Águilas, ciudad para visitar en cualquier época del año

En la región de Murcia, sobre la Costa Cálida, se encuentra la bella ciudad de Águilas, un sitio sensacional para vacacionar en cualquier época del año, ya que  posee una temperatura media anual de 25 grados.
En Águilas es posible aprovechar la oportunidad de realizar un gran número de actividades al aire libre como senderismo y montañismo en la Sierra de Almenara, para apreciar sus espectaculares bosques y magníficos paisajes. Si el paseo lo hacemos durante el mes de febrero, nuestros sentidos estarán al límite debido la enorme cantidad y variedad de plantas que florecen allí cada año. 
Otra actividad imperdible es recorrer la costa de Águilas en veleros, excursión que posibilita la observación de diferentes aves que habitan la zona. En tanto que los amantes del submarinismo, podrán disfrutar del avistaje de la flora y fauna marina.
En la costa de Águilas, se localizan numerosas cuevas y oquedas, así como calas y acantilados. Las bahías de Cope, El Hornillo, Levante y Poniente, albergan playas de arenas blancas y aguas cristalinas.
Si de monumentos e historia se trata, vale la pena visitar el Castillo de San Juan de las Águilas, que se ubica en lo alto del cerro que divide las bahías de Poniente y Levante. Otros sitios de especial interés son la Torre de Cope, que data del siglo XVI,  y Plaza España, donde confluyen ocho de las arterias principales de la ciudad y que es famosa por su fuente y glorieta. 
También, es recomendable realizar una visita al Mirador del Pico de L’Aguilica, una roca con forma de pico de águila desde donde es posible disfrutar de una maravillosa panorámica de la ciudad, el castillo y la bahía.
Por su parte, el edificio del Ayuntamiento, así como el Casino, el Museo de Carnaval, la Casa de Cultura, el Museo Arqueológico y el Centro de Interpretación del Mar, son otros lugares interesantes.
Ven a descansar a Águilas, el destino perfecto para pasar unas vacaciones formidables. Compruébalo tu mismo.

Menorca: Isla paradisíaca y apacible

La isla de Menorca, perteneciente al archipiélago de las Baleares, es un destino sumamente atractivo no sólo por sus playas paradisíacas, sino también por el clima apacible de su entorno.
Al visitar Menorca, nada mejor que hacer un recorrido por sus encantadores pueblos costeros, sin pasar por alto a los de interior.
Además de zambullirnos en sus preciosas playas y calas, Menorca nos brinda una serie de actividades para hacer, como por ejemplo caminar por su casco histórico de calles angostas y callejones que invitan a perdernos, pues esa es sin dudas la esencia de la vida de la isla. También, merece la pena dar un paseo por el puerto y recorrer el paseo marítimo de la Ciudadela, disfrutando de la refrescante brisa marina del Mediterráneo. En la zona del puerto, no podemos perdernos la oportunidad de conocer la Catedral de Santa María de Ciudadela, templo de estilo gótico cuya construcción se realizó entre los siglos XIII y XIV.
La Plaza del Borne, ubicada en Mahón, la capital de la isla, es otro de sus grandes atractivos. Si disponemos de tiempo, podemos aprovechar para recorrer los yacimientos arqueológicos de Talatí de Dalt.
Por su parte, en la Ciudadela, la segunda ciudad en orden de importancia de la isla, podemos conocer el Castillo de San Nicolás o apreciar los restos arqueológicos, un importante legado de la cultura talayótica, entre los cuales destaca el templo funerario  la Naveta des Tudons.
Tampoco podemos perdernos la oportunidad de contemplar la Basílica paleocristiana de Son Bou, considerado uno de los templos religiosos de mayor antigüedad  de Menorca, o descubrir los restos de una fortaleza en el Monte de Santa Águeda, sitio en el que vivieron los musulmanes antes de su expulsión de la isla.
Los más aventureros seguramente querrán realizar una excursión a Monte Toro, la mayor elevación de la isla, donde está ubicado el Santuario de la Virgen del Monte  Toro.
Para disfrutar de la naturaleza de este destino mágico, se puede hacer senderismo en  las rutas del Camí de Cavalls, que forma parte de su patrimonio histórico. Estos caminos se pueden recorrer también en bicicleta o a caballo. Otra opción es visitar el Parque Natural de la Albufera y el Cap de Favàritx, que además de un entorno natural excepcional dispone de un observatorio de aves.
En cuanto a sus playas y calas, aparte de disfrutar de la fina arena blanca, es posible bucear o practicar deportes acuáticos. La Cala Galdana y Cala en Porter, son las más concurridas.

Colunga, destino apacible como pocos

En la costa centro-oriental del Principado de Asturias, en un entorno marcado por un paisaje montañés, agrestes acantilados y apacibles playas, se encuentra el municipio de Colunga, un lugar tranquilo que ha sabido consolidarse como destino turístico. Colunga es, sin dudas, el sitio ideal para todos aquellos que deseen pasar unos días en completa calma. 
La  zona de montaña resulta perfecta para practicar senderismo. Además, se puede disfrutar de la campiña de Colunga, sus maravillosas playas y sorprendentes yacimientos de Icnitas (huellas de dinosaurios).
En el área del casco urbano del municipio puede visitarse el Palacio de Estrada, que es la actual sede del Ayuntamiento, así como la iglesia de San Cristóbal el Real y las Capillas de San Loreto y Santa Ana.
Próxima al mar Cantábrico, se alza la Sierra del Sueve cuya altura máxima es la del Picu Pienzu, de 1.159 m.,  una de las cumbres de mayor elevación toda Europa que se caracteriza por persistente y densa niebla. El paisaje vegetal de este enclave se conjuga con numerosas fuentes. Además, sus magníficas panorámicas convierten a esta Sierra en una de las zonas más atractivas y propicias para la práctica del montañismo.
Entre la carretera que comunica Arriondas y Colunga, se erige el balcón más sensacional de Asturias: el Mirador del Fito, desde donde puede observarse buena parte de la costa asturiana, el valle del río Sella y, a lo lejos, los Picos de Europa.
En la carretera que va de Colunga a Llastres, en las proximidades de la Playa de La Griega,  hay un desvío que conduce al Museo del Jurásico de Asturias, ubicado en  la Rasa de San Telmo. El museo sobresale por su singular edificio, que posee  forma de huella tridáctila. Alberga  restos fósiles y reproducciones a tamaño natural de algunos de los ejemplares de dinosaurios más conocidos.
Para disfrutar del sol, nada mejor que hacerlo en Playa de La Griega,  la más cercana a Colunga, donde tiene su desembocadura el río Libardón, el cual  traza un pequeño meandro.

Imagen:

http://img.fotocommunity.com/Paisajes/Mar-y-playa/Playa-de-El-Barrigon-Colunga-Asturias-a21115992.jpg

La impactante villa de Isaba

En pleno Pirineo Navarro, se encuentra enclavada la Villa de Isaba,  una de las siete localidades que conforman el Valle del Roncal.
Sus casas, son construcciones hechas en piedra y madera, con tejados inclinados de teja roja, que se emplazan en torno a  sus calles estrechas y empedradas.
En los alrededores de la villa, se localizan las cimas más elevadas del Pirineo Navarro, como es el caso de la Mesa de los Tres Reyes (2.434 metros), Ezkaurre, Aine y Lakartxela.
En la zona del centro de la población, se encuentra la Iglesia de San Cipriano, un templo con aire de fortaleza del siglo XVl  que posee una bóveda de estilo gótico que se halla erigida sobre otra, más pequeña, de estilo románico, las cuales fueron  destruidas en un incendio allá por el año 1427 y de cuya construcción original sólo se conserva una puerta lateral de entrada. Según se cree, las piedras que fueron utilizadas para su reconstrucción proceden de un antiguo castillo ubicado en la parte alta de la población, desde donde se obtienen sensacionales vistas de toda la villa.
Cerca de la iglesia, en un enorme caserón, se halla el Museo Casa de la Memoria en donde tienen lugar diversas exposiciones, tanto permanentes como itinerantes.
En la Plaza de Cipriano Barace, se erige la Escultura al Pastor, una estatua de dos metros hecha en bronce, la cual representa un pastor roncalés, marcando el inicio y final de la Cañada Real de los Roncaleses, una vía usada para el traslado de ganado, que comunica el Valle de Roncal con las Bardenas Reales.
Pero sin dudas, uno de los lugares de mayor interés de Isaba es Belagua, un valle de origen glaciar cuyo origen data de hace millones de años, único en su tipo en Navarra, que alberga los restos megalíticos  más destacados de la zona, los dólmenes de Sakulo y Arrako, siendo este último el mejor conservado de Navarra.
La Reserva Natural de Larra, por su parte, sorprende por su gran extensión, que asciende a 2.798 hectáreas. Constituye el Macizo Kárstico más impactante del continente europeo.
Asimismo, el entorno de valles como el de Belabarce  y la zona de Mintxate, sirven de convite para disfrutar de la naturaleza a través de distintas actividades deportivas como senderismo, montañismo o esquí.

Imagen:

http://anotacionesviajeras.com/files/2009/10/isaba.jpg

Tarifa, el lugar ideal para tus próximas vacaciones

Si andamos de paso por la provincia de Cádiz, vale la pena realizar un alto en el camino en Tarifa, una tranquila villa ubicada a unos 100 kilómetros de la capital provincial.
En Tarifa y sus inmediaciones podrás disfrutar de sus más de 8 kilómetros de playa de arenas finas y blancas, cuyo paisaje de los alrededores está compuesto por mar y montaña, ambos unidos por verdes campos.
Esta apacible villa, es el sitio ideal para quienes gustan de los deportes náuticos, debido a que sus extensas playas y sus excelentes condiciones climáticas propician la práctica de diversas actividades deportivas, como el windsurf, el kitesurf y la navegación.
La ciudad de Tarifa puede servir como punto de partida para conocer el Estrecho de Gibraltar, las costas de Barbate, Cabo Trafalgar, así como la costa mediterránea y atlántica de Marruecos, que constituyen bellos accidentes naturales. Las costas y las estupendas vistas, hacen que la navegación en Tarifa sea realmente una experiencia única. Incluso, desde el puerto parten embarcaciones que hacen excursiones para conocer y apreciar la enorme cantidad de ballenas y delfines que atraviesan el Estrecho de Gibraltar. Tales excursiones, son dirigidas por guías expertos quienes se encargan de contar al visitante todo sobre las costumbres y la vida de esos grandes mamíferos que merodean las costas de Tarifa.
Al mismo tiempo, Tarifa se presenta como el lugar perfecto para realizar diferentes actividades, como cabalgatas por montañas y playas, pesca deportiva y submarinismo, además de senderismo y travesías en bicicletas de montaña.
Mientras que si buscas conocer de cerca el pasado de la región, podrás realizar un recorrido por sus más de cincuenta cuevas y abrigos con arte rupestre, que conforman el conjunto denominado Arte Sureño, entre las cuales sobresale  la Cueva del Moro, en donde es posible apreciar grabados de caballos que datan de hace aproximadamente 20.000 años.
En cuanto a la gastronomía local, se destacan los platos elaborados con pescados de la zona, como el voraz, la lubina, la dorada, el pez espada y el atún rojo, entre otros.
En fin, no hace falta decir que Tarifa es el lugar ideal para tus próximas vacaciones.

Navarra a puro deporte

La Comunidad de Navarra es ideal para descansar y hacer mucho ejercicio en pleno contacto con la naturaleza, pues brinda numerosas  propuestas para hacer al aire libre, sobre todo en primavera. Así, aquí puede realizarse desde descensos de barrancos en el valle del Roncal hasta senderismo o rutas en bicicleta.
Los amantes del turismo activo pueden optar por escalar o realizar descensos en algunas de las paredes rocosas de Navarra. Los más expertos, pueden dirigirse al cañón de Artazul, situado en pleno Parque Natural de Urbasa-Andía. Mientras que los menos experimentados pueden optar por visitar el  valle del Roncal.
El senderismo es la mejor alternativa para descubrir cada trazo de esta comarca. Por aquí, hay recorridos que van desde 10 kilómetros hasta 50, todos ellos señalados de acuerdo a su prolongación (verde-blanco, amarillo-blanco y rojo-blanco).
Para los fanátivos de la caza, ésta es otra opción que puede practicarse en las llanuras de la Zona Media y La Ribera. También, se puede ir a pescar truchas en el Pirineo.
Al mismo tiempo, podemos visitar Ulzama, Gorraiz o Zuasti, los principales clubes de golf de Navarra donde los aficionados pueden concurrir para mejorar su swing rodeados de un entorno majestuoso, pues cada campo cuenta con su propio paisaje, el cual se prolonga por los 18 hoyos.

Camarena de la Sierra, el pueblo de las cien fuentes

Camarena de la Sierra es un pequeño municipio de Teruel, conocido como “el pueblo de las cien fuentes”, pertenece a la comarca de Gúdar-Javalambre y dispone de un atractivo paisaje de alta montaña.
Su entorno natural, resulta más que propicio para la realización de diversas actividades. A tan solo 10 km. De Camarena, se ubica la Estación de Esquí de Javalambre, donde es posible realizar numerosas actividades en cualquier época del año.
También, podemos destacar Matahombres, una marcha BTT, que transcurre por la sierra de Javalambre, más precisamente entre los pueblos de Camarena De La Sierra y Riodeva. Posee una distancia de 82 Km. diferenciados en dos sectores. El primero, de 40 Km., discurre entre Camarena (1.450 m.), Riodeva (890 m.) y Camarena. En tanto que el segundo, de 42 Km., tiene lugar entre Pico de Javalambre (2.020 m.) y Camarena.
Al mismo tiempo, Camarena de la Sierra es perfecta para la práctica del senderismo, pues cuenta con rutas consolidadas y marcadas por el trazado de importantes rutas europeas.            
El clima del lugar, sumado a la pureza del entorno y la excelente calidad de sus aguas, convierten a este Municipio en el sitio indicado para el descanso y la relajación. Camarena es llamado.

Imagen:

http://www.camarenadelasierra.com/camarena/images/Camarena.jpg

Naturaleza viva de Fresneda de la Sierra Tirón

Fresneda de la Sierra Tirón es un pueblo que no alcanza los 100 habitantes, ubicado en la provincia de Burgos, en plena Sierra de la Demanda.

Al recorrer sus calles, es posible apreciar claros ejemplos de la arquitectura serrana tradicional, con casas alineadas y sostenidas por vigas de madera que conforman un atractivo soportal a lo largo de la calle principal de Fresneda. También pueden observarse algunas casonas de singular belleza, que llaman la atención de los viajeros por sus entradas portificadas, escudos de piedra y demás elementos que las caracterizan. De modo que es posible decir que su conjunto urbano aún conserva el trazado típico de pueblo medieval de montaña.

En la Plaza Mayor se encuentra la Iglesia Parroquial de la Asunción, templo de estilo gótico originario del siglo XVI, que destaca por su retablo principal, así como por su pila bautismal.

Por otro lado, esta localidad posee un interesante hallazgo arqueológico, el denominado “La Peña de la Pastora“, una estela de piedra con una figura humana, que es relacionada  con estelas celtibéricas.

En la zona de la salida del pueblo se halla el Puente que se alza sobre el Rio Tirón, datado en el siglo XVI.

A fines de la década del 90, en el Prado de San Roque fue creado un parque de grandes dimensiones, cuyo centro está presidido por una fuente. Este bello lugar posee además una pequeña laguna, un campo de fútbol y columpios, por lo que resulta perfecto para pasar un día en familia.

Al mismo tiempo, en los alrededores de Fresneda hay bellos parajes que pueden visitarse, como el de Pozo Negro o Tres Aguas, que brindan a todo aquel que los visite la posibilidad de estar en contacto directo con la naturaleza, a través de por ejemplo la práctica del senderimo o la realización de rutas por su magnífico entorno natural.

Imagen:

Wikipedia

Relajadas vacaciones en Formigal

En Formigal, localidad perteneciente al municipio de Sallent de Gállego en la comarca del Alto Gállego, representa un lugar increíble para descubrir. Se trata de un valle perfecto para unas relajadas vacaciones.
Formigal es sede de la Estación Invernal que lleva su mismo nombre, un escenario ideal para la práctica del esquí y demás deportes de invierno, aún durante los meses más caluroso gracias a la creación de nieve artificial.
De todas maneras, lo mejor es visitar este pueblo  en las estaciones frías, ya que tendrás la oportunidad de apreciar el imponente paisaje que ofrecen las laderas nevadas.
Entre las numerosas actividades que puedes desarrollar durante tu viaje en Formigal, destacamos pasear en helicóptero, montar una motonieve o pasear en un trineo de perros, que te permitirá contemplar lugares imperdibles.
Como la población se halla muy cerca de Francia; el cruce fronterizo es bastante concurrido, por lo que se observa una gran mixtura entre las dos sociedades. De ese modo, podrás probar quesos y vinos franceses en El Portalet, el sitio de visita obligada durante tu viaje a Formigal.
También, podrás inclinarte por el senderismo, vislumbrando paisajes acogedores, vistas irrepetibles custodiadas por elevados picos, como sucede en la zona de Anayet.
Si optas por viajar a Formigal en verano, podrás disfrutar de actividades como trekking, visitar el gran parque multiaventura, tomar sol en una terraza solarium, hacer paseos y excursiones a miradores, así como a picos e ibones,  o realizar un recorrido en las telesillas.
Al mismo tiempo, en Formigal podrás dar un paseo por Sallent de Gallego y Collado de Portata, dos caminos de una belleza soberbia.
En sus calles, podrás toparte con la iglesia del desolado pueblo de Basarán, un templo prerrománico del siglo XI.
Los visitantes, encontrarán en Formigal un excelente servicio hostelero y turístico, para todos los gustos y bolsillos.
Por otra parte, la variada orografía del terreno posibilita la práctica de otros deportes, tales como el barranquismo, parapente o diferentes actividades náuticas.
En fin, tanto en invierno como en verano, en Formigal hallarás, sin dudas, un fabuloso lugar vacacional para disfrutarlo con amigos o en familia. Vive tú mismo la experiencia de conocer Formigal, una ciudad que te regalará durante tu viaje fotografías únicas.

Turismo verde en Cabrales

Cabrales, concejo ubicado al oeste del Principado de Asturias,  constituye uno de los parajes más atractivos del interior de la región,  el escenario ideal para la práctica de toda clase de deportes. También, este lugar goza de buena fama por ser la cuna del exquisito queso de Cabrales.
Cabrales cuenta con una orografía muy accidentada, siendo que la mayor parte de su territorio integra el Macizo Central de los Picos de Europa, con elevaciones que superan los 2.000 metros de altura. Los valles principales, se encuentran formados por los ríos Casaño y Cares, los cuales  atraen por su rica fauna fluvial a muchos pescadores de todo el país.
Los amantes del senderismo y el alpinismo, encuentran en Cabrales el lugar perfecto para realizar todas las posibilidades de alta, media y baja montaña. Aquí, es donde se erige  el legendario Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes (2.519 m), un verdadero icono de los Picos de Europa. Mucha gente se acerca a esta región para recorrer sus múltiples caminos de montaña, deleitándose con un paisaje sensacional y respirando el aire de la cordillera Cantábrica.
Por su relieve cárstico, existen diseminadas por la región numerosas cuevas y simas, destacándose el Sistema del Trave y la Torca de Urriellu, consideradas entre las más profundas del mundo y que fueron declaradas Monumento Natural. Al margen de la espeleología, el turismo verde de Cabrales da la oportunidad de practicar piragüismo y parapente, así como de realizar rutas a caballo.
Otro gran atractivo de este concejo es el queso de Cabrales, cuyo sabor intenso es conocido en toda España. Cabe destacar que el proceso de maduración de éste queso azul se efectúa en las cuevas naturales que abundan en toda el área de los Picos de Europa. Incluso, para los que les gusta este producto existe la posibilidad de participar del certamen del queso de Cabrales, que se desarrolla el último domingo de agosto cada año en la localidad de Arenas de Cabrales.

Imagen:

www.tierradelosorigenes.com