La impronta inconfundible de Valenzuela

Valenzuela es una bonita villa de la provincia de Córdoba, la cual llama la atención a quienes la visitan gracias a su amplia alfombra de serrín de diversos colores que la visten durante el mes de mayo, con motivo de la Festividad de la Cruz, que es considerada de interés turístico.
Cuentan que sus primeros pobladores han sido los íberos, de quienes se conservan importantes yacimientos arqueológicos, como el Recinto de Algarbejo así como diversos restos de murallas que se alzan en las rutas que conducen hasta Valenzuela.
Este pueblo de casas encaladas, se encuentra coronado por el edificio de la ermita del Calvario, el cual está situado en lo alto del Cerro Boyero. Gracias a su excepcional ubicación, desde aquí es posible contemplar fabulosas vistas de todo Valenzuela.
En su casco urbano sobresale la Parroquia de la Asunción, monumento que fue construido sobre un antiguo templo barroco. A pesar de su estructura moderna, aún conserva un mirador de la antigua iglesia, que se mantiene en perfectas condiciones.
Si hay algo que atrapará a todos aquellos que visiten este municipio es la magnífica postal que brinda dar un paseo por sus calles llenas de encanto. Para estar en contacto con la naturaleza del lugar, sólo basta con recorrer la loma del cerro, desde la cual se obtienen bonitas panorámicas de su entorno privilegiado.
En relación a su gastronomía, es sugerible probar los platos a base de legumbres, el principal ingrediente de la cocina tradicional de la villa.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/68/Corpus.jpg

Por las sendas de Chóvar

En la Comarca del Alto Palancia, más precisamente en pleno Parque Natural de la Sierra Espadán, se encuentra Chóvar, un pueblo cercano a la montaña mediterránea que fue  construido por los musulmanes.
Las calles son típicas, con algunos altibajos, delimitadas por  casas blancas. Las calles de la zona alta evocan los trazados irregulares propios de otros pueblos mediterráneos.
Parte de su historia queda de manifiesto en sus yacimientos arqueológicos, como los del Poblado Ibérico del Rubial, la Cueva y la Bellota.
Continuando por el Calvario, en la parte alta del pueblo, es posible llegar a los restos de un castillo, el cual fue construido por los musulmanes para ser usado como torre de vigilancia. Vale aclarar que la fundación del pueblo de Chóvar es de origen morisco y está muy ligada con el Castillo de Azuébar, por lo que se cree que Chóvar representaría  una serie de torres de defensa de dicho castillo. Actualmente, tan solo se pueden observar restos de torres.    
Si de naturaleza se trata, es posible decir que Chóvar en su totalidad constituye un paraje sumamente digno de visitar, permitiéndonos disfrutar de la naturaleza.
Tomando el Barranco Carbón, llegaremos hasta Las Carboneras, un paraje muy bonito en el que se puede disfrutar de un entorno, compuesto por mesas, agua y alcornoques muy añejos.
Avanzando por el Barranco de Ajuez, y pasando la presa, arribaremos a un sitio encajonado que destila el agua, La Fuente Fresca.
En cuanto a las numerosas sendas, que desde siempre se han utilizado como medio para acercar a los lugareños a los campos de cultivo, éstas se hallan en perfecto estado, de modo que adentrarse por tales sendas es encaminarse a un encuentro con la naturaleza en estado puro.

Imagen:

http://www.comarcarural.com/altopalancia/chovar/fotos/chovar01.jpg

Tahal rústica

Tahal, un pueblo almeriense cuyo trazado se adapta a la ladera de una colina, en pleno paisaje serrano, es el lugar indicado si lo que se busca es disfrutar de estupendas panorámicas de toda la comarca, dignas de ser retratadas.
Uno de sus monumentos principales es la torre del Castillo de los Estévez, el cual está erigido sobre una alcazaba y que se impone sobre un caserío, contrastando visiblemente el blanco de sus muros con el rojo de los tejados.
Los yacimientos arqueológicos se hallan entre los principales atractivos de esta población. Los mismos, se encuentran ubicados en los alrededores de Tahal y pertenecieron a diferentes culturas que habitaron la región en tiempos remotos. De ese modo, es posible apreciar interesantes grabados, que datan de diversas épocas, como es el caso de los del Cerro del Mojón, fechados en el Neolítico y la Edad de Bronce.
Otra de las joyas arquitectónicas que forman parte del legado histórico de Tahal es el castillo que domina la localidad. Se trata de una fortaleza que fue levantada en el siglo XVI y que actualmente se encuentra en estado ruinoso.
Continuando con el paseo por el casco urbano, es posible contemplar diversos monumentos de especial interés, como por ejemplo el edificio de la iglesia parroquial, dedicada al Santo Cristo del Consuelo, la cual aún conserva una torre, que antiguamente era utilizada como campanario y lugar de resguardo ante posibles ataques de los berberiscos.  Si bien cuando promediaba el siglo XIX la iglesia se hallaba en ruinas, diversas reformas posteriores le confirieron la estructura que luce hoy.
Otros de los encantos del lugar son una fuente, al igual que un viejo horno, donde eran cocidas las tejas para la población; y una lápida datada en 1881.
Su paisaje serrano, resulta ideal para practicar senderismo o disfrutar de un bonito día de campo.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/tahal.jpg

Sitios recomendados en Manilva

Manilva es un municipio ubicado en la Costa del Sol que posee cinco núcleos urbanos, de los cuales se destacan visiblemente los de Sabinillas y el Puerto de la Duquesa, por la gran afluencia turística que reciben.
Pero además, Manilva dispone de otros atractivos interesantes, como es el caso de sus diversos yacimientos arqueológicos que se hallan diseminados por toda su extensión. La mayor parte de sus yacimientos datan de la época romana, como por ejemplo la Villa de Sabanillas, Las Lagunetas y el Haza de Casareño, etc. Aunque hay algunos, como el Cerro del Castillo, que son de la Edad de Bronce, y otros que pertenecen a la época medieval, como es el caso de La Alcaría y el Cerro del Tesorillo, por mencionar algunos.
Al mismo tiempo, es el sitio perfecto para aquellos que les agrada recorrer rutas, disfrutando del contacto con la naturaleza, ya sea a pie, en bicicleta o a caballo.
Recorriendo su núcleo urbano, es posible apreciar sus principales oficios, como la Iglesia de Santa Ana, construida en el siglo XVIII, el Ingenio Chico, erigido a pedido del Duque de Arcos, y Villa Matilde, donde en la actualidad se exhiben algunos restos romanos que fueron hallados en Manilva.
En cuanto a la gastronomía, las sopas de tomate o de espárragos, entre otras exquisiteces, son sus platos más tradicionales.
En septiembre, se lleva a cabo la Feria de la Vendimia en la que se realiza la típica pisa de la uva, además de la degustación de vinos y una serie de actividades recreativas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/85/Playa_de_Sabinillas.jpg/800px-Playa_de_Sabinillas.jpg

Turrillas, el balcón de las sierras

Turrillas, es un municipio andaluz que se alza en la sierra de Alhamilla y que es un balcón natural del barranco que se extiende hasta la Sierra de los Filabres. Su término municipal, se halla dominado por una imponente torre que en la antigüedad fue utilizada con fines defensivos ante el ataque de los piratas, provenientes de Turquía.
Los yacimientos arqueológicos encontrados en la región, que en su mayoría datan del periodo argárico, dan cuenta del origen de la población, la cual se ubicaría a mediados de la Edad de Bronce.
La localidad de Turrillas, dispone de una gran cantidad de lugares de interés que valen la pena conocer. Así, por ejemplo, en los alrededores del casco urbano de este balcón de la sierra es posible visitar la Ermita de San Antonio, un mirador desde donde se obtienen vistas panorámicas que merecen ser retratadas.
De paseo por las calles del casco urbano, que se hallan surcadas por casas encaladas de techos rojizos,  es posible apreciar su típico aspecto rural. Una de las edificaciones más importantes es la torre de la Iglesia local, que ha sobrevivido a numerosos enfrentamientos que se sucedieron a lo largo de la historia de Turrillas.
Otra muestra de su pasado histórico son los restos de la muralla de Los Pichiriches, la cual data de la Edad de Bronce.
De su entorno natural, Los Escalmados, Los Coloraos y Los Zapos, son algunos de los parajes que sobresalen, los cuales resultan perfectos para la práctica de senderismo, en contacto directo con la naturaleza. Al mismo tiempo, estas zonas han sido elegidas por los locales como segunda residencia, lo cual los transforma en entornos ideales para el turismo rural.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/a/a9/Turrillas_8.JPG

