La Alberca: Pueblo litúrgico y tradicional

La Alberca, es una localidad turística del sur de Salamanca que está situada en la Sierra de Francia, muy visitada por aquellos que gustan del turismo ecológico y cultural. Se trata de una población cuyo trazado urbano, de calles laberínticas, permanece casi intacto desde la Edad Media.
La arquitectura popular serrana, compuesta por viviendas que reproducen la arquitectura típica de las sierras de Francia y Gata, es uno de los principales atractivos de La Alberca. Las fachadas de las casas exhiben grandes aleros y entramados de madera, al tiempo que disponen de tres plantas erigidas sobre bases de granito. Muchas de ellas aún conservan establos con animales.
También, la población cuenta con diversos monumentos como la Antigua Cárcel, actual punto de información turística.
El espíritu religioso de este pueblo litúrgico y tradicional, es proyectado en diversos tipos de ritos, los cuales han sido forjados manifestaciones tanto costumbristas como arquitectónicas. En efecto, en todo el pueblo es posible apreciar numerosas manifestaciones religiosas grabadas en piedra.
Podemos comenzar por visitar la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, templo del siglo XVIII, que destaca por su púlpito de granito policromado y su torre de campanario, sobre la cual versan distintas historias.
Rumbo a Mogarraz se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de Majadas Viejas, cuya particularidad reside en estar ubicada en un bosque recóndito de castaño y robledal recóndito, con características casi místicas. Es una construcción sencilla, de la cual sobresale su pórtico románico. Cerca de aquí se halla la Ermita de San Marcos, actualmente en ruinas, que sorprende al visitante por las vistas que allí pueden contemplarse de la Peña de Francia, el Portillo de la Cruz, La Alberca, la Peña del Huevo y el río Francia.
La Ermita del Cristo del Humilladero, es una de las más antiguas del pueblo. En el pasado fue el camino de entrada desde Salamanca.
En dirección a las Batuecas se localiza la Ermita de San Blas, conocida en el pasado como la de Los Santos Mártires. Es muy popular por la romería de “El Día del Pendón” que es celebrada allí. 
Para apreciar el entorno natural de esta población deberemos acercarnos hasta el Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia, donde se ubican  diversas cuevas prehistóricas. Aquí, 18 ermitas componen el recinto sagrado, encabezado por el convento de los Carmelitas, muchas de ellas pueden visitarse a pesar de encontrarse en ruinas.
A 1723 metros sobre el nivel del mar se sitúa el Santuario de la Virgen de la Peña de Francia, El Cabaco, construido en el siglo XV por los monjes Dominicos. Desde esta atalaya es posible apreciar la belleza paisajística de los alrededores.
Por otro lado, todavía se conserva el “rollo“, un poste de piedra que posee tallados en su fuste los símbolos de la pasión de Cristo.

Imagen:

Wikipedia

Sevilla: Ciudad de magia y tradición

Sevilla es una ciudad de gran tradición, que por su carácter inigualable atrae a miles de visitantes durante todo el año.
En su escapada a Sevilla, los viajeros pueden comenzar por ir hasta la plaza del Patio de Banderas, situada en el Barrio de Santa Cruz, donde se encuentran los Reales Alcázares, un sorprendente conjunto arquitectónico en el que se alojan los miembros de realeza y los jefes de Estado cada vez que visitan la ciudad. Del conjunto, destacan el Palacio de Pedro I y el Jardín del Estanque.
Tras conocer los Reales Alcázares, es recomendable acercarse hasta la catedral de Sevilla, situada en la Plaza del Triunfo. El edificio llama la atención por los distintos estilos que aglutina y sus grandes dimensiones. Una de sus principales joyas es, sin dudas, la Giralda, el campanario de la catedral de 104 m de altura.
Para ir de compras nada mejor que hacerlo por Sierpes, la principal calle comercial de Sevilla. Al final de la cual se encontraba la Cárcel Real de Sevilla, en la que fue recluído Miguel de Cervantes. Esta zona se halla plagada de tiendas de ropa, bares y confiterías.
De regreso al Barrio de Santa Cruz, seguramente el viajero quedará encantado con las diversas casas señoriales que aquí se alzan. Así, por ejemplo, podrá visitar la Plaza de Doña Elvira, antiguo corral de comedias, o la calle de la Pimienta.
Otro de los monumentos más emblemáticos de la ciudad es la Torre del Oro, una torre almohade datada en el siglo XIII que fue utilizada con fines diversos. En efecto, fue capilla, almacén de pólvora y cárcel, y, hoy en día, acoge al Museo Naval Torre del Oro de Sevilla.
La Plaza de España, situada dentro del Parque de María Luisa, sorprende por sus dimensiones. Se trata de una plaza en forma de semicírculo, que cuenta con interesantes rincones. Cerca de aquí está el río Guadalquivir, ideal para recorrer en barco y contemplar Sevilla desde otra perspectiva.
Por supuesto, sería un despropósito marcharse sin antes dar un paseo por el resto del Parque de María Luisa, considerado por muchos como el Central Park español, el principal pulmón verde de la ciudad que cuenta con numerosos senderos, glorietas y esculturas.  Aquellos que prefieran dar un paseo diferente, pueden hacerlo dando una
vuelta en coche de caballos.
Desde ya, nadie querrá perderse la oportunidad de contemplar la legendaria plaza de toros de la Maestranza, con su maravillosa fachada barroca, en cuyos alrededores se encuentran las diversas estatuas dedicadas a los toreros sevillanos más famosos.

