La villa fortificada de Linares de Mora

En la Sierra de Gúdar, visitamos Linares de Mora, una localidad ubicada a 1.311 metros de altitud sobre el nivel del mar que, por su cercanía a la Estación de Esquí de Valdelinares, es muy concurrida durante el invierno.
Esta villa fortificada se emplaza en el Valle del río Linares, en medio de un sensacional  paraje, marcado por abruptos desniveles y por la abundancia de pinares y manantiales.
Como la villa se encuentra levantada sobre una roca, permite al visitante disfrutar de panorámicas extraordinarias. En la cima de la peña, se hallan los restos del castillo, que proceden de la reforma realizada en 1222 por el obispo Sancho de Ahones. Su planta es irregular, lo que le permite adaptarse al terreno. La torre principal se asoma al precipicio más accidentado.
A los pies de los restos del castillo,  se ubica la Iglesia barroca, cuya peculiaridad reside en que el campanario está separado del templo.
Si bien se desconoce cuando fue fundada la villa, se sabe que Linares de Mora ha sido rescatada a los moros por Alfonso II de Aragón allá por el año 1181. Durante un tiempo, la defensa del castillo de la villa fue confiada a la Orden del Temple, de modo tal que han sido los Templarios quienes rigieron los destinos del lugar hasta 1202, año en que Pedro II el Católico donó esta fortaleza junto a la de Puertomingalvo, al Cabildo de la Seo de Zaragoza.
Durante las Fiestas Patronales de Linares, dedicadas a Santa Ana, Santiago y San Cristóbal, que son celebradas entre el 24 y el 29 de Julio, se puede apreciar el festejo con toros embolados, vaquillas y concursos, entre otras muchas actividades.

Imagen:

http://www.entrepueblos.com/imgs/2006095/200609035526_14521700-mini.jpg

Paisaje urbano de Gúdar

Gúdar es una localidad que está asentada en la Sierra que lleva el mismo nombre, en la provincia de Teruel, muy cerca de Valdelinares y su Estación de Esquí.
El pueblo, se halla coronado por la Peña Malena o de la Magdalena, en donde se ubica una ermita bajo esta advocación, que posee un sensacional mirador al Valle de Alfambra y la Sierra de las Moratillas. Se trata de la Ermita de la Magdalena, una interesante obra de mampostería originaria del siglo XII, que ha sido reformada en el XVIII. La construcción original aún se puede apreciar en el acceso lateral, que se distingue por su arco de medio punto con dovelas de sillería. Además de ofrecer un paisaje urbano por demás pintoresco, Gúdar representa un excelente mirador que dispone de  una amplia panorámica que abarca el Río Alfambra y a la carretera que conduce a Allepuz, con  verdes laderas y tierras de labranza.
Las casas están agrupadas sobre la carretera, al pie del cerro, por lo que domina el amplio paisaje serrano. La arquitectura popular se ve reflejada en los caserones del siglo XVI, característicos por sus arcos de medio punto y dovelas de sillería. La casa del Estanco es un claro ejemplo de ello.
La Iglesia Parroquial, dedicada a Santa Bárbara, es una construcción neoclásica que data del  siglo XVIII. Posee tres naves, coro en alto, una imponente torre campanario, y un retablo manierista del siglo XVII.

Imagen:

http://pisos.mitula.com

 

