Fuentepelayo

Fuentepelayo es una población de la provincia de Segovia, que se localiza en medio de una llanura de gran extensión.

Entre sus monumentos destaca la Iglesia de San Salvador, la cual preside la pequeña plaza de igual nombre. De su estructura original solamente pueden apreciarse los cuerpos medio y bajo de su torre. En el edificio actual predominan dos estilos, el románico-mudéjar y el gótico. En su interior sobresale la sillería así como la fábrica de ladrillo. El templo consta de tres naves, muy apreciadas por su artesonado. Además, contiene un pequeño museo museo de arte sacro, en el que se exhiben las casullas y capas de distintos siglos, junto con un palio de gran antigüedad.

La Iglesia de Nuestra Señora La Mayor posee en su construcción una parte románica y otra gótica. Cuenta con una torre cuadrada, con piedra de sillería en las esquinas. Su interior destaca por el coro y el bajo coro.

Asimismo, el pueblo posee diferentes paseos y espacios ajardinados, entre los cuales se halla el paseo de los Álamos que está conectado con el paseo de “la chopera” o del “Popayán”. Rumbo a Aldea Real se puede disfrutar de otro pequeño paseo que se encuentra en las proximidades de las escuelas.

De sus jardines, no pueden dejar de visitarse los “del Acueducto” y “del Alcázar”, cuyo nombre deviene de la réplica de tales monumentos que están instalados en ellos.

Por otro lado, en Fuentepelayo hay tres humedales: la Calzada, la Fuente de Paco García y la Llosa, este último el más importante de los tres; que se sitúan entre los campos de cultivo, razón por la cual cuentan con un gran valor ecológico. Se trata de enclaves de vital importancia para la conservación de la naturaleza, que sorprenden por su encanto y por la diversidad de la flora y fauna que albergan.

Imagen:

http://esphoto500x500.mnstatic.com/fuentepelayo_5563791.jpg

Hoces del Río Riaza: paseo entre riscos y cañones

Las Hoces del Río Riaza es un Parque Natural situado en la provincia de Segovia, en el límite con Soria y Burgos, cuyo paisaje de rocas calizas ha sido excavado por acción de las aguas del río Riaza desde el embalse de Linares hasta Montejo. Este espacio protegido abarca las poblaciones de Montejo de la Vega de la Serrezuela, Maderuelo y Valdevacas de Montejo. Por sus características, es considerado uno de los conjuntos de hoces, desfiladeros, cañones y acantilados más significativos del interior de la Península Ibérica.

Este solitario y espectacular paraje sirve de hábitat para numerosas aves rapaces, entre las que se incluyen unas 200 parejas de buitres leonados. El paisaje rocoso está, además, cubierto por masas boscosas de sabina albar, que es la especie de árbol preponderante, a la vez que alberga los restos románicos pertenecientes al convento de Casuar.

Entre los principales atractivos de las Hoces del Río Riaza caben mencionar el  Paraje de El Casuar,  cañón natural de peñascos y cavernas, y los barrancos de Valdecasuar y Arroyo de Valugar.

En sus alrededores, vale la pena realizar un recorrido por los pequeños pueblos, los cuales son poseedores de ricas tradiciones y de un interesante patrimonio rural.  Así, por ejemplo, pueden incluirse en el itinerario a las poblaciones de Maderuelo, que se destaca por su caserío amurallado; y Montejo de la Vega de la Serrezuela, cuyos principales atractivos son el centro de actividades  rurales y el museo etnológico.

En el lugar hay dos refugios de caza: el de la Confederación Hidrográfica del Duero, y el de Montejo Adena, que ha sido declarado Zona de Especial Protección para las Aves. Este último, que esta ubicado en el centro del valle, alberga una de las colonias de buitres leonados más grandes de Europa.

Imagen:

Wikipedia

Hoces del río Duratón: paisaje excavado en roca caliza

Hoces-del-río-DuratónAl noreste de la provincia de Segovia, en las proximidades de la villa de Sepúlveda, se halla el Parque Natural de las Hoces del río Duratón, cuyo cauce fluvial está enmarcado por un profundo cañón con desniveles de hasta 100 metros. Se trata de una zona de gran riqueza arqueológica e histórica, ideal para disfrutar realizando turismo de aventura.
A los valores naturales de este paraje se añaden otros atractivos de especial interés, como es el caso de la ermita de San Frutos, de origen romano, las cuevas, que contienen grabados de la Edad del Bronce, y el conjunto arquitectónico de Sepúlveda, así como algunos puentes y calzadas romanas.
Para llegar a la ermita de San Frutos, antiguo cenobio benedictino, es necesario cruzar un puente de piedra y sortear La Cuchillada, una enorme grieta. Además de visitar el templo, construido en el siglo XII, vale la pena encaminarse hacia el cementerio que se halla en sus cercanías, en el cual hay diversos enterramientos antropomórficos altomedievales.
Para recorrer este paraje puede tomarse la Senda Larga, que va desde el Puente de Talcano hasta el Puente de Villaseca, cuya extensión es de 12 km.
Otras rutas que se pueden escoger son la Senda de los Dos Ríos, trayecto de mediana dificultad de unos 5Km, o la Senda de la Molinilla, que comienza en el Puente de Villaseca  y culmina en la Presa de la Molinilla.
Cerca de la presa de Burgomillodo hay un tramo embalsado del río en el que puede practicarse piragüismo. Aunque si la intención es hacerlo en época de cría, entre enero y julio, es necesario solicitar un permiso en la Casa del Parque.
Durante la visita resulta interesante explorar las diversas cavernas que se hallan entre Sepúlveda y la presa del embalse de Burgomillodo, formadas por la acción de las aguas del río sobre las rocas calizas. Una de las más popilares es la cueva de Los Siete Altares, situada junto a la carretera que comunica Cantalejo con Villaseca, que alberga altares de origen visigodo. Otras cavernas que pueden recorrerse con las de La Molinilla, el Pájaro, La Huelga o El Cabrón, en las cuales pueden apreciarse valiosas pinturas rupestres.

Imagen:

Wikipedia

Paseo por la historia de Segovia

segovia

Segovia es una apacible capital provincial, enclavada al norte de la Cordillera Central, en Castilla y León. El arte y la historia de este lugar, se ven atestiguados en sus numerosos monumentos.
Puede iniciar el recorrido por el Acueducto de Segovia, una imponente construcción romana que data del siglo I.  En tan solo 700 metros del tramo que ocupa en la ciudad, dispone de 163 arcos realizados enteramente en piedra de granito. Una verdadera obra maestra. Continue reading