Rutas sobre ruedas por el Valle de Zalabí

Valle del Zalabí es un municipio andaluz, situado en la comarca de Guadix, que cuenta con una interesante oferta turística.
Los alojamientos estrella de esta zona son las cuevas, cavernas prehistóricas adapatadas para recibir a los turistas que ofrecen una opción distinta para pasar la noche. 
Los visitantes pueden realizar numerosas rutas, para conocer los rincones y encantos del norte de Granada, y deleitarse con la mejor gastronomía. Los trayectos se pueden hacer a caballo, en ciclorrail o quads.
Una de las actividades que más suelen demandar los turistas son las rutas en quads por Sierra Nevada.
Lo más atractivo de este itinerario sobre ruedas es que se pueden visitar algunos pueblos típicos, como Jérez, Albuñán y Lanteira. Asimismo, ascender a 1.880 metros de altitud y  acceder a un Refugio de Alta Montaña es una experiencia única. También, pueden recorrerse espacios naturales de gran belleza, como la Tizna, y contemplar su exhuberante vegetación.
Al realizar esta ruta, el turista no ha de extrañar que encuentre por el camino algunos toros bravos, al tiempo que podrá descubrir las minas de hierro de Alquife, que pronto pasarán a ser un centro de interpretación minera. Luego de hacer una pequeña parada en Lanteira para beber un aperitivo, la ruta prosigue por  el espacio Natural de la Rosandrá, la localidad de Aldeire y el Castillo de La Calahorra. Las sensacionales vistas panorámicas que se obtienen desde estos lugares, configuran una auténtica aventura. 
Otra opción para recorrer la comarca es hacerlo en ciclorrail, un tándem de bicicletas que se desplaza por las vías del tren actualmente en desuso. La rueda delantera de la bicicleta es apoyada en un patín, mientras que la trasera va directamente sobre la vía.
Pero si, de todos modos, prefieren los quads pueden emprender la ruta que rememora el Granada Dakar recorrienda parte del trayecto del famoso, que discurre entre pinares, puentes  y badlands.
También, se puede hacer un itinerario por el desierto de Sierra Nevada, una ruta de gran impacto visual mediante la cual es posible pasar del desierto a la alta montaña, disfrutando del estupendo paisaje, en solamente un cuarto de hora. La duración de esta ruta, que recorre los pueblos de Guadix y Benalúa, es de un día. A la vez, recorre los poblados de Alicún de las Torres, Gor y Gorafe, en este último vale la pena hacer una visita al parque megalítico.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/valle_de_zalabi_alcudia_de_guadix.jpg

Embalse de Cornalvo

En Extremadura, hay mucho sitios de gran belleza para conocer y numerosas rutas que pueden tomarse para recorrer cada uno de ellos. En este caso, proponemos un itinerario por el Embalse de Cornalvo, el cual se halla ubicado en pleno centro del Parque Natural de Cornalvo, espacio que ha sido declarado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Partimos del Centro de Interpretación del Parque Natural de Cornalvo, sitio en el cual es posible acceder a información adicional acerca de este espacio protegido y otras rutas que pueden hacerse. Tras avanzar unos 7 km, debemos tomar un desvío que nos llevará hasta la Presa del Embalse de Cornalvo.

La ruta, a través de caminos y senderos, discurre por todo el perímetro del embalse, de unos 6.800 m de longitud. Sin embargo, cuando el nivel de las aguas baja se pueden tomar otros caminos y, de ese modo,  acortar distancias. A medida que el sendero se aleja de la ladera va disminuyendo la densidad de encinas y alcornoques, dando lugar a zonas adehesadas que se combinan con matorrales y pastizales, facilitando así la observación de las aves.

Es bueno saber que este itinerario podemos realizarlo en cualquier época del año, aunque lo más recomendable es hacerlo en primavera, sobre todo si nos interesa observar aves que habitan en el bosque y la dehesa.

En la ruta, podemos incluir una visita al Observatorio del Embalse del Muelas, e incluso realizar un paseo cultural por Mérida, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.

Imagen:

Wikipedia

Torrelavega y alrededores

Una de las ciudades más importantes de Cantabria es, por cierto, Torrelavega. Está situada al norte de la provincia, muy cerca de la costa, justo donde se unen los ríos Saja y Besaya.
Podemos comenzar el itinerario visitando la Iglesia de La Asunción, templo de grandes dimensiones que posee atractivas trazas neogóticas de fines del siglo XIX. El edificio, que consta de tres naves, se destaca por su espigada torre que se alza en uno de los brazos del crucero.
Los interesados en el arte medieval, pueden encontrar en los alrededores de Torrelavega diversos castillos, así como monumentos románicos y góticos.
Rumbo al sur, por el Valle del Besaya, se localiza Cartes, población que ha sido declarada conjunto histórico-artístico gracias a su singular patrimonio medieval y moderno.
En las cercanías de Cartes se halla Yermo, donde es posible conocer una de las mejores iglesias románicas de Cantabria.
Desde Yermo, nos podemos acercar a Bárcena de Pie de Concha y a Silió, pueblos que cuentan con diversas iglesias románicas con interesantes esculturas.
A menos de 5 Km de Torrelavega se encuentra el pueblo de Viveda, cuya amplia iglesia conserva su original puerta sur, además de una inscripción que da cuenta de un templo prerrománico anterior.

Imagen:

Wikipedia

Viaje por la costa de Bareyo

Bareyo es un municipio de la costa de Trasmiera, que está situado en la zona del Cabo de Ajo, al norte de Cantabria. Está compuesto por tres pueblos: Ajo, el más importante y popular por sus playas y la ría, Bareyo, que da nombre al ayuntamiento y que posee una de las mejores iglesias románicas de la región, y Güemes, localizado en un valle escondido y alejado.

Posee el típico paisaje de la costa cántabra, caracterizado por suaves relieves cubiertos de praderías y un litoral en el que predominan los acantilados. También, cuenta con dos playas, Cuberris y La Antuerta, y la encantadora ría de Ajo, conocida también como de La Venera o de Castellano, que está muy bien conservada. Este estuario, donde tiene su desembocadura el río Campiazo, constituye el límite con el municipio de Arnuero. La carretera es atravesada por el Puente de la Venera, desde donde es posible contemplar uno de los molinos de marea más importantes de la región.

Al igual que otros municipios de la costa de Trasmiera, Bareyo ha experimentado en los últimamente un notable desarrollo turístico y urbano, sobre todo en el pueblo de Ajo, que es el más cercano a la costa. No obstante, la zona de las playas y la ribera de la ría no se vieron afectadas por el crecimiento urbano. En el núcleo urbano de Ajo es posible contemplar diferentes casonas y casas-torres, que le confieren cierto estilo.

La zona de la costa, donde se alzan los acantilados de Cabo Quintres, considerados los más altos de Cantabria, y los de Cabo del Ajo, es la más atractiva del municipio. Para llegar a Cabo Quintres debemos partir del pueblo de Ajo, tomando una pista que pasa por el barrio La Peña y la zona de Seles hasta acceder a los alrededores del cabo. A este lugar se puede acceder también desde la zona de las playas, recorriendo la costa por praderías procurado mantener distancia de  las rocas del acantilado. Por otro lado, es recomendable recorrer la ruta jacobea cantábrica, en el tramo que discurre por el municipio. Para ello, una opción es ascender desde el Puente de Solorga hasta arribar al pueblo de Bareyo, para luego continuar por la carretera local hasta Güemes, donde hay un albergue de peregrinos. Desde allí, es necesario seguir hasta Galizano primero, y al santuario de Latas y Santander después. Otra alternativa es ascender por los caminos rurales que salen desde el Puente de Solorga y que conducen hacia la iglesia románica de Santa María de Bareyo.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Bareyo_Cantabria1.jpg

La Serena: Una de las zonas estepáricas más bellas de Extremadura

La comarca La Serena, ubicada al este de la provincia de Badajoz, se caracteriza por su paisaje protagonizado por extensos pastizales. Esta penillanura de pizarras se encuentra surcada por el río Zújar y sus afluentes, a la vez que se halla circunscripta por una serie de sierras que no superan los 950 m de altitud.

Para visitar la zona, es necesario tomar como punto de referencia a la localidad de Villanueva de la Serena. Durante el recorrido, de aproximadamente 77 km, discurre por los pueblos La Coronada, Campanario, Castuera y Cabeza del Buey.

El primer tramo de la ruta se inicia en Campanario y se prolonga hasta La Serena, una de las zonas estepáricas más bellas de Extremadura. Tras pasar por la Ermita de Piedra Escrita y el Río Guadalefra, hay que tomar la carretera que conduce hacia Orellana la Vieja y Puebla de Alcocer. Luego, hay que seguir camino a la Ermita de Belén, un trayecto de 22 km por la “Carretera de las Golondrinas”, que está rodeada de pastizales y cultivos. Siguiendo rumbo a Castuela y después de pasar por la pequeña población de Almorchón, es necesario tomar el desvío que conduce a la Ermita de Belén. El último tramo va desde la Ermita de Belén hasta Castuera, y finaloza junto al cementerio de dicha localidad.

La Serena constituye una de las zonas estepáricas más importantes de España, no sólo por su extensión sino también por la diversidad de hábitats y especies de aves que alberga, razón por la cual ha sido declarada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Imagen:

Wikipedia

Ruta por la Moheda Alta y Sierra Brava

Los amantes de la naturaleza no pueden dejar de hacer la ruta que va desde el embalse de Cubilar al embalse de Sierra Brava. A lo largo de 37 km, la ruta los llevará por el área denominada Zona Centro y las Vegas Altas del Guadiana, ubicada al centro-este de Extremadura. El trayecto abarca los términos municipales de Obando, Navalvillar de Pela, Vegas Altas y Madrigalejo.

Una sola jornada es suficiente para completar el itinerario, pudiendo alternar el coche con breves caminatas. Durante el recorrido, es posible apreciar diferentes hábitats, dedicados en su mayoría a aprovechamientos agrícolas y ganaderos, lo cual propicia la observación de distintas especies de aves fáciles. En efecto, el itinerario les permitirá pasar por zonas de diversos cultivos, dehesas y pastizales, hasta llegar a una gran llanura, donde está el embalse de Sierra Brava, punto en el que culmina el recorrido.

Conviene visitar el Centro de Interpretación Moheda Alta, para luego continuar hacia la finca Gorbea y pasar la dehesa, donde abundan  los cultivos de cereal de secano y arrozales y pueden observarse grullas y aguiluchos laguneros en los dormideros. Al arribar al embalse de Sierra Brava, es recomendable transitar por el camino perimetral que se encuentra antes de la presa para contemplar la gran diversidad de especies de aves acuáticas que allí habitan.

Cabe señalar que el otoño y el invierno son el momento perfecto para emprender esta ruta, ya que es cuando puede observarse una mayor concentración de aves, en especial de ánsares, grullas y avefrías. Los aficionados a la ornitología, seguramente no querrán perderse la oportunidad de realizar esta ruta.

 

Ruta por el Valle de Ayora y alrededores

Adentrándonos en la provincia de Valencia, más precisamente en el Valle de Ayora, llama poderosamente la atención el encanto del paisaje surcados por los ríos Júcar y Cabriel, en donde hay atractivos caseríos que constituyen el cobijo ideal para los amantes de la vida al aire libre y el turismo rural. Hablando específicamente de Ayora, la capital del valle, allí es donde se atesora Cautelar de Meca, un antiguo poblado ibérico de especial interés histórico y artístico.
Gracias a la naturaleza y el esfuerzo de los ayorenses, fue conformándose este enclave en un centro turístico del interior de Valencia, lo cual se evidencia en su amplia oferta de casas rurales o de alquiler, actividades culturales y de excursiones para apreciar de cerca la riqueza natural del Valle de Ayora.
Sin embargo, no caben dudas que  de todo su patrimonio se destaca el pueblo ibérico de Castellar de Meca, una auténtica joya que permanece oculta en el Valle de Ayora. Se trata de un antiguo poblado en el que se conservan vestigios que se remontan al siglo VIII a. de  C. de los primeros habitantes de la zona. Un tanto más antiguas son las pinturas rupestres del Abrigo del Sordo, que se hallan en los alrededores de aquel poblado.
Castellar de Meca está ubicado a aproximadamente diez kilómetros de Ayora, sobre una colina de gran altitud de la Sierra de Mugrón. En este yacimiento es posible observar el viejo trazado de las vías del ferrocarril, al igual que la arquitectónica de las construcciones de los antiguos pobladores, una verdadera fortaleza natural a la que solamente podía accederse por un camino sinuoso excavado en la roca caliza.
Las ruinas de esta ciudad ibérica conforman un impactante conjunto y testimonian la envergadura de esta espectacular ciudad-fortaleza, que supo ser uno de los centros principales de la cultura íbera.
Otros de los encantos del Valle de Ayora residen en sus costumbres, rutas de senderismo, excursiones por el río y una exquisita gastronomía.
Uno de los pueblos que merecen ser visitados es Cofrentes, que sobresale por su castillo  y su balneario. Se encuentra situado en la cima de una colina rodeada por las aguas del río Júcar, por el cual se puede navegar para conocer mejor el paisaje, y el Cabriel. En las cercanías están el volcán de Cerro Agrás y la fuente de Tollo.
Por su parte, en Jalance puede visitarse la Cueva de Don Juan, en la que abundan las estalagmitas y estalactitas, y donde se hallaron importantes restos arqueológicos del periodo Mesolítico y de la Edad de Bronce.
En el recorrido podemos incluir también a la villa de Jarafuel, sitio en el que es posible conseguir todo tipo de artesanías. 
La ruta finaliza en Zarra, pueblo de calles pintorescas, y Teresa de Confrontes, muy popular por su paraje de Las Quebradas en el que abundan las cavidades y simas.

 Imagen:

http://www.canal-valencia.es/valencia_pueblos/images/excursion_a_ayora_01.jpg

El entorno rural de Escalante

Escalante es un municipio de la costa de Cantabria, situado próximo a la Bahía de Santoña. Su amplio territorio comprende, aparte de la villa del mismo nombre, seis entidades de escasamente pobladas: Cornoció, Baranda, El Alvareo, Noval, Montehano, y Rionegro.

Su término municipal abarca desde las marismas que circunscriben el Montehano hasta el río Campiazo. Posee un relieve accidentado por suaves cumbres, en las que predominan los eucaliptales. La zona de mayor atractivo del municipio es, sin dudas, la de las marismas, que forma parte de la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. La Ría de Escalante, al igual que la Bahía de Santoña, ostenta un gran valor medioambiental, pues cobija a diversas especies de aves que se refugian de forma temporal o permanente en estos parajes.

Montehano constituye la silueta que caracteriza a Escalante. Este monte cónico, estuvo en el pasado rodeado completamente por las marismas. En su cima aún quedan algunos vestigios de un castillo que se alzó allí durante la era medieval, a cuyos pies se erigió un convento. Debido a la explotación de una cantera que se realizó durante muchos años  Montehano se vio muy perjudicado, por lo que actualmente se aguarda su rehabilitación.

Otro de los atractivos del municipio es la ermita de San Román de Escalante, de origen romano, que se halla construida en un prado cercano a la carretera que se conduce por el Alto del Portillo hasta Castillo Sietevillas.

Para apreciar mejor la arquitectura del lugar, bien merece la pena hacer un alto en la villa de Escalante. Aquí es posible observar diversas construcciones populares que se entremezclan con otras de estilo más señorial, como es el caso de la casona en la que posee su sede el ayuntamiento. También es interesante contemplar los restos de los molinos de marea, en especial el de Cerroja, recientemente recuperado.

El recorrido obligado de este municipio es el que conduce a la cima de Montehano, de apenas 187 metros de altitud. Aunque es bueno saber que su ascenso en un tanto complicado debido a la existencia de numersosos  cortes verticales, así como de una abundante vegetación que torna este monte prácticamente impenetrable.

En el término municipal hay diferentes caminos rurales y algunas carreteras poco transitadas por donde se puede dar un paseo apreciando el encanto del entorno rural agradable y sus rincones.

Imagen:

Wikipedia