Palma Nova, a puro sol y playa

Si estás pensando en tomarte unas buenas vacaciones y no sabes por cuál lugar decidirte, desde viajar despacio te sugerimos darte una vuelta por Palma Nova. Se trata de un sitio dotado de excelentes playas y un bello paseo marítimo, con una importante oferta hotelera y gastronómica al servicio del visitante.
Palma Nova está situada en la mayor de las islas que conforman el Archipiélago Balear: Mallorca. En fin, una isla de ensueño, con bellos paisajes naturales, estupendas playas y de calas aisladas, con numerosos espacios para practicar deportes acuáticos.  
Palma Nova, que se sitúa a tan solo 15 kilómetros de la ciudad de Palma de Mallorca, la capital de la isla, abarca tres largas playas de arena blanca y aguas cristalinas que permiten apreciar el fondo marino en las zonas poco profundas.   
Las playas del lugar se hallan unidas por un pintoresco paseo marítimo, el cual ofrece una magnífica vista del mar. La primera playa es la de Carregador, ubicada junto a la pequeña marina. El paisaje que ofrece es realmente impactante, con un bosque de pinos que llega casi al mar y escasa edificación en sus alrededores, transformándola en un espectacular oasis.  
Otra de las playas es la de Palma Nova, que posee en el tramo del paseo marítimo que la recorre diversas tiendas de souvenirs y de regalos, así como restaurantes y bares. Se extiende a lo largo de 500 metros. En esta zona se erige el área residencial de Palma Nova.  
La tercera playa es la de San Matías, la cual resulta perfecta para nadar. Dicha playa,  se encuentra muy cerca de Magalluf, una localidad muy activa y con una importante vida nocturna.  
Desde Palma Nova puedes desplazarte hacia las ciudades de Palma de Mallorca y Magalluf, aunque la zona de Palma Nova es la más tranquila de todas. Más allá de que las otras dos localidades disponen de playas y recursos turísticos que satisfacen a los más exigentes.  
Al mismo tiempo, Palma Nova cuenta con muchas zonas verdes, arboledas y bulevares que invitan a dar un paseo. Por eso, no lo pienses más. Palma Nova, te espera.

Foto

Nos vamos al Norte: Lugo

 

Las Murallas de Lugo

Lugo es una de las cuatro provincias que forman la comunidad autónoma española de Galicia. Es la provincia de mayor superficie y la de menor población relativa de la comunidad.

Ciudad bimilenaria su origen está en el año 14 a.C. año en el que se fundó como asentamiento romano, siendo el asentamiento urbano más antiguo de Galicia, actuando en la época del Imperio romano como como una de las tres cabezas jurídicas que conformaban la Gallaecia.

En los algo más de dos kilómetros de perímetro que acota la Muralla se encuentra la ciudad histórica, pequeña y hermosa que ha integrado el monumento de la muralla como elemento integrado y fundamental del paisaje y la organización urbana.

