El Sardinero, el paraíso de Santander

Considerada la ciudad-balnearo de la burguesía española del siglo XX que pasaban sus vacaciones en aquel paraíso del mar Cantábrico. Es una de las zonas más bonitas de Santander, provincia situada en la comunidad de Cantabria, al norte de España.

Barrio y enclave turístico de la ciudad de Santander. Sus extensas playas se extienden entre la conocida Península de la Magdalena y la zona de Mataleñas. El terreno físico forma un abra que da el nombre a la zona.

El Sardinero empezó a ser conocido a principios del siglo XX cuando se inaugura el Palacio de La Magdalena como residencia del rey Alfonso XII para pasar sus vacaciones de verano en Santander. Tras las visitas continuas del rey, la alta sociedad española castellana y madrileña comenzaron también a elegir El Sardinero como destino turístico. Debido a la afluencia de gente durante los meses de verano se construyeron nuevos edificios con un estilo artquitectónico de la Belle Époque y balnearios parecidos al de Biarritz.

Para dar alojamiento a los turistas se edificaron gran cantidad de Hoteles en Santander como el Hotel Real, el más conocido de la zona de El Sardinero. Además de zonas de ocio como el Gran Casino, el hipódromo y el campo de polo. Todo esto dio lugar a una extensión funcional del espacio de la costa que transformó la morfología urbana de El Sardinero hasta quedar como es hoy.

La Plaza de Italia (la antigua Plaza del Pañuelo) se llenó de más hoteles, alamedas, casas de baño comunicando todo el barrio de El Sardinero con paseos como el de Reina Victoria, Pérez Galdós y el de Menéndez-Pelayo.

Pero la belleza de El Sardinero se encuentra en sus playas, sobre todo en la primera y segunda playa: la Playa del Camello y la Playa de los Bikinis junto a la Península de la Magdalena, respectivamente. Cerca de estas playas se encuentran las más importantes infraestructuras culturales y deportivas como es el Palacio de Congresos y Exposiciones, los Campos de Sport del Sardinero o el Palacio de Deportes, donde juegan regularmente el club de balonmano Teka Cantabria y el de baloncesto Lobos Cantabria.

Gracias a la afluencia de turistas acceder a unas vacaciones en El Sardinero es apto para todos los bolsillos. Aunque, desde la primera mitad del siglo XX, esta zona de extensas playas continúa siendo el paraíso perfecto para las clases acomodadas. Sin embargo, existen grandes ofertas de hoteles, sobre todo en la ciudad de Santander. Te explican cómo llegar al Sardinero, qué sitios visitar, restaurantes y visitas guiadas a ciudades cercanas. Si aún no tienes pensado dónde ir de vacaciones ahora puedes aprovechar y conocer las playas más bonitas del mar Cantábrico.

Playas-Benidorm

Benidorm, es otra movida

Playas-Benidorm

Si de algo podemos presumir los españoles es de tener un clima envidiable en Europa. El Sol nos acompaña siempre y en verano se hace imprescindible. Además, la variedad geográfica de nuestro país se adapta a los gustos “vacacionales” de todo el mundo (playa, montaña, campo, ciudad…).

Uno de los lugares más demandados de nuestra geografía es Benidorm, y no me extraña. Benidorm era, hasta hace escasos 50 años, un pequeño pueblo de pescadores que abarcaba únicamente el casco antiguo de la ciudad. Pero en estos últimos años ha ido creciendo de manera considerable, ampliando su oferta de turismo y hoteles en Benidorm, creando numerosas posibilidades de ocio y diversión. Las resumo a continuación para que nadie se pierda ni un detalle:

Playas: Benidorm cuenta con varias calas: la Cala del Mal Pas, la Playa de Poniente y la Playa de levante, y una pequeña cala, la del Tio Ximo, apta para practicar nudismo.

Parques: El parque de Elche, situado en el puerto de Benidorm, es el restaurante preferido de las palomas y un lugar idóneo para que los niños se diviertan. En verano, además, se organizan campeonatos de ajedrez en dicho parque. Otro parque importante es el Parque de L’Aigüera, que abarca una de las ramblas más grandes de Benidorm y continúa hasta el Ayuntamiento de la ciudad.

Faro: En el puerto de Benidorm se construyó hace pocos años un pequeño faro y un espigón de hormigón. El muro de hormigón es lo suficientemente ancho como para sentarse y contemplar las bonitas vistas de la ciudad.

El castillo: Se encuentra situado en el casco antiguo de Benidorm y cuenta con uno de los lugares más mágicos de la ciudad, el mirador, desde donde se pueden contemplar la playa de poniente y levante y, por supuesto, la isla de Benidorm. En verano, además, en la zona del castillo se instala un pequeño mercado medieval que es de obligada visita.

La isla de Benidorm: es otro lugar mágico de la ciudad. Desde el puerto de Benidorm se organizan excursiones casi diarias a la isla en un barco que tiene fondo de cristal y permite ver la gran biodiversidad marina que vive en esta zona.

Parques temáticos: Por último, tenemos asegurada diversión completa con los parques temáticos de Benidorm. Aqualandia, Mundomar, Terra Mítica, Terra Natura y Aqua Natura nos están esperando para asegurarnos unos días de diversión y risas.

Las vacaciones en Benidorm son, por tanto, las delicias de todo el público turístico. Independientemente de la edad que tenga el turista, de si viaja en familia, solo o con amigos, la diversión en Benidorm es otra movida, una movida que hay que visitar.