Paisaje de contrastes en Soria

La provincia española de Soria guarda grandes atractivos turísticos en cada uno de sus rincones. Sus pueblos, su entorno, la conservación de su identidad, así como espacios donde el tiempo parece detenido, dan cuenta de ello.
Soria es muy popular entre los españoles y me arriesgaría a afirmar que se trata  de una de las provincias más bonitas de toda España, no solo por las experiencias que viven los viajeros sino por su ambiente sereno, su singular belleza y cierto halo de misterio que envuelve a este destino. De ahí que viajar por Soria sea una experiencia inolvidable.
La región, ofrece paisajes de marcados contrastes que incluyen desde frondosos y bellos pinares hasta páramos de inigualables. Recorriendo la provincia, hallaremos pueblos como Soria capital, Almazán, El Burgo de Osma, Medinaceli y Vinuesa, por mencionar solo algunos, todos ellos lugares  que vivieron un esplendor que se ve reflejado aún hoy en sus monumentos, como es el caso de la maravillosa catedral gótica, la antigua Universidad de Santa Catalina de El Burgo de Osma, el casco histórico y recinto amurallado de Almazán, además del conjunto histórico-artístico de Medinaceli. Sin dejar a un lado, por supuesto, a la ruta de la meditación de Soria capital.
En cada pueblo de Soria es posible deleitarse probando recetas tradicionales y exquisitos platos, siendo  excepcionales el cordero y el cerdo. A lo cual se le podría agregar una pastelería tradicional inmejorable.
Al mismo tiempo, Soria es el sitio perfecto para el turismo rural, tanto por el encanto de su entorno como por su creciente oferta de alojamientos rurales de excepcional calidad.

Viaje a Santa Susana

Santa Susana es una villa de la provincia de Barcelona, que cuenta con un importante patrimonio cultural e histórico que vale la pena apreciar.

Entre sus atractivos se encuentra la Pared de en Ratés, un canal que data del siglo XIX que fue construido para llevar el agua hasta la finca de Can Ratés, actualmente habilitada para el turismo rural. Esta canalización, sumada a otros elementos arquitectónicos como es el caso del molino harinero de Jordà, los pozos y los lavaderos que se alzan en el municipio, dan cuenta de la importancia que tiene la agricultura para el pueblo  como recurso económico propiamente dicho.

Otro de los lugares de visita obligada es el Búnker de la Guerra Civil, que está ubicado en la playa de las Dunas. Este fuerte, es uno de los elementos defensivos que fueron construidos por los ayuntamientos republicanos que componen la comarca del Maresme, durante la Guerra Civil Española, con el propósito de vigilar el territorio ante el peligro de bombardeos aéreos.

Por otro lado, Santa Susana sobresale por su arquitectónica popular, que data de distintas épocas, como es el caso de las Torres de vigía, las masías, los refugios de guerra, y las capillas, entre otros.

Las Torres de vigía conforman un interesante conjunto arquitectónico. En Santa Susana hay cinco torres de vigilancia en total, que han sido declaradas Bienes Culturales de Interés Nacional. Para conocerlas, podemos comenzar el camino en la Torre de la Plana, que se comunica con la Torre de Valle Xirau, para proseguir luego hacia la Torre de Can Bonet, cerca de la cual se halla la Torre de Can Ratés, que data del año 1584. Por último, visitamos la Torre de Mas Galter.

La iglesia parroquial de Santa Susana, es un templo que fue construido por los vecinos durante la posguerra. Lo que más se destaca de este edificio son las pinturas del presbiterio, que fueron realizadas por Aurelio Crosiet.

Para distenderse al aire libre qué mejor que visitar el Parque de la Font del Boter, un área de recreo al aire libre que cuenta con una zona de pícnic y de acampada. Otra opción es el Parque del Colomer, un amplio espacio verde que posee juegos para los más pequeños.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/0c/Santa-Susanna.jpg/800px-Santa-Susanna.jpg

Turismo activo en Cóbreces

Cóbreces, es un pueblo cantábrico de gran encanto que tiene de todo para ofrecerle al visitante, desde monumentos de gran interés hasta una amplia oferta de turismo activo para disfrutar al máximo de las bondades del entorno. Además, aquellos que les gusta el turismo rural encontrarán aquí las mejores condiciones para ello.

A no más de 10 kilómetros de distancia se encuentran bonitas playas para disfrutar del sol y el buen descanso. Así, por ejemplo, en Suances se hallan las playas de La Concha, muy concurrida durante el verano; Los Locos, ideal para los amantes del surf; y Tagle,  playa muy pequeña y tranquila. Mientras que en Santillana se ubica la playa de Santa Justa, que sobresale por la belleza de su entorno.

El paisaje de montaña es otro de los atractivos de Cóbreces, por ello decimos que este destino es perfecto para el turismo rural. La villa, se encuentra prácticamente rodeada de montañas en las que pueden realizarse excursiones para conocer sus montes, rios, cuevas y la fauna de la zona. Aquellos que cuentan con automovil ven ampliadas las posibilidades, pues a escasos kilometros es posible hacer rutas de gran interés como Bulnes, Sotres, Ruta del Cares, etc.  Incluso, vale la pena desplazarse hasta Potes, situado a los pies de los Picos de Europa, para de ese modo poder disfrutar a pleno de la montaña y realizar actividades deportivas, como barranquismo, escalada, rafting, excursiones en 4×4, cabalgata, entre muchas otras.

En el casco urbano de Cóbreces puede visitarse la Ermita de Santa de Santa Ana, una construcción del siglo XVII de especial atractivo.

También, para conocer más a fondo la arquitectura del lugar merece la pena visitar la Iglesia de San Pedro Advícula, un templo de estilo neogótico que data de fines del siglo XIX y que sobresale por las dos torres de su fachada.

Otro de los monumentos religiosos es la Iglesia de San Felices, un edificio gótico-renacentista que, si bien es originaria de mediados del siglo XII, ha sido reconstruida en el año 1430. Del templo original, sólo se conservan la puerta gótica y la espadaña romana.

Imagen:

http://img14.imageshack.us/img14/2465/playaycasaencobreces1.jpg

Turrillas, el balcón de las sierras

Turrillas, es un municipio andaluz que se alza en la sierra de Alhamilla y que es un balcón natural del barranco que se extiende hasta la Sierra de los Filabres. Su término municipal, se halla dominado por una imponente torre que en la antigüedad fue utilizada con fines defensivos ante el ataque de los piratas, provenientes de Turquía.
Los yacimientos arqueológicos encontrados en la región, que en su mayoría datan del periodo argárico, dan cuenta del origen de la población, la cual se ubicaría a mediados de la Edad de Bronce.
La localidad de Turrillas, dispone de una gran cantidad de lugares de interés que valen la pena conocer. Así, por ejemplo, en los alrededores del casco urbano de este balcón de la sierra es posible visitar la Ermita de San Antonio, un mirador desde donde se obtienen vistas panorámicas que merecen ser retratadas.
De paseo por las calles del casco urbano, que se hallan surcadas por casas encaladas de techos rojizos,  es posible apreciar su típico aspecto rural. Una de las edificaciones más importantes es la torre de la Iglesia local, que ha sobrevivido a numerosos enfrentamientos que se sucedieron a lo largo de la historia de Turrillas.
Otra muestra de su pasado histórico son los restos de la muralla de Los Pichiriches, la cual data de la Edad de Bronce.
De su entorno natural, Los Escalmados, Los Coloraos y Los Zapos, son algunos de los parajes que sobresalen, los cuales resultan perfectos para la práctica de senderismo, en contacto directo con la naturaleza. Al mismo tiempo, estas zonas han sido elegidas por los locales como segunda residencia, lo cual los transforma en entornos ideales para el turismo rural.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/a/a9/Turrillas_8.JPG

