O Grove, ¡allá vamos!

O Grove, situado en la provincia de Pontevedra, Galicia, es un municipio que combina una caprichosa geografía con paisajes excepcionales. Bellas playas muy bien equipadas y una pujanza turística compuesta por senderismo, golf, arqueología y una activa vida nocturna, son sólo una muestra de lo que te depara en tu viaje a O Grove.
La pequeña península de O Grove, localizada en la entrada de la ría de Arousa, se halla unida al continente por O Bao, un istmo que posee al este la marisma de Umia-O Grove y al oeste la playa de la Lanzada. Por medio de un puente, es posible acceder a la isla de A Toxa para disfrutar de las aguas termales, aprovechar para embellecerte en un spa, jugar al golf o, mejor aún, entretenerte en su estupendo casino.
Este paraíso de ensueños es, además, uno de los principales puertos pesqueros y marisqueros de la Comunidad Autónoma de Galicia.
Para despuntar el ocio, nada mejor que surcar las aguas del Arousa a bordo de algún catamarán o barco, hasta el muelle de O Grove. También, puedes optar por practicar surf, windsurf o kitesurf en las playas de La Lanzada, así como vela, moto náutica o remo en las playas localizadas al norte de la península. Para los más aventureros, está la posibilidad de realizar una excursión de buceo para descubrir los desconocidos fondos marinos del lugar.
Mientras que la naturaleza en O Grove te sorprenderá con rincones de una belleza inigualable, como es el caso de la ensenada de O Bao, un espacio protegido y la zona húmeda más importante de Galicia, o la laguna de A Bodeira, que sorprende por la gran variedad de aves migratorias que visitan el lugar. Otros de los espacios protegidos con los que cuenta el municipio son Red Natura 2000, Espacio Natural del Complejo Intermareal Umia-O Grove, A Lanzada, Punta Carreirón y la Laguna A Bodeira.
Si todo lo anterior te deslumbró ni qué decir entonces de los diez kilómetros de playa que ofrece O Grove, destacándose las  playas de A Lanzada, que cuenta con un bello paseo de madera,  Área da Cruz, orientada al sur, Raerios, la cual ofrece una hermosa vista de la Isla de Ons,  y la playa de Área das Pipas, ubicada en un entorno rural.
La geografía, la historia y las encantadoras playas de O Grove, convierten a este lugar en un destino verdaderamente de ensueño.

Litos: Un destino de naturaleza salvaje

Litos, es un pequeño pueblo de la provincia de Zamora que está situado en la Sierra de la Culebra. Este lugar atrae a los turistas por la belleza inigualable de su entorno, el cual resulta perfecto para realizar senderismo.

Recorriendo su entorno, el visitante puede, además de conocer nuevos lugares, descubrir  la naturaleza del lugar. La Sierra de la Culebra, es una reserva de caza que, en sus 67.000 hectáreas de extensión, alberga una gran diversidad de animales. Para apreciar una panorámica general de Litos se recomienda hacerlo desde el mirador de ICONA, ubicado en la peña Pedrizona (1055 m.).  También, desde este punto se pueden contemplar los bosques de pinos.

En la parte occidental de esta sierra se encuentra el monte Corral de Moros, donde se halla la fuente El Pilo, símbolo del pueblo. Asimismo, aquí se hallan las ruinas de lo que se cree pertenecieron a un castro prerromano. Aunque existen algunas leyendas que las conecta a dichas ruinas con una fortificación de origen musulmán.

Por otro lado, Litos es un destino muy propicio para la práctica de senderismo, puesto que cuenta con atractivos lugares y enclaves inhóspitos para descubrir, en muchos de los cuales es posible observar en estado salvaje algunos ejemplares de la fauna endémica de la región. Así, por ejemplo, se puede optar por realizar la Ruta de La Guadaña, que es óptima para hacer en familia. Se trata de un recorrido de unas dos horas que conduce a la cumbre del monte La Guadaña, situado a 903 metros de altitud. Si bien no es posible adentrarse en el paraje, la ascensión se puede hacer sin dificultades.

Los más expertos pueden decantarse por hacer la Ruta de La Balina, que conduce hacia un paraje que se caracteriza por la dureza del terreno y sus frondosos bosques de pinos; o bien la Ruta del Lobo, un sendero de dificultad media que es ideal para los amantes de la naturaleza.

Imagen:

http://media2.clubrural.com/imgmarcag/pueblos/zamora/litos/20091123105509-zamora-litos.jpg

Visita guiada en Los Yébenes

Los Yébenes es un municipio del sur de la provincia de Toledo, que se encuentra ubicado entre las comarcas de Los Montes de Toledo y La Mancha. Se caracteriza por la singularidad y belleza de sus parajes, por lo que se trata de un sitio propicio para aquellos que desean descansar disfrutando del contacto directo con la naturaleza.

La riqueza paisajística de Los Yébenes queda de manifiesto en lugares como el Coto Nacional de Los Quintos de Mora, sitio en el cual con frecuencia se llevan a cabo estudios cinegéticos. Asimismo, los montes y sierras que conforman el entorno constituyen el escenario perfecto para realizar visitas guiadas, tanto a caballo, en bicicleta o a pie.

En su término municipal pueden apreciarse además diversos molinos de viento, algunos de los cuales se encuentran completamente restaurados, así como las pinturas rupestres de la Sierra de Los Yébenes.

Entre sus monumentos más importantes puede mencionarse al Castillo de Las Guadalerzas, una fortaleza medieval que cuenta con una atractiva torre del homenaje, pero que desafortunadamente no puede visitarse más que su exterior ya que se trata de una propiedad privada.

El pueblo posee, a su vez, una interesante arquitectura religiosa que se ve plasmada en la Ermita de la Concepción, cuya nave está cubierta por falso techo; la Ermita de la Soledad, que dispone de una capilla mayor situada tras un arco triunfal de medio punto; la Ermita de San Blas, templo de una nave de estilo popular; y la Ermita del Cristo, que destaca por el artesonado de su interior. A ellas se les suman la Iglesia de San Juan, edificio del siglo XVII-XVIII que contiene un atractivo retablo barroco, y la Iglesia de Santa María, templo con planta de cruz latina que posee un retablo de estilo rococó.

La Casa del Prior, el Palacio de la Encomienda y Fuente Nueva, son otros de los sitios de interés de este pueblo apacible y lleno de encanto.

Imagen:

diputoledo.es

Torla, historia viva

La villa de Torla, situada en la provincia de Huesca, es poseedora de  una vasta historia y un patrimonio por demás singular.
Su casco antiguo, de origen medieval, se encuentra en perfecto estado de conservación, guardando auténticas muestras de la arquitectura tradicional altoaragonesa, como es el caso del Casón de los Viu, un palacio datado en el siglo XIV,  considerado una de las construcciones más importantes de todo el valle.
Otras construcciones interesantes son la Casa Ruba, Casa Bun y la Casa Lardiés, por mencionar algunas, las cuales se hallan construidas en piedra, y ostentan escudos nobiliarios en sus fachadas.
De la arquitectura religiosa, sobresale la iglesia parroquial, un templo del s. XVI, de estilo gótico tardío, que ha sido recientemente restaurado, admirado por su bella portada románica.           
Por otro lado, el magnífico escenario en el que se alza la villa posibilita la realización de diversas actividades deportivas, como rafting en el río Ara, considerado uno de los últimos ríos vírgenes del pirineo; hidroespeed y barranquismo.
El paraje montañés, durante el verano, es ideal para practicar senderismo, realizar ascensiones y escalada. Mientras que, en el invierno, se puede disfrutar del esquí de montaña, alpinismo y escalada en hielo.
Sin lugar a dudas, el principal lugar de interés de Torla es el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Monte Perdido, con sus 3355 metros de altitud, sobresale por ser el macizo calcáreo más alto del continente europeo, en cuyo relieve es posible encontrar una importante diversidad de ecosistemas.

Imagen:

http://www.huesca.eu/wp-content/uploads/torla2.jpg

La riqueza arqueológica de Lupión

Lupión es una atractiva localidad de la provincia de Jaén que se destaca principalmente por su vasta riqueza arqueológica, un claro ejemplo del rico legado histórico de esta población.
Un torreón defensivo constituye el yacimiento arqueológico más sobresaliente de su entorno. Se trata de una construcción del siglo XIII, que representa lo único que queda de lo que en su momento fue un castillo.
Además de estos restos de la época medieval, también se conservan diversos vestigios del periodo islámico.
Paseando por las calles de su casco urbano, es posible vislumbrar algunos de sus monumentos más destacados, como es el caso de la Iglesia de Nuestra Señora de Asunción, una pequeña edificación datada en el siglo XV que combina diferentes estilos. Su estructura consta de tres naves, las cuales están separadas por pilares. Su fachada es más bien sencilla.
También, vale la pena visitar el Ayuntamiento y la plaza sobre la que se asienta, en cuyo centro dispone de una fuente.
Si queremos apreciar mejor el entorno natural de la villa, no hay mejor lugar para hacerlo que la campiña de olivares de gran extención que la circunda, además del paraje conocido como Casa de Máquinas, un sitio al que es posible arribar tanto en auto como a pie, realizando senderismo. En ambas orillas del río Guadalimar, el visitante se impactará con el verde intenso de su vegetación.
De la gastronomía típica de Lupión, merece la pena destacar las tortas a la Carda, elaboradas con una fina masa de pan; y Morrococo, un plato realizado a base de tomate, garbanzos y cebolla.

Imagen:

http://2.bp.blogspot.com/_P3o2TYVMLzo/TR-1I3hXvMI/AAAAAAAAAOE/Rd1BAcDgwnI/s1600/LUPION.gif

Campodron, enclave medieval

Campodron, en la comarca de Ripollès, es un lugar mágico como pocos, debido a la belleza paisajística que lo destaca y el trazado medieval que aún conserva la villa.
Podemos visitar el museo dedicado a la vida y obra de Isaac Albéniz, músico oriundo del lugar, o dar un paseo por el espectacular puente románico que se alza sobre el río Ter, conocido como el Pont Nou, que ha sido declarado Monumento Histórico – Artístico por ser uno de los elementos más emblemáticos de Campodron. También, es interesante transitar por sus estrechos callejones, vislumbrando la peculiar arquitectónica de los antiguos edificios construidos en piedra, siendo un verdadero viaje en el tiempo por el Pirineo Catalán.
Para continuar con el paseo, podemos elegir recorrer sus dos núcleos medievales: Vila de Baix, ubicado a orillas del río Ter, y la Vila de Dalt; que se alza en una de las márgenes del Ritort. Es en esta última zona donde se encuentran las construcciones más significativas, como por ejemplo la iglesia de Sant Pere, templo románico del siglo XII que perteneció a un antiguo monasterio y la iglesia de Santa María, con reminiscencias góticas y románicas. Mientras que en Vila de Baix destacan la iglesia del Carmen y el edificio consistorial.
En las afueras del casco urbano, también existen diversos rincones de gran atractivo, como es el caso de la estación de esquí Valtter 2000, una de las más populares de esta zona  del Pirineo.
Caminando río arriba por el Alto Ter, encontraremos el entorno perfecto para practicar senderismo o realizar rutas de montaña, sobre todo en los pueblos de Llanars, Villalonga de Ter y Setcasest.
Llanars, es un típico pueblo de montaña, donde se emplazan grandes mansiones entre sus callejones. En el caso de Villalonga de Ter, este enclave medieval sorprende por su riqueza monumental.
Mientras que en Setcasest, destaca por sus casas con atractivos balcones adornados con flores. Sus calles, que fueron restauradas, le dan un aire especial a este pueblo.

Imagen:

Wikipedia

Observación de aves en el Parque Nacional de Monfragüe

El Parque Nacional de Monfragüe está ubicado en el centro de la provincia de Cáceres, justo donde confluyen los ríos Tajo y Tiétar. Las aguas de este último junto con otros cauces menos caudalosos excavan profundas gargantas hasta llegar al río Tajo, originando de ese modo un increíble sistema de cantiles rocosos.

Además de las áreas de bosque y matorral mediterráneo de gran valor tanto faunístico como ambiental, lo que más destaca del conjunto son las amplias extensiones de dehesas que se prolongan al norte y sur del Parque Nacional.

Monfragüe posee accesos fáciles y correctamente señalizados. En su interior sólo hay un núcleo de población, Villarreal de San Carlos, en donde se encuentran los centros de visitantes y de interpretación.

Vale destacar que el área de uso público es bastante reducida, pues la mayor parte del Parque Nacional se encuentra cerrado a los visitantes. Sin embargo, la zona visitable brinda excelentes lugares para la observación de aves. Para conocer mejor la riqueza ornitológica de Monfragüe, es sugerible realizar un recorrido por los principales miradores o aprovechar para hacer algunos de los itinerarios de senderismo que existen en el Parque y el entorno. Cabe señalar que la mejor época para avistar aves en el Parque Nacional es en primavera, entre marzo y mayo.

Uno de los miradores más simbólicos del parque es Salto del Gitano-Peña Falcón, un imponente cantil rocoso que está situado en la entrada desde Trujillo. Alberga una maravillosa comunidad de aves, compuesta por el buitre leonado, cigüeña negra, búho real, águila perdicera, halcón peregrino, etc.

La Serrana, La Tajadilla, La Báscula y Portilla del Tiétar, son otros de los miradores a los que se puede acceder.

En el interior del parque hay diversos elementos artísticos que merecen ser apreciados, como es el caso del castillo de Monfragüe y el puente del Cardenal. Mientras que en los alrededores se puede visitar el poblado prerromano de Torrejón el Rubio, el Museo Etnográfico de Serradilla, el Convento del Santo Cristo y la  iglesia parroquial de Serrejón en Plasencia.

Imagen:

Wikipedia

La Tinença de Benifassá

La  Tinença de Benifassá, es una sub-comarca de la Comunidad Valenciana que está compuesta por los pueblos de Coratxá, La Pobla de Benifassá, El Boixar, Fredes, Castell de Cabres, El Ballestar y  Bel,  todos ellos de aspecto medieval. De manera que las opciones a las que puede acceder el visitante, sobre todo en materia de turismo cultural y turismo rural, son realmente muy diversas.
En lo que respecta a la gastronomía, La Tinença es famosa por su exquisita cocina autóctona, de la que se destacan los platos a base de carne de caza, guisos y diversos productos naturales.
El paisaje de La Tinença es propicio para la realización de numerosas actividades, como paseos a caballo, turismo activo, senderismo y travesías en 4×4.
Los tintes de la postal que arroja el entorno de esta zona van variando con cada estación del año. Se trata de un lugar lleno de contrastes, que incluye una importante área de  cotos de caza, cursos de ríos, frondosos  valles y elevaciones del terreno que denotan su paisaje limpio.
Su principal atractivo es, sin duda alguna, el Parque Natural de la Tinença de Benifassà, el cual abarca diferentes poblaciones. Posee una abundante fauna y flora, y es una zona que puede recorrerse gracias a las diversas rutas con las que cuenta, las cuales llevan a los visitantes a conocer sus diferentes embalses y bosques. La ruta roja, que se extiende desde el Portell de l’Infern hasta el Salt de Robert, es una de las más elegidas por los amantes del senderismo y del turismo activo.
No hace falta esgrimir más motivos para visitar La Tinença de Benifassá. ¡Anímate a descubrirla!

Imagen:

http://www.rutaslatinensa.com/wp-content/uploads/2012/06/la-pobla.jpg

Turismo activo en Pallars Sobirà

Pallars Sobirà, comarca que forma parte del Parque Natural del Alto Pirineo, dispone de muchas opciones interesantes para poder disfrutar al máximo de su entorno durante el invierno. En la época invernal, la cumbre nevada de la Pica d’Estats, 3.143 metros de altitud, conforma el paisaje perfecto para practicar  esquí y muchas otras actividades, que permiten descubrir la naturaleza y el patrimonio artístico y cultural del lugar.
El paisaje blanco que ofrecen las laderas nevadas del Pirineo, se conjuga con la imagen que brindan los ríos de aguas rápidas, los lagos de origen glaciar y las angostas carreteras que conducen hacia pequeños asentamientos rurales. A ello, se le suman diversos sitios, como el pueblo de Tor, el Pla de Negua o els Plans de Boavi, dueños de un cierto halo de misterio.
Tampoco hay que dejar de mencionar a la atractiva arquitectura de montaña, que puede observarse en sus iglesias, construcciones románicas y ermitas, y demás estructuras pastoriles, que propician el turismo rural de montaña y turismo activo.
Debido a su orografía típica de montaña y la magnificencia de su paisaje, los pueblos del Pallars se encuentran entre los más elegidos por los aficionados al turismo de aventura, pues ofrecen el escenario perfecto para realizar descensos de rafting o de barrancos, rutas a caballo, etc. Pero además en invierno pueden realizarse otras actividades, más allá del clásico esquí alpino.
De este modo, Pallars Sobirá dispone de atractivos aunque improvisados senderos blancos, conformados por laderas, senderos y bosques, que permiten estar en contacto con la naturaleza de la cordillera pirenaica realizando senderismo, ascensiones, rutas en trineo impulsados por perros, excursiones con raquetas de nieve y esquí de fondo y de montaña.
En tal sentido, Bosc de Virós, es una estación de esquí muy concurrida para participar de las travesías en trineo con perros debidamente entrenados, con el apoyo de un guía experto.
Aquellos que se decanten por el esquí alpino, pueden hacerlo en Talascán, Port Ainé o Spot Esquí, que entre los tres suman unos 70 kilómetros de pistas, además de un gran número de cañones de nieve y 6 telesillas, entre otras atracciones.

 Imagen:

http://i74.photobucket.com/albums/i272/Pollastrina/Certascan-Lladorre4.jpg

Recorre El Fargue en bicicleta

El Fargue es un barrio de la provincia de Granada, cuya población asciende a 800 habitantes. La historia de este lugar está ligada a una fábrica de pólvora, que funcionó durante varios siglos, en la cual trabajaba la mayor parte de los lugareños. Sin embargo, dicha fábrica, que pertenecía al estado, fue vendida en el año 2001 a una empresa estadouniense dedicada a la fabricación de misiles.
La instalación de la fábrica de pólvora se debió originalmente a que por El Fargue pasa la acequia de Aynadamar, cuya agua era utilizada para los molinos de la fábrica. Con una trayectoria de 13 kilómetros, la acequia se extiende desde Fuente Grande y llega hasta El Albayzín.
Aquellos que practican ciclismo, tienen la opción de recorrer el barrio comenzando el paseo en Plaza Nueva, para pasar luego por el río Darro y ascender rumbo a Sacromonte, donde se halla la Abadía de Sacromonte. El periplo puede continuar tomando el camino que conduce desde la abadía hasta donde se halla el campo de fútbol. Es importante saber que para realizar esta ruta en bicicleta es necesario tener buen estado físico, puesto que durante el trayecto se deben sortear cuestas dado que hay un desnivel de 233 metros. Aquellos que posean mejor preparación física, tienen la opción de realizar el ascenso hasta cruz de Viznar (1523 metros), desde donde es posible contemplar una magnífica panorámica de todo el entorno.
También hay diversas rutas interesantes para practicar senderismo, que parten desde el centro de Granada, gracias a las cuales es posible apreciar las inmejorables vistas que se obtienen de la Alhambra.

Imagen:

Wikipedia