Qué ver en Córdoba

La ciudad de Córdoba, se destaca por poseer el segundo casco histórico más grande de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, lo cual la convierte en dueña de un importante legado cultural y monumental.
Tanto su situación estratégica, por su cercanía al Río Guadalquivir, como la herencia de los distintos pueblos que se asentaron en estas tierras, convirtieron a la ciudad en un lugar realmente privilegiado.
Es en el casco histórico donde se ubican la mayoría de los edificios históricos, siendo el  más importante la Mezquita de Córdoba y actual Catedral que, conjuntamente con el Puente Romano, forman la parte más conocida de la ciudad. De la época romana, se conservan el Templo romano, el Mausoleo, el Teatro romano, el Foro colonial, el anfiteatro y los restos del Palacio del Emperador Maximiano Hercúleo, concentrados en el Yacimiento Arqueológico de Cercadilla.
En las cercanías a la Mezquita-Catedral, se sitúa la antigua Judería, compuesta por numerosas calles irregulares, en las que se emplazan la Sinagoga y la Casa de Separad, entre otros sitios de interés. En el suroeste del casco histórico, está el Alcázar de los Reyes Cristianos, que antiguamente sirvió de alojamiento de los reyes y fue sede de la Inquisición. Contiguo al mismo, se localizan las Caballerizas Reales, sitio de crianza del caballo andaluz, en cuyas proximidades están los antiguos Baños Califales. 
A lo largo del curso del Guadalquivir, se hallan los Molinos del Guadalquivir, construcciones de la época musulmana que hacían uso de la fuerza de la corriente para moler la harina. 
De la muralla, que rodea la totalidad del casco histórico,  se conservan algunos lienzos; como por ejemplo la Puerta de Almodóvar, la Puerta de Sevilla y la Puerta del Puente, además de la Torre de la Malmuerta, la Torre de Belén y la Torre de la Puerta del Rincón, entre otras
Algunos de los edificios palaciegos que se aglutinan en el casco antiguo son el Palacio de Viana, Palacio de la Merced, Palacio de los Luna y el Palacio del Marqués de Benamejí, entre otros.
En las afueras de la ciudad, se localiza el conjunto arqueológico de la ciudad de Madinat Al-Zahra, que junto con la Alhambra de Granada representa la cumbre de la arquitectura hispanomusulmana.
Además de recorrer su gran variedad de museos, vale la pena disfrutar del Jardín Botánico, que se alza a orillas del Guadalquivir, y que alberga el Museo de Etnobotánica y el Museo de Paleobotánica, éste último es famoso por realizar exposiciones de fósiles vegetales de todas las edades geológicas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b2/Alcazar_%2812%29.jpg