Excursión al Valle de Arán

El Valle de Arán es una pintoresca comarca de Cataluña, que se halla aislada del resto y que posee una cultura distinta, además de una lengua propia (el aranés), un sistema de gobierno autónomo y costumbres  disímiles a las de sus vecinos.
Su paisaje de montaña y su ubicación geográfica en los Pirineos constituyeron en el pasado una barrera para su desarrollo. Algo muy distinto a lo que sucede hoy, ya que este sitio se ha transformado en una de las principales capitales del esquí de toda España, a la vez que representa el destino perfecto para quienes gustan del turismo rural y de aventura. Por lo que es fácilmente accesible desde aeropuertos de localidades vecinas como Barcelona, Zaragoza etc y gracias a que operan numerosas compañías low cost es posible encontrar vuelos baratos.
Su variedad de iglesias de estilo románico, que en total suman unas quince, están repartidas entre Vielha, la capital del valle, y las poblaciones de Sant Andréu de Salardú, Santa Maria d’Arties, Sant Miquèu de Vielha, Sant Andréu de Casau y Santa Maria de Cap d’Aran. Todos ellos pueblos de montaña, apacibles y atractivos a la vez, con calles de adoquín y casas de arquitectura tradicional. Dichos templos conforman el gran patrimonio cultural de esta región pirenaica.
No obstante, la mayor cantidad de la gente llega hasta aquí en busca de la nieve y los deportes de aventura, ya que su clima atlántico asegura la presencia de nieve a lo largo de todo el invierno, transformándolo en un verdadero paraíso para los esquiadores que cada año visitan Baqueira, Beret y Bonaigua. Aparte del esquí alpino, también es posible practicar snowboard y esquí nórdico, entre otros deportes de nieve.
La comarca del Valle de Arán, se halla rodeada de imponentes cumbres, y su clima permite a los observadores de la naturaleza apreciar su rica flora y fauna autóctona, siendo los senderos que rodean el valle los preferidos por los excursionistas.
Incluso este destino invita a disfrutar de sus diversas propuestas de ocio como rutas de bicicleta de montaña, alpinismo, rafting, piragüismo, escalada y pesca, por mencionar las más elegidas.

Turismo rural en Benarrabá

Benarrabá es un pueblo andaluz, situado en el Valle del Genal, en la provincia de Málaga; que cuenta con una gran variedad de paisajes para disfrutar, lo que lo convierte en un sitio ideal para el turismo rural y para la práctica de actividades deportivas, como el senderismo.
A orillas del río Genal, es posible recorrer parajes de gran encanto, como Los Pepes, La Peña y el Reventón, entre otros, los cuales disponen de lugares de baño para beneplácito de los visitantes. También, hay áreas de bosque mediterráneos, como es el caso de el Cotillo, que albergan ejemplares vegetales típicos de la región. Todos estos lugares, configuran un entorno privilegiado para recorrer a caballo o en bicicleta de montaña.
Por otro lado, Benarrabá posee miradores naturales maravillosos, como la Sierra de Frontales y El Peñón, desde donde es posible contemplar panorámicas excepcionales de la zona y alrededores.
Paseando por las calles del casco urbano de esta villa, de origen morisco, entre las que sobresalen la iglesia parroquial, carácterística por la cúpula de azulejos de su torre, que es considerada el edificio más importante de la población; así como la antigua Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz y el conjunto de casas dieciochescas.
La Iglesia Parroquial de San Sebastián, que data del siglo XVII, se cree que fue construida sobre los restos de una vieja mezquita. Además de su fachada, recubierta con cerámica azul, el templo sobresale por los relieves de escenas religiosas presentes en sus techos.

