Cahecho: El Mirador de Liébana

Cahecho es una localidad que forma parte del municipio de Cabezón de Liébana, en Cantabria. Compone el Valle Estrechu o Estrecho, el cual está formado por el río Aniezo.
La particularidad de dicha localidad es que se ubica en una zona de enorme belleza paisajística, que ofrece diversas alternativas de ocio, ya sea en el propio pueblo como en las zonas aledañas.
También, vale destacar que aquí el turismo rural ha adquirido mucha importancia debido a la riqueza natural, ecológica y cultural y popular con la que cuenta, ofreciendo al turista un sitio de gran tradición y encanto.
El pueblo de Cahecho es conocido como El Mirador de Liebana, pues ofrece vistas espectaculares hacia los Picos de Europa.
Las verdes praderías que lo rodean hacen que este lugar goce de un clima privilegiado. Además, los bosques de robles y hayas se conjugan con las flores silvestres más exóticas.
El patrimonio histórico-artístico local es dueño de una sensacional belleza, destacándose  la iglesia parroquial, una construcción de estilo gótico cuyo origen se remonta a comienzos  del XVI, que alberga un hermoso retablo con interesante predela, además de un atractivo cordobán como frontal en el altar.

Imagen: http://www.atlasrural.com/images/casasrurales/1476_img_0246.jpg

Un paseo por Colomera y su entorno

Colomera es un pequeño pueblo de la provincia de Granada que resulta de especial interés para aquellos que optan por el turismo de carácter rural y cultural. Este municipio, forma parte de la Ruta del Califato, uno de los itinerarios de las Rutas de Al-andalus, por lo que el visitante quedará asombrado con su bello entramado urbano, en el que se alzan diversos monumentos, y con el entorno natural que lo rodea, que resulta ideal para la práctica deportes tales como la pesca, el senderismo o el piragüismo.
El casco urbano, de calles estrechas y empinadas, se dispone  sobre la ladera de un cerro, el cual se halla coronado por los restos de antigua una fortaleza del siglo IX. Además del Castillo árabe, merece mención especial la Iglesia de la Encarnación, templo declarado Monumento Histórico Artístico que fue erigido sobre una antigua mezquita durante el siglo XVI. La iglesia, que dispone de tres naves, se caracteriza por su bello artesonado y por su decoración con elementos góticos, mudéjares y renacentistas.
Otras construcciones que seguramente el visitante no querrá dejar de visitar, dado su gran valor histórico, son un puente, una necrópolis y una calzada romana, además de la Ermita del Calvario que data del siglo XVII. Tanto el puente como la mencionada calzada se hallan en el paraje conocido como Molino del Puente, popularmente llamado Molino de Zacarías, mientras que la necrópolis está ubicada en la Era del Chopo.
Con respecto a la gastronomía de los colmenereños, aparte del aceite de oliva virgen extra, destacan el choto al ajillo, las migas, los guisos de cordero, la fritada de conejo con tomates y pimientos, entre otros platos típicos que son elaborados con productos derivados del cerdo y de la caza menor.

Imagen:

granadasiempre.blogspot.com.ar

Turismo rural en Otura

Otura es una hermosa localidad que no sólo sobresale por sus atractivos sino también por su ubicación inmejorable, puesto que está situada en las proximidades de Sierra Nevada, la Costa Tropical y Granada.

Esta población suele ser muy elegida por los adeptos al senderismo, ski, turismo rural o “mountain bike”, debido a las excelentes oportunidades que ofrece el área ofrece. Incluso, Otura posee todo lo necesario para asegurarles la diversión a los visitantes, puesto que cuenta con un club de tenis y pádel, así como un pabellón deportivo y discotecas.

La Villa arroja una postal urbana y rural, ya que conserva en la parte del centro antiguo las características propias de los pueblos andaluces tradicionales, como por ejemplo las casas encaladas y las calles angostas, que brindan panorámicas maravillosas de Sierra Nevada y de los campos que se hallan en los alrededores del pueblo.

Por supuesto, no hay que perderse la oportunidad de tomar una copa de vino en alguno de los bares y restaurantes de Otura, en donde aún se mantiene la costumbre de acompañarla con una rica tapa gratis.

En su término municipal se encuentra uno de los parajes más importantes de Granada, el histórico puerto del Suspiro del Moro, también llamado Yaur Al – Wada.  Se trata de un enclave geográfico de gran relevancia cultural, sobre todo porque comunica la costa mediterránea con la Depresión de Granada.  Incluso, sobre este lugar pesa una leyenda, según la cual el monarca Boabdil se despidió de Granada posando su vista en este puerto, embargado por la emoción. En fin, por ello es un sitio interesante en todos los sentidos.

Imagen:

http://www.viaje.info/wp-content/uploads/2008/09/otura.gif

Benitagla

Para disfrutar a pleno de un buen descanso, lejos del bullicio habitual de la ciudad a la que estamos ya acostumbrados, qué mejor que elegir pasar unos días en Benitagla, un municipio andaluz que pareciera haberse detenido en el tiempo.
Sus casas, todavía mantienen intactas sus fachadas encaladas así como sus tejados de pizarra, típicos del siglo XVI. Además, aunque pueda resultar un tanto curioso, no existen bares ni nada que se le parezca en esta localidad. Por lo que visitar este destino es como hacer un viaje por el túnel del tiempo.
Entre los restos que pueden apreciarse de su pasado histórico se hallan las torres defensivas, que se erigen en la Alquería de Aldabía. Representan un excelente legado de los árabes, durante su época de dominación, aunque además presentan una combinación peculiar con el estilo de la cultura promovida por los cristianos.
Su casco urbano cuenta con la particularidad de alzarse en torno a un imponente y añejo árbol, el cual se encuentra ubicado en el centro de la plaza principal de la población. Durante el paseo, vale la pena visitar la Iglesia parroquial, de estructura pequeña pero no por eso menos interesante.
Si bien Benitaglia no cuenta con rutas para practicar senderismo, se puede apreciar fácilmente la naturaleza del lugar recorriendo sus alrededores. Este es el motivo por el cual esta localidad es elegida por los amantes del turismo rural, ya que su entorno natural se conjuga con los vestigios que dan cuenta de su pasado.
Si deseamos degustar algunos de los manjares típicos de la gastronomía local, podemos comenzar por probar los cocidos o el caldo de tomates y pimientos, y acompañarlos por supuesto con el vino propio de la zona.

Imagen:

http://www.casacuevarural.com/fotografiasquevisitarl/Benitagla_289.jpg

Bédar,”el Mojácar interior”

Bédar es un antiguo pueblo minero, gracias a la explotación de los yacimientos de cobre y cinc, que cuenta con un interesante legado histórico.  Desde siempre, el municipio de Bédar ha sido catalogado por muchos como “el Mojácar interior” debido a su gran belleza. Por su ubicación, en las estribaciones de la Sierra de los Filabres, puede ser considerado un destino inmejorable para los amantes del turismo rural que anden en búsqueda de pasar unos días de descanso.
El esplendor que tuvo la minería en esta localidad impulsó definitivamente su crecimiento industrial, a tal punto que en 1888 poseía el primer cable aéreo de la provincia, el más largo de Europa, que conectaba El Pinar con la Garrucha.
Al pasear por sus calles, estrechas y empinadas, es posible apreciar la influencia de la época musulmana.
El Castillico de los Moros es su principal yacimiento arqueológico. Está situado sobre una ladera y en torno a él giran diversas leyendas que hablan acerca de tesoros que se hallan ocultos en este lugar.
Recorriendo el casco urbano es posible visitar infinidad de sitios de inmenso atractivo, como es el caso de la Iglesia de Santa María de la Cabeza, la antigua mezquita de Serena y la Ermita de Santa María de la Cabeza, entre otros monumentos.
El viajero no debe pasar por alto la oportunidad de acercarse al mirador de la Plaza de San Gregorio, desde donde se obtiene una magnífica panorámica del paisaje serrano.
Con respecto a su gastronomía, destacan las moragas, el ajo “colorao” y la fritada de emperador, entre otros platos. Para acompañar esta exquisita comida se puede probar el bizcocho de dátiles como postre.

Imagen:

casaturismorural.com

Júzcar para todos

Júzcar es un pueblo tradicional de la Serranía de Ronda, en Andalucía, cuyo terreno accidentado propicia un núcleo urbano de calles de entramado irregular, empinadas y zigzagueantes, con un entorno natural maravilloso que oficia como marco.
Éste es, sin dudas, un lugar excepcional para aquellos que gustan de hacer turismo rural, y sobre todo para los amantes del senderismo y demás prácticas deportivas, como por ejemplo el descenso de barrancos.
Júzcar cuenta con la particularidad de haber sido elegido en 2011 como el primer pueblo pitufo, por haber pintado la fachada de sus casas de color azul con motivo del estreno de la película “Los Pitufos”.
Paseando por su núcleo urbano, es posible contemplar en el horizonte las chimeneas de las casas que se asoman por sobre sus tejados irregulares. Incluso, al recorrer sus calles puede comprobarse cómo en buena parte de las mismas se han necesitado escaleras, por los notorios desniveles del terreno.
De su conjunto histórico-artístico se destaca la Iglesia de Santa Catalina, templo que ha sido levantado durante el siglo XVI y reformado en diversas oportunidades.
Otros lugares de interés, ubicados dentro de su término municipal, son la Cueva del Moro, el Valle del Genal y las ruinas de lo que en su momento fue la Real Fábrica de Hojalata, la primera en su tipo en España, cuya construcción data del siglo XVIII.
En cuanto a la gastronomía típica del pueblo, no podemos dejar de probar las sopas cocidas, así como el sopeao de collejas, los borrachuelos, las migas y la cocina de castañas, entre otras exquisiteces, acompañados, por supuesto, por mostos que ofrece la tierra.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/11/J%C3%BAzcar_M%C3%A1laga_Andalusia_Spain_smurf_town.jpg/800px-J%C3%BAzcar_M%C3%A1laga_Andalusia_Spain_smurf_town.jpg

Turismo rural en Los Navalmorales

En la comarca de La Jara se encuentra Los Navalmorales, un encantador pueblo de la provincia de Toledo, en cuyo entorno pueden contemplarse paisajes naturales de admirable belleza. Todo ello, sumado a su interesante patrimonio monumental, hace de este lugar el destino indicado para disfrutar del turismo rural.

El entorno natural de Los Navalmorales resulta más que perfecto para  practicar senderismo y dar paseos en bici.

En Los Navalmorales puede visitarse la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Antigua, templo que destaca por su esbelta torre y su exquisito retablo. Pero también es posible realizar un recorrido por las diversas ermitas que se hallan diseminadas por las calles del pueblo, como es el caso de la Ermita de los Remedios, considerado el edificio religioso de mayor antigüedad de la localidad, y la Ermita de San Antonio, de planta rectangular.

Además, el pueblo posee yacimientos arqueológicos que albergan restos de antiguos asentamientos prerromanos, entre los que se encuentran varias tumbas y un dolmen.

Sus atractivos turísticos van más allá del patrimonio monumental, pues también engloban las fiestas tradicionales del pueblo y la exquisita gastronomía, completando de ese modo una oferta que tentará a más de uno a regresar a esta encantadora población.

Imagen:

diputoledo.es

Bercero: pueblo con encanto

Al sudoeste de Valladolid, en Castilla y León, se encuentra la población de Bercero, uno de los pueblos de mayor encanto de la comarca.

En su término municipal se hallaron diversos restos romanos, aunque de escaso valor. La arquitectura tradicional está compuesta por viviendas de adobe y algunas de sillería provistas con dinteles de piedra en sus fachadas.

En la plaza de La Constitución, puede apreciarse una casa del siglo XVII, con portada de piedra de sillería y huecos adintelados con dovelas. Mientras que saliendo de esta plaza, más precisamente en la calle del Castillo, se ubica  otra vivienda del siglo XVI, con arco de medio punto yl alero sostenido por canes de madera.

La Ermita del Cristo del Humilladero, situada en la plaza del Arrabal, es una construcción de planta rectangular que posee puerta con espadaña de ladrillo. Su cubierta de madera le confiere un toque especial. Dispone de un retablo del siglo XVIII, con diversas pinturas.

En el camino de Velilla se hallaba la Ermita de San Roque, la cual ha sido desmantelada por completo y trasladada luego piedra por piedra a la Feria de Muestras de Valladolid.

Pero, sin dudas, el principal monumento de la población es la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción, templo del siglo XVI- XVII que está construido en piedra de sillería. Cuenta con tres naves, decoradas con yeserías, las cuales se hallan separadas por pilares, con arcos de medio punto. La cabecera se encuentra cubierta con bóveda de crucería.

En fin, esta pequeña localidad situada entre páramos es un excelente lugar para disfrutar del turismo rural y puede servir para conocer sus alrededores, como es el caso de Velilla.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/10426709.jpg

 

Turismo rural en Algatocín

Aquellos que gustan del turismo rural descubrirán en Algatocín, ubicado al pie de la sierpecilla, un pueblo realmente atractivo para tal fin. 
Su tradicional núcleo urbano, de calles empinadas y angostas, se conjuga a la perfección con un entrono natural de excepcional belleza.
Los lugareños no dudan en afirmar que el nombre de este pueblo deviene de la antigua leyenda de Algatois, quien fuera una princesa árabe. Y según se cuenta, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, el monumento más emblemático de Algatocín, ha sido construido sobre el palacio de dicha princesa, allá por el siglo XVI.
Durante el paseo, es posible apreciar las pintorescas fachadas porticadas datadas en el siglo XVIII. También, conviene hacer un alto en la Ermita del Santo Cristo, que se localiza en la zona más alta del municipio. Es desde este lugar donde se obtienen estupendas vistas panorámicas de la Serranía de Ronda, así como del valle del Genal y algunos pueblos cercanos, como Alpandeire y Faraján. Incluso, en los días de mayor claridad, es posible divisar hasta el Peñón de Gibraltar.
Para disfrutar de su excepcional entorno natural, una buena opción es emprender un recorrido por las diversas rutas de senderismo, como la Ruta de la Ermita, la de la Sierra,  además de los caminos de Benalauría y de Salitre.
Lo más popular de la gastronomía local son las gachas de harina con miel de caldera, el gazpacho y los guisos de chivo, entre otras exquisiteces, así como los platillos a base de cerdo ibérico.
En cuanto a sus principales festividades, la Feria de Agosto, la Romería de San Isidro Labrador, que tiene lugar en Mayo, y la Feria de San Francisco, celebrada cada mes de Octubre, son algunas de ellas.

Imagen:

http://algatocin.blogspot.com.ar/

Bárcena Mayor, el pueblo más antiguo de Cantabria

Bárcena Mayor es una antiquísima población, una de las más bellas de Cantabria, que se encuentra situada en el valle de Cabuérniga, en el corazón del Parque Natural de Saja-Besaya. Por lo que es el destino perfecto para quienes gusten del turismo rural.
A la villa se accede por Correpoco, en cuyas praderas se celebra cada año, a mediados del mes de agosto, la feria del ganado. El trazado de sus calles, así como el aspecto pintoresco de sus casas y su  maravilloso entorno natural, convierten a esta población en un pueblo lleno de encanto.
Según se dice, éste es el pueblo más antiguo de Cantabria y tal vez de España. Ha sido declarado conjunto histórico-artístico, debido a su asombroso estado de conservación.
Bárcena Mayor conserva sus antiguas construcciones, con sus típicas casas montañesas de galerías de madera y portalones, de las que sobresalen algunos soportales con arcos de sillares y clásica talla en madera con decoración en vigas, pilares y aleros. En fin, estas casonas representan lo mejor de su arquitectura original, algo que solo puede apreciarse en estas poblaciones de montaña.
Recorriendo sus callejuelas, es posible descubrir su carácter medieval y montañés, lo cual se evidencia en los zaguanes, lavaderos, hornos de pan y pajares.
También, aquí el visitante podrá disfrutar del trabajo de la madera que realizan los grandes artesanos del lugar, como las albarcas, las cachavas, los cubiertos, etc.
Siguiendo el curso de los ríos Saja y Argoza, en pleno entorno natural, se llega al alto del valle de Cabuérniga, conjunto histórico-artístico que contiene lo mejor de la arquitectura popular de la comunidad de Cantabria. Otros puntos de especial interés son el puerto de la Polombera, el Mirador de Cardosa, el Tajahierro y el Pozo del Amo.
Para aquellos que deseen practicar senderismo, encontrarán en Bárcena Mayor un buen punto de partida para incursionar en el medio natural, ascendiendo hasta la ermita o al puerto de Palombera, dando un paseo hasta la antiguo área de acampada del pueblo, el Llano Castrillo, entre otros senderos.

Imagen:

http://campingvalderredible.squarespace.com/