Una forma estupenda de conocerla es mediante las visitas teatralizadas al casco histórico y a la muralla compartiendo así sus secretos, un viaje para disfrutar de otras muchas historias que habitan entre la memoria y los sueños de Lugo, el casco histórico se convierte en estas visitas en escenario vivo dónde se dan cita entrañables y divertidos personajes que les conmoverán, les harán sonreír y les transportarán al Lugo más emocionante, que está aún por descubrir.

Rodeada por cuatro ríos siendo el de mayor protagonismo y favorito de los lucenses el río Miño que inunda de frío el invierno y refresca el verano. El miño ofrece a la ciudad los molinos de agua y las termas romanas sus aguas salen a más de cuarenta grados y mantienen las cualidades curativas de la antigüedad.

Lo más típico a la hora del turismo es poder alquilar alguna de las tantas casas rurales especialmente equipadas para el turismo que permiten vivir como en los tiempos de nuestros abuelos y disfrutar así de la naturaleza y de lo hermoso de los paisajes que nos ofrece esta encantadora ciudad.

“…Y para comer, Lugo”. Así reza el famoso reclamo turístico de la ciudad, cuyo casco antiguo también da cobijo a algunos de los mejores restaurantes de Galicia. En ellos, se puede degustar unas deliciosas carnes rojas, y un amplio surtido de mariscos y pescado fresco. La gastronomía lucense ha sabido combinar a las mil maravillas la cocina tradicional gallega, y los nuevos sabores y aromas basados en los ingredientes tradicionales y de primera calidad, creando una cocina para todos los bolsillos y para los paladares más exigentes.

Ya no tienes excusa, si buscas pasar un fin de semana o unas vacaciones tranquilas, en un sitio que te ofrece  la cultura de antes frente a un entorno cálido y bien cuidado, ¡Lugo es tu opción!

¡Feliz viaje!

Erika.

Recorre París en un fin de semana

París es mucho más que la capital de Francia, además es la capital del amor. Por ese motivo, sobre 25 millones de personas la visitan cada año. Posee alrededor de cuatrocientos parques, ciento cincuenta galerias y hasta setenta mercados hacen que el viajante tenga dificultad sobre qué elegir entre tanta opción.

Inicialmente, una visita a la catedral de Notre Dame hará el gozo de grandes y pequeños. Esta emblemática alcázar es uno de los monumentos más magníficos de París. La catedral ha servido para telón de fondo de cientos de films y cuentos. Sube hasta la torre más alta para disfrutar de unas fantásticas vistas de la capital y admira las gárgolas bien de cerca.

Glimpse of the Marais, Paris with Half-Timbered Medieval House by Rita Crane Photography

Un viaje a París sin visitar el Museo del Louvre es un sacrilegio. Es tan enorme que es imposible verlo todo en 24 horas, así que si no eres un fan del arte, no pierdas el fin de semana entre todas sus salas. Elige tus obras favoritas y contémplalas. Por supuesto, no puedes perderte a la Mona Lisa, la diosa del museo.

Seguidamente, corre al mercado de Les Puces. Se trata de un mercado encantador que aún mantiene la chispa de los sitios que no han sido descubiertos por el turismo de masas. Allí podrás comprar prácticamente de todo, desde libros y muebles antiguos, hasta todo tipo de cachivache. No te preocupes por el clima, el tiempo en París suele ser bueno prácticamente todo el año.

Los Jardines de Luxemburgo son una de las muchas maravillas de París. Flores, frutales y fuentes harán que te sientas como en el Paraíso. Asegúrate de no perderte la increíble fuente Medici. Luego puedes pasear hasta Montmartre, el famoso barrio bohemio de los artistas y de Amelie Poulain. Una vuelta a través de sus calles estrechas y un vistazo al Sagrado Corazón son obligatorios.

Para gozar de la noche más auténtica típica de París, pásate por el famoso Moulin Rouge. Allí disfrutarás del mejor cancan francés de la mano de las Doriss Girls. Si te apetece algo más sosegado, el Duc des Lobards es tu sitio. Allí se toca jazz en directo y conocidos artistas internacionales como Freddy Cole o Olivier Ker Ourio actúan en su escenario.

Y por supuesto, visita la Dama de Hierro: La Torre Eiffel te espera con las mejores vistas de toda la ciudad. Para la cena más sofisticada, sube hasta la segunda altura de la misma, donde se encuentra el restaurante Le Jules Verne, uno de los mejores de toda la cuidad.

Desarrollo turístico de Arnuero

Arnuero es un municipio que está ubicado en la costa de Trasmiera, abarcando los pueblos de Isla, Castillo Sietevillas y Soano, aparte de Arnuero que da nombre al término municipal, y el barrio de Quejo, que forma parte de Isla y que en las últimas décadas ha experimentado un importante desarrollo turístico.

El municipio está delimitado al oeste por la Ría de la Venera o de Castellano, al norte por el mar, y al este por la Ría de Quejo y Marisma de Joyel. De este modo, las rías y la costa constituyen los principales protagonistas del entorno natural de Arnuero, con prados que cubren ligeras elevaciones y algunas manchas forestales como es el caso de  los encinares del Cincho y la Playa de la Arena.

Vale decir que la costa de Arnuero, y específicamente de Isla, lejos está de la fiebre urbanizadora que en los últimos tiempos ha caracterizado al litoral de Cantabria, como se puede observar en Quejo: edificios que se alzan sobre las rocas y a orillas del mar, imitando al modelo turístico mediterráneo en un clima muy disímil, nueve meses al año de tranquilidad y sosiego.

Por fortuna, las autoridades municipales de Arnuero están poniendo sus esfuerzos en fomentar un proyecto de desarrollo sostenible muy ambicioso en base a los recursos naturales y culturales del municipio. Dicha iniciativa de promoción del turismo, denominada Ecoparque de Trasmiera, revaloriza el hasta ahora olvidado patrimonio histórico-artístico: las torres medievales de Cabrahigo, Rebollar y Venero, las iglesias de Arnuero, Castillo e Isla; el palacio de los Condes de Isla; los molinos de marea del Conde y La Venera y el de Santa Olalla en la Marisma de Joyel.

La costa es indudablemente la zona de mayor atractivo del municipio. La costa de Cabo Quejo, es el sitio perfecto para aquellos que desean dar paseos por parajes agrestes carentes de construcciones y coches, algo totalmente impensado en otras zonas del litoral cántabro. Partiendo desde el núcleo poblacional y turístico de Quejo, pasando por las playas de Los Barcos y El Sable, y ascendiendo junto al camping “Playa de Isla”, lugar en el que la “civilización” se acaba, se llega a una senda que sube por praderías y y se extiende hacia el oeste siguiendo la línea costera, donde a la derecha se erigen los acantilados de Cabo Quejo. Esta ruta nos lleva hasta la Playa de la Arena, en donde desemboca la Ría de la Venera, que se destaca por su encantador encinar. Desde ahí, podemos tomar la carretera para subir hasta Isla, y tomar frente al palacio de los Condes de Isla un camino asfaltado que conduce directo a Quejo.

Cuando baja la marea, es recomendable pasear por la Playa de la Arena, recorriendo la orilla de la Ría de la Venera. Al otro extremo de Arnuero, se localiza la Marisma de Joyel, que compone la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja.

Otro lugar de gran valor ecológico es el monte Cincho, que en su mayoría se halla cubierto por un abultado matorral autóctono. Intentar ascender a la cima es bastante difícil debido a que, para ello, es necesario atravesar matorrales muy cerrados.De ahí la razón por la cual es considerado como uno de los montes más inaccesibles de Cantabria.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Arnuero_Cantabria1.jpg

Turismo y deportes de aventura en Castejón de Sos

En la Comarca de la Ribagorza, en pleno Valle de Benasque, se localiza Castejón de Sos, ciudad famosa por ser considerada como uno de los mejores lugares para practicar parapente en España.
Su estructura urbana se halla delimitada por dos barrios, producto del creciente  turismo que experimenta la zona. Uno de los barrios, el más nuevo, es atravesado por una carretera. En tanto que en el antiguo asentamiento pueden observarse  bellas casonas, características por sus portadas blasonadas.
Son de destacar los restos de la antigua Iglesia, perteneciente al siglo XVII,  que actualmente funciona como centro cultural, cuya portada se encuentra flanqueada por pilastras estriadas.
El  municipio de Castejón de Sos está, a su vez, conformado por los núcleos poblaciones de El Run, Liri y Ramastué.
El Run, es una localidad que posee un entorno natural de inigualable belleza, con un vasto bosque que hace las veces de telón de fondo. El casco urbano se alza en medio de este maravilloso espacio natural.
Una de las principales construcciones es la Ermita de Nuestra Señora de Gracia o de la Virgen de la Almanera, originaria de los siglos XI y XII.
Por su parte, Liri es un pueblo que se halla separado en dos pequeños barrios por el barranco que lleva el mismo nombre. Está inmerso en medio de la naturaleza salvaje del Valle de Benasque.
Sus construcciones, ofrecen la típica postal de las aldeas alpinas que exhiben las características inherentes a la arquitectura popular de La Ribagorza. En las cercanías aún es posible apreciar una atractiva vivienda, que es conocida como Casa de “La Plana”, cuyo interés reside en que conserva parte del recinto defensivo que la guarecía con su torreón de defensa, entre otros elementos muy interesantes.
La Iglesia Parroquial, otro de sus atractivos, se levanta sobre un montículo rocoso. Posee orígenes románicos, pero ha sido remodelada y ampliada en los siglos XVI y XVII.
En tanto que en la pequeña localidad de Ramastué, con sus casas de piedra y  pizarra, cuenta con algunos sitios de interés como la Casa Riu y  la Iglesia Parroquial de Santa Eulalia.
Vale decir que los amantes a los deportes de aventura encuentran en Castejón de Sos un reducto ideal  para la práctica del parapente y todo tipo de actividades como: barranquismo en San Feliú de Veri, rafting y piragüismo en el cauce del Ésera,  senderismo en los Senderos de la Ribagorza, entre otros.
La rica orografía del terreno arroja parajes majestuosos, como  el Circo de Armeña, el Macizo del Turbón, el Congosto de Obarra; y El Forau de Aigüalluts, cerca de Francia.

Imagen:

http://www.atlasrural.com/images/casasrurales/2757_vistaspueblo2.jpg

San Esteban de Gormaz, puro atractivo a orillas del Duero

 

A orillas del río Duero se localiza San Esteban de Gormaz, un pueblo verdaderamente pintoresco que forma parte de la provincia de Soria. La villa cuenta con el honor de haber sido merecedora del máximo galardón que en asunto de turismo se entrega en Castilla y León: el “Premio C”, el cual exalta el patrimonio del municipio, no sólo artístico y monumental sino también histórico y cultural.
Por su ubicación, San Esteban de Gormaz  goza de un clima suave, que se caracteriza por sus veranos calurosos y extensos e inviernos templados.
Al transitar por sus calles es posible apreciar los restos de la cultura romana tanto en muros como en construcciones religiosas, además de diferentes construcciones de estilo medieval. Continue reading

En busca del relax en Almería

Almería, capital de la provincia homónima, es una bella ciudad que atesora  monumentos emblemáticos, como la Alcazaba y la Catedral. Aunque, además dispone de hermosas playas y paraísos naturales para descansar, así como una  variada agenda festiva y cultural.
La Alcazaba de Almería, que conserva siglos de historia, es una  fortaleza musulmana que poseía tres recintos de interés: una zona militar y de refugio para la población en caso de invasiones; instalaciones palatinas  y el recinto que fue construido a pedido de los Reyes Católicos después de la conquista cristiana.
Cada zona de la ciudad posee su encanto. Según se cree, el barrio musulmán La Chanca fue el origen de la ciudad.
La Catedral, más allá de ser un espacio de culto también era destinada a la defensa de Almería ante los ataques de los piratas berberiscos.
Al mismo tiempo, Almería se destaca por sus distintas playas, galardonadas con la Bandera Azul, urbanas o alejadas del centro para aquellos que desean mayor tranquilidad. Puede decirse que las hay para todos los gustos. Continue reading

Acerca de Colmenar de Oreja

Colmenar de Oreja es una ciudad situada al sur de la provincia de Madrid, la cual ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico, a pesar de que no se encuentra en la lista de las villas más populares ni entre las más visitadas por el turismo cultural.
Su casco antiguo esconde rincones tradicionales bastante pintorescos, aunque sin duda la Plaza Mayor, porticada, es la que mayor encanto posee. Se trata de una plaza muy amplia, cuya forma se asemeja aun rectángulo y se halla asentada sobre un colosal túnel de piedra. Las casas que se levantan a sus alrededores presentan una clara homogeneidad en su arquitectónica.
Una de las construcciones más significativas del lugar es la Iglesia de Santa María la Mayor, construida en el

Continue reading