Albox: Cruce de caminos

Albox es un municipio situado en un cruce de caminos, entre Andalucía y el levante español, considerado el más importante del norte de Almería.
Albox conserva buena parte del legado de los musulmanes que habitaron estas tierras, como es el caso de la Torre y el aljibe de Aljambra.
Algunas de sus principales joyas arquitectónicas son la Iglesia de Santa María, la Ermita de San Antonio y el Santuario de Nuestra Señora del Saliente.
Uno de los recorridos que se puede hacer es el de la Ruta del Agua, a través del cual puede aprenderse cómo racionalizar el agua mediante antiguas canalizaciones. En el camino hay numerosas fuentes naturales, en torno a las cuales se fueron creando las barriadas y pedanias. Al final del trayecto se ubica el Monasterio Santuario del Saliente, declarado Patrimonio Hisotorico Español, desde donde es posible contemplar estupendas vistas del Valle del Almanzora.
También, puede visitarse la Cueva y Sima del Saliente, situada entre Oria y Albox. Aquí se hallaron restos arqueológicos del neolítico, así como indicios de enterramientos.
Realizando la Ruta de la Flor del Almendro se puede apreciar el increíble espectáculo visual que ofrece el almendro cuando florece, propiciando un paisaje por demás colorido y de suma belleza. La ruta comienza en la Fuente del Madroño y culmina en el Santuario del Saliente de Albox.
La Aljambra, la barriada más poblada del municipio, no puede faltar en el itinerario del visitante. Por esta pedanía atraviesan diversas ramblas, siendo la más destacada la rambla Honda, que antiguamente fue un curso de agua permanente.
Tampoco hay que perder la oportunidad de realizar una visita guiada en el  Santuario del Saliente, ubicado a 1.170 metros de altitud en la Sierra de las Estancias. El santuario, que ocupa unos 3.000 m2, ha sido construido con piedra maciza, la cual fue extraída de las canteras de los alrededores.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/6561764.jpg

El paisaje kárstico del Parque Natural del Cañón del Río Lobos

Valle-del-río-Lobos

El Parque Natural del Cañón del Río Lobos, una de las primeras zonas protegidas de Castilla y León, está enmarcado por un abismal cañón de escarpados desfiladeros. Además de una frondosa vegetación, que incluye grandes extensiones de bosques de sabina y pino laricio, alberga una rica fauna. Debido a las características espectaculares de su relieve, es considerado como uno de los paisajes de mayor belleza de toda España.

En su interior, al igual que en sus alrededores, contiene interesantes restos artísticos y tradicionales pueblos, como es el caso de la ermita de San Bartolomé, El Burgo de Osma, San Leonardo y Ucero.

Resulta interesante tomar las sendas señalizadas que parten desde el Centro de Interpretación del Parque para contemplar el enorme atractivo de este cañón de origen kárstico, ubicado al oeste de Soria, cuyas paredes de roca caliza alcanzan los 200 metros de altura.

Asimismo, en el interior del cañón hay un laberinto de grutas y cuevas dispuestas en diferentes niveles, que se comunican entre sí a través de profundas simas y sumideros.

Luego de visitar la ermita de San Bartolomé, que perteneció a los caballeros templarios, es necesario atravesar un puente de troncos, que se encuentra justo al lado de una gran caverna, para proseguir caminando junto al curso del río Lobos hasta llegar al puente de los Siete Ojos, punto en el cual el cañón se vuelve más escarpado y angosto.

Los más aventureros pueden optar por ir hasta Hontoria del Pinar, donde un puente de origen romano señala la culminación del recorrido.

Imagen:

Wikipedia

Deportes de aventura en Llavorsí

En la Comarca del Pallars Sobirá, visitamos Llavorsí, un municipio catalán que posee seis pueblos agregados, a saber: Aidí, Santa Romà de Tavèrnoles, Arestui, Baiasca, Romadriu y Montenartró. 
Las casas se disponen escalonadas en las pendientes, en torno a la Plaza de la Iglesia, esta última presidida por la Iglesia   Parroquial de Santa Ana. En la zona noreste de la villa, están los restos de la antigua capilla románica de Santa Eulalia. También, puede apreciarse los restos del antiguo Castillo de Gilanery, el cual ha sido rehabilitado.
Al sur de la población, se ubica  el Santuario de Madre de Dios de Biuse, sitio que pertenece al antiguo Castillo de Biuse, del Condado de Pallars. Vale destacar que en 1985, muy cerca de esta ermita fueron encontradas numerosas piezas de la Edad del Bronce.
Llavorsí se caracteriza por su paisaje de montaña, escarpado y abrupto, por el que pasa el Río Noguera Pallaresa, el cual es perfecto para practicar diversos  deportes de aventura, como rafting, kayak, o piragüismo, entre otros, a través de un recorrido de 14 kilómetros, con tramos de diferente dificultad. La mejor época para realizar rafting es en los meses de mayo a junio, debido a que el caudal del río aumenta producto del deshielo.
A su vez, gracias a la excelente ubicación de esta localidad, el senderismo es otra actividad que predomina, pudiendo optar por diversas rutas. Aunque uno de los principales objetivos de los amantes de los deportes de aventura es el ascenso a la Pica d’Estats (3143 m.), el pico más alto de Cataluña.
Llavorsí es un pueblo rural, ideal para disfrutar de un fin de semana con mucha adrenalina. ¡Te invitamos a visitarlo!

Vacaciones al natural en el Embalse de Arrocampo

En las proximidades del Parque Nacional de Monfragüe, en el noreste de la provincia de Cáceres, se ubica el Embalse de Arrocampo, espacio natural protegido que integra la Red Natura 2000.

Por sus singulares características, Arrocampo es un embalse que conforma un enclave único en Extremadura, habitado por una avifauna peculiar y rara de observar en el interior peninsular. Debido a que el embalse cumple la función de refrigerar la central nuclear de Almaraz, el nivel del agua no varía sino que es constante. Por esa razón, en la mayor parte de la orilla abunda la vegetación palustre.

Por su cercanía a dos autovías, el embalse es un sitio de fácil acceso. En este caso, es interesante tomar las dos rutas propuestas por el Parque Ornitológico de Saucedilla. La primera consiste en un recorrido de aproximadamente 4 km por senderos de tierra, realizando paradas en cuatro observatorios. Se puede realizar caminando o en vehículo, de acuerdo al estado de la vía. En tanto que la segunda ruta es un corto paseo en vehículo entre Saucedilla y una balsa de riego cercana. Ambas rutas comienzan en la Oficina de Información, en el sur de Saucedilla.

En total existen cinco observatorios, aunque también se pueden utilizar las rampas de subida como mirador para avistar aves palustres, como la garcilla cangrejera, bigotudo, calamón y garza imperial, etc.

Cualquier época del año es buena para visitar Arrocampo, aunque el invierno y la primavera suelen ser considerados los mejores momentos para hacerlo.

Entre Arrocampo y Monfragüe hay una gran extensión de dehesas. Para apreciarlas mejor, lo ideal es tomar la carretera que une Serrejón y La Bazagona o alguna de las que llegan hasta Toril.

En los pueblos situados en los alrededores puede contemplarse diversas muestras de arquitectura popular y monumental, como es el caso de las iglesias parroquiales de Almaraz y Saucedilla, y el castillo de Belvís de Monroy, este último construido entre los siglos XIII y XIV.

Imagen:

Wikipedia

Litos: Un destino de naturaleza salvaje

Litos, es un pequeño pueblo de la provincia de Zamora que está situado en la Sierra de la Culebra. Este lugar atrae a los turistas por la belleza inigualable de su entorno, el cual resulta perfecto para realizar senderismo.

Recorriendo su entorno, el visitante puede, además de conocer nuevos lugares, descubrir  la naturaleza del lugar. La Sierra de la Culebra, es una reserva de caza que, en sus 67.000 hectáreas de extensión, alberga una gran diversidad de animales. Para apreciar una panorámica general de Litos se recomienda hacerlo desde el mirador de ICONA, ubicado en la peña Pedrizona (1055 m.).  También, desde este punto se pueden contemplar los bosques de pinos.

En la parte occidental de esta sierra se encuentra el monte Corral de Moros, donde se halla la fuente El Pilo, símbolo del pueblo. Asimismo, aquí se hallan las ruinas de lo que se cree pertenecieron a un castro prerromano. Aunque existen algunas leyendas que las conecta a dichas ruinas con una fortificación de origen musulmán.

