La Villa de Don Fadrique

La Villa de Don Fadrique es una población de la comarca de La Mancha toledana, poseedora de una interesante historia. Llamada en un principio Puebla de la Isla, la villa perteneció por espacio de cinco siglos a la Orden de Santiago.

La arquitectura tradicional es uno de los principales atractivos de este destino. Un ejemplo de ello es la Casa de Don Paco, caserón manchego que dispone de un diseño similar al de la Casa de los Laras. En el interior de esta antigua botica alberga una interesante colección de tarros de parafarmacia hechos en cerámica.  De modo que visitar este lugar es una buena manera de empaparse de la historia farmacéutica.

La Casa de Don Victor Jiménez es una construcción erigida a inicios del siglo XX, propiedad de una familia de viticultores y bodegueros de posición acomodada. Tanto en su puerta principal como en su esquina pueden apreciarse ciertos elementos de estilo modernista y “art decó” que componen su diseño.

En la Casa de Doña Higinia veremos una típica construcción manchega, cuya fachada destaca por sus rejas de antigua forja.

También puede visitarse la Casa de la Médica, construida en la década del 20 durante el siglo pasado. Llama la atención por su estética ecléctica.

Por su parte, la Casa de la Tercia es una edificación del siglo XVI que en sus orígenes fue una casa de bastimentos y pósito, luego utilizada por la Orden de Santiago.

La Casa de la Torrecilla es otra de las muestras de la arquitectura típica de la villa. Esta casa fortaleza fue utilizada por los vecinos como una especie de refugio durante el siglo XV. El edificio posee murallas,  una pequeña torre de piedra, “la Torrecilla”, y un túnel que era utilizado como vía de escape en situaciones de apuro, que es conocido como la “Cueva de la Torrecilla”.

Otros lugares que no pueden dejarse de visitar son la Casa de las Llaves, que se caracteriza por sus altos corredores y patio de columnas, la Casa de los Laras, casa solariega de fines del siglo XVII, la Casa del Conde, antiguo caserón que perteneció al Conde de Buenavista, y la Casa Parroquial, edificación construida por la Orden de Santiago en el año 1515 que fue usado como albergue de pobres y transeúntes.

Imagen:

diputoledo.es

Sitios de interés de San Pablo de los Montes

San Pablo de los Montes, que pertenece a la Comarca de Los Montes de Toledo, es una población con una rica historia, pues desde sus orígenes fue habitada por numerosos pueblos, los restos arqueológicos que se conservan en el término municipal son muestra de ello.

El patrimonio religioso está encabezado por la Iglesia Parroquial, edificio construido en el siglo XIII cuya torre campanario fue levantada. La iglesia combina el estilo medieval y mudéjar con detalles de la arquitectura popular.

El edificio del Ayuntamiento es una construcción de dos plantas, fiel a la arquitectura popular, fechada en el año 1904. La edificación es de piedra de granito y cuenta con sillares en las esquinas.

En la intersección de las calles Calvario y Rebollar se halla el Monumento del Calvario. Se trata de tres cruces y dos olivos, en clara alusión al sitio donde fue crucificado Jesucristo, que se alzan sobre una plataforma de mármol gris y granito.

A 1 kilómetro de la villa se localiza el Convento de los Padres Agustinos, construcción del siglo XV que fue erigida sobre ruinas visigodas.

En el camino que conduce a la Ermita de la Fuente Santa, también conocida como Fuente de la Virgen de Gracia, se encuentra la Cruz del Siglo, un monumento que consiste en una cruz de hierro apoyada sobre  una pieza cilíndrica de granito.

La Glorieta Plaza Constitución, construida en 1924, y el Pozo de la Nieve, ubicado al sureste del municipio, son otros de los atractivos del lugar. ¡Visita San Pablo de los Montes!

Imagen:

diputoledo.es

Esquivias: Viaje al mundo de Cervantes

Los interesados en conocer el mundo de Cervantes, tal como si fuera un viaje al pasado, seguramente no dudarán en visitar Esquivias, una tranquila localidad de la Comarca de La Sagra que comunica Toledo con Madrid.

Al caminar por sus calles con casas blasonadas, la Casa Museo de Cervantes es la parada obligada. Se trata de una antigua casa de labradores, en donde vivieron Miguel de Cervantes y su esposa, Catalina de Palacios.  En este lugar se expone una interesante una colección etnográfica que incluye utensilios domésticos y aperos de labranza, así como documentos históricos de gran relevancia en los cuales aparecen reflejados algunos personajes de El Quijote.

El itinerario puede continuar por la Casa de Catalina de Palacios, una casa palacial de dos plantas que fue construida en el siglo XVI, en la que Catalina vivió junto a sus padres y hermanos hasta que se casó con el genial escritor.

Si llegó hasta aquí, el visitante tampoco debe perderse la oportunidad de conocer La Torrecilla, sitio que a comienzos del siglo XX funcionaba como posada o mesón y en el que acostumbraba hospedarse el escritor Azorín, en cuyas estancias escribió “La Novia de Cervantes” y “La Ruta del Quijote”. Se trata de un eficio barroco de tres plantas que data del siglo XVIII.

Para apreciar la arquitectura religiosa de Esquivias, es recomendable visitar la Ermita de San Roque, templo barroco que fue erigido durante el siglo XVII.

La Casa de los Ávalos, la Ermita de Santa Bárbara, la Iglesia Parroquial de la Asunción y la Fuente de Carlos IV, son otros de los atractivos de este pueblo.

Imagen:

turismocastillalamancha.com

Buenaventura

Buenaventura es un municipio ubicado a orillas del río Tiétar, en la provincia de Toledo, que cuenta con bellos lugares para conocer.
Por un lado, encontramos la Iglesia de la Santa Cruz, un templo de estilo renacentista que fue construido en el siglo XVI. Otros ejemplos de la arquitectura religiosa son la Ermita del Buen Suceso, de estilo popular, y la Ermita de San Sebastián,  una pequeña edificación ubicada en un cerro en las afueras del pueblo.
Otro de los encantos de la villa es el Molino-Lagar. Se trata de un molino de cubo, del cual sólo quedan sus restos. El edificio fue utilizado como lagar mediante una desviación que fue realizada con posterioridad en el canal.
También, no podemos dejar de apreciar la Fuente-Abrevadero, cuyos orígenes se remontan a fines del siglo XIX y principios del XX. La fuente cuenta con pilón rectangular, erigido con sillares y con grapas de hierro que lo unen. Posee dos caños, sobre los cuales se dispone una pieza con laterales almohadillados en la que se puede observar un escudo con corona. En su interior, tiene una imagen, junto a la cual se llega a apreciar  una estrella de seis puntas. Debajo de dicho escudo figura la inscripción San Buenaventura.

Imagen:

http://img231.imageshack.us/img231/8315/cruz26jt.jpg

Descubre Tembleque

A escasos 56 km de la ciudad de Toledo se encuentra Tembleque, una pequeña población de la Comarca de La Mancha que ofrece al viajero una serie de lugares interesantes para descubrir.

En el caso urbano se halla la Casa Torres, construcción del siglo XVIII erigida en torno a un patio cuadrado que dispone de doble galería de columnas toscanas de piedra. Por su relevancia histórica ha sido declarada Bien de interés cultural.

En el pueblo pueden apreciarse también diversas muestras de arquitectura religiosa. Comenzamos visitando la Ermita de la Purísima, templo de una sola nave con fábrica de mampostería y cubierta por bóveda de cañón.

El itinerario puede continuar por la Ermita de la Vera Cruz, construcción neoclásica de planta octogonal que fue erigida en el siglo XVIII. La cúpula ý el coro, son los elementos más sobresalientes de esta ermita.

Otro de los edificios religiosos de especial interés es la Ermita de Loreto, templo de una nave con bóveda de cañón y portada adintelada. Su construcción se remonta al siglo XVII y es de claro estilo barroco.

Los monumentos de carácter religioso están representados, además, por la Ermita de San Antón, del siglo XVII, y la Ermita del Cristo de la Palma, fechada en el mismo siglo que la anterior.

La Plaza Mayor, de planta cuadrada, es otro de los atractivos de Tembleque. La plaza posee un pórtico que se extiende lo largo de las fachadas sur, norte y este, con columnas de granito.

Imagen:

diputoledo.es

Qué ver en Argés

Argés es una población situada en la provincia de Toledo, a la cual es posible llegar tomando la carretera local que comunica la capital con Cuerva. Su término municipal se encuentra ubicado en un terreno de características sinuosas que es atravesado por las aguas del río Guajaraz.

El monumento más importante de esta localidad es la Iglesia Parroquial de San Eugenio Mártir, templo de estilo neoclásico que fue construido a inicios del siglo XVII. En un comienzo, perteneció a la Cofradia del Santísimo Sacramento de la parroquia de Santa María de Yébenes, pero fue donada a Argés en 1687 por el Dr. D. Bernardino de las Quentas y Zayas, quien fuera Presidente del Consejo de la Gobernación del Arzobispado de Toledo.

La Casa Medrano, es otro de los sitios de interés que alberga el municipio. Se trata de una antigua casa señorial de estilo barroco, cuyo origen se remonta a la época fundacional del pueblo. Esta construcción de dos plantas posee su fachada principal con varios huecos repartidos de forma desigual. Actualmente, es usada para alquiler de caballos.

Aproximadamente a 15 km de Argés puede visitarse la Torre Cervatos, construcción militar de planta cuadrada cuyo nombre deviene de la dehesa en la que se halla enclavada. En las esquinas posee fábrica de sillería, y de mampostería en el resto.

Imagen:

diputoledo.es

Visita guiada en Los Yébenes

Los Yébenes es un municipio del sur de la provincia de Toledo, que se encuentra ubicado entre las comarcas de Los Montes de Toledo y La Mancha. Se caracteriza por la singularidad y belleza de sus parajes, por lo que se trata de un sitio propicio para aquellos que desean descansar disfrutando del contacto directo con la naturaleza.

La riqueza paisajística de Los Yébenes queda de manifiesto en lugares como el Coto Nacional de Los Quintos de Mora, sitio en el cual con frecuencia se llevan a cabo estudios cinegéticos. Asimismo, los montes y sierras que conforman el entorno constituyen el escenario perfecto para realizar visitas guiadas, tanto a caballo, en bicicleta o a pie.

En su término municipal pueden apreciarse además diversos molinos de viento, algunos de los cuales se encuentran completamente restaurados, así como las pinturas rupestres de la Sierra de Los Yébenes.

Entre sus monumentos más importantes puede mencionarse al Castillo de Las Guadalerzas, una fortaleza medieval que cuenta con una atractiva torre del homenaje, pero que desafortunadamente no puede visitarse más que su exterior ya que se trata de una propiedad privada.

El pueblo posee, a su vez, una interesante arquitectura religiosa que se ve plasmada en la Ermita de la Concepción, cuya nave está cubierta por falso techo; la Ermita de la Soledad, que dispone de una capilla mayor situada tras un arco triunfal de medio punto; la Ermita de San Blas, templo de una nave de estilo popular; y la Ermita del Cristo, que destaca por el artesonado de su interior. A ellas se les suman la Iglesia de San Juan, edificio del siglo XVII-XVIII que contiene un atractivo retablo barroco, y la Iglesia de Santa María, templo con planta de cruz latina que posee un retablo de estilo rococó.

La Casa del Prior, el Palacio de la Encomienda y Fuente Nueva, son otros de los sitios de interés de este pueblo apacible y lleno de encanto.

Imagen:

diputoledo.es

Layos: Para los amantes del golf y la naturaleza

Layos es una población de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que está situada a escasos kilómetros de la Ciudad de las Tres Culturas. A pesar de contar con apenas 400 habitantes, cualquiera que visite Layos quedará sorprendido ya que se trata del sitio perfecto a descansar y disfrutar de la tranquilidad. En ese contexto, el viajero tiene la posibilidad de practicar golf y realizar excursiones para disfrutar de la naturaleza.

En esta localidad, que está camino hacia Los Montes de Toledo, el visitante no puede dejar pasar la oportunidad de hospedarse en alguno de los alojamientos rurales del lugar durante su estancia.

Uno de sus principales atractivos es el Palacio de los Condes de Mora, un interesante edificio de estilo romántico.

La Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, es otro de los sitios que no deben faltar en el itinerario.

Ahora bien, los aficionados a la pesca pueden practicar esta actividad en el Pantano de Guajaraz, situado en las cercanías de Layos. Sin dudas, el sitio perfecto para pasar una jornada a puro deporte y naturaleza.

Las fiestas de San Isidro, El Cristo del Buen Camino y La Magdalena, son algunas de las que componen el calendario festivo local.

Aquellos que disponen de más tiempo, pueden aprovechar la posibilidad de recorrer los pueblos aledaños, como es el caso de Cuervas, Las Ventas con Peña Aguilera, Totanés o Gálvez, por mencionar sólo algunos.

Imagen:

diputoledo.es

Cardiel de los Montes

Cardiel de los Montes es un municipio que se alza a orillas del río Alberche, al sureste de la Comarca de la Sierra de San Vicente,  en la provincia de Toledo.
Podemos comenzar nuestro paseo visitando la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, monumento incluido en el Inventario de Patrimonio de Interés Regional de la Provincia de Toledo. El templo, de estilo gótico, fue construido en el siglo XVI. Es de planta rectangular y posee 3 naves separadas en pilares con arcos de medio punto. En su interior, alberga tallas datadas en los siglos XV y XVI.
Otro de los principales monumentos de dicha población es El Rollo, el cual data de comienzos  del siglo XVI, periodo de transición entre el gótico y el Renacimiento. El mismo, fue construido como emblema que resguardaba los derechos de la villa que dependía de un señor. Cuenta con tres gradas circulares concéntricas, además de una base cuadrada labrada, un remate cónico recubierto de escamas, un fuste que posee el escudo de los Dávila y cuatro dragones.
La Fuentona es, sin dudas, otras de las joyas del lugar. De origen mozárabe, dispone de planta cuadrada construida con sillar y sillarejo de granito. Posee una fachada con arco rebajado y frontón triangular
En tanto que,  en el camino que conduce al río, encontramos la Fuente del Arco, de bajo nivel de conservación.

Imagen:

http://www.toledo-turismo.com/turismo/uploads/imagenes/cardiel_montes01.jpg

Corral de Almaguer

Corral de Almaguer es una localidad situada al este de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que sobresale ampliamente por su belleza monumental.

Una de sus principales construcciones es la Iglesia Parroquial que está ubicada en la plaza Mayor. Se trata de un edificio de estilo gótico, que terminó de construirse en 1515 y que posee tres naves y un crucero. La capilla de los Collados, de planta cuadrada, dispone de bóveda de crucería y arco de medio punto.  Mientras que la capilla de los Gascos contiene dos estatuas orantes de mármol, y la Capilla de los Ayón y Briceños posee un acceso de arco de piedra en silleria.

La Ermita de Ntra. Sra. De la Muela, por su parte, erigida en el siglo XVII, posee dimensiones semejantes a las de  un antiguo monasterio. De estilo renacentista, alberga la figura de la patrona del pueblo durante ocho meses, la cual ha sido mutilada a mano de los musulmanes, durante el califato de Córdoba, y hallada luego debajo de una muela de piedra, de ahí su nombre.

La Ermita de San Sebastián, a la que popularmente se la conoce como ermita de San Antón, es una construcción del siglo XVII que se halla localizada en lo que en su momento fueron los arrabales del pueblo. Aún hoy se celebran misas en ella.

De la arquitectura tradicional se destaca la Casa de los Collados, de estilo gótico, mudéjar y renacentista. Esta vivienda posee dos fachadas y su estructura se dispone en torno a un patio rectangular. La totalidad de las dependencias del techumbre cuentan con forjados de madera que están decorados con pinturas de diversos estilos.

La Casa Chacón es un edificio estilo renacentista que consta de dos cuerpos. Sus ventanas poseen atractivas rejas, en las que sobresale el escudo de la familia de los Briceños.

La  Casa de la Encomienda, de origen judío destaca por las decoraciones de las puertas de los salones principales. Hasta entrado el siglo XIX perteneció a  la Orden de Santiago.

La Casa Maldonado y Medrano, conocida también como casa de postas, fue un edificio del Estado que era utilizado como parador por los Reyes. De claro estilo neoclásico, se encuentra situado en la plaza mayor, formando junto con la iglesia parroquial y la casa Higueras un interesante conjunto arquitectónico.

 Imagen:

http://www.diputoledo.es/munitur/fotos_historia/054.jpg