Recorre París en un fin de semana

París es mucho más que la capital de Francia, además es la capital del amor. Por ese motivo, sobre 25 millones de personas la visitan cada año. Posee alrededor de cuatrocientos parques, ciento cincuenta galerias y hasta setenta mercados hacen que el viajante tenga dificultad sobre qué elegir entre tanta opción.

Inicialmente, una visita a la catedral de Notre Dame hará el gozo de grandes y pequeños. Esta emblemática alcázar es uno de los monumentos más magníficos de París. La catedral ha servido para telón de fondo de cientos de films y cuentos. Sube hasta la torre más alta para disfrutar de unas fantásticas vistas de la capital y admira las gárgolas bien de cerca.

Glimpse of the Marais, Paris with Half-Timbered Medieval House by Rita Crane Photography

Un viaje a París sin visitar el Museo del Louvre es un sacrilegio. Es tan enorme que es imposible verlo todo en 24 horas, así que si no eres un fan del arte, no pierdas el fin de semana entre todas sus salas. Elige tus obras favoritas y contémplalas. Por supuesto, no puedes perderte a la Mona Lisa, la diosa del museo.

Seguidamente, corre al mercado de Les Puces. Se trata de un mercado encantador que aún mantiene la chispa de los sitios que no han sido descubiertos por el turismo de masas. Allí podrás comprar prácticamente de todo, desde libros y muebles antiguos, hasta todo tipo de cachivache. No te preocupes por el clima, el tiempo en París suele ser bueno prácticamente todo el año.

Los Jardines de Luxemburgo son una de las muchas maravillas de París. Flores, frutales y fuentes harán que te sientas como en el Paraíso. Asegúrate de no perderte la increíble fuente Medici. Luego puedes pasear hasta Montmartre, el famoso barrio bohemio de los artistas y de Amelie Poulain. Una vuelta a través de sus calles estrechas y un vistazo al Sagrado Corazón son obligatorios.

Para gozar de la noche más auténtica típica de París, pásate por el famoso Moulin Rouge. Allí disfrutarás del mejor cancan francés de la mano de las Doriss Girls. Si te apetece algo más sosegado, el Duc des Lobards es tu sitio. Allí se toca jazz en directo y conocidos artistas internacionales como Freddy Cole o Olivier Ker Ourio actúan en su escenario.

Y por supuesto, visita la Dama de Hierro: La Torre Eiffel te espera con las mejores vistas de toda la ciudad. Para la cena más sofisticada, sube hasta la segunda altura de la misma, donde se encuentra el restaurante Le Jules Verne, uno de los mejores de toda la cuidad.