Gaucín, un pueblo con mucho encanto

Gaucín es uno de los pueblos de mayor encanto de la Serranía de Ronda que, por encontrarse a 656 metros de altura, es un estupendo balcón natural desde donde es posible contemplar una panorámica del Valle del Genal, al igual que el resto de la Serranía de Ronda, del Campo de Gibraltar y de las costas de Marruecos.
Desde el Castillo del Águila, uno de los monumentos más destacados de Gaucín, se obtienen las mejores vistas. El castillo, que está ubicado en el punto más alto del núcleo urbano, constituye las ruinas de una antigua fortaleza árabe que fue erigida en el siglo X sobre otra de origen romana. Al lado del castillo se halla la Ermita del Santo Niño, una construcción del siglo XVII que es considerada como otro de los monumentos de interés de esta villa.
Otras de las visitas obligadas son la Parroquia de San Sebastián, levantada en el siglo XVI; la Fuente de los Seis Caños, que se alza en la plaza central del pueblo; y el Convento de los Carmelitas Descalzos, construido en el siglo XVIII. Un verdadero deleite para el viajero.
También, vale la pena hacer un alto en el Museo Etnográfico, donde también funciona  la Oficina de Información Turística. El museo expone utensilios y objetos que antiguamente eran usados en las labores del campo, de la cocina y de la vida cotidiana.
Si de gastronomía se trata, entre los manjares típicos de la zona se hallan los productos derivados del cerdo y dulces caseros, como por ejemplo alfajores, los rosquillos de almendras, los roscos blancos y los suspiros.
Una de las fiestas populares más interesantes podemos mencionar la del Toro de Cuerda, que se celebra el Domingo de Resurrección, en la que se suelta por las calles del pueblo a un toro bravo que va amarrado a una cuerda.

Imagen:

http://www.andaluciasimple.com/images/gaucin_1fp.jpg

Turismo cultural en Alpandeire

De visita por Málaga realizaremos un alto en Alpandeire, un municipio que forma parte del Valle del Genal, en la Serranía de Ronda. Su ubicación geográfica hace que la bella estampa que ofrece su casco urbano se combine con un entorno natural sumamente encantador.
Además de poseer una gran cantidad de arroyos, el pueblo cuenta con espacios de singular belleza que son dignos de visitar, como es el caso de los Tajos del Canalizo, el Infiernillo, el Cerro de los Frailes y la Finca de las Amarillas, por mencionar solo algunos.
Esta ciudad fortificada posee en su término municipal diversos yacimientos arqueológicos que dan cuenta de los antiguos pobladores del lugar en sus diferentes épocas.
El casco urbano, de calles angostas y empinadas, aún conserva su traza árabe y mucho de su arquitectura tradicional. Aquí, encontraremos las construcciones y rincones más significativos de la población, entre los que se destacan la Iglesia de San Antonio de Papua, edificada en el siglo XVI y reconstruida dos siglos después, popularmente se la conoce como “la catedral de la serranía”; la Casa Natal de Fray Leopoldo, uno de los monumentos más emblemáticos, la antigua Casa de Pósito, donde actualmente funciona un centro cultural, y el Monolito a Fernando VII, entre otros.
Por otra parte, Alpandeire cuenta con yacimientos arqueológicos prehistóricos, como  los dólmenes de las Encinas Borrachas, los enterramientos de Montero y La Vasija, este útlimo de la época romana.
Entre sus festividades más tradicionales se encuentra el Domingo de Resurrección junto con la Fiesta del Niño del Huerto.
En fin, se trata de un destino de gran interés histórico que vale la pena descubrir durante nuestro paseo por Málaga.

Imagen:

http://andaluciarustica.com/fotos/alpandeire.jpg

Benalauría

Benalauría es un municipio de mucho encanto, que capta especialmente la atención de quienes lo visitan debido a que sólo puede ser divisado desde el lado opuesto del Valle del Genal. Si vamos por el lado del valle, nada podrá verse de él ya que el verde intenso de la vegetación así lo impide. Muchos creen que gracias a esta situación aún sigue conservando intactos cada uno de sus encantos.
Las riberas del río, sumamente bellas, al igual que la Loma de la Sierra y el Peñón de Benadalid, sobresalen del entorno natural del pueblo, el cual ofrece una estampa muy pintoresca gracias a que cuenta con bonitos bosques, que se combinan con un gran número de  ejemplares vegetales.
De paseo por las calles empinadas del casco urbano, conoceremos los principales edificios, como el Ayuntamiento, que se alza en la plaza del pueblo, y la Iglesia Parroquial de Santo Domingo, una bonita construcción datada entre los siglos XV y XVI. Recorriendo la calle Alta podremos visitar el Museo Etnográfico, el cual funciona en un edificio que antiguamente era un molino de aceite.
Saliendo del núcleo poblacional, el Columbario romano del Cortijo del Moro es un sitio muy interesante para conocer. Se trata de un yacimiento arqueológico cuyo origen, según se cree,  se remonta al siglo I.
Un dato a tener en cuenta es que todos los años, en diciembre, se realiza la Feria de Artesanía del Valle del Genal, donde se puede adquirir todo tipo de artículos de corcho. Entre las festividades más importantes del municipio se encuentra la de los Moros y Cristianos, que se desarrolla el primer domingo de agosto. El calendario festivo se completa con la Feria en Honor a Santo Domingo de Guzmán, también en agosto, la Semana Santa y, el 1 de noviembre, el Tostón de Castañas.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/88/Benalauria_azulejo.jpg/800px-Benalauria_azulejo.jpg

Turismo rural en Benarrabá

Benarrabá es un pueblo andaluz, situado en el Valle del Genal, en la provincia de Málaga; que cuenta con una gran variedad de paisajes para disfrutar, lo que lo convierte en un sitio ideal para el turismo rural y para la práctica de actividades deportivas, como el senderismo.
A orillas del río Genal, es posible recorrer parajes de gran encanto, como Los Pepes, La Peña y el Reventón, entre otros, los cuales disponen de lugares de baño para beneplácito de los visitantes. También, hay áreas de bosque mediterráneos, como es el caso de el Cotillo, que albergan ejemplares vegetales típicos de la región. Todos estos lugares, configuran un entorno privilegiado para recorrer a caballo o en bicicleta de montaña.
Por otro lado, Benarrabá posee miradores naturales maravillosos, como la Sierra de Frontales y El Peñón, desde donde es posible contemplar panorámicas excepcionales de la zona y alrededores.
Paseando por las calles del casco urbano de esta villa, de origen morisco, entre las que sobresalen la iglesia parroquial, carácterística por la cúpula de azulejos de su torre, que es considerada el edificio más importante de la población; así como la antigua Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz y el conjunto de casas dieciochescas.
La Iglesia Parroquial de San Sebastián, que data del siglo XVII, se cree que fue construida sobre los restos de una vieja mezquita. Además de su fachada, recubierta con cerámica azul, el templo sobresale por los relieves de escenas religiosas presentes en sus techos.

Imagen:

http://www.turismoderonda.es/excursiones/imagenes/benarraba1.jpg