los municipios de Navia, Villayón, Boal y El Franco. Su territorio se halla dividido en dos zonas bien diferenciadas, la marina y las tierras altas, de las cuales el Pico Lebredo es el más elevado de la región.
Para comenzar con la visita a Coaña, resulta interesante recorrer el Aula Didáctica del Castro de Coaña, un poblado abandonado que data del siglo I d.C.  Si bien el origen de sus pobladores se desconoce, se presume que quizá fueron celtas. 
De igual manera, es recomendable conocer el Castro Celta, característico por las viviendas circulares que están distribuidas en una red de vías urbanas.  Además, no puede perderse la posibilidad de admirar el Despoblado del Castillo, un verdadero testimonio de un núcleo habitado antes de antes de la dominación romana. Los castros poseen un sistema defensivo circular, integrado por imponentes muros de mampostería, fosos y torreones de vigilancia con múltiples vías de acceso.
Pero, es indudable, que lo más significativo de la ciudad son sus grandes extensiones de playas. La playa de Arnielles, ubicada en el cabo de San Agustín, es una de las más concurridas ya que se trata de la única playa de arena del concejo. Mientras que la playa Foxos, que se alza en un entorno rústico junto a un acantilado de la costa, y la Playa del Barco, son muy poco frecuentadas dado a su difícil acceso. 
Para los amantes de la naturaleza, nada mejor que asistir al arenal de Armaza, una playa virgen de arena negra y grava. Dispone de un atractivo  mirador desde el que es posible contemplar toda su extensión. Otras buenas alternativas son la Playa Angullón, que está prácticamente desierta por su lejanía del centro urbano, y la playa Torbas, un hermoso paraje al cual es bastante difícil acceder pero que vale la pena visitar por la condición agradable de sus aguas para el baño.
Como es posible dilucidar, Coañas es una bella ciudad con diversos atractivos que se dividen entre las tentadoras playas y los restos de su pasado romano. Verdaderamente irresistible, ¿no lo cree así?

Fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *