La Tinença de Benifassá

La  Tinença de Benifassá, es una sub-comarca de la Comunidad Valenciana que está compuesta por los pueblos de Coratxá, La Pobla de Benifassá, El Boixar, Fredes, Castell de Cabres, El Ballestar y  Bel,  todos ellos de aspecto medieval. De manera que las opciones a las que puede acceder el visitante, sobre todo en materia de turismo cultural y turismo rural, son realmente muy diversas.
En lo que respecta a la gastronomía, La Tinença es famosa por su exquisita cocina autóctona, de la que se destacan los platos a base de carne de caza, guisos y diversos productos naturales.
El paisaje de La Tinença es propicio para la realización de numerosas actividades, como paseos a caballo, turismo activo, senderismo y travesías en 4×4.
Los tintes de la postal que arroja el entorno de esta zona van variando con cada estación del año. Se trata de un lugar lleno de contrastes, que incluye una importante área de  cotos de caza, cursos de ríos, frondosos  valles y elevaciones del terreno que denotan su paisaje limpio.
Su principal atractivo es, sin duda alguna, el Parque Natural de la Tinença de Benifassà, el cual abarca diferentes poblaciones. Posee una abundante fauna y flora, y es una zona que puede recorrerse gracias a las diversas rutas con las que cuenta, las cuales llevan a los visitantes a conocer sus diferentes embalses y bosques. La ruta roja, que se extiende desde el Portell de l’Infern hasta el Salt de Robert, es una de las más elegidas por los amantes del senderismo y del turismo activo.
No hace falta esgrimir más motivos para visitar La Tinença de Benifassá. ¡Anímate a descubrirla!

Imagen:

http://www.rutaslatinensa.com/wp-content/uploads/2012/06/la-pobla.jpg

Pujerra y su entorno

La Serranía de Ronda, en Málaga, acoge lugares realmente excepcionales, dueños de atractivas leyendas, como es el caso de Pujerra.  Se trata de un municipio que, aunque pequeño, sorprende al visitante por su trazado, así como por su entorno natural.
En efecto, el encanto sobrecogedor de la Sierra Bermeja, se conjuga armónicamente con los frondosos bosques que componen el Valle del Genal, lo cual convierte a Pujerra en el sitio indicado para quienes les atrae el turismo rural o disfrutan de practicar senderismo, entre otros deportes de aventura.
Al igual que en otras poblaciones aledañas, en su núcleo poblacional, de callejas sinuosas y angostas, la iglesia constituye el principal edificio del lugar. Se trata de la Iglesia del Espíritu Santo, datada en el siglo XVI, que sobresale por su torre de campanario.
En la zona de acceso al municipio, se emplaza una fuente que contiene un mural, el cual da cuenta de los orígenes del pueblo. Una vez que ingresamos a él, es posible allegarse hasta un mirador para apreciar una estupenda vista panorámica del Alto Genal.
Otro sitio de interés es, por cierto, la Ermita de San Antonio, la cual se localiza a tan sólo 1,5 kilómetros de Pujerra.
Para disfrutar mejor de la naturaleza del lugar, bien vale la pena visitar el Molino del Puente, que está en estado ruinoso, el cual se erige junto al río Genal. Este paraje es bastante concurrido durante el verano, pues aquí es posible darse una zambullida y reposar guarecido por los bosques.
También, podemos realizar una excursión al  Monte de Guaitará, un bosque de pinares que se destaca visiblemente entre la vegetación que circunda este paraje.
Por supuesto que mientras estemos de paso por este pueblo, no podremos evitar la tentación de degustar un sabroso gazpacho, el plato típico de la gastronomía local.

Imagen:

http://www.turismoderonda.es/excursiones/imagenes/pujerra1.jpg

Montilla

Montilla, es una encantadora localidad que cuenta con el privilegio de albergar numerosas bodegas, las cuales son consideradas por los lugareños como los santuarios del vino, lo que las convierte en sitios de visita obligada. Y es que en este pueblo si hay algo que abunda es el vino, de sabor y aromas inigualables.
Además, Montilla posee importantes yacimientos arqueológicos, que contienen restos pertenecientes a diferentes períodos, que van desde el Paleolítico hasta la época romana.
En lo alto del cerro donde se erige esta población se alza el Castillo de Montilla, una antigua fortaleza del siglo XVIII de la cual sólo pueden apreciarse algunos restos.
También, en un recorrido por el núcleo urbano pueden contemplarse diversos monumentos de gran valor, que convierten a esta localidad en el destino ideal para los amantes del turismo cultural.
La ruta turística nos conduce primero a la Casa del Inca Garcilaso, donde residió y escribió buena parte de su obra, y que actualmente acoge a la oficina de turismo.
Para apreciar sus edificaciones de carácter religioso, qué mejor que recorrer las Iglesias de Santiago, de San Sebastián, de Francisco Solano y la de la Encarnación. A ellas, se le suma el Convento de Santa Ana, un edificio de estilo toscazo en cuyo interior alberga un retablo mayor de gran historia.
Para finalizar la ruta, podemos visitar el Museo Histórico Local, que se destaca por es uno de los más didácticos de la comarca.
Por su ubicación, Montilla es el sitio adecuado para la práctica del senderismo y el turismo rural. Aunque también podemos aprovechar para dar paseos en bicicleta, y disfrutar de las maravillosas vistas que nos ofrece la Sierra de Montilla.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7f/Montilla.jpg/800px-Montilla.jpg

El paisaje serrano de Alcudia de Monteagud

Alcudia de Monteagud es un pueblo típico de las sierras, que se caracteriza por conservar una de las mayores empedradas de toda España, la cual llamará seguramente la atención de los viajeros.
La población cuenta con numerosos yacimientos arqueológicos de gran interés, entre los que se encuentran restos de hachas confeccionadas en piedra que pertenecieron a los hombres que vivieron en las cuevas de los alrededores y que poseen una antigüedad de aproximadamente unos 6.000 años de antigüedad.
Para conocer de cerca el legado histórico que conserva la villa, lo mejor es realizar una visita a la Torre de Alhabia, que fue levantada en el siglo XII. También, podemos aprovechar conocer la Torre de los Casares y la Torrecilla, las cuales son conservadas junto a algunos restos de fortificaciones que antiguamente fueron utilizadas con fines defensivos.
En la parte más alta de Alcudia de Monteagud se halla el Monasterio, al cual debe su nombre esta localidad. Se trata de un sitio desde donde es posible contemplar fantásticas vistas de todo el paisaje serrano, así como de los municipios cercanos. Hasta aquí, llegan en peregrinación cada año tanto los habitantes de este municipio como los de Benizalón.
Dentro del casco urbano, pueden visitarse la Iglesia de la Virgen del Rosario, un templo originario del siglo XVI, y el edificio de la Parroquia de Santa María, el cual data del siglo XVII.
Aquellos que gustan de practicar senderismo, hallarán aquí el lugar ideal para hacerlo, puesto que cuenta con numerosas rutas que conducen hacia la zona más alta de la población como también a los alrededores  del entorno natural marcado por las sierras.
Por otro lado, los amantes del turismo rural tienen la opción de alquilar alguno de los tantos cortijos que hay disponibles y, de ese modo, dedicarse a descansar durante alguna de las paradas que realicen.

Imagen:

http://www.desiertoinformacion.es/wp-content/uploads/alcudiaeragrande.jpg

Bienvenidos a Villa

Villa es una localidad del Valle de Caldueño, ubicada entre el litoral cantábrico y los Picos de Europa, en Asturias.
Desde el punto más alto de Villa, puede contemplarse la Sierra del Cuera así como diferentes pueblos situados en sus alrededores.
Se trata de una población sumamente tranquila y de gran tradición, en la que sobresale la arquitectura popular.  Por lo que es un buen lugar para hacer turismo rural, disfrutando de paso de su rica cocina tradicional.
Vale decir que este pueblo es perfecto para descansar de la rutina, pues no cuenta con bares, ni hoteles, ni tiendas, excepto algún que otro alojamiento rural. Aquí, es costumbre la venta directa de pescado y pan a domicilio, de modo que nuestra experiencia será como realizar un viaje al pasado.
Los lugareños acostumbran bajar cada viernes hasta Posada, un pueblo que cuenta con un mercado en donde se pueden adquirir, entre otras cosas, productos de la huerta, quesos de elaboración artesanal, carnes y pescado.
Es posible, además, realizar diversas excursiones por los alrededores de Villa, por sitios de montaña o simplemente por la playa, ya sea a pie, en bicicleta o en coche.
Aquellos que prefieren pasear por la montaña, pueden aprovechar para ir a la Tornería, desde donde se obtienen maravillosas vistas de la costa cantábrica. También, se recomienda hacer un paseo hasta el Picu de los Resquilones.
Otra sugerencia es hacer una excursión desde El Mazuco hasta el Pico Peña Blanca, o sino tomar la Ruta del Valle de Viango, en un trayecto a pié que nos llevará por magníficos parajes, culminando en Purón.
Asimismo, si deseamos conocer a fondo el litoral de Llanes, qué mejor que visitar alguna de sus numerosas playas, muchas de ellas salvajes, que resultan propicias para realizar surf.

Imagen:

http://web.educastur.princast.es/cp/llanes1/caldume.JPG

Paisaje de contrastes en Soria

La provincia española de Soria guarda grandes atractivos turísticos en cada uno de sus rincones. Sus pueblos, su entorno, la conservación de su identidad, así como espacios donde el tiempo parece detenido, dan cuenta de ello.
Soria es muy popular entre los españoles y me arriesgaría a afirmar que se trata  de una de las provincias más bonitas de toda España, no solo por las experiencias que viven los viajeros sino por su ambiente sereno, su singular belleza y cierto halo de misterio que envuelve a este destino. De ahí que viajar por Soria sea una experiencia inolvidable.
La región, ofrece paisajes de marcados contrastes que incluyen desde frondosos y bellos pinares hasta páramos de inigualables. Recorriendo la provincia, hallaremos pueblos como Soria capital, Almazán, El Burgo de Osma, Medinaceli y Vinuesa, por mencionar solo algunos, todos ellos lugares  que vivieron un esplendor que se ve reflejado aún hoy en sus monumentos, como es el caso de la maravillosa catedral gótica, la antigua Universidad de Santa Catalina de El Burgo de Osma, el casco histórico y recinto amurallado de Almazán, además del conjunto histórico-artístico de Medinaceli. Sin dejar a un lado, por supuesto, a la ruta de la meditación de Soria capital.
En cada pueblo de Soria es posible deleitarse probando recetas tradicionales y exquisitos platos, siendo  excepcionales el cordero y el cerdo. A lo cual se le podría agregar una pastelería tradicional inmejorable.
Al mismo tiempo, Soria es el sitio perfecto para el turismo rural, tanto por el encanto de su entorno como por su creciente oferta de alojamientos rurales de excepcional calidad.

Viaje a Santa Susana

Santa Susana es una villa de la provincia de Barcelona, que cuenta con un importante patrimonio cultural e histórico que vale la pena apreciar.

Entre sus atractivos se encuentra la Pared de en Ratés, un canal que data del siglo XIX que fue construido para llevar el agua hasta la finca de Can Ratés, actualmente habilitada para el turismo rural. Esta canalización, sumada a otros elementos arquitectónicos como es el caso del molino harinero de Jordà, los pozos y los lavaderos que se alzan en el municipio, dan cuenta de la importancia que tiene la agricultura para el pueblo  como recurso económico propiamente dicho.

Otro de los lugares de visita obligada es el Búnker de la Guerra Civil, que está ubicado en la playa de las Dunas. Este fuerte, es uno de los elementos defensivos que fueron construidos por los ayuntamientos republicanos que componen la comarca del Maresme, durante la Guerra Civil Española, con el propósito de vigilar el territorio ante el peligro de bombardeos aéreos.

Por otro lado, Santa Susana sobresale por su arquitectónica popular, que data de distintas épocas, como es el caso de las Torres de vigía, las masías, los refugios de guerra, y las capillas, entre otros.

Las Torres de vigía conforman un interesante conjunto arquitectónico. En Santa Susana hay cinco torres de vigilancia en total, que han sido declaradas Bienes Culturales de Interés Nacional. Para conocerlas, podemos comenzar el camino en la Torre de la Plana, que se comunica con la Torre de Valle Xirau, para proseguir luego hacia la Torre de Can Bonet, cerca de la cual se halla la Torre de Can Ratés, que data del año 1584. Por último, visitamos la Torre de Mas Galter.

La iglesia parroquial de Santa Susana, es un templo que fue construido por los vecinos durante la posguerra. Lo que más se destaca de este edificio son las pinturas del presbiterio, que fueron realizadas por Aurelio Crosiet.

Para distenderse al aire libre qué mejor que visitar el Parque de la Font del Boter, un área de recreo al aire libre que cuenta con una zona de pícnic y de acampada. Otra opción es el Parque del Colomer, un amplio espacio verde que posee juegos para los más pequeños.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/0c/Santa-Susanna.jpg/800px-Santa-Susanna.jpg

Turismo activo en Cóbreces

Cóbreces, es un pueblo cantábrico de gran encanto que tiene de todo para ofrecerle al visitante, desde monumentos de gran interés hasta una amplia oferta de turismo activo para disfrutar al máximo de las bondades del entorno. Además, aquellos que les gusta el turismo rural encontrarán aquí las mejores condiciones para ello.

A no más de 10 kilómetros de distancia se encuentran bonitas playas para disfrutar del sol y el buen descanso. Así, por ejemplo, en Suances se hallan las playas de La Concha, muy concurrida durante el verano; Los Locos, ideal para los amantes del surf; y Tagle,  playa muy pequeña y tranquila. Mientras que en Santillana se ubica la playa de Santa Justa, que sobresale por la belleza de su entorno.

El paisaje de montaña es otro de los atractivos de Cóbreces, por ello decimos que este destino es perfecto para el turismo rural. La villa, se encuentra prácticamente rodeada de montañas en las que pueden realizarse excursiones para conocer sus montes, rios, cuevas y la fauna de la zona. Aquellos que cuentan con automovil ven ampliadas las posibilidades, pues a escasos kilometros es posible hacer rutas de gran interés como Bulnes, Sotres, Ruta del Cares, etc.  Incluso, vale la pena desplazarse hasta Potes, situado a los pies de los Picos de Europa, para de ese modo poder disfrutar a pleno de la montaña y realizar actividades deportivas, como barranquismo, escalada, rafting, excursiones en 4×4, cabalgata, entre muchas otras.

En el casco urbano de Cóbreces puede visitarse la Ermita de Santa de Santa Ana, una construcción del siglo XVII de especial atractivo.

También, para conocer más a fondo la arquitectura del lugar merece la pena visitar la Iglesia de San Pedro Advícula, un templo de estilo neogótico que data de fines del siglo XIX y que sobresale por las dos torres de su fachada.

Otro de los monumentos religiosos es la Iglesia de San Felices, un edificio gótico-renacentista que, si bien es originaria de mediados del siglo XII, ha sido reconstruida en el año 1430. Del templo original, sólo se conservan la puerta gótica y la espadaña romana.

Imagen:

http://img14.imageshack.us/img14/2465/playaycasaencobreces1.jpg

Turrillas, el balcón de las sierras

Turrillas, es un municipio andaluz que se alza en la sierra de Alhamilla y que es un balcón natural del barranco que se extiende hasta la Sierra de los Filabres. Su término municipal, se halla dominado por una imponente torre que en la antigüedad fue utilizada con fines defensivos ante el ataque de los piratas, provenientes de Turquía.
Los yacimientos arqueológicos encontrados en la región, que en su mayoría datan del periodo argárico, dan cuenta del origen de la población, la cual se ubicaría a mediados de la Edad de Bronce.
La localidad de Turrillas, dispone de una gran cantidad de lugares de interés que valen la pena conocer. Así, por ejemplo, en los alrededores del casco urbano de este balcón de la sierra es posible visitar la Ermita de San Antonio, un mirador desde donde se obtienen vistas panorámicas que merecen ser retratadas.
De paseo por las calles del casco urbano, que se hallan surcadas por casas encaladas de techos rojizos,  es posible apreciar su típico aspecto rural. Una de las edificaciones más importantes es la torre de la Iglesia local, que ha sobrevivido a numerosos enfrentamientos que se sucedieron a lo largo de la historia de Turrillas.
Otra muestra de su pasado histórico son los restos de la muralla de Los Pichiriches, la cual data de la Edad de Bronce.
De su entorno natural, Los Escalmados, Los Coloraos y Los Zapos, son algunos de los parajes que sobresalen, los cuales resultan perfectos para la práctica de senderismo, en contacto directo con la naturaleza. Al mismo tiempo, estas zonas han sido elegidas por los locales como segunda residencia, lo cual los transforma en entornos ideales para el turismo rural.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/a/a9/Turrillas_8.JPG

Excursión al Valle de Arán

El Valle de Arán es una pintoresca comarca de Cataluña, que se halla aislada del resto y que posee una cultura distinta, además de una lengua propia (el aranés), un sistema de gobierno autónomo y costumbres  disímiles a las de sus vecinos.
Su paisaje de montaña y su ubicación geográfica en los Pirineos constituyeron en el pasado una barrera para su desarrollo. Algo muy distinto a lo que sucede hoy, ya que este sitio se ha transformado en una de las principales capitales del esquí de toda España, a la vez que representa el destino perfecto para quienes gustan del turismo rural y de aventura. Por lo que es fácilmente accesible desde aeropuertos de localidades vecinas como Barcelona, Zaragoza etc y gracias a que operan numerosas compañías low cost es posible encontrar vuelos baratos.
Su variedad de iglesias de estilo románico, que en total suman unas quince, están repartidas entre Vielha, la capital del valle, y las poblaciones de Sant Andréu de Salardú, Santa Maria d’Arties, Sant Miquèu de Vielha, Sant Andréu de Casau y Santa Maria de Cap d’Aran. Todos ellos pueblos de montaña, apacibles y atractivos a la vez, con calles de adoquín y casas de arquitectura tradicional. Dichos templos conforman el gran patrimonio cultural de esta región pirenaica.
No obstante, la mayor cantidad de la gente llega hasta aquí en busca de la nieve y los deportes de aventura, ya que su clima atlántico asegura la presencia de nieve a lo largo de todo el invierno, transformándolo en un verdadero paraíso para los esquiadores que cada año visitan Baqueira, Beret y Bonaigua. Aparte del esquí alpino, también es posible practicar snowboard y esquí nórdico, entre otros deportes de nieve.
La comarca del Valle de Arán, se halla rodeada de imponentes cumbres, y su clima permite a los observadores de la naturaleza apreciar su rica flora y fauna autóctona, siendo los senderos que rodean el valle los preferidos por los excursionistas.
Incluso este destino invita a disfrutar de sus diversas propuestas de ocio como rutas de bicicleta de montaña, alpinismo, rafting, piragüismo, escalada y pesca, por mencionar las más elegidas.