El Real de San Vicente

El Real de San Vicente es un municipio ubicado entre montañas, que se asienta en la falda de los Picos de Cabeza del Oso y Canto Hituero, en Toledo.
Entre sus construcciones más emblemáticas se encuentra la Iglesia Parroquial de Santa Catalina, un templo de estilo barroco que dispone de una nave separada en 5 tramos por pilares adosados. En su interior, alberga cuatro esculturas de madera policromada datadas en el siglo XVIII.
Especial interés despiertan los Molinos de la Tejea, que estuvieron en uso hasta aproximadamente mediados del siglo XX, los cuales se ubican sobre la Garganta de la Tejea. Todos son de una sola piedra, con excepción del cuarto que posee dos y que contaba con dos plantas; la superior usada como vivienda y la inferior como molino.
Otro de los atractivos de la Villa es la Fuente de Los Veneruelos, del siglo XVII, que está  construida con grandes sillares de piedra y dispone de 3 caños que vierten a un abrevadero de piedra alargado.
Los Baños Fuente de La Pólvora fue hasta hace un tiempo un balneario donde podían tomarse baños fríos y calientes de aguas medicinales, con propiedades curativas para las enfermedades reumáticas. Su nombre deviene del olor que desprendía el agua.
No hay que perderse la oportunidad de dar un paseo por las calles del municipio para apreciar la arquitectura típica serrana que aún se conserva.

Imagen:

http://www.diputoledo.es/munitur/fotos_historia/144.jpg

La esencia manchega de Urda

Urda es una localidad de Toledo, localizada en las proximidades de Consuegra, rumbo a Ciudad Real. Por sus características, este pueblo resulta ideal para descansar, disfrutar de actividades al aire libre y probar la deliciosa gastronomía local.

La esencia manchega de Urda queda de manifiesto en cada uno de sus exquisitos platos, como el pote de bacalao, las migas o el pisto de calabacín; la calidad de sus gentes y el trazado de sus calles.

El itinerario no debe excluir una visita al Museo Guerrero Malagón, sitio que expone una colección completa de las obras de este importante pintor. A través de los trabajos, que fueron donados por el propio artista, es posible realizar un recorrido que va desde los primeros dibujos y óleos del pintor hasta sus últimas obras.

Al pasear por las apacibles calles de este pueblo, es interesante detenerse a conocer la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista y el Ayuntamiento, sus principales monumentos.

En cuanto a su calendario festivo, la fiesta al Santísimo Cristo de la Vera Cruz, que tiene lugar cada 28 de septiembre, es una de sus principales celebraciones. En esa fecha los peregrinos llegan hasta la Ermita del Cristo, con el objetivo de lograr las indulgencias de la Urdetana.

Imagen:

diputoledo.es

Villafranca de los Caballeros

Villafranca de los Caballeros es un municipio de Toledo, en Castilla-La Mancha, que se destaca por albergar a uno de los humedales más importantes de la región. Dicha Reserva Natural, que está conformada por la Laguna Chica, la Laguna Grande, la Dehesa encharcable y la Laguna de la Sal, dispone de un Aula de la Naturaleza en donde es posible aprender todo sobre el entorno.

Además de un bello paraje, la villa cuenta con interesantes monumentos religiosos. Tal es el caso de la Ermita de San Antón, templo de una sola nave de atractivo artesonado que fue construido durante el siglo XVII.

En su término municipal pueden visitarse también la Ermita de San Blas, una pequeña construcción que destaca por el artesonado de parhilera con limas que cubre a la única nave, la Ermita de San Isidro, edificio de fábrica de mampostería que data del siglo XX, y la Ermita de San Sebastián, de estilo popular.

Mención aparte merece la Ermita del Cristo de Santa Ana, templo del siglo XVI que sobresale por sus decoraciones al fresco que aluden al paisaje. Esta ermita de planta de cruz latina posee tres naves con pilares de piedra que las separan.

En el paraje de Las Lagunas de Villafranca de los Caballeros, en donde predominan las viñas y olivares, se localiza la Ermita Virgen del Rocío, digna de visitar.

Imagen:

diputoledo.es

Escapada a Turleque

Turleque es un pequeño pueblo de la Comarca de La Mancha, que no supera los mil habitantes. Su entorno apacible y la calidez de sus gentes, convierten a este lugar en una buena opción para realizar una escapada.

La Casa de la Tercia, si bien se desconocen sus orígenes, se cree que data del año 1248, momento en el que la Orden de San Juan le concedió la Carta de población al concejo de Turleque. En el pasado, fue habitada por los administradores del prior, y actualmente alberga un consultorio medico.

De los monumentos religiosos, destaca la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción. Se trata de un templo de una sola nave cubierta con bóveda de cañón. La construcción dispone de dos torres de ladrillo y una fachada rematada por frontón. La iglesia, de claro estilo neoclásico, fue construida en el siglo XVIII con la financiación del infante de España D. Gabriel Antonio, prior de la orden de San Juan de Malta.

Otro de los atractivos de la villa es el rollo o picota, cuya construcción dataría de 1751, año en el cual el rey Fernando VI firmó le concedió el  título de Villa a Turleque. La construcción consiste en una columna de piedra que se erige encima de unas gradas, en donde se exponían a los reos a vergüenza pública. Luego de recorrer el pueblo, vale la pena continuar rumbo a la ciudad de Toledo, distante a sólo 48 km de Turleque.

Imagen:

diputoledo.es

Las Ventas con Peña Aguilera

La provincia de Toledo esconde lugares sorprendentes y de gran encanto, como es el caso de Las Ventas con Peña Aguilera, una pequeña localidad manchega que está situada en la comarca natural de los Montes de Toledo.

Además de contemplar paisajes de excepcional belleza, en Las Ventas con Peña Aguilera el viajero puede deleitarse con la gastronomía local, donde los guisos de carne de caza son los verdaderos protagonistas, o apreciar las artesanías confeccionadas en piel, que son el sello distintivo del lugar.

En lo alto del cerro que domina la localidad se encuentran el Molino y la Ermita de Ntra. Sra. Del Águila. Desde aquí es posible divisar el sensacional paisaje que define a la perfección la comarca de Los Montes, que incluye la zona de montes, por un lado, y la zona llana, por el otro. La ermita es de una sola nave y fue construida entre los siglos XV-XVI.

El Valle del Chorrito es otro de los sitios de especial interés que posee este pueblo. Allí, hay una necrópolis rupestre que contiene poco más de 90 tumbas, además de los restos de una basílica o villa tardorromana.

La Ermita de Santa Lucía, es un templo de una sola nave que posee una magnífica fuente romana en una de sus fachadas. Para continuar apreciando la arquitectura religiosa puede visitarse la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol, la cual contiene atractivos artesonados y una esbelta torre mudéjar.

No debemos olvidar de conocer la Torre de los Moros, antigua fortaleza de vigilancia de origen musulmán, de la cual tan solo quedan algunos restos de la torre de homenaje. Por último, vale la pena realizar una recorrida por los talleres artesanos de piel, en los que es posible adquirir todo tipo de trabajos en cuero y ante.

Imagen:

diputoledo.es

Navahermosa al natural

Navahermosa es un municipio de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, cuyo principal atractivo es su entorno natural casi salvaje. Se trata de un destino más que perfecto para pasar unos días realizando actividades al aire libre, disfrutando de los paisajes y, desde ya, del buen comer.

Al sur de la población se extienden las cadenas montañosas de los Montes de Toledo, que alcanzan unos 1401 metros de altitud en el Sombrera o Telegrajo, en tanto que al norte se localizan las formaciones de raña.

La Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel fue construida sobre los restos de una iglesia del siglo XV. Destaca por sus cinco cúpulas y su torre, ésta última erigida a finales del siglo XIX en reemplazo de la original.

La Ermita de Nuestra Señora Milagro, más conocida como “La Milagra”, es donde se lleva a cabo la tradicional romería cada tercer domingo de mayo. Cabe señalar que la construcción actual no es la original ya que debió ser reconstruida en 1944 luego de su destrucción durante la Guerra Civil.

Más allá de sus monumentos, Navahermosa invita al visitante a conocer paisajes de singular belleza, donde los olivares ocupan un lugar protagónico pues no hay que olvidar que en esta zona se produce  aceite de oliva de excelente calidad bajo la Denominación de Origen Montes de Toledo.

Algunos de los parajes naturales que pueden descubrirse son los de la Hoz del Carbonero, el Telegrajo o Sombrera, Las Caleras o El Collado de la Madroña.

Imagen:

diputoledo.es

Senderismo por Toledo

Conocida como “La ciudad imperial”, Toledo es una ciudad mágica en la que perderse por sus calles y disfrutar de sus edificios. Un lugar en el que pasear y degustar productos típicos de Castilla-La Mancha. Sin embargo, no todos saben que podemos disfrutar de maravillosas rutas de senderismo por esta ciudad española.

En parte, por su ubicación privilegiada, al margen derecho del Tajo, o lo que es lo mismo, enmarcada en una colina a cien metros de altura sobre el río. Por ello, su perfil es tan recortado y vislumbramos los márgenes de esta fabulosa ciudad, que fue sede principal de la corte de Carlos I.

Continue reading

Almonacid de Toledo

Almonacid de Toledo, situado muy cerca de la ciudad de Toledo, es un pequeño y tranquilo pueblo de apenas 800 habitantes. Para llegar a él se puede tomar  la Autovía de los Viñedos CM-42 hasta desembocar  de frente con su soberbio castillo.

El castillo de Almonacid es el principal monumento de esta localidad. Esta fortaleza de origen árabe, que hoy se encuentra en ruinas, perteneció hasta fines del siglo XVIII al arzobispado de Toledo. Según se cuenta, el castillo fue conquistado por el Cid Campeador durante el reinado de Alfonso VI, tras lo cual pasó a llamarse Almenas del Cid, transformándose con el tiempo en Almonacid y de ahí tomaría su nombre a la población. En este castillo permaneció preso Alfonso Enríquez, quien fuera conde de Gijón y Noreña, debido a sus pretensiones de ocupar el trono de Portugal. Posee muros altos y almenados, que se esconden detrás de una barrera exterior y un camino de ronda. En su interior solamente permanece en pie la torre del homenaje, ubicada en el centro del recinto, a la vez que alberga los restos de un silo, dos aljibes y algunas dependencias.

Aparte del castillo, pueden visitarse la Parroquial de San Antonio Abad, la Ermita de Nuestra Señora de la Oliva y algunas casonas solariegas que se encuentran en el centro de Almonacid.

Imagen:

diputoledo.es

Descanso en Malpica de Tajo

Si estás pensando en tomarte un descanso pues porqué no hacerlo en Malpica de Tajo, una bonita y apacible localidad del norte de la provincia de Toledo, situada a orillas del río Tajo.

Su principal atractivo es el Castillo de Malpica de Tajo, el cual fue construido a principios del siglo XIV sobre una antigua fortaleza árabe. Sus propietarios originarios fueron los Gómez de Toledo, pero en 1599 pasó a pertenecer a los Perafán de Ribera, Mariscales de Castilla y Marqueses de Malpica. El interior del castillo fue acondicionado en el siglo XVII como vivienda palaciega.

La Iglesia parroquial Nuestra Señora de las Nieves, es un templo cuya construcción data entre los siglos XVII y XVIII, aunque fue reformado en el XX. La iglesia consta de tres naves cubiertas con cúpula de arista y sobrio artesonado. Fue reconstruida sobre los restos de una antigua iglesia, conservando la estructura general y parte de la torre de la misma. Del conjunto, sobresale una cruz procesional de plata blanca del siglo XVI, obsequiada por el marqués de Malpica.

Otro de los edificios representativos de la villa es el del Ayuntamiento, que está situado en la Plaza de la Constitución. Se trata de una construcción de dos plantas, fechada en el siglo XVII, sobre cuya puerta de acceso se disponen el balcón principal, el campanil y el reloj. Su fachada exterior debió ser reconstruida por los daños que sufrió durante la Guerra Civil.

Recuerda que si visitas Malpica de Tajo en enero podrás ser testigo de una curiosa fiesta, en la cual se estila que los mozos dancen vestidos con trajes de colores llamativos al compás de unos cencerros que llevan atados en su cintura.

Imagen:

diputoledo.es

Turismo rural en Los Navalmorales

En la comarca de La Jara se encuentra Los Navalmorales, un encantador pueblo de la provincia de Toledo, en cuyo entorno pueden contemplarse paisajes naturales de admirable belleza. Todo ello, sumado a su interesante patrimonio monumental, hace de este lugar el destino indicado para disfrutar del turismo rural.

El entorno natural de Los Navalmorales resulta más que perfecto para  practicar senderismo y dar paseos en bici.

En Los Navalmorales puede visitarse la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Antigua, templo que destaca por su esbelta torre y su exquisito retablo. Pero también es posible realizar un recorrido por las diversas ermitas que se hallan diseminadas por las calles del pueblo, como es el caso de la Ermita de los Remedios, considerado el edificio religioso de mayor antigüedad de la localidad, y la Ermita de San Antonio, de planta rectangular.

Además, el pueblo posee yacimientos arqueológicos que albergan restos de antiguos asentamientos prerromanos, entre los que se encuentran varias tumbas y un dolmen.

Sus atractivos turísticos van más allá del patrimonio monumental, pues también engloban las fiestas tradicionales del pueblo y la exquisita gastronomía, completando de ese modo una oferta que tentará a más de uno a regresar a esta encantadora población.

Imagen:

diputoledo.es