Por las sendas de Calanda

La Villa de Calanda, situada al norte de la provincia de Teruel, posee en su término municipal un relieve suave, en el que predominan los valles y llanuras. En este territorio predominan los olivares además de las huertas dedicadas al cultivo del melocotón.
La población se encuentra surcada de numerosos caminos que resultan perfectos para practicar senderismo, como es el caso de las riberas del Guadalopillo, la senda de las aldeas, la subida de la Clocha y el Tolocha, y el que conduce al Convento del Desierto. Para apreciar la arquitectura típica del lugar podemos comenzar por visitar el Templo del Pilar, de especial interés, o la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza, una construcción de estilo neoclásico que consta de tres naves.
En la Plaza de España, nos topamos con la Casa Buñuel, un edificio de grandes dimensiones que pertenece a la familia Buñuel y en la que en diversas ocasiones se instaló el cineasta calandino Luis Buñuel, en su paso por su pueblo natal.
Otra de sus atracciones es la Nevera, una inmensa estancia, considerada  una de las más grandes de toda España, que fue usada en el pasado para la conservación de alimentos o bebidas.
En el sendero del Calvario, el cual posee alrededor de un kilómetro y es un tanto zigzagueante, se ubican dos grandes capillas. Absolutamente todos los Vía-Crucis se llevan a cabo en este monte, pudiendo destacar el de la noche del Jueves Santo en la que el monte es iluminado con cientos de antorchas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b5/Vista_parcial_de_Calanda.jpg/800px-Vista_parcial_de_Calanda.jpg

La Horra: la villa del buen vino

La Horra es una villa que se localiza sobre una pequeña ladera, en la provincia de Burgos, rodeada por un pinar extenso y frondoso. Es muy popular por sus vinos, cuya denominación de origen es “Ribera del Duero”, y bodegas, dado que buena parte de su territorio está ocupado por las viñas.

La Horra constituye la primera localidad en la cual fue introducida la variedad de Cabernet Sauvignon, uva traída desde Burdeos por el Hermano francés Martín Dumas, quien fundara la primera casa de su congregación en la villa.

Una de las visitas obligadas es el museo del vino, en el cual es posible conocer la historia del vino en el pueblo, además de apreciar los numerosos utensilios con los que se cultivaba que aquí se exponen. Lo mejor de este museo es, por cierto, la bodega subterránea.

Al mismo tiempo, es interesante remarcar la importante cantidad de bosques y pinares que circundan el pueblo, entre los que se destaca el Monte Villalobón, que cuenta con una ruta de senderismo creada por la Mancomunidad Ruta del Vino.

El monumento más importante de este lugar es la iglesia parroquial, que destaca por su portada clásica con un gran arco realizada por  Domingo de Ondátegui, arquitecto vasco que durante el siglo XVIII participó en la construcción de numerosas obras arquitectónicas, como la imponente torre de la catedral de El Burgo de Osma. El conjunto en sí mismo es maravilloso, en su interior  dispone de tres naves denominadas “de salón”. El altar mayor posee en su interior dos bajorrelieves del siglo XII que sobresalen por su arte.

Sus principales festividades tienen lugar el 12 de febrero, celebración que honra a Santa Eulalia de Barcelona, y el 15 de agosto, fiesta de la Asunción de Nuestra Señora. Además, se lleva a cabo la fiesta del nativo ausente que se inicia el jueves posterior a la de Asunción, donde se efectúa la ya clásica “decoración de los barrios”.

Imagen:

Wikipedia

Bienvenidos a Villa

Villa es una localidad del Valle de Caldueño, ubicada entre el litoral cantábrico y los Picos de Europa, en Asturias.
Desde el punto más alto de Villa, puede contemplarse la Sierra del Cuera así como diferentes pueblos situados en sus alrededores.
Se trata de una población sumamente tranquila y de gran tradición, en la que sobresale la arquitectura popular.  Por lo que es un buen lugar para hacer turismo rural, disfrutando de paso de su rica cocina tradicional.
Vale decir que este pueblo es perfecto para descansar de la rutina, pues no cuenta con bares, ni hoteles, ni tiendas, excepto algún que otro alojamiento rural. Aquí, es costumbre la venta directa de pescado y pan a domicilio, de modo que nuestra experiencia será como realizar un viaje al pasado.
Los lugareños acostumbran bajar cada viernes hasta Posada, un pueblo que cuenta con un mercado en donde se pueden adquirir, entre otras cosas, productos de la huerta, quesos de elaboración artesanal, carnes y pescado.
Es posible, además, realizar diversas excursiones por los alrededores de Villa, por sitios de montaña o simplemente por la playa, ya sea a pie, en bicicleta o en coche.
Aquellos que prefieren pasear por la montaña, pueden aprovechar para ir a la Tornería, desde donde se obtienen maravillosas vistas de la costa cantábrica. También, se recomienda hacer un paseo hasta el Picu de los Resquilones.
Otra sugerencia es hacer una excursión desde El Mazuco hasta el Pico Peña Blanca, o sino tomar la Ruta del Valle de Viango, en un trayecto a pié que nos llevará por magníficos parajes, culminando en Purón.
Asimismo, si deseamos conocer a fondo el litoral de Llanes, qué mejor que visitar alguna de sus numerosas playas, muchas de ellas salvajes, que resultan propicias para realizar surf.

Imagen:

http://web.educastur.princast.es/cp/llanes1/caldume.JPG

Bienvenidos a Náquera

Náquera es un municipio de la Comarca de El Camp de Túria, que constituye la entrada natural del Parque Natural de la Sierra Calderona, lo cual hace que sea un enclave de gran valor paisajístico. Además, posee importantes elementos patrimoniales y culturales, que convierten a Náquera en un destino digno de visitar.
Es un lugar muy elegido por los amantes de la naturaleza y de los deportes al aire libre, debido a que en su entorno abundan pinares, montañas y barrancos de belleza inigualable.
En su término municipal se ubica la Ermita de San Francisco, una edificación de enorme valor simbólico, pues en su construcción  participaron los  antepasados de los pobladores.
Por tratarse de una población de montaña, Náquera cuenta con un espacio natural maravilloso. Representa uno de los puntos de entrada que conduce hacia los rincones y parajes del parque natural. 
La Sierra Calderona, que compone el Sistema Ibérico, se extiende de oeste a este hasta la costa mediterránea. Esto la vuelve perfecta para la práctica del senderismo.
A través de sus antiguos caminos se puede acceder a conocer sus montañas y fuentes, así como diversos puntos de interés.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d8/Calle_en_N%C3%A1quera.jpg/450px-Calle_en_N%C3%A1quera.jpg

Descubre Denia

Denia es una ciudad de Alicante, en la Comunidad Valenciana, que por estar ubicada en la Costa Blanca recibe a miles de visitantes cada verano.
La ciudad posee extensas playas de arena y magníficas calas rocosas. Al norte de la villa se encuentran las playas en Área Les Marines, entre las que se destacan Punta del Raset, Les Bovetes, Les Marines, L’Almadrava, Les Deveses y Els Molins. Mientras que en la zona sur están las playas de La Marineta Casiana y las calas rocosas de Las Rotas, en cuya culminación se alzan los acantilados del Cabo San Antonio.
En su entorno natural sobresale el Parque Natural del Mongó, cuya superficie se extiende entre los municipios de Dénia y Xàbia. El parque cobija más de 650 especies vegetales y sirve de refugio para una rica fauna.
Se puede practicar senderismo por el parque, a través de sus diversas rutas. Así, es posible recorrer la Senda del Racó del Bou, que  debe su nombre a la forma que adquiere la montaña en esta parte, Cova de l’Aigua, con bellas vistas panorámicas, Creueta (Cima del Montgó), un tanto dificultosa por lo que es recomendable realizar esta ruta por la mañana.
También, podemos tomar la Vía Verde de Denia, ya a pie o en bicicleta. A lo largo del recorrido, que cuenta con áreas de descanso, miradores y mobiliario para hacer ejercicio, hay numerosos puentes de madera que cruzan distintos barrancos.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/06/Denia_calas.jpg/800px-Denia_calas.jpg

Actividades para hacer en Chulilla

Chulilla, perteneciente a la Comarca de La Serranía, es una ciudad de carácter montañoso que está ubicada en la cuenca alta del Río Turia.
La población se halla dominada por el Castillo árabe, que conserva del lado de la población torreones y murallas. La fortaleza posee, entre otras cosas, un recinto señorial con torre y restos de la residencia y cuatro aljibes. Mientras que, en la parte que da al río, está el  cañón denominado “Las Hoces del Turia”, de unos 6 kilómetros de longitud. Éste es, quizás, uno de los parajes más bellos y, a su vez, menos conocido de la Comunidad Valenciana. Sus paredes atraen por igual escaladores y naturistas.
Su rico patrimonio natural, transforma a esta localidad en el espacio perfecto para practicar senderismo, disfrutando de itinerarios por las zonas de mayor atractivo de la comarca, marcadas por la diversidad de paisajes fluviales, frondosas campiñas y abruptas zonas de montaña.
También, Chulilla es ideal para la práctica de escalada  deportiva y rutas en bici, para bicicleta de montaña y de carretera.
Junto al Río Turia, se dispone el Balneario de Fuencaliente., el cual sobresale por las propiedades  de sus aguas, perfectas para tratar afecciones reumáticas y respiratorias, así como trastornos de motricidad, celulitis, etc.
El Barranco de Falfiguera, por su parte, es otro de los grandes encantos de esta estupenda población. Este paraje, posee una zona de difícil acceso, descubierta en 1998,  que alberga pinturas rupestres de gran valor histórico.
Por otro lado, de la arquitectura religiosa puede visitarse la Iglesia de la Virgen de los Ángeles, construida sobre una antigua mezquita, y la Ermita de Santa Bárbara, un edificio originariamente gótico que dispone de una sola nave con pilastras y bóveda de crucería.
Otra de las cosas que sobresalen del paisaje de Chulilla son las numerosas fuentes, algunas de ellas  permanentes y otras que surgen en función de las lluvias. La principal y más grande de todas es la Fuente del Balneario, que abastece al balneario y al  pueblo en su totalidad. También, vale la pena mencionar a las fuentes de la Rinconá, Corachana,  Terrosa, Mortaina, Pelma, La Maza y El Lebrecillo, entre muchas otras.
De este modo, no es difícil afirmar que Chulilla es un buen lugar para descansar, disfrutando de la naturaleza de su entorno y de la amplia oferta de actividades deportivas y lúdicas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b1/ES_Valencia_Chulilla.jpg/800px-ES_Valencia_Chulilla.jpg

Serra, el paraíso de los excursionistas

Serra es un municipio de la Comunidad Valenciana, que está situado en la comarca del Campo de Turia en pleno Parque Natural de la Sierra Calderona, lo cual lo dota de una belleza paisajística sin igual.
Serra se caracteriza por sus calles intrincadas y empinadas, debido al relieve accidentado de la zona, dominio de la Sierra Calderona.
Hay diversos yacimientos arqueológicos, como “Salt del Riu”, “Les Eretes del Riu” y “La Cova Soterranya”. Por su parte, entre los yacimientos eneolíticos es posible mencionar: “Puntal del Sapo”, “La Torreta” y “Torre Umbría”.
El origen histórico de Serra reside en un castillo árabe, que hoy está en ruinas. Se encuentra emplazado en un cerro empinado. Sirvió de parada y refugio a las huestes de El Cid Campeador durante la toma de Valencia.
La principal construcción religiosa de Serra es Cartuja de Portaceli, una iglesia de estilo neoclásico que contiene cuatro claustros y un acueducto  que en el pasado traía agua de la Fuente de la Mina pero que hoy está en desuso. Supo ser una de las más importantes, ya que por ella han pasado reyes, papas, cardenales y hasta militares. Si bien a lo largo de su historia ha tenido diferentes usos, en el año 1943 la Diputación Provincial la compró, regresando así a ella los monjes cartujos.
Al mismo tiempo, Serra representa un verdadero  paraíso para el turista, por sus parajes naturales de gran belleza, dotados de frondosos pinares, propios de la Sierra Calderona. De ahí que es el escenario perfecto para la práctica de montañismo y senderismo, al tiempo que es el entorno elegido por muchos aficionados a la espeleología, pues en su término municipal hay un gran número de grutas, cuevas, minas y simas.

Imagen:

 http://img.fotocommunity.com/Motivos/Panoramas/La-Cartuja-de-Porta-Coeli-Serra-Valencia-a20562152.jpg

 

Tahal rústica

Tahal, un pueblo almeriense cuyo trazado se adapta a la ladera de una colina, en pleno paisaje serrano, es el lugar indicado si lo que se busca es disfrutar de estupendas panorámicas de toda la comarca, dignas de ser retratadas.
Uno de sus monumentos principales es la torre del Castillo de los Estévez, el cual está erigido sobre una alcazaba y que se impone sobre un caserío, contrastando visiblemente el blanco de sus muros con el rojo de los tejados.
Los yacimientos arqueológicos se hallan entre los principales atractivos de esta población. Los mismos, se encuentran ubicados en los alrededores de Tahal y pertenecieron a diferentes culturas que habitaron la región en tiempos remotos. De ese modo, es posible apreciar interesantes grabados, que datan de diversas épocas, como es el caso de los del Cerro del Mojón, fechados en el Neolítico y la Edad de Bronce.
Otra de las joyas arquitectónicas que forman parte del legado histórico de Tahal es el castillo que domina la localidad. Se trata de una fortaleza que fue levantada en el siglo XVI y que actualmente se encuentra en estado ruinoso.
Continuando con el paseo por el casco urbano, es posible contemplar diversos monumentos de especial interés, como por ejemplo el edificio de la iglesia parroquial, dedicada al Santo Cristo del Consuelo, la cual aún conserva una torre, que antiguamente era utilizada como campanario y lugar de resguardo ante posibles ataques de los berberiscos.  Si bien cuando promediaba el siglo XIX la iglesia se hallaba en ruinas, diversas reformas posteriores le confirieron la estructura que luce hoy.
Otros de los encantos del lugar son una fuente, al igual que un viejo horno, donde eran cocidas las tejas para la población; y una lápida datada en 1881.
Su paisaje serrano, resulta ideal para practicar senderismo o disfrutar de un bonito día de campo.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/tahal.jpg

Ruta del Barranco del Infierno

Para realizar la Ruta del Barranco del Infierno, debemos tomar como punto de partida la Vall de Laguar, un municipio situado en la provincia de Alicante, en la Comunidad Valenciana.
Se trata de uno de los valles del interior de la zona de montaña de Alicante, que está compuesto por los núcleos de Benimaurell, Fontilles, Fleix y Campell.
El Barranco del Infierno es considerado una auténtica maravilla natural, conformada por el río Girona, el cual divide la Sierra del Migdia  de la Sierra de la Carrasca o de Ebo, y cruza el valle en su totalidad hasta donde se encuentra el Embalse de Isbert.
Al otro lado, se hallan numerosas fuentes y manantiales sobre la Sierra del Cavall Verd o Sierra del Penyó.
La ruta del Barranco del Infierno debe su nombre a la exigencia que implica el recorrido, debido a su estado de conservación y a la gran diversidad de fauna y flora que habitan en él.
El trayecto es de aproximadamente unos 15 kilómetros y posee alrededor de 6.500 escalones de piedra, que fueron construidos por los moriscos, antiguos habitantes de estas tierras. Descendiendo por esta senda de escalones llegaremos hasta el Forat de la Juvea.
Llegando al río Girona, cuyo curso está seco, y luego de atravesarlo, empezamos el ascenso hacia el Pou de Juvea, cuyo entorno no tiene desperdicio.
Después, continuamos el periplo hasta las Juvees d´Enmig, donde se encuentran las casas usadas por los agricultores, para tras un breve descenso arribar a la Font de Reinós, donde conviene hacer una parada para descansar.
Prosiguiendo con el descenso, nos allegamos al Barranco del Infierno. Vale aclarar que aquí, debido a los saltos del barranco y como el cauce del río se torna realmente intransitable; es necesario dominar la técnica de escalada y rapel.
Saliendo del barranco, debemos ascender por una senda que conduce hacia las Juvees de Dalt, desde donde es posible apreciar la belleza imponente del Barranco del Infierno.
Retomando la senda, descendemos hacia el Barranco del Tuerto o Barranc de Racons, un lugar de extremada belleza desde donde subimos hasta la Font dels Olbis, para luego lentamente descender hasta llegar a Benimaurell, punto inicial de la ruta.
En fin, no hay senderista que se precie de tal que no quiera realizar esta maravillosa ruta.

Imagen:

http://www.caminosysenderos.com/6000/6000_archivos/image007.jpg

Parauta, municipio ecológico

Uno de los pueblos andaluces que más atrae a los visitantes por su gran valor ecológico es Parauta, el cual está situado en la Serranía de Ronda y ocupa parte del Parque Natural Sierra de las Nieves, lo que lo dota de un entorno más que privilegiado.
El legado andalusí puede apreciarse en el trazado del municipio, de casas encaladas y calles empedradas y angostas.
El fantástico entorno natural que ofrece el Parque Natural Sierra de las Nieves y el paisaje serrano, constituyen un gran atractivo para quienes gustan disfrutar de la vida en contacto con la naturaleza, En efecto, hay diversas rutas de senderismo que permiten conocer de cerca los encantos de la zona, que combinan las colinas llenas de bosques con el carácter rocoso de las sierras.  Conejeras, el Pinsapar de Parauta, Los Quejigales y el Madroñal, son algunos de los parajes naturales que pueden apreciarse durante nuestro paso por el pueblo.
De todos, la Iglesia de la Inmaculada Concepción, es el edificio más emblemático de Parauta. Se trata de una construcción que data del siglo XVI, que dispone de una torre mudéjar de singular belleza.
Asimismo, vale la pena realizar una parada en la encina de Valdecilla, en la zona más alta del municipio, en dirección a Igualeja; que supera los tres metros de diámetro y es catalogado como el más antiguo de todo el mundo.
Por su parte, otro de los monumentos naturales del lugar es Pinsapo de las Escaleretas, ubicado en la Sierra de las Nieves, el cual alcanza los  26 metros de altura.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/parauta_plaza.jpg