Paseo por la costa de Bárcena de Cicero

Bárcena de Cicero es un municipio de la comarca de Trasmiera, localizado en la ribera de la Bahía de Santoña. La ría y el puente de Treto lo separan de Colindres.

Posee el paisaje típico de la costa de Cantabria, con suaves relieves cubiertos de praderías y amplios eucaliptales, quedando sólo algunos vestigios de los bosques originales. Los pueblos se hallan dispersos, con diversos barrios y viviendas diseminadas a lo largo de las carreteras. Esto dota a la zona de un paisaje rural afable, donde sobresale el verde de las masas forestales.

De todos modos, lo que despierta mayor interés en Bárcena de Cicero es su franja costera, que se caracteriza por sus marismas y zonas intermareales incluidas en la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. Para acceder a ella, se lo debe hacer desde Cicero, Treto, Gama o Adal.

Al realizar paseos por el interior del municipio, podremos conocer por ejemplo el monte o barranco de Ocina, que limita con la Junta de Voto. Para llegar acá es necesario tomar la carretera de Carasa a la altura de Treto, desviándose hacia Nates, para arribar al Puente de Ocina, comienzo de la pista que conduce hasta el barranco.

Otra opción es incursionar por la pista que sube hasta La Tejera de Moncalián, desde el pueblo que lleva el mismo nombre.Se recomienda continuar por las ventas del Pico y de Cobos hasta llegar a la pista por la que se accede a Vidular, el barrio más alejado del municipio.

Imagen:

Wikipedia

Rutas y senderos de Arredondo

Arredondo, es una encantadora localidad del Alto Asón, en Cantabria. Su territorio, escarpado y agreste, no es muy concurrido debido a que se encuentra fuera de paso de las rutas habituales.

Los macizos calizos de cumbres elevadas, que accidentan el relieve tanto de Arredondo como de los municipios aledaños, engloban en su interior un conjunto de cavidades de características únicas. Dentro del término municipal de Arredondo, se ubica el Sistema del Cueto-Coventosa, que con sus 815 metros de desnivel es considerado uno de los más importantes de España. También, vale la pena mencionar a la Cueva de la Vallina,  que se destaca entre las cientos de cuevas y torcas que existen. Este excepcional mundo subterráneo convierte a Arredondo en uno de los sitios preferidos por los espeleólogos de toda Europa.

Desde no hace mucho tiempo, este territorio ha comenzado a ser frecuentado por montañeros y senderistas, pues Arredondo se ha encargado de promocionar este tipo de actividades en esta parte de Cantabria, desconocida por muchos. Esto ha dado lugar en la región a la señalización de algunos senderos de Pequeño Recorrido (PR), que han sido incorporados a una red de carácter comarcal.

Uno de los recorridos más recomendables para realizar, debido a que no reviste dificultades, es el “Camino de las Cabeceras de Alisas”, un sendero de 12 kilómetros con comienza y finaliza junto a la iglesia de Bustablao. El inicio del recorrido nos conduce por la pista asfaltada que llega al barrio de Tabladillo, subiendo luego hasta las cumbres de Alisas, en las que puede observarse un estupendo ejemplar de tejo. Después, el circuito discurre entre cabañas y rodea las cabeceras del valle, donde puede tomarse un desvío a la derecha para acceder hasta El Braneu, collado desde donde se vislumbra el valle del río Miera. Retomando el camino, se desciende hasta el barrio del Avellanal y Bustablao. Si bien se trata de una ruta fácil, es necesario saber que existe un desnivel de 400 metros que hay que salvar, con algunas pendientes pronunciadas.

También, se puede optar por recorrer el “Camino de Peña Lavalle”, ruta que asciende hasta los alrededores de la cumbre que lleva el mismo nombre, donde se asienta la Sima del Cueto. El sendero comienza en Arredondo, sube hasta el barrio de Socueva y pasa por las proximidades de la antigua  ermita rupestre de San Juan de Socueva, y continúa ascendiendo hasta las cabañas de Buzulucueva. El camino sube hasta un collado cercano a la cumbre, desde donde es posible contemplar una magnífica vista panorámica del valle del Asón. Son 6 kilómetros y más de 800 metros de desnivel, siendo por su dureza una excursión de jornada completa.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/9d/Iglesia_de_San_Pelayo.JPG/450px-Iglesia_de_San_Pelayo.JPG

 

Déjate embrujar por Zuheros

Una de las localidades por las que discurre la Vía Verde de la Subbética es Zuheros, un pueblo de Córdoba que se caracteriza por sus blancas calles y miradores que envuelven en una suerte de embrujo a todo aquél que pasa por aquí. No por nada se lo ha declarado Bien de Interés Cultural.
Zuheros puede ser tomado como punto de partida para llevar a cabo numerosas rutas de senderismo, así como excursiones por el entorno natural.
Si observamos desde el mirador, contiguo a la Cueva de los Murciélagos, apreciaremos el castillo-palacio, el cual forma parte del patrimonio monumental de la villa. Se trata de una construcción del siglo IX excavada en la roca, de origen árabe, que se halla situada sobre un imponente risco. Hoy el edificio alberga algunos vestigios de un palacio renacentista, desde donde se obtienen maravillosas vistas panorámicas de la localidad.
Adentrándonos en Zuheros, podemos visitar la Iglesia de los Remedios, una vieja mezquita en cuyo interior atesora un atractivo retablo, además de una talla de la Virgen datada en el siglo XIII.
También, vale la pena hacernos un tiempo para hacer una recorrida por los museos de la villa, comenzando por el museo arqueológico, donde se exhiben diversos materiales y utensillios hallados dentro de la Cueva de los Murciélagos; la Casa Muso y el Museo de Costumbres de Artes Populares “Juan Fernández”.
Pero, sin dudas, el plato principal de Zuheros es la visita a la Cueva de los Murciélagos, que se localiza en lo más alto de la montaña, aproximadamente a mil metros de altura sobre el nivel del mar; y sobresale por su interesante conjunto arqueológico. Este Monumento Natural, tal como ha sido declarada, llama la atención del viajero por sus atractivas formaciones calizas, pinturas y lagos. Aunque lo mejor de esta cavidad es, por cierto, el importante yacimiento arqueológico del Neolítico que alberga.
La cueva posee dos entradas: Cueva Grande, que conduce a una serie de corredores con estalactitas y estalagmitas de gran belleza, y Cueva Chica, por donde se encuentra la Sala de los Estratos. Si pensamos visitarla, es bueno que antes sepamos que esta cavidad posee unos 700 escalones en los 450 metros que están abiertos al público.

 Imagen:

http://www.urbecordoba.com/wp-content/uploads/2011/01/cueva-de-los-murcielagos.jpg

Visita Santoña

Santoña es una encantadora localidad situada en Cantabria que, además de contar con algunos monumentos interesantes, puede ser tomada como punto de partida para emprender rutas que conducen a atractivos sitios, localizados en zonas aledañas.
El principal monumento es la iglesia de Santa María del Puerto, la cual perteneció en sus orígenes a un monasterio altomedieval y que fue de gran importancia durante siglos.
Si bien permaneció largo tiempo en decadencia, fue en el siglo XIII comenzó a construirse el templo actual. Se trata de un edificio gótico, rematado con sencillas bóvedas de crucería. Lo que más impacta de su exterior son las dos puertas y los  ventanales con morfología románica.
Durante la época de los enfrentamientos con franceses fueron construidas diversas fortificaciones, como el Fuerte Imperial, El Mazo, y los fuertes de San Martín y San Carlos.
Para conocer los alrededores de Santoña, existen algunas rutas que conducen a iglesias románicas, como la de Escalante y Bareyo, así como a numerosas torres señoriales bajomedivales.
La iglesia de San Román de Escalante, es un templo románico que pertenece al gobierno autonómico de Cantabria. Su exterior es rústico y sencillo, en tanto que su interior comprende una sola nave y ábside semicircular. La corona de canecillos es su mayor atractivo, aunque también puede apreciarse una cabecera muy decorada y algunas estatuas-columna.
Por su parte, la iglesia parroquial de Santa María de Bareyo, ubicada cerca de la de Escalante, es una construcción de estilo románico, cuya única nave se encuentra unica a la cabecera de ábside semicilíndrico. La pila bautismal románica, apoyada sobre dos leones, es otro de los elementos que no pasan desapercibidos.
También, puede visitarse la Torre de Venero en Castillo, Arnuero, que sobresale por sus almenas, ventanas y la muralla exterior.
Asimismo, en la costa cantábrica se aconseja conocer las Torres de Isla: Cabrahigo, Jado, Torrín y Cueva, todas ellas de estructura similar.

Imagen:

Wikipedia

 

Sotres: el rey del montañismo asturiano

Aquellos que desean conocer en profundidad el paisaje asturiano pueden optar por subir a Sotres, aldea muy concurrida por excursionistas y montañeros para iniciar rutas y escaladas.

El camino sube desde el puente de Poncebos, atravesando pequeños túneles, junto al río Duje. A unos 6 kilómetros más adelante se halla el valle de Tielve, donde es posible descubrir la tradición del queso de Cabrales y contemplar los rebaños de cabras y ovejas que pastan entre las peñas. El terreno es accidentado, con desniveles, y desde la carretera serpenteante pueden apreciarse pequeños valles.

Al llegar a Sotres, tras recorrer 11 km desde Poncebos, nos encontramos con un pueblo de tradición pastoril de unos 200 habitantes, donde las cabañas forman parte de la arquitectura popular, las cuales se alzan entre grandes extensiones de pastos.

Gracias a que se trata de un sitio muy elegido por los excursionistas, Sotres posee guías de montaña, así como un alto nivel de hostelería y una interesante oferta de productos artesanos. Debido a que esta aldea posee numerosas cuevas naturales para la maduración del queso de Cabrales, aquí es posible encontrar varios elaboradores de este queso tan particular.

El pueblo se halla cercado por los Picos de Europa, lo cual da lugar para el vértigo. En lo alto de este promontorio humano se puede contemplar el paisaje, en la más absoluta quietud. En las inmediaciones de Sotres hay sendas trazadas que permiten adentrarse en la zona de los Picos de Europa.

Los amantes del sederismo pueden ascender desde Sotres hasta el Lago de las Moñetas, una cumbre situada en las cercanías. Para llegar allí es necesario sortear un importante desnivel. En principio, es preciso dirigirse a los invernales del Texu, rumbo a Aliva, hasta las Vegas del Toro o de Sotres donde es común encontrar rebaños de ovejas. Justamente allí es donde comienza el valle de las Moñetas. El Lago es, por cierto, uno de los tantos paraísos asturianos. Quienes no deseen recorrer esta ruta a pie, pueden elegir hacerlo en  4X4.

Si proseguimos rumbo a Aliva, transitaremos cerca a la divisoria de Asturias y Cantabria, entre los macizos de los Urrieles y el de Andara. Tras cruzar el arroyo del Duje, conocido también como Vao Jumiello, podemos visitar la Ermita de la Virgen de las Nieves, lugar desde el cual es posible observar el Refugio de Aliva y las minas.

También, podemos partir desde la citada Vega de Sotres, en dirección Pandébano para llegar al Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, un pitón aislado de gran altitud. No hace falta agregar nada más para conocer porqué el pueblo de Sotres es llamado el  rey del montañismo asturiano.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/22/SotresPanorama.jpg/500px-SotresPanorama.jpg

Patrimonio natural de Anievas

A la hora de buscar un destino para vacacionar lejos del bullicio típico de la gran ciudad, el Valle de Anievas se presenta como una excelente alternativa. Ubicado en la comarca del Besaya, el valle lateral está atravesado por el río Casares.

Desde esta localidad, una carretera se interna en Anievas dando acceso a los cuatro pueblos del valle: Barriopalacio, Cotillo, Villasuso y Calga. El paisaje de Anievas es el típico de la media montaña de Cantabria, en el cual predominan los prados en los alrededores de los pueblos y las manchas boscosas se ubican en torno a algunas vaguadas.

Aparte de su maravilloso patrimonio natural, Anievas posee otros atractivos, como es el caso de la iglesia de San Andrés de Cotillo, templo románico que constituye un claro ejemplo de la  arquitectura popular.

Lamentablemente, los últimos cuatro hórreos montañeses han desaparecido. Pero en el pueblo de Cotillo pude contemplarse un hórreo, aunque de construcción moderna.

Aquellos que gustan del senderismo, pueden tomar la “Ruta del Valle de Anievas”, de creación reciente, que forma parte de una red de senderos que abarca la cuenca del Besaya. En sus 9 kilómetros de extensión, este circuito los conducirá por los cuatro pueblos del valle así como por los montes de componen su entorno. La ruta comienza en Barriopalacio y se encamina hacia el sur, pasando por un encantador valle, descendiendo luego al pueblo de Cotillo. El recorrido prosigue por un camino antiguo que conduce a Villasuso, y finaliza en el pueblo de Barriopalacio.

Otra ruta que se puede tomar es la que lleva hasta la cumbre de la Espina del Gallego (965). Parte del Alto del Portillón y recorre la divisoria de aguas con el Pas. Si bien se trata de una senda sin mayores dificultades, no se recomienda hacerla en los días de niebla pues correrían riesgo de perderse.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/7d/Iglesiaromanicasanandrescotillo.jpg

El paisaje imponente de las Bardenas Reales

El Parque Natural Las Bardenas Reales, ubicado en el límite entre Navarra y Aragón, es poseedor de un paisaje árido único que invita a realizar un recorrido lleno de retos a través de su geografía, conduciendo al visitante por páramos desérticos y roquedales inhóspitos.
Este parque, que se extiende a lo largo de casi 42.000 hectáreas, por sus características se asemeja al gran desierto del Mojave, localizado en los Estados Unidos, en especial en la parte de la depresión de la Bardena Blanca. El espectacular paraje puede recorrerse tomando algunas de las rutas señalizadas que hay para 4×4.
Es preciso señalar que las Bardenas no posee núcleos poblacionales, a pesar que las puertas de acceso a este paraje desolado son Arguedas, por el este, y Carcastillo, por el norte.
Al sumergirnos en el interior de las Bardenas podremos comprobar a simple vista la existencia de tres paisajes bien distintos en un solo paraje. En primer lugar se encuentra el Llano, una meseta desiada con una mínima erosión. Luego, veremos la Bardena Blanca, donde las planicies se combinan con los barrancos y cabezos. Por último, apreciaremos la Bardena Negra, cuyo paisaje está compuesto por mesetas de diferentes alturas.
Vale decir que si visitamos el Parque Natural de las Bardenas, no podermos irnos sin habernos sacado una foto en el Castildeterra, impactante momumento natural cuya forma se asimila a la de una pirámide truncada. Para apreciar mejor el encanto de este parque, es conveniente acercarse al Mirador de Pilatos, situado en la Bardena Negra, próximo a la Reserva Natural del Rincón del Bu.
Los más aventureros seguramente se animarán a pasear por las Bardenas en segway, una suerte de patinete eléctrico de dos ruedas. Aunque también lo pueden hacer a caballo. La duración y longitud de las rutas varían y parten desde Arguedas o bien desde la carretera de Tudela, en la zona de acceso a la reserva.

Imagen:

Wikipedia

Bienvenidos a Villa

Villa es una localidad del Valle de Caldueño, ubicada entre el litoral cantábrico y los Picos de Europa, en Asturias.
Desde el punto más alto de Villa, puede contemplarse la Sierra del Cuera así como diferentes pueblos situados en sus alrededores.
Se trata de una población sumamente tranquila y de gran tradición, en la que sobresale la arquitectura popular.  Por lo que es un buen lugar para hacer turismo rural, disfrutando de paso de su rica cocina tradicional.
Vale decir que este pueblo es perfecto para descansar de la rutina, pues no cuenta con bares, ni hoteles, ni tiendas, excepto algún que otro alojamiento rural. Aquí, es costumbre la venta directa de pescado y pan a domicilio, de modo que nuestra experiencia será como realizar un viaje al pasado.
Los lugareños acostumbran bajar cada viernes hasta Posada, un pueblo que cuenta con un mercado en donde se pueden adquirir, entre otras cosas, productos de la huerta, quesos de elaboración artesanal, carnes y pescado.
Es posible, además, realizar diversas excursiones por los alrededores de Villa, por sitios de montaña o simplemente por la playa, ya sea a pie, en bicicleta o en coche.
Aquellos que prefieren pasear por la montaña, pueden aprovechar para ir a la Tornería, desde donde se obtienen maravillosas vistas de la costa cantábrica. También, se recomienda hacer un paseo hasta el Picu de los Resquilones.
Otra sugerencia es hacer una excursión desde El Mazuco hasta el Pico Peña Blanca, o sino tomar la Ruta del Valle de Viango, en un trayecto a pié que nos llevará por magníficos parajes, culminando en Purón.
Asimismo, si deseamos conocer a fondo el litoral de Llanes, qué mejor que visitar alguna de sus numerosas playas, muchas de ellas salvajes, que resultan propicias para realizar surf.

Imagen:

http://web.educastur.princast.es/cp/llanes1/caldume.JPG