Alba del Campo

Alba del Campo es un pueblo lleno de encanto que está situado en la provincia de Teruel, en las inmediaciones del río Jiloca.

La villa se alza a los pies de una pronunciada loma, que se halla presidida por un castillo en estado ruinoso, del que sólo se conservan sus muros.

En dirección al sur y el oeste se encuentra la rambla de Las Atalayas, así como los cerros de San Ginés, San Cristóbal y Palomera, las mayores elevaciones de la zona.

Su patrimonio cultural, está compuesto por la Ermita de la Purísima Concepción, una construcción de estilo popular que data del siglo XVIII. Además de la originalidad de su interior, vale la pena apreciar los dos retablos  de estilo rococó que posee.

Otras ermitas que pueden visitarse son la Ermita de Santa Bárbara, declarada patrimonio histórico – artístico; la Ermita de la Virgen Mora, situada en la carretera que lleva a Almohaja, y la Ermita de San Cristóbal, ubicada en el cerro del mismo nombre.

Otra de las construcciones religiosas de especial interés es la Iglesia de la Invención de la Santa Cruz, un templo del siglo XVIII y de estilo barroco, cuyo edificio consta de tres naves. También, vale la pena conocer el Campanario de Alba, el cual constituye un vestigio de la antigua iglesia.

Del patrimonio natural de Alba del Campo se destacan la Fuente de la Umbría y su balsa, que están ubicadas en el camino de la ermia de la Virgen de Mora.

Además, pueden hacerse excursiones a El Hoyón, una magnífica depresión que se encuentra en el Alto de la Casilla, próxima a la ermita de los Santos de la Piedra. El acceso a este lugar sólo puede realizarse a pie o en vehículos 4X4.

Por último, resulta interesante hacer una visita al Museo Minero de Escucha, que funciona dentro de una mina. En él, se recrea cómo se trabajaba en la mina, a la vez que puede apreciarse la maquinaria real que era empleada.

El encanto de la pequeña villa de Cedrillas

Cedrillas es una localidad muy pequeña de la provincia de Teruel, que está ubicada entre las sierras de Gúdar, Camarena y el Pobo.
Uno de sus mayores atractivos es el Castillo que, al igual que la localidad, se alza sobre un cabezo de leves pendientes que cubre los restos de un poblado ibero-romano situado allí antes.
Para disfrutar de la arquitectura del lugar, vale la pena realizar un recorrido por la Iglesia del Salvador, una construcción de estilo gótico-renacentista que se emplaza en la Plaza la Constitución,  la Ermita del Loreto, de dos siglos de antigüedad, y la Ermita de Santa Quiteria, la más antigua de la localidad.
Entre sus monumentos, es posible destacar El Santo, que posee una fuente adosada en cuyo interior se puede apreciar el escudo de la villa en piedra, datado en 1569, y el Partenón, un edificio por demás representativo y singular de Cedrillas.
En su entorno natural sobresale el Yacimiento Ibérico La Talayuela, que data de la Edad de Bronce y que se sitúa sobre restos de muros de piedra, cenizas y adobes.
Uno de los mejores lugares para disfrutar de la naturaleza es el Merendero del Pinar, por demás bello y acogedor. Desde aquí, se puede emprender la ruta que lleva al nacimiento del río Mijares, un sitio repleto de líquenes, remansos de aguas cristalinas y  pequeñas cascadas, un verdadero espectáculo de la naturaleza.
Por otra parte, en el término municipal de Cedrillas es posible encontrar numerosas masadas centenarias, las cuales se hallan rodeadas de campos de cereal, huertos y zonas de regadío.
También, desde Cedrillas podemos acceder a El Chaparral, una amplia meseta de pinar albar, negral y carrasco, perfecta para la recolección de hongos y setas típicos de esta zona.
Para la práctica de deportes, podemos optar por dirigirnos hacia las Estaciones de Esquí de Valdelinares y de Javalambre, situadas en las proximidades de Cedrillas, ideales para realizar todo tipo de actividades en cualquier época del año.

Imagen:

http://noticiasdecastillos.blogspot.com/2010/07/el-torreon-del-castillo-de-cedrillas.html

Conociendo la historia y los paisajes de Calaceite

Calaceite, es un municipio de la Comarca de Matarraña, que está ubicado en la provincia de Teruel.
Se alza en una zona con grandes influencias de tierras catalanas y valencianas, que crearon costumbres, así como historias y paisajes, que sorprenden a todos sus visitantes.
Calaceite sobresale por su belleza arquitectónica. De ahí que su casco urbano fuese declarado Conjunto de Interés Histórico Artístico y  Bien de Interés Cultural.
El centro se estructura en torno a la Plaza Mayor y el Templo Parroquial. Dese allí nacen las tres vías más importantes que cruzan la población y que comunican con las capillas-portales, de la Virgen del Pilar, San Antonio, y la ya desaparecida Virgen del Rosario.
La Torreta y el Castell son sus dos núcleos elevados originarios, al tiempo que en su estructura urbana es posible apreciar la abundancia de casas solariegas. Vale destacar que durante el siglo XVIII y comienzos del XIX hubo una época de apogeo arquitectónico en la que fueron construidas muchas casas, lo cual daba cuenta de la prosperidad económica que se vivía en la zona por el cultivo del olivo, puesto que Calaceite ha sido históricamente el mayor productor de la región.
Además de realizar las visitas tradicionales en lugares como el Ayuntamiento, la Iglesia Parroquial de la Asunción, el Museo de Juan Cabré y La Bassa, entre otros, merece la pena descubrir el poblado Ibérico de San Antonio, que está ubicado en la sierra de San Cristóbal y ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Este poblado posee dos núcleos y se encuentra circunscrito por un foso y una imponente muralla. Otros asentamientos ibéricos de especial interés son les Umbries y les Ferreres.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/c0/Conzello_de_Calazeit.jpg/800px-Conzello_de_Calazeit.jpg

Por las sendas de Calanda

La Villa de Calanda, situada al norte de la provincia de Teruel, posee en su término municipal un relieve suave, en el que predominan los valles y llanuras. En este territorio predominan los olivares además de las huertas dedicadas al cultivo del melocotón.
La población se encuentra surcada de numerosos caminos que resultan perfectos para practicar senderismo, como es el caso de las riberas del Guadalopillo, la senda de las aldeas, la subida de la Clocha y el Tolocha, y el que conduce al Convento del Desierto. Para apreciar la arquitectura típica del lugar podemos comenzar por visitar el Templo del Pilar, de especial interés, o la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza, una construcción de estilo neoclásico que consta de tres naves.
En la Plaza de España, nos topamos con la Casa Buñuel, un edificio de grandes dimensiones que pertenece a la familia Buñuel y en la que en diversas ocasiones se instaló el cineasta calandino Luis Buñuel, en su paso por su pueblo natal.
Otra de sus atracciones es la Nevera, una inmensa estancia, considerada  una de las más grandes de toda España, que fue usada en el pasado para la conservación de alimentos o bebidas.
En el sendero del Calvario, el cual posee alrededor de un kilómetro y es un tanto zigzagueante, se ubican dos grandes capillas. Absolutamente todos los Vía-Crucis se llevan a cabo en este monte, pudiendo destacar el de la noche del Jueves Santo en la que el monte es iluminado con cientos de antorchas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b5/Vista_parcial_de_Calanda.jpg/800px-Vista_parcial_de_Calanda.jpg

Teruel, la ciudad del mudéjar

Teruel

Teruel, capital de la provincia homónima, pertenece a la comunidad autónoma de Aragón. Se trata de una pequeña ciudad, que guarda diversos vestigios de la ocupación árabe en la región, como ser la arquitectura y el estilo de urbanización. Su   arquitectónica mudéjar fue declarada Patrimonio de la Humanidad por su enorme valor e interés. Continue reading

Variedad de paisajes de Mora de Rubielos

En la Sierra de Gúdar, se localiza la Villa de Mora de Rubielos, capital de la Comarca Gúdar-Javalambre, Teruel. El término municipal, que abarca la totalidad de la cuenca del río Mora, posee una enorme riqueza paisajística, pues en él aparecen alternados abruptos montes con espacios llanos.
Mora de Rubielos posee un atractivo casco urbano, con barrios de trazado medieval como es el caso de La Cuba, El Plano, Los Macedicos, Aliagarico, Santa Lucía y La Troya, con construcciones típicas de la arquitectura popular de la región.
Entre sus principales edificaciones, se encuentran el Ayuntamiento, del siglo XVII, además de diversas casas de gran valor artístico como la Casa del “Curato” y El “Caserón de Marín”.
La zona en su totalidad se encuentra presidida por el Castillo, una obra de planta irregular que presenta una gran variedad de estilos que incluyen desde el románico al gótico mediterráneo.
Contiguo al Castillo, se alza la Ex-Colegiata de Santa María, una construcción del siglo XV que cuenta con una sola nave de cinco tramos cubiertos por bóveda de crucería, y cuyo elemento más valorado es un coro cerrado con un increíble trabajo de rejería.
En los alrededores, se ubican las Ermitas de la Dolorosa, de San Roque, de Loreto, de San Miguel y la Soledad.
Al norte de la localidad se encuentran Cabra de Mora, Alcalá de la Selva o El Castellar, que constituyen algunos de los principales destinos que permiten apreciar el pintoresco carácter de la comarca.
Además, la villa cuenta con espléndidos parajes, como por ejemplo Sabinar de La Torneda, el Cañón del Río Alcalá, los Pinares de Villarejo, o el Nacimiento del Río Mijares.
La Sierra de Gúdar, por su parte, ofrece la opción de practicar esquí alpino, en las pistas de la Estación de Esquí de Valdelinares.

Enclaves de Tramacastilla

Tramacastilla es un pequeño pueblo ubicado en plena Sierra de Albarracín, en la provincia de Teruel, que posee enclaves de excepcional belleza.

Esta localidad está presidida por la iglesia parroquial de Santa Ana, situada en la plaza principal. Se trata de una construcción de tres naves que, si bien ha sido desmantelada durante la guerra civil, conserva ciertos elementos de su estructura original.

Junto al cementerio está la ermita de San Sebastián, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI. El templo es más conocido como la ermita de San Roque pues cada 15 de agosto es visitada por peregrinos que suben en procesión desde la iglesia de Santa Ana camino a la ermita.

En la cima de la peña El Castillo se hallan exiguos restos de una torre defensiva, la cual data de la época berebere. En el suelo pueden apreciarse apenas unos 40 cm. de muro de piedra caliza, de lo que en su momento fueron los cimientos de dicha construcción. Esta fortaleza de carácter militar, conjuntamente con otra que se alzaba en la peña, y de la cual no se observan restos,  son los que dieron su denominación al pueblo, pues Tramacastilla, quiere decir “entre los dos castillos”.

La Peña El Cabezo es una imponente elevación de roca caliza, que por sus dimensiones hace las veces de muralla natural en el suroeste de la localidad. En su base está el río Garganta, gracias al cual sus tierras se han convertido en una huerta sumamente fructífera.

Opciones para pasear por Valdeltormo

Valdeltormo es un municipio situado en la provincia de Teruel, que integra la Comarca del Matarraña.
Para comenzar el paseo, es bueno saber que el Ayuntamiento y la Iglesia, son los dos edificios más importantes del casco urbano, los cuales se hallan ubicados uno enfrente del otro. El Ayuntamiento, una construcción de tres plantas, ha sido en el pasado la sede de la Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción. Por su parte, la Iglesia Parroquial, que data del año 1407, se halla dedicada a Nuestra Señora de la Asunción.
Otras construcciones de especial interés son la Capilla de San Roque, un templo del siglo XVIII en el que los vecinos rezan la novena cada mes de agosto, la Casa del Negre, situada en la Plaza Mayor, el Pozo, que en la antigüedad abastecía a toda la  población, y el Castillo, ubicado en el barrio más alto de la villa, donde antes se disponía la parte fortificada.
Una buena opción es realizar el paseo ya sea a pie o en bicicleta por el término municipal, pudiendo hacer excursiones a  las dos Torres Ibéricas de la Torre Cremada y Dels Trullets, sobre la margen izquierda del río Matarraña, desde donde se obtienen estupendas panorámicas de los bosques de ribera.
Otra opción sería visitar la vieja estación de tren, ubicada a aproximadamente unos dos kilómetros del núcleo poblacional. Desde allí, podemos tomar la vía de la antigua línea del tren Val de Zafán-Tortosa, hasta llegar a la Estación de Valjunquera o inclusive Valdealgorfa o Alcañiz.
Asimismo, siguiendo la carretera de Alcañiz, arribamos a Mas del Labrador, un pueblo deshabitado donde sólo se conservan la Iglesia y tres fuentes, a saber: la Font del Molí, la Font Nova y la Font d’Agulla.
En la desembocadura de la Vall del Riu y del río Matarraña, se localiza la enorme Roca del Tormo, la cual da nombre a la población, y un poco más arriba, está el Molino de la Harina, que suministraba electricidad a toda la localidad a principios del siglo pasado.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Valdeltormo_Teruel2.jpg

Senderismo en Rincón de Ademúz

El Rincón de Ademúz, comarca situada entre las provincias de Cuenca y Teruel, constituye uno de los parajes rurales más atractivos de la Comunidad Valenciana, con un territorio accidentado, de grandes contrastes. Se trata de un destino que ofrece a todo aquél que lo visite numerosas posibilidades para disfrutar de la naturaleza y las actividades al aire libre.
Los adeptos al senderismo, encuentran en Rincón de Ademúz un excelente lugar para la realización de múltiples itinerarios, recorriendo los tradicionales caminos y sendas rurales.
Por otro lado, los aficionados a la caza y a la pesca suelen elegir a esta comarca, además de su rica fauna, por la impronta que ofrecen al paisaje sus bosques y ríos.
La altura de la comarca, y de toda la Comunidad Valenciana, es la cumbre del Calderón (1.839 m). Asimismo, dos amplios senderos europeos permiten aproximar al visitante a sus montañas. De ese modo, el GR-8 se extiende por poblaciones y parajes de Camarena, Riodeva y Villet; mientras el GR-10 recorre los Montes Universales hasta el Macizo de Javalambre. Un circuito de senderos cortos recupera vías pecuarias, caminos tradicionales, permitiendo descubrir poblaciones y parajes de singular belleza.
Dos tercios de la superficie del lugar son de ámbito forestal, lo cual convierte a la zona en un verdadero pulmón verde.
Si bien Rincón de Ademúz se caracteriza por su belleza natural, también cuenta con un modesto patrimonio artístico, que permite vislumbrar parte de su historia y que se encuentra encabezado, sin dudas, por las ruinas del Castillo de Castielfabib así como su iglesia fortaleza de origen medieval.
Otros lugares de interés de Ademúz son la Ermita de la Virgen de la Huerta, restaurada en el siglo XVII; y la Casa de los Picos, de Torrebaja, una antigua residencia-fortaleza señorial.
Las casas que se hallan dispuestas en toda la zona conservan un halo tradicional. Aunque por desgracia parte de este patrimonio se halla deteriorado producto de  la despoblación y la falta de interés por la conservación de las construcciones antiguas. 

Imagen:

http://www.urbevalencia.es/rincon-de-ademuz/

Paisaje urbano de Gúdar

Gúdar es una localidad que está asentada en la Sierra que lleva el mismo nombre, en la provincia de Teruel, muy cerca de Valdelinares y su Estación de Esquí.
El pueblo, se halla coronado por la Peña Malena o de la Magdalena, en donde se ubica una ermita bajo esta advocación, que posee un sensacional mirador al Valle de Alfambra y la Sierra de las Moratillas. Se trata de la Ermita de la Magdalena, una interesante obra de mampostería originaria del siglo XII, que ha sido reformada en el XVIII. La construcción original aún se puede apreciar en el acceso lateral, que se distingue por su arco de medio punto con dovelas de sillería. Además de ofrecer un paisaje urbano por demás pintoresco, Gúdar representa un excelente mirador que dispone de  una amplia panorámica que abarca el Río Alfambra y a la carretera que conduce a Allepuz, con  verdes laderas y tierras de labranza.
Las casas están agrupadas sobre la carretera, al pie del cerro, por lo que domina el amplio paisaje serrano. La arquitectura popular se ve reflejada en los caserones del siglo XVI, característicos por sus arcos de medio punto y dovelas de sillería. La casa del Estanco es un claro ejemplo de ello.
La Iglesia Parroquial, dedicada a Santa Bárbara, es una construcción neoclásica que data del  siglo XVIII. Posee tres naves, coro en alto, una imponente torre campanario, y un retablo manierista del siglo XVII.

Imagen:

http://pisos.mitula.com