Turismo activo en Cóbreces

Cóbreces, es un pueblo cantábrico de gran encanto que tiene de todo para ofrecerle al visitante, desde monumentos de gran interés hasta una amplia oferta de turismo activo para disfrutar al máximo de las bondades del entorno. Además, aquellos que les gusta el turismo rural encontrarán aquí las mejores condiciones para ello.

A no más de 10 kilómetros de distancia se encuentran bonitas playas para disfrutar del sol y el buen descanso. Así, por ejemplo, en Suances se hallan las playas de La Concha, muy concurrida durante el verano; Los Locos, ideal para los amantes del surf; y Tagle,  playa muy pequeña y tranquila. Mientras que en Santillana se ubica la playa de Santa Justa, que sobresale por la belleza de su entorno.

El paisaje de montaña es otro de los atractivos de Cóbreces, por ello decimos que este destino es perfecto para el turismo rural. La villa, se encuentra prácticamente rodeada de montañas en las que pueden realizarse excursiones para conocer sus montes, rios, cuevas y la fauna de la zona. Aquellos que cuentan con automovil ven ampliadas las posibilidades, pues a escasos kilometros es posible hacer rutas de gran interés como Bulnes, Sotres, Ruta del Cares, etc.  Incluso, vale la pena desplazarse hasta Potes, situado a los pies de los Picos de Europa, para de ese modo poder disfrutar a pleno de la montaña y realizar actividades deportivas, como barranquismo, escalada, rafting, excursiones en 4×4, cabalgata, entre muchas otras.

En el casco urbano de Cóbreces puede visitarse la Ermita de Santa de Santa Ana, una construcción del siglo XVII de especial atractivo.

También, para conocer más a fondo la arquitectura del lugar merece la pena visitar la Iglesia de San Pedro Advícula, un templo de estilo neogótico que data de fines del siglo XIX y que sobresale por las dos torres de su fachada.

Otro de los monumentos religiosos es la Iglesia de San Felices, un edificio gótico-renacentista que, si bien es originaria de mediados del siglo XII, ha sido reconstruida en el año 1430. Del templo original, sólo se conservan la puerta gótica y la espadaña romana.

Imagen:

http://img14.imageshack.us/img14/2465/playaycasaencobreces1.jpg

Turismo activo y mucha playa en Zarauz

La villa de Zarauz, situada a escasos  25 kilómetros de San Sebastián, es un bello destino para visitar ya que ofrece un amplio abanico de propuestas para descubrir sus numerosos atractivos.
Con el mar Cantábrico como postal de fondo,  no es difícil suponer que uno de sus principales encantos no es otro que la playa, bañada por aguas frías y con fuerte oleaje, ideal para los amantes del surf y el turismo activo. Además, dispone de un paisaje compuesto por dunas, formado por la acción del viento.
Si te agrada la aventura, entonces no te perderás la posibilidad de surcar en parapente los cielos de Zarauz, practicar golf o realizar excursiones para descubrir los bellos paisajes que posee la villa, apreciando la flora y fauna del lugar además de la bonita imagen que ofrecen los campos guipuzcoanos.
Es posible afirmar que Zarauz presenta una combinación perfecta entre tradición y modernidad, lo cual se vislumbra en este  enclave rodeado de naturaleza que posee un estilo propio de otras épocas y culturas, que habitaron la costa cantábrica en el pasado. Los adeptos a la cultura, podrán inspirarse con el conjunto arqueológico monumental de la villa que dispone de unos siete yacimientos, en donde se han descubierto los restos de los antiguos pobladores de esta tierra, que habitaron en ella desde la Edad de Piedra hasta la Medieval. También, aquí se han encontrado importantes vestigios  del legado romano.
También, la diversidad de culturas se ve claramente representada en la parroquia de Santa María la Real, de forma conjunta con la torre y el campanario de Zarauz. Este conjunto monumental permite acercarse a la historia oculta de pueblos originarios de la Edad de Hierro, descubriendo a la vez necrópolis medievales así como el templo gótico que data de finales del siglo XV.
Visita Zarauz y podrás comprobar que sobran las palabras para describir este maravilloso lugar.

Imagen:

www.guiarestaurantes.org

 

Qué hacer en Ribadesella

En la costa oriental de Asturias, a los pies de los Picos de Europa, se encuentra Ribadesella, un pueblo que cuenta con un gran número de atractivos, que van desde su paisaje hasta su historia y naturaleza, congregados en un territorio atravesado por el río Sella, el más famoso de Asturias.
El espacio urbano de la villa se halla articulado por un extenso paseo marítimo en el cual la ría, el río y la mar acompañan al visitante durante el recorrido por otros lugares significativos de Ribadesella, como el Mirador de Guía y Paseo de la Grúa, la Playa, el Paseo de la Princesa Letizia, el Paseo de los Vencedores del Sella, y la ruta de los Dinosaurios en la Punta’l Pozu.
Por su parte, en la zona rural de la población se concentran interesantes visitas, que permiten apreciar la arquitectura popular y las casonas solariegas que se alzan en un paisaje rural que cuenta, a la vez, con pequeñas calas de gran belleza, cuevas con impresionantes  formaciones geológicas, muchas de las cuales se esconden en frondosos bosques, y abruptos acantilados.
De esta manera, nos encontramos en un territorio que sorprende hasta al visitante más exigente gracias a la sucesión de acantilados, montañas, rasas litorales, marismas, playas y valles, que le confieren al lugar una belleza extraordinaria.
El Descenso Internacional del Sella, que le ha conferido fama mundial a dicho río, es ideal para realizar el descenso en canoa, considerada una de las actividades más populares. Asimismo, el turismo activo abre un abanico de opciones para disfrutar del lugar, a través de la práctica de senderismo, excursiones en quad o a caballo, escalada, descenso de cañones, espeleología, golf, kayak de mar, vela, surf y submarinismo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/f/fb/Ribadesella_-_Palacio_Prieto-Cutre.jpg/800px-Ribadesella_-_Palacio_Prieto-Cutre.jpg

Senderismo y escalada en Peña Oroel

Huesca alberga numerosos paisajes y localidades de gran atractivo, como es el caso de Peña Oroel, una formación rocosa, cuya escalada a la cima forma parte de una de las rutas turísticas más desafiantes de la región.
Se trata de una de las atracciones naturales de Jaca que goza de mayor popularidad, sobre todo porque se puede divisar desde cualquier parte de la ciudad.
Peña Oroel integra el sistema de rocas que se encuentran enclaustradas entre el Pre-Pirineo (Partacua) y las sierras exteriores de Guara. Gracias a sus  fáciles accesos, es el sitio perfecto para realizar senderismo y recorridos por la zona.
La ruta hasta las bases transcurre a través de ríos y caminos angostos, circunscriptos por tupidos bosques y siempre con la cima del monte como único punto de referencia.
La base norte, que se puede visitar en automóvil, ofrece un verdadero regalo para la vista por la belleza de sus paisajes, marcados por un muro de piedra rojiza con una pendiente pronunciada y repleta de pinos y abetos. En tanto que para acceder a la base sur es necesario contar con un vehículo 4×4.
Más allá de su belleza natural, Peña Oroel es el centro de numerosas leyendas e historias, según las cuales la reconquista de Aragón habría comenzado cuando unas hogueras en lo alto sirvieron de señal para empezar el ataque. Al mismo tiempo, hay leyendas que le confieren propiedades mágicas a este lugar, pues forma el vértice oriental de un triángulo integrado por San Adrian de Sasabe y San Juan de la Peña. Y hasta hay las que hablan de la existencia de un tesoro o una mina escondida que jamás ha sido hallada.
Lo real es que Peña Oroel representa una de las atracciones turísticas que no podemos ignorar en nuestro paso por Jaca. Sin dudas, ésta es una excursión perfecta para los seguidores del turismo activo.

Imagen:

http://www.lehenengobidaia.com/oroel/PICT0024.JPG

Paseo y rutas por Cabra

Cabra es un municipio cordobés que, tanto por su ubicación geográfica como su historia, constituye el destino perfecto para los amantes del turismo activo, así como para aquellas personas que gustan del buen arte y la cultura de los pueblos andaluces.
El Parque Natural de las Sierras Subbéticas es, por cierto, su principal atractivo. Aquí hay estupendas rutas para la práctica de senderismo y bicicleta de montaña. En el parque se halla la mayor elevación de la Sierra de Cabra, Picacho, que está declarado Paraje de Interés Natural.
También, se puede recorrer la Vía Verde de la Subbética, la cual recupera el viejo trazado del tren del aceite, donde se alza la Sima de Cabra; sitio perfecto para el turismo activo.
Por otro lado, es bueno saber que Cabra  forma parte de la Ruta del Califato del Legado Andalusí y la Ruta de los Castillos, dos rutas culturales sumamente interesantes.
El Castillo de los Condes de Cabra, que está ubicado en el interior de un recinto amurallado, es otro de los atrativos del lugar. Su construcción, realizada sobre una fortaleza romana, data de la época de dominación musulmana. En la cuesta de la Calle Mayor, desde donde se divisa el castillo, se halla la antigua espada del Cid Campeador, la cual está sujeta a la columna Tizona.
Dando un paseo por el casco urbano, es posible apreciar la arquitectónica de las casas señoriales, como es el caso de la Casa de la Cultura, sede del Museo Arqueológico,  y la Casa Natal de D. Juan Valera, actualmente transformada en Conservatorio de Música.
Para apreciar la arquitectura religiosa, nada mejor que visitar la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles, que se alza en el centro de la plaza de la villa vieja; la de Santo Domingo Guzmán, que data del siglo XVI; y la Iglesia de San Juan Bautista, considerado el templo más antiguo; entre otras.
Al mismo tiempo, se puede aprovechar para realizar una visita al Museo del Aceite, la Plaza de Toros, el Parque Alcántara Romero y la Fuente de las Piedras.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/67/Ayuntamiento_de_Cabra.jpg

Burujón al natural

Burujón es una localidad ubicada en la comarca de Torrijos, al centro de la provincia de Toledo, que limita con las ciudades de Escalonilla, Puebla de Montalbán, Torrijos, Gerindote y Albarreal de Tajo. Este lugar es conocido por albergar a Las Barrancas de Burujón, uno de los parajes más bonitos y sorprendentes de la provincia y, por ende, su principal atractivo turístico.

Las Barrancas de Burujón se sitúan a unos 6 kilómetros del término municipal. Se trata de un conjunto de pronunciadas pendientes de tierra caliza de aproximadamente un kilómetro de extensión, modeladas durante siglos por la erosión del viento y de las aguas del Tajo, en cuyo interior alberga al embalse de Castrejón. En la actualidad, es una senda ecológica que dispone de miradores naturales, los cuales resultan más que perfectos para la observación de aves que allí se refugian. El Pico del Cambrón, que supera los cien metros de altitud, es su mayor elevación.

En el casco urbano destaca la Capilla de San Pantaleón, que fue construida a fines del siglo XVII. La capilla consta de una nave lateral, usada en el pasado como baptisterio, y parte de la estructura de la antigua iglesia parroquial. La actual Iglesia Parroquial, dedicada a San Pedro Apóstol, es de estilo vanguardista y acabó de construirse en 1961. Sus elementos más sobresalientes son la Puerta San Sebastián, la Pila Bautismal y la Reliquia de San Pantaleón.

Otro de los sitios de interés es el Ayuntamiento, edificio construido en 1920, aunque en el año 2005 fue sometido a reformas. En su torre, exhibe un reloj analógico del siglo XIX.

Además, cerca de la plaza de España, puede contemplarse el escudo de los Condes de Cifuentes, quienes compraron la localidad allá por el año 1629 a Felipe IV.

En pocas palabras, Burujón sorprende al viajero con un monumento natural, tan sorprendente como desconocido, como aditamento a sus ya clásicos sitios de interés.

Imagen:

diputoledo.es

Interesante excursión a Vielha

Viella o Vielha, capital del municipio de Vielha e Mijaran (en aranés) y  de la Comarca del Valle de Arán, ha sido desde tiempos inmemoriales, debido a su situación privilegiada, el punto de confluencia de las comunicaciones de la Val d’Aran en su totalidad. Incluso, sirve como punto de partida para arrojarse a conocer el resto del territorio.
Al mismo tiempo, Vielha constituye uno de los principales sitios de interés cultural de la Val d’Aran, con una actividad económica orientada en gran medida al turismo.
Debido a su localización montañosa, Viella es el sitio perfecto para poder realizar numerosas prácticas deportivas a lo largo de todo el año.
En la zona del centro urbano, Vielha dispone de una importante oferta de comercios y servicios, además de un abultado programa de actividades que pueden ser realizadas en su entorno, como turismo activo, excursiones en bicicleta de montaña, en coche o a caballo, senderismo rural y pesca. No hay que olvidarse del Palai de Gèu (Palacio de Hielo), un complejo lúdico deportivo que cuenta con piscinas climatizadas, pista de hielo, gimnasio y solárium, así como sauna y cafetería.
Para quienes visitan el pueblo durante el invierno, el esquí, conjuntamente con los deportes de nieve, posee una base perfecta dada la cercanía de las Estaciones de Esquí de Baqueira-Beret y La Bonaigua.
Inclusive, el montañismo, producto de su cercanía con el Parque Nacional de Aigües Tortes y Estany de Sant Maurici, es otra de las grandes actividades que se pueden emprender en el pueblo, ya sea en invierno como en verano.

Imagen: http://st-listas.20minutos.es/images/2011-06/290565/list_640px.jpg?1307010456

Navarra a puro deporte

La Comunidad de Navarra es ideal para descansar y hacer mucho ejercicio en pleno contacto con la naturaleza, pues brinda numerosas  propuestas para hacer al aire libre, sobre todo en primavera. Así, aquí puede realizarse desde descensos de barrancos en el valle del Roncal hasta senderismo o rutas en bicicleta.
Los amantes del turismo activo pueden optar por escalar o realizar descensos en algunas de las paredes rocosas de Navarra. Los más expertos, pueden dirigirse al cañón de Artazul, situado en pleno Parque Natural de Urbasa-Andía. Mientras que los menos experimentados pueden optar por visitar el  valle del Roncal.
El senderismo es la mejor alternativa para descubrir cada trazo de esta comarca. Por aquí, hay recorridos que van desde 10 kilómetros hasta 50, todos ellos señalados de acuerdo a su prolongación (verde-blanco, amarillo-blanco y rojo-blanco).
Para los fanátivos de la caza, ésta es otra opción que puede practicarse en las llanuras de la Zona Media y La Ribera. También, se puede ir a pescar truchas en el Pirineo.
Al mismo tiempo, podemos visitar Ulzama, Gorraiz o Zuasti, los principales clubes de golf de Navarra donde los aficionados pueden concurrir para mejorar su swing rodeados de un entorno majestuoso, pues cada campo cuenta con su propio paisaje, el cual se prolonga por los 18 hoyos.

Arte y naturaleza en Gernika

Hacer un viaje a la tierra vasca supone conocer lugares estrechamente ligados al arte, como es el caso del bosque pintado de Agustín Ibarrola, en Oma, o el Parque de los Pueblos de Europa, en Gernika.
Gernika es una localidad histórica del País Vasco en la que se combinan naturaleza y arte. Esta villa fue sacudida por  la Guerra Civil, enfrentamiento que fue inmortalizado por Picasso en una de sus obras. Cerca de esta ciudad, se encuentra Urdaibai, uno de los humedales que mejor se conservan en toda Europa.
Para aprender sobre la historia de la ciudad de Gernika, podemos comenzar por visitar
la Casa de Juntas, una construcción del siglo XIX donde se llevan a cabo diversos actos protocolares del gobierno vasco, y el Árbol de Gernika, bajo el cual acostumbraban reunirse los representantes de las Juntas Generales de Vizcaya. Actualmente, el árbol original, que logró resistir el bombardeo de la ciudad, se encuentra guardado bajo un templete.
Muy cerca de la Casa de Juntas, se localiza el Parque de los Pueblos de Europa, un jardín repleto de árboles que, además de estanques y senderos, alberga esculturas de Eduardo Chillida y Henry Moore, así como el busto del viajero y escritor Alexander von Humboldt. A tan solo unos pasos, está la iglesia de Santa María, templo de estilo gótico en cuyo interior contiene un magnífico órgano Walcker de 1889. Un poco más adelante se sitúa el frontón Jai Alai, obra de Secundino Zuazo a la que concurren asiduamente los aficionados a este deporte.
Por la carretera que comunica Gernika con Arteaga, tomamos el desvío a las Cuevas de Santimamiñe y, tras pasar por el caserío Lezica, arribamos al Bosque de Oma, lugar en que el artista Agustín Ibarrola se dedicó a pintar y esculpir sobre el tronco de los pinos diferentes figuras, dando lugar de ese modo a una maravillosa obra en el bosque.
Si llegamos hasta aquí, seguramente no querremos perdernos la oportunidad de visitar la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, declarada como zona de especial protección para las aves, lo cual hace que sea muy valorada por los ornitólogos. Este reservorio natural abarca unos 200 km² y se extiende por 22 municipios. Pero además de contemplar el paisaje, cabe la la posibilidad de realizar deportes de naturaleza. ¡Toda una tentación para los amantes del turismo activo!

Imagen:

Wikipedia

Aventura en Barranco de Villalba

En las cercanías de Madrid, y a escasos 20 minutos de Cuenca,  es posible adentrarse en parajes de pinares por los que desciende el río Júcar, en cuyo curso se puede disfrutar de pequeños rápidos y cascadas.
El origen del río Júcar se encuentra en el Barranco de Villalba, desde donde se abre paso entre pinos y tilos, confiriéndole raras formas a las rocas que lo rodean. Los diversos espacios que por allí se encuentran son una invitación a practicar deportes de aventura, como rafting, espeleología y barranquismo, entre otras actividades que son difundidas por el Club de Turismo Activo de Castilla-La Mancha a través de diferentes iniciativas.
Uno de los sitios preferidos para el Turismo Activo es el Barranco de Villalba que, por su bajo nivel de dificultad, no hace falta ser un experto para incursionar por esta zona.
Para realizar el descenso, sin olvidar enfundar un traje de neopreno, es necesario atravesar la Ruta de los Cortados, que va paralela al barranco y cuyo nombre deviene de los cortes que el agua realizó sobre la roca caliza a lo largo del tiempo. El recorrido comienza en una profunda garganta,  por donde discurren diversos saltos y cascadas, y finaliza en la poza del Tranco, una piscina natural de gran  profundidad.
Otro opción para disfrutar del Turismo Activo en Cuenca es practicar piragüismo en el río Júcar.
Los más experimentados u osados puede practicar este deporte por aguas embravecidas, ya sea por el Júcar o el Guadiela, descendiendo varios kilómetros esquivando saltos y rocas hasta arribar a aguas más propicias para zambullirse.
Tras una jornada en el río,  lo mejor es acampar en Cuenca, ciudad situada en la confluencia del río Júcar y el Huécar, que sorprende por su naturaleza y arquitectura. No por nada ha sido declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
La oferta cultural de Cuenca es muy variada. Una buena alternativa es visitar el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, donde se exhiben  los últimos hallazgos de Yacimiento de las Hoyas, o el Museo de Arte Abstracto, que acoge numerosas obras de los artistas más importantes de este movimiento.
Otros sitios que no merecen ser dejados de lado son la Fundación Antonio Saura, el antiguo Convento de las Carmelitas, hoy denominado Fundación Antonio Pérez, y el Museo Diocesano.

 Imagen:

http://www.infoaventura.com/fotos/Cuenca_Barranco-Villalba.jpg