Velefique: pueblo de acogida

Velefique es un pueblo de Almería, poseedor de un importante legado histórico. Antiguamente era conocido por su carácter de pueblo de acogida, pues en la época de los musulmanes guareció en sus tierras a una secta jarichí que era muy hostigada en Córdoba.
Antes de ello, allá por el siglo VIII, cobijó a un grupo de bereberes que se establecieron en toda la comarca, conducidos por la reina al-Kahima. De todos modos, fue durante la época de los moriscos cuando alcanzó su mayor esplendor. En efecto, gran parte de las edificaciones todavía conservan su fachada blanca que junto  a la pizarra, muy frecuente en sus callejas, vuelven al paseo por esta villa una experiencia más que recomendable.
Entre sus yacimientos arqueológicos, se destacan una fortaleza datada en la Edad Media, situada en la ladera que lleva hacia la Sierra de Filabres; y los restos de la muralla de la Casa de la Balsa.
Además, Velefique cuenta con interesantes monumentos en su casco urbano, como por ejemplo la Iglesia de Santa María, un templo del siglo XV en cuyo interior conserva una imagen de la Purísima Concepción, de gran valor histórico y artístico. Desde su torre, puede contemplarse una postal del valle de la Sierra de Filabres, considerada una zona perfecta para practicar senderismo.
Si visitamos Velefique, no podemos dejar de probar el cocido de morcilla o los bollos de nata, manjares característicos de la gastronomía local.

Imagen:

http://velefique.files.wordpress.com/2010/06/velefique-verano-de-2006-por-fernando-gomez-mancha-13-1600×1200.jpg

Dehesas de Guadix

Muy cerca de Guadix hay un lugar estupendo para pasar unos días, Dehesas de Guadix, un maravilloso vergel de vegetación situado a orillas del río Guadahortuna, en el cual tiempo pareciera haberse detenido.
En todo su territorio, rodeado por un paisaje casi desértico, hay un importante número de yacimientos arqueológicos que dan cuenta de los asentamientos humanos que aquí habitaron a lo largo de la historia. Además, en este pueblo hay diversas casas cueva, viviendas excavadas literalmente en la tierra, que han sido acondicionadas con todas las comodidades para hospedar a los visitantes.
Entre sus yacimientos destaca el de Terrera del Reloj, un asentamiento argárico de la edad del Bronce, donde se han hallado objetos hechos en hueso y cerámica, así como utensilios de piedra. Además de las terrazas artificiales en las que está organizado, pueden contemplarse algunas sepulturas y viviendas dispuestas en línea. La ruta que lleva a este pueblo prehistórico es, por su carácter sinuoso,  ideal para practicar senderismo.
También, puede visitarse uno de sus enterramientos que ha sido reconstruido en el Museo Arqueológico de Granada.
De los monumentos religiosos resulta interesante la Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación, un templo muy peculiar dado que, a diferencia de lo que comúnmente puede observarse en las construcciones religiosas de este tipo, no cuenta con una torre. El edificio es de una sola nave y cuenta con un vistoso tejado mudéjar
Por otro lado, Dehesas de Guadix posee un mirador desde el cual es posible contemplar atractivas vistas panorámicas de su entorno. Asimismo, este pueblo dispone de zonas recreativas y de ocio, además de senderos urbanos que lo atraviesan y conducen hacia las cuevas. Actualmente, esta población es perfecta para el turismo rural. En sus cerros pueden practicarse deportes de aventura.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/73590595.jpg

Alcolea de las Peñas

Alcolea de las Peñas es un pueblo de Guadalajara,en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha,  que no supera los 30 habitantes pero que cuenta con interesantes monumentos y bellos parajes naturales listos para descubrir.

Este encantador pueblo serrano, sorprende a todo aquél que lo visita con su maravilloso entorno natural, el cual es el escenario ideal para realizar numerosas prácticas deportivas, entre las que se destacan el senderismo, bicicleta de montaña y la espeleología. Los parajes naturales más importantes de la comarca son “El Picazo“, que posee rocas de singulares formas, y “El Castillo“, que se trata de una serie de cuevas y refugios que estan tallados en roca y que en el pasado fue utilizaco como carcel.

En torno a la plaza mayor, es posible apreciar la arquitectura popular de la villa. En su término municipal, pueden observarse diversos yacimientos arqueológicos pertenecientes a la Edad del Bronce y del Hierro. La necrópolis celtíbera de Valdenovillos, es un yacimiento en donde se han realizado importantes hallazgos de materiales, los cuales son exhibidos en el Museo de Arqueológico Nacional. Otro de los yacimientos más destacados es El Parcial.

Su principal construcción religiosa es la iglesia parroquial de San Martín Obispo,  un templo que fue erigido durante el siglo XIII y que sorprende por la  calidad  de su arquitectónica, de claro aspecto medieval, lo que le ha merecido ser considerado una de las más importantes de toda la provincia. Fiel al estilo románico, está construida con ladrillos macizos de piedra, debido a lo cual su interior se halla suavemente tamizado por la luz proveniente del exterior. Uno de sus mayores encantos es su retablo de estilo plateresco.

Imagen:

http://www.barahona.org/alcolea/index_archivos/fiesta.jpg

Viaje a Adamuz

Adamuz es un municipio de la Comunidad Autónoma de Andalucía que se destaca por su valioso patrimonio arqueológico, el cual queda de manifiesto en sitios como la cueva que está ubicada sobre el Arroyo Calaveralejo, donde se hallaron restos del Neolítico.
También, pueden visitarse los restos del Cerro del Ermitaño y del Poblado de Algallarín, donde fueron encontrados diversos objetos, como hachas realizadas en piedra y cerámicas. Asimismo, existen evidencias de asentamientos ibéricos, romanos y visigodos.
Esta localidad aún conserva los restos de un conjunto de edificios de administración y gobierno originario del siglo XVIII, como es el caso del Pósito, que integraba dicho complejo junto con la cárcel y las carnicerías.
De su arquitectura religiosa sobresale la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol, templo del siglo XIII que fue reformado en el XVI y que sorprende por su bóveda de crucería.
La Torre del Reloj, monumento emblemático de Adamuz, y el Pozo Santiago, datado en el siglo XVIII, así como las ermitas de Nuestra Señora del Reloj y de San Pío V, las ruinas de San Francisco Norte y la Casa de los Rivera, son otros de sus principales atractivos.
Los platos más representativos de la gastronomía local son la perdiz al ajillo, el conejo, el salmorejo con vinagreras, las coñas y los culillos.

Imagen:

codigopostal.org

Moraleda de Zafayona

Moraleda de Zafayona es un antiguo pueblo andaluz, cuyos primeros asentamientos datan de unos 3.000 años atrás.
En el Cerro de la Mora se encuentra uno de sus principales yacimientos arqueológicos, lo cual le ha valido ser declarado Bien de Interés Cultural. Aquí se atesoran sendos vestigios del periodo de Bronce Argárico Tardío, así como de las culturas ibéricas y romanas. Una necrópolis visigótica es uno de los restos más valiosos que aquí se hallaron.
Otros yacimientos arqueológicos que se encuentran en el término municipal son el del Cortijo de Barandilla y el del Cortijo de Buenavista.
De todos modos, la población es originaria de la época de la dominación árabe, momento en que el asentamiento vivía de la seda. Tras ser reconquistado por los Reyes Católicos, el municipio dependió por mucho tiempo de Loja.
Al margen de su historia, lo que más atrae a los visitantes son sus tradicionales casas-cueva, las cuales permanecen habitadas y están situadas en el barrio más antiguo.
Otos sitios de interés son la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de las Angustias, que data del siglo XIX; El Caño, fuente con tres caños que se alza junto a un antiguo lavadero público restaurado; y el Museo de Coches de Época.
De sus enclaves, quizás el más bello sea el de la unión del río Cacín y el Genil.
Con respecto a la gastronomía local, el viajero no puede dejar de probar los pucheros, el ajo blanco con morcilla y sus exquisitos embutidos artesanales, como el salchichón y las longanizas.

Imagen:

juntadeandalucia.es