Por otro lado, Litos es un destino muy propicio para la práctica de senderismo, puesto que cuenta con atractivos lugares y enclaves inhóspitos para descubrir, en muchos de los cuales es posible observar en estado salvaje algunos ejemplares de la fauna endémica de la región. Así, por ejemplo, se puede optar por realizar la Ruta de La Guadaña, que es óptima para hacer en familia. Se trata de un recorrido de unas dos horas que conduce a la cumbre del monte La Guadaña, situado a 903 metros de altitud. Si bien no es posible adentrarse en el paraje, la ascensión se puede hacer sin dificultades.

Los más expertos pueden decantarse por hacer la Ruta de La Balina, que conduce hacia un paraje que se caracteriza por la dureza del terreno y sus frondosos bosques de pinos; o bien la Ruta del Lobo, un sendero de dificultad media que es ideal para los amantes de la naturaleza.

Imagen:

http://media2.clubrural.com/imgmarcag/pueblos/zamora/litos/20091123105509-zamora-litos.jpg

Geoparque Villuercas Ibores Jara

El Geoparque Villuercas Ibores Jara es un excelente lugar para los amantes del turismo de naturaleza. Este macizo montañoso está ubicado en el paraje Las Villuercas, al sureste de la provincia de Cáceres, sitio en el que ocupa dos extensos valles que son surcados por las aguas de los ríos Ibor y Guadalupe. Dichas corrientes de agua han causado tal erosión a lo largo de los años que fueron dejando al descubierto el antiguo núcleo de un enorme anticlinal, lo que ha producido la inversión del relieve.

Accediendo por el norte del Anticlinal del Ibor-Guadalupe, es posible apreciar estupendas panorámicas del valle del río Ibor. En el camino vale la pena hacer una parada en las Cuevas de Castañar de Ibor, culmen del relieve kárstico característico de la zona.

Las estructuras geológicas de las Sierras de las Villuercas conforman un relieve compuesto por diversos sinclinales y anticlinales, como es el caso del Anticlinal del Ibor-Guadalupe. Al mismo tiempo, la región en su totalidad destaca por una amplia fracturación, que hace que la megaestructura se vea cortada en diferentes puntos.

El Mirador de la Báscula es el sitio que los visitantes suelen escoger como observatorio, pues desde allí resulta más sencillo comprender que las rocas que conforman las crestas de las sierras pertenecen a una misma formación geológica que en el pasado tuvo forma abovedada y que hoy se ha convertido en un valle de relieve invertido.

El “Risco de La Villuerca”, que alcanza los 1601 metros de altitud, es la mayor elevación del conjunto orográfico. Desde su cima pueden contemplarse magníficas panorámicas de las cadenas montañosas, así como de las rañas, valles y Guadalupe.

Vale destacar que en Villuercas-Ibores-Jara se han contabilizado poco más de cuarenta Geositios de gran valor paleontológico, debido a sus fallas, pliegues, formas sedimentarias y erosivas. En ellos, hay paisajes de incalculable belleza, los cuales se caracterizan por sus ecosistemas únicos.

El patrimonio natural del Geoparque Villuercas Ibores Jara está representado, sobre todo, por las siete Zonas de Especial Protección de Aves, que despiertan los sentidos de los visitantes.

Rutas por Mura

La provincia de Barcelona alberga muchos sitios interesantes para recorrer, tal es el caso de Mura, un municipio de la comarca del Bages que está ubicado en el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac.
Esta población, cuyos orígenes se remontan al año 978, se erigió en torno a la iglesia románica de Sant Martí, conservando aún hoy su encanto medieval en sus plazas y calles empedradas.
Este pueblo pintoresco se encuentra rodeado de cuevas, pozas, torrentes, pozas y cuevas, así como de fuentes y balmas, estas últimas son galerías que se forman en la base de las rocas producto de la erosión y que se hallan en torno a los diversos senderos y caminos.
Al estar ubicado en plena montaña, entre verdes promontorios, hace que Mura cuente con paisajes fabulosos. Una sola carretera, no muy transitada, lo atraviesa de un extremo a otro.  Y si bien es un pueblo pequeño, posee algunos bares con terraza que invitan a hacer un alto para tomar algo.
Para conocer a fondo Mura, vale la pena realizar las rutas de Riera de Nespres y Més de Mil Fonts, de dificultad mínima. 
Partimos del Centro de Información de Mura y nos disponemos a atravesar la riera a través de un puente de cemento hasta llegar rápidamente a la Font de la Mascarosa. Pasamos por la Font de la Noguera y el Molí, y continuamos hasta la Font de la Coma, que se halla entre huertos.
Al retomar el camino principal, pasaremos junto al Forn de Calç, un horno de cal que utilizado en el pasado para la extracción de este mineral de las rocas.
La próxima parada es en la Font del Foradot, un salto de agua natural detrás del cual hay una cueva pequeña que se ha formado en la roca. 
Luego nos dirigimos a la Font del Formatget, una fuente pequeña resguardada por un árbol donde podemos tomar un descanso.
Tras ello,  retornamos a Mura para tomar el camino que nos conduce primero a la Font de l’Era y después a la Ermita, desde la cual parte un sendero que sigue la riera. Unos metros más adelante de la Font de l’Escolà se halla el salto de agua Gorg del Pare, un auténtico paraíso terrenal.

Imagen:

Wikipedia

Observación de aves en el Parque Nacional de Monfragüe

El Parque Nacional de Monfragüe está ubicado en el centro de la provincia de Cáceres, justo donde confluyen los ríos Tajo y Tiétar. Las aguas de este último junto con otros cauces menos caudalosos excavan profundas gargantas hasta llegar al río Tajo, originando de ese modo un increíble sistema de cantiles rocosos.

Además de las áreas de bosque y matorral mediterráneo de gran valor tanto faunístico como ambiental, lo que más destaca del conjunto son las amplias extensiones de dehesas que se prolongan al norte y sur del Parque Nacional.

Monfragüe posee accesos fáciles y correctamente señalizados. En su interior sólo hay un núcleo de población, Villarreal de San Carlos, en donde se encuentran los centros de visitantes y de interpretación.

Vale destacar que el área de uso público es bastante reducida, pues la mayor parte del Parque Nacional se encuentra cerrado a los visitantes. Sin embargo, la zona visitable brinda excelentes lugares para la observación de aves. Para conocer mejor la riqueza ornitológica de Monfragüe, es sugerible realizar un recorrido por los principales miradores o aprovechar para hacer algunos de los itinerarios de senderismo que existen en el Parque y el entorno. Cabe señalar que la mejor época para avistar aves en el Parque Nacional es en primavera, entre marzo y mayo.

Uno de los miradores más simbólicos del parque es Salto del Gitano-Peña Falcón, un imponente cantil rocoso que está situado en la entrada desde Trujillo. Alberga una maravillosa comunidad de aves, compuesta por el buitre leonado, cigüeña negra, búho real, águila perdicera, halcón peregrino, etc.

La Serrana, La Tajadilla, La Báscula y Portilla del Tiétar, son otros de los miradores a los que se puede acceder.

En el interior del parque hay diversos elementos artísticos que merecen ser apreciados, como es el caso del castillo de Monfragüe y el puente del Cardenal. Mientras que en los alrededores se puede visitar el poblado prerromano de Torrejón el Rubio, el Museo Etnográfico de Serradilla, el Convento del Santo Cristo y la  iglesia parroquial de Serrejón en Plasencia.

Imagen:

Wikipedia

La Tinença de Benifassá

La  Tinença de Benifassá, es una sub-comarca de la Comunidad Valenciana que está compuesta por los pueblos de Coratxá, La Pobla de Benifassá, El Boixar, Fredes, Castell de Cabres, El Ballestar y  Bel,  todos ellos de aspecto medieval. De manera que las opciones a las que puede acceder el visitante, sobre todo en materia de turismo cultural y turismo rural, son realmente muy diversas.
En lo que respecta a la gastronomía, La Tinença es famosa por su exquisita cocina autóctona, de la que se destacan los platos a base de carne de caza, guisos y diversos productos naturales.
El paisaje de La Tinença es propicio para la realización de numerosas actividades, como paseos a caballo, turismo activo, senderismo y travesías en 4×4.
Los tintes de la postal que arroja el entorno de esta zona van variando con cada estación del año. Se trata de un lugar lleno de contrastes, que incluye una importante área de  cotos de caza, cursos de ríos, frondosos  valles y elevaciones del terreno que denotan su paisaje limpio.
Su principal atractivo es, sin duda alguna, el Parque Natural de la Tinença de Benifassà, el cual abarca diferentes poblaciones. Posee una abundante fauna y flora, y es una zona que puede recorrerse gracias a las diversas rutas con las que cuenta, las cuales llevan a los visitantes a conocer sus diferentes embalses y bosques. La ruta roja, que se extiende desde el Portell de l’Infern hasta el Salt de Robert, es una de las más elegidas por los amantