El paisaje imponente de las Bardenas Reales

El Parque Natural Las Bardenas Reales, ubicado en el límite entre Navarra y Aragón, es poseedor de un paisaje árido único que invita a realizar un recorrido lleno de retos a través de su geografía, conduciendo al visitante por páramos desérticos y roquedales inhóspitos.
Este parque, que se extiende a lo largo de casi 42.000 hectáreas, por sus características se asemeja al gran desierto del Mojave, localizado en los Estados Unidos, en especial en la parte de la depresión de la Bardena Blanca. El espectacular paraje puede recorrerse tomando algunas de las rutas señalizadas que hay para 4×4.
Es preciso señalar que las Bardenas no posee núcleos poblacionales, a pesar que las puertas de acceso a este paraje desolado son Arguedas, por el este, y Carcastillo, por el norte.
Al sumergirnos en el interior de las Bardenas podremos comprobar a simple vista la existencia de tres paisajes bien distintos en un solo paraje. En primer lugar se encuentra el Llano, una meseta desiada con una mínima erosión. Luego, veremos la Bardena Blanca, donde las planicies se combinan con los barrancos y cabezos. Por último, apreciaremos la Bardena Negra, cuyo paisaje está compuesto por mesetas de diferentes alturas.
Vale decir que si visitamos el Parque Natural de las Bardenas, no podermos irnos sin habernos sacado una foto en el Castildeterra, impactante momumento natural cuya forma se asimila a la de una pirámide truncada. Para apreciar mejor el encanto de este parque, es conveniente acercarse al Mirador de Pilatos, situado en la Bardena Negra, próximo a la Reserva Natural del Rincón del Bu.
Los más aventureros seguramente se animarán a pasear por las Bardenas en segway, una suerte de patinete eléctrico de dos ruedas. Aunque también lo pueden hacer a caballo. La duración y longitud de las rutas varían y parten desde Arguedas o bien desde la carretera de Tudela, en la zona de acceso a la reserva.

Imagen:

Wikipedia

Bienvenidos a Villa

Villa es una localidad del Valle de Caldueño, ubicada entre el litoral cantábrico y los Picos de Europa, en Asturias.
Desde el punto más alto de Villa, puede contemplarse la Sierra del Cuera así como diferentes pueblos situados en sus alrededores.
Se trata de una población sumamente tranquila y de gran tradición, en la que sobresale la arquitectura popular.  Por lo que es un buen lugar para hacer turismo rural, disfrutando de paso de su rica cocina tradicional.
Vale decir que este pueblo es perfecto para descansar de la rutina, pues no cuenta con bares, ni hoteles, ni tiendas, excepto algún que otro alojamiento rural. Aquí, es costumbre la venta directa de pescado y pan a domicilio, de modo que nuestra experiencia será como realizar un viaje al pasado.
Los lugareños acostumbran bajar cada viernes hasta Posada, un pueblo que cuenta con un mercado en donde se pueden adquirir, entre otras cosas, productos de la huerta, quesos de elaboración artesanal, carnes y pescado.
Es posible, además, realizar diversas excursiones por los alrededores de Villa, por sitios de montaña o simplemente por la playa, ya sea a pie, en bicicleta o en coche.
Aquellos que prefieren pasear por la montaña, pueden aprovechar para ir a la Tornería, desde donde se obtienen maravillosas vistas de la costa cantábrica. También, se recomienda hacer un paseo hasta el Picu de los Resquilones.
Otra sugerencia es hacer una excursión desde El Mazuco hasta el Pico Peña Blanca, o sino tomar la Ruta del Valle de Viango, en un trayecto a pié que nos llevará por magníficos parajes, culminando en Purón.
Asimismo, si deseamos conocer a fondo el litoral de Llanes, qué mejor que visitar alguna de sus numerosas playas, muchas de ellas salvajes, que resultan propicias para realizar surf.

Imagen:

http://web.educastur.princast.es/cp/llanes1/caldume.JPG

Descubre Denia

Denia es una ciudad de Alicante, en la Comunidad Valenciana, que por estar ubicada en la Costa Blanca recibe a miles de visitantes cada verano.
La ciudad posee extensas playas de arena y magníficas calas rocosas. Al norte de la villa se encuentran las playas en Área Les Marines, entre las que se destacan Punta del Raset, Les Bovetes, Les Marines, L’Almadrava, Les Deveses y Els Molins. Mientras que en la zona sur están las playas de La Marineta Casiana y las calas rocosas de Las Rotas, en cuya culminación se alzan los acantilados del Cabo San Antonio.
En su entorno natural sobresale el Parque Natural del Mongó, cuya superficie se extiende entre los municipios de Dénia y Xàbia. El parque cobija más de 650 especies vegetales y sirve de refugio para una rica fauna.
Se puede practicar senderismo por el parque, a través de sus diversas rutas. Así, es posible recorrer la Senda del Racó del Bou, que  debe su nombre a la forma que adquiere la montaña en esta parte, Cova de l’Aigua, con bellas vistas panorámicas, Creueta (Cima del Montgó), un tanto dificultosa por lo que es recomendable realizar esta ruta por la mañana.
También, podemos tomar la Vía Verde de Denia, ya a pie o en bicicleta. A lo largo del recorrido, que cuenta con áreas de descanso, miradores y mobiliario para hacer ejercicio, hay numerosos puentes de madera que cruzan distintos barrancos.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/06/Denia_calas.jpg/800px-Denia_calas.jpg

Rutas por Quintana de Toranzo

Quintana de Toranzo es un municipio de Cantabria, el cual forma parte del valle medio del río Pas. Para conocer mejor el pueblo y sus alrededores, existen diversas rutas para realizar.

Vale destacar que en toda su geografía  dispone de diferentes opciones para poder disfrutar al máximo el encanto del entorno natural. Uno de los parajes de mayor belleza que existe en los alrededores de este pueblo es el Churrón de Borleña, una cascada natural que está ubicada en el fondo de un barranco, sitio al cual se accede a través de una pista en las cercanías de Borleña. Para aquellos que desean visitarla deben saber que la cascada sólo posee abundante agua en épocas lluviosas, ya que en verano por lo general tan sólo puede observarse caer un hilo de agua. También, resulta llamativa la cascada de piedra que se ha formado por efecto de la naturaleza.

Por otro lado, partiendo desde Quintana hasta llegar al Alto del Portillón (580), es posible tomar una ruta que asciende hasta lo alto de la Espina del Gallego. Es precisamente en esta cumbre donde se localizaba el castro cántabro que sufrió el asedio romano. Se puede continuar por Cueto Redondo y Estremero hasta arribar a la cima de Cildá (1065), la cota de mayor elevación del municipio, desde donde pueden contemplarse estupendas vistas.

Otra opción es partir desde Quitana para ascender a La Cuera (820), elevación que domina el Valle de Buelna y desde donde puede divisarse Santander en los días claros. Al descender rumbo al norte se arriba a La Collada, lugar donde existen restos arqueológicos romanos.

Imagen:

http://cantabriaenbici.es/primavera2008/70-foto4.jpg

Turismo activo en Cóbreces

Cóbreces, es un pueblo cantábrico de gran encanto que tiene de todo para ofrecerle al visitante, desde monumentos de gran interés hasta una amplia oferta de turismo activo para disfrutar al máximo de las bondades del entorno. Además, aquellos que les gusta el turismo rural encontrarán aquí las mejores condiciones para ello.

A no más de 10 kilómetros de distancia se encuentran bonitas playas para disfrutar del sol y el buen descanso. Así, por ejemplo, en Suances se hallan las playas de La Concha, muy concurrida durante el verano; Los Locos, ideal para los amantes del surf; y Tagle,  playa muy pequeña y tranquila. Mientras que en Santillana se ubica la playa de Santa Justa, que sobresale por la belleza de su entorno.

El paisaje de montaña es otro de los atractivos de Cóbreces, por ello decimos que este destino es perfecto para el turismo rural. La villa, se encuentra prácticamente rodeada de montañas en las que pueden realizarse excursiones para conocer sus montes, rios, cuevas y la fauna de la zona. Aquellos que cuentan con automovil ven ampliadas las posibilidades, pues a escasos kilometros es posible hacer rutas de gran interés como Bulnes, Sotres, Ruta del Cares, etc.  Incluso, vale la pena desplazarse hasta Potes, situado a los pies de los Picos de Europa, para de ese modo poder disfrutar a pleno de la montaña y realizar actividades deportivas, como barranquismo, escalada, rafting, excursiones en 4×4, cabalgata, entre muchas otras.

En el casco urbano de Cóbreces puede visitarse la Ermita de Santa de Santa Ana, una construcción del siglo XVII de especial atractivo.

También, para conocer más a fondo la arquitectura del lugar merece la pena visitar la Iglesia de San Pedro Advícula, un templo de estilo neogótico que data de fines del siglo XIX y que sobresale por las dos torres de su fachada.

Otro de los monumentos religiosos es la Iglesia de San Felices, un edificio gótico-renacentista que, si bien es originaria de mediados del siglo XII, ha sido reconstruida en el año 1430. Del templo original, sólo se conservan la puerta gótica y la espadaña romana.

Imagen:

http://img14.imageshack.us/img14/2465/playaycasaencobreces1.jpg

Por las sendas de Campóo de Enmedio

Campóo de Enmedio es un  municipio situado en pleno Valle de Campóo, que se erige en torno a la ciudad de Reinosa y que está conformado por 16 pueblos, de los cuales Matamorosa es la capital.

Posee un interesante patrimonio monumental, en el que se destacan las ruinas de Julióbriga, la ciudad romana más importante de Cantabria, que está ubicada en el actual pueblo de Retortillo. Otro de los principales monumentos es la colegiata románica de San Pedro de Cervatos, uno de los monasterios de mayor poderío de Cantabria. Asimismo, las iglesias románicas de Bolmir, Aldueso, Retortillo, Cañeda y Fombellida,  componen uno de los conjuntos más atractivos de la región.

En lo que respecta al patrimonio natural, el municipio posee parajes de gran interés especial interés, como es el caso del hayedo de Celada Marlantes, el bosque de Cervatos y la cabecera del río Hormigas. Al mismo tiempo, Campóo de Enmedio cuenta con dos corredores faunísticos, el primero comprende el tramo de Las Hachas, entre Cañeda y Lantueno, que posibilita el tránsito de los animales desde el Parque Natural Saja-Besaya a los montes de Aguayo y Campóo de Yuso. Mientras que el tramo que se extiende entre Cervatos y Pozazal, al sur del término municipal, constituye el paso obligado para la fauna que se desplaza hacia los montes de Valdeprado del Río, Norte de Burgos y Valderredible.

El término municipal de Campóo de Enmedio se encuentra atravesado por diversos caminos, como el “Sendero Histórico”, que proviene de Ampurias e ingresa a Cantabria por el Alto del Escudo. Tras recorrer Campóo de Yuso, la senda entra a Enmedio y continúa por la carretera hasta Reinosa, para luego pasar por el Pozo las Sanguijuelas y el nacimiento del río Besaya, hasta llegar a Aradillos, el Collado Somahoz y Brañosera, prosiguiendo después rumbo a Finisterre.

Otra opción para los aficionados al senderismo es recorrer el “Sendero del Ebro“, el cual sigue el curso de este río desde Fontibre hasta su desembocadura. El tramo que corresponde a Campóo de Enmedio ingresa desde Salces hasta Nestares y Reinosa, prosiguiendo por Bolmir, las ruinas de Julióbriga en Retortillo, finalizando la primera etapa en el santuario de Montesclaros.

Imagen:

Wikipedia

Bárcena de Pie de Concha

Bárcena de Pie de Concha es uno de los tres municipios que integra el Valle de Iguña. Una bárcena es una zona cercana a un río, que en este caso es el Besaya. El nombre de  Pie de Concha hace alusión a su localización en relación a la concha o calzada, que actualmente es una de las rutas predilectas y más concurridas por aquellos que gustan de realizar excursiones fáciles a pie.

En Bárcena es donde se inicia un sendero de Gran Recorrido que cruza el área occidental de Cantabria, y a la vez es donde termina una etapa de otro que atraviesa la región de sur a norte. Su óptima comunicación por carretera y, en especial, por ferrocarril, torna más fácil hacer excursiones por esta zona. De todas, la ruta más concurrida de la zona es la calzada romana de Pesquera a Pie de Concha. Se encuentra señalizada y puede realizarse en los dos sentidos. Esta vía, y su extensión hasta Suances, forma parte del sendero denominado “Calzada de los Blendios“, que desde Pie de Concha continúa por Cobejo y Santa Olalla en dirección a Molledo. La etapa del recorrido que se prolonga hasta Bárcena desciende desde Reinosa, mientras la que parte desde Pie de Concha prosigue hasta Los Corrales de Buelna.

En Bárcena se halla el punto de inicio del “Sendero de la Reserva de Saja“, que consiste en 127 kilómetros señalizados y consta de 8 etapas hasta Sotres (Asturias). La primera, de unos 20 kilómetros, conduce al popular pueblo de Bárcena Mayor. Claro que si se cuenta con una sola jornada, lo más conveniente es realizar solamente la mitad de la etapa, pasando por la población de Pujayo y ascendiendo hasta la cima de Obios (1.219), un maravilloso mirador desde el cual puede apreciarse buena parte de Cantabria.

Otro recorrido de senderismo del municipio de Bárcena de Pie de Concha es la “Ruta del Jano” (PR-S.41), cuyo punto de origen se halla junto a la iglesia románica de Bárcena, siguiendo en primer lugar la senda del “Camino Real” del siglo XVIII. Luego se desvía para ascender por la vaguada de La Regata hasta arribar a la Fuente los Cuadros; donde se accede a un circuito, que sube por un lado y desciende por el otro.

Imagen

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/be/Calzada_Romana_Barcena_de_Pie_de_Concha_1.jpg/452px-Calzada_Romana_Barcena_de_Pie_de_Concha_1.jpg

Cieza: auténtico reducto natural

En el centro de Cantabria, en la cuenca del Besaya, se halla el Valle de Cieza, un valle que permanece casi escondido pues está completamente rodeado por montes, lo cual favoreció sin dudas su conservación. Cieza constituye un verdadero reducto natural en el que prima la tranquilidad, con su cabecera del valle llena de extensas masas boscosas de robles y hayas.

El municipio en su totalidad integra la Reserva Nacional de Saja, la mayor de España, que se prolonga desde el Besaya hasta los Picos de Europa.

Si bien el municipio es relativamente extenso, el Valle de Cieza no está muy poblado sino que solamente contiene tres pueblos: Villasuso, Villayuso y Collado. El resto del término municipal se encuentra cubierto por montes en los cuales tan sólo es posible encontrar algunas cabañas.

Su paisaje está protagonizado por culminaciones montañosas de mediana altitud y encantadoras brañas en las alturas, donde aún hoy siguen pastando las vacas tudancas; especie autóctona. Los bosques que se localizan en la cabecera del valle se hallan prácticamente unidos con los de Ucieda, dando lugar a extensas masas forestales en la región. Estos enclaves están habitados por una rica fauna, como venados y jabalíes, entre otros mamíferos.

En el Valle de Cieza existen diferentes posibilidades para la práctica del senderismo, entre las que se incluyen un par de rutas señalizadas que conforman la red de senderos de la cuenca del Besaya. Una de las más recomendables es la “Ruta de Brañazarza“, que comienza y termina en el pueblo de Villasuso, recorriendo la cabecera del valle en su totalidad a través de un circuito por el bosque, desde donde se obtienen estupendas vistas. El trayecto completo es de 17,5 kilómetros, por lo que puede ser completado en 5 horas y media.

Otro de los recorridos señalizados en Cieza es el de “Calzada de los Blendios” que cruza de sur a norte la cuenca del Besaya.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Cieza_Cantabria9.jpg

Turismo rural en la Ribera del Ebro

Uno de los grandes lugares para realizar turismo rural, tan en auge hoy en día y que cada vez gana más adeptos, es la Ribera del Ebro en Tarragona, que ofrece a los viajeros la posibilidad de realizar múltiples actividades así como estupendas rutas de singular belleza.
Esta clase de excursiones, puede contratarse mediante empresas especializadas que brindan todo lo necesario para vivir una experiencia sin parangón.
Entre las distintas opciones que existen, está la ruta realizada en bicicleta y piraguas por la Ribera de Ebro, la cual empieza con un descenso en piraguas, partiendo desde Móra d´Ebre hasta llegar a Miravet, uno de los tramos más atractivos del Ebro si de naturaleza y paisajes hablamos.
De más está decir, que este tipo de excursiones se lleva a cabo de la mano de guías especializados, pudiendo optar por efectuar el descenso en una piragua individual o doble.
Desde Móra d´Ebre es posible atravesar diversos puentes e incluso la maravillosa Isla del Galtxo, realizando una parada en el poblado de Benissanet para descansar.
Además, se arriba a la Isla de la Pestaña, donde se localiza el Paso de Barca de Miravet, pudiendo visitar también el Castillo Templario, desde el cual se obtienen magníficas vistas de la isla del Tamarigar.
Además, se recomienda hacer un alto en la Reserva Natural de Sebes y al antiguo pueblo de Corbera d´Ebre.
En un segundo tramo, desde Móra d´Ebre, vale la pena visitar el pueblo de Horta de Sant Joan, realizando un recorrido inolvidable por las Vías Verdes, que antiguamente era el recorrido del ferrocarril que conectaba Zaragoza con el mar pero que cayó en desuso durante los años sesenta.
En la Horta de Sant Joan, es posible realizar un paseo por el casco antiguo de la ciudad, además de visitar el Ecomuseo de los Ports, el Museo Picasso y el Convento de Sant Salvador.
Vale aclarar que, cuando se contrata este tipo de excursiones, se encuentra incluido el alojamiento, la ruta guiada y la asistencia de guías especializados. Por lo cual, nada queda librado al azar y el turista sólo debe preocuparse por disfrutar de la travesía.
En fin, recorrer la Ribera del Ebro representa una gran alternativa para todos aquellos que desean pasar unos días en contacto con la naturaleza, disfrutando de lo mejor del turismo aventura.

Imagen:

bellos-pueblos-catalanes.blogspot.com

Senderismo en Rincón de Ademúz

El Rincón de Ademúz, comarca situada entre las provincias de Cuenca y Teruel, constituye uno de los parajes rurales más atractivos de la Comunidad Valenciana, con un territorio accidentado, de grandes contrastes. Se trata de un destino que ofrece a todo aquél que lo visite numerosas posibilidades para disfrutar de la naturaleza y las actividades al aire libre.
Los adeptos al senderismo, encuentran en Rincón de Ademúz un excelente lugar para la realización de múltiples itinerarios, recorriendo los tradicionales caminos y sendas rurales.
Por otro lado, los aficionados a la caza y a la pesca suelen elegir a esta comarca, además de su rica fauna, por la impronta que ofrecen al paisaje sus bosques y ríos.
La altura de la comarca, y de toda la Comunidad Valenciana, es la cumbre del Calderón (1.839 m). Asimismo, dos amplios senderos europeos permiten aproximar al visitante a sus montañas. De ese modo, el GR-8 se extiende por poblaciones y parajes de Camarena, Riodeva y Villet; mientras el GR-10 recorre los Montes Universales hasta el Macizo de Javalambre. Un circuito de senderos cortos recupera vías pecuarias, caminos tradicionales, permitiendo descubrir poblaciones y parajes de singular belleza.
Dos tercios de la superficie del lugar son de ámbito forestal, lo cual convierte a la zona en un verdadero pulmón verde.
Si bien Rincón de Ademúz se caracteriza por su belleza natural, también cuenta con un modesto patrimonio artístico, que permite vislumbrar parte de su historia y que se encuentra encabezado, sin dudas, por las ruinas del Castillo de Castielfabib así como su iglesia fortaleza de origen medieval.
Otros lugares de interés de Ademúz son la Ermita de la Virgen de la Huerta, restaurada en el siglo XVII; y la Casa de los Picos, de Torrebaja, una antigua residencia-fortaleza señorial.
Las casas que se hallan dispuestas en toda la zona conservan un halo tradicional. Aunque por desgracia parte de este patrimonio se halla deteriorado producto de  la despoblación y la falta de interés por la conservación de las construcciones antiguas. 

Imagen:

http://www.urbevalencia.es/rincon-de-ademuz/