Imagen:

http://www.turismoderonda.es/excursiones/imagenes/benarraba1.jpg

Turismo rural en Sabayés

Sabayés, situada en la comarca de la Hoya de Huesca, es una bella y pintoresca localidad que se alza sobre una pequeña colina, a los pies de la sierra de Guara. Es muy fácil llegar hasta allí, pues se encuentra a solo 15 kilómetros de la capital de la provincia, Huesca.
Se trata de un pueblo de origen agricultor, aunque hoy en día se combina con algunas actividades turísticas, por el auge del turismo rural en toda la zona de la Hoya de Huesca.
Sus principales monumentos religiosos son la iglesia parroquial de San Andrés y la Ermita de Nuestra Señora del Patrocinio, fieles muestras del románico aragonés que pueblan la zona y que valen la pena ser apreciadas.
En las cercanías de Sabayés, pueden visitarse una fuente construida en piedra, datada entre los siglos XVII y XVIII, y una necrópolis medieval.
También, en las proximidades del pueblo, se puede recorrer la Peña de San Miguel, lugar al que es posible acceder dando un encantador paseo. Otros sitios a destacar son la Sierra y Cañones del Guara, y el Embalse de Santa María de Belsué, los cuales resultan perfectos para merendar o pasar el día en familia. Asimismo, el río Isuela constituye otro lugar de esparcimiento de gran atractivo.
Incluso, si disponemos de tiempo, pueden realizarse excursiones a los pueblos cercanos, como es el caso de Nueno, Santa Eulalia de la Peña, o Lieñas. Todos ellos, situados a muy corta distancia de Sabayés.

Imagen:

http://farm7.static.flickr.com/6088/6089222897_d27fba5c85.jpg

Javalí Viejo

Javalí Viejo es un poblado de Murcia que cuenta con el privilegio de poseer una de las obras arquitectónicas de origen morisco mejor conservadas, aunque poco conocidas, la Contraparada, un azud que distribuía el agua en las huertas de la región.

La Fábrica de la Pólvora, es uno de los sitios de visita obligada. Su ubicación actual está dada por el molino que fue instalado a fines de 1633, ante la libertad que había en ese entonces para fabricar pólvora. En un comienzo, estuvo a cargo de diversos asentistas pero en 1747 se hizo cargo de dicho molino, convirtiéndose de ese modo en fabricante de pólvora de guerra.

A pocos metros de la toma de La Aljufia, hubo una rueda, conocida como la Rueda de los felices, que sirvió para el riego de los cultivos de la zona. Vale decir que el entorno de Javalí Viejo, signado por las huertas, es sumamente rico y diverso. Por lo que resulta perfecto para realizar paseos por los alrededores, en donde se encuentra el río, la Contraparada y algunos monumentos de interés.

La iglesia de Javalí Viejo se encuentra situada en el mismo lugar donde en el pasado se erigió el antiguo templo. Si bien en sus comienzos era de dimensiones reducidas, con el paso del tiempo se le adosaron capillas y se le efectuaron reformas hasta convertirse en lo que es hoy. La antigua iglesia poseía su Altar Mayor en la parte del Presbiterio, que estaba presidido por diversas imágenes. La construcción quedó prácticamente en ruinas tras la guerra de la independencia, lo que motivó su restauración.

En fin, Javalí Viejo se presenta como un excelente lugar para realizar turismo rural. Visitando sus puntos de interés, es posible imaginarse lo que fue este poblado en sus orígenes.

Imagen:

http://www.javaliviejo.es/fabricadelapolvora/salitre.jpg

Turismo activo en Benaoján

Si está buscando un buen lugar para practicar deportes y, a la vez, disfrutar del turismo rural, entonces Benaoján es el mejor destino para ello. Su entorno natural ofrece rincones propicios para realizar senderismo, escalada y demás actividades, que le permitirán estar en contacto con la naturaleza.
También, Benaoján es un sitio de gran riqueza histórica. Precisamente, su término municipal  es hacedor de un atractivo e interesante patrimonio, tanto natural como histórico, destacándose sobre todo lugares como el Parque Natural de Grazalema, además de la Cueva del Gato y la Cueva de la Pileta.
Próxima a la estación del ferrocarril de la población se halla la Cueva del Gato, un paraje que despierta la atención de geólogos, arqueólogos y espeleólogos por igual, puesto que el sistema espeleológico Hundidero-Gato constituye uno de los de mayor complejidad de toda Andalucía. Esta galería, que se alza al lado de un río subterráneo, se caracteriza por su enorme belleza.
Por su parte, la Cueva de la Pileta, ubicada a pocos kilómetros del casco urbano, es uno de los principales ejemplos de arte rupestre de la época prehistórica del territorio andaluz, razón por la cual le ha merecido ser declarada Monumento Nacional. En algunas de sus salas, es posible apreciar la presencia de numerosas estalactitas y estalagmitas.
En el casco urbano, de aspecto tradicional, se localizan sus construcciones más importantes, como es el caso de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, datada en el  siglo XVII. Otra gran muestra de la arquitectura típica del lugar es la Torre del Moro, la cual da cuenta del pasado árabe de este destino.
Entre sus principales festividades se encuentra la Verbena del Tren, mediante la cual se recuerda el arribo del ferrocarril a Benaoján. Dicho festejo tiene lugar los últimos tres días de julio o comienzos del mes de agosto.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/30/Benaoj%C3%A1n.jpg/800px-Benaoj%C3%A1n.jpg

Jimena de la Frontera

Jimena de la Frontera es un municipio andaluz que forma parte de la Ruta del Toro. La ciudad alberga buena parte del Parque Natural de los Alcornocales y se ufana de su casco urbano, el cual ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico. Se trata de un enclave que atrae a los amantes del turismo natural y cultural.
Su legado histórico puede ser apreciado en sitios como la Cueva de Laja Alta, catalogado como uno de los monumentos de la prehistória de mayor importancia del arte rupestre peninsular, dado a que incluye pinturas que representan escenas marítimas. Este yacimiento está ubicado a aproximadamente unos siete kilómetros del núcleo poblacional, en la Garganta de Gamero.
El Castillo de Jimena, procedente de las épocas romana y morisca, es un Monumento Nacional que, por su ubicación geográfica privilegiada, permite contemplar panorámicas sensacionales de los alrededores.  De esta estructura sobresalen la Torre del Homenaje, los lienzos de murallas, la Torre Albarrana y las puertas de acceso.  Fue construido sobre la ciudad romana de Oba y gozó de gran esplendor durante la época de dominación árabe.
En las inmediaciones del castillo se localizan el Baño de la Reina Mora, pileta que se cree fue utilizada como pila bautismal por una iglesia mozárabe; los restos de la Iglesia de la Misericordia, levantada tras la conquista cristiana sobre los cimientos de una antigua mezquita; y la Real Fábrica de Artillería, a la cual se la conoce popularmente como El Cao y que fue mandada a construir por Carlos III para la fabricación de cañones y artillería militar.
En el centro de la ciudad, más precisamente en la Plaza de la Constitución, está El Campanario, el único resto que es conservado de la antigua iglesia de Santa María Coronada. En el Barrio Alto del municipio puede visitarse la Iglesia de Ntra. Sra. de la Victoria, edificio histórico cuya portada, claustro y campanario son de gran valor arquitectónico.
En la Estación Ferroviaria, situada a escasos dos kilómetros del centro de la población, se encuentra el Santuario de Ntra. Sra. de los Ángeles, mejor conocido como El Convento, originario del siglo XV.
Por su excelente entorno natural, Jimena de la Frontera es el destino perfecto para realizar turismo rural y desarrollar diversas prácticas deportivas, como caza, senderismo, tiro al plato o cabalgar. 

Imagen:

Wikipedia