La ruta de los pinares en Teruel

Partiendo desde Teruel, tomaremos la Ruta de los Pinares, en un camino que en su mayoría transcurre por la Reserva Nacional de Caza de los Montes Universales, un entorno de inigualable belleza compuesto por pinares, árboles centenarios y manantiales.
La provincia de Teruel dispone de una geografía complicada, aunque provista de gran belleza, con ríos y montes que conforman un paisaje verdaderamente atractivo.
Sus bellezas naturales, además de las pistas de esquí de Valdelinares y Javalambre y mancomunidad turística del Maestrazgo, integrada por las provincias de Teruel y Castellón, sirven de motor para el turismo.
Entre sus parajes prodigiosos, podemos destacar los Órganos de Montoro, los Ojos de Pitarque, los valles Guadalope y Guadalopillo aparte de las sierras de Javalambre y Albarracín.
La localidad de Cella, ubicada a tan solo 21 kilómetros de la capital provincial, posee una famosa fuente, considerada  el mayor pozo artesiano del continente europeo y el segundo del mundo. La fuente constituye el origen posterior del río Jiloca, a partir de Monreal del Campo, característica por su manantial de gran belleza y el pretil de sillería del siglo XVIII.
En el casco urbano de Cella, es posible apreciar diversas construcciones de enorme valor como la iglesia parroquial y el ayuntamiento.
Por su parte, en Monteverde, al norte de la Sierra de Albarracín, encontramos una población en cuyos alrededores pueden visitarse lugares como la Fuente del Chorrillo, los pinares de la Fuente de la Sierra, el Barranco de la Hoz, la Cueva del Hierro, el Arroyo Manzano y la Vereda de la Noguera. Estas zonas naturales, son perfectas para la práctica de deportes al aire libre como cabalgata, espeleología y senderismo, entre otros.  Del casco urbano de Monteverde, sobresale la iglesia parroquial de la Asunción, un templo de estilo tardo-gótico, que dispone de bóveda de crucería estrellada y campanario de planta cuadrada. También, vale la pena visitar las ermitas de San Roque y del Carmen.
Continuando con la ruta, llegamos hasta Bronchales, en los Montes Universales, cuyo entorno natural conjuga pinos, rocas y agua, con sitios como la Sierra Alta, que ofrece panorámicas sensacionales, y el Monte Caimodorro, de 1.935 metros de altitud. Uno de los símbolos de dicha población son las numerosas fuentes que se encuentran diseminadas por todo el término municipal.
En el interior de la Reserva Nacional de Caza de los Montes Universales, se halla Noguera de Albarracín, que dispone de diversos  parajes de marcado interés paisajístico como es el caso de la Laguna de El Cerritón, el Alto la Hierba, las fuentes del Hierro, del Guitarral o San Sebastián.
Por último, recorreremos la localidad de Orihuela del Tremedal, situada a 67 kilómetros de la ciudad de Teruel. Uno de sus principales atractivos es su entorno natural, pues se encuentra  circunscripta por pinares y parajes maravillosos, entre los que podemos mencionar  las fuentes de los Pradejones, los Colladillos, o la del Hierro, así como los cerros de la Virgen del Tremedal, Muela Grande, San Millán y el Castillejo, y los barrancos las Zorras y la Bruja, por citar algunos.
En fin, la ruta de los pinares nos deparará una experiencia única en cada uno de sus sitios excepcionales. ¡Imperdible!

Imagen:

http://img67.imageshack.us/img67/8296/img0606.jpg

El excepcional entorno natural de Allepuz

Entre el Maestrazgo y las altas sierras de Gúdar, y próximo a la estación de esquí de Valdelinares, se encuentran el pueblo de Allepuz. Esta municipio se caracteriza por su terreno montañoso, con un relieve de imponentes mesetas y profundos valles.
Además de su bonito paisaje escarpado, sobresale un casco urbano con diversos edificios construidos en piedra que nos transportan a épocas medievales. La Casa Grande, también conocida como “el Palacio”, es uno de sus principales sitios de interés, al igual que el edificio del Ayuntamiento.
En el núcleo urbano encontramos además la Iglesia parroquial de la Purificación, un templo originario del siglo XVII, en cuyo interior descolla su maravilloso retablo del siglo XIX. A su vez, no hay que dejar de visitar la ermita de Santa Isabel así como las ruinas de la  Virgen de Loreto.
Al mismo tiempo, se pueden apreciar las ruinas del castillo que protegía el territorio, que estaba situado a 1474 metros de altitud.
Desde aquí, podemos allegarnos hasta el Parque Cultural del Maestrazgo,  lugar que invita a realizar un recorrido por un territorio con grandes atractivos.
El Avellanar de Allepuz, ubicado a tan solo un kilómetro del pueblo camino a Valdelinares, es otro sitio digno de destacar. Se trata de un espeso bosque natural de avellanos, que se encuentra emplazado en las faldas de una cornisa rocosa que desciende hasta el río Sollavientos.
Al momento de pensar en realizar excursiones, podemos optar por la ruta del Valle del río Sollavientos, que nos llevará bordeando los estrechos del río hasta llegar al Molino del Tormagal, una ladera repleta de avellanos por la cual el río salta por entre las rocas.
Otra ruta que podemos tomar es la de Caños de Gúdar, con la que atravesaremos diversos lugares como es el caso de la fuente y área recreativa del Molino, el barranco de la Umbría y el aparcamiento de los Caños de Gúdar.
En fin, es bueno saber que si visitamos Allepuz tendremos acceso a un entorno natural increíble, con parajes de excepcional belleza. Realmente, imperdible.

Imagen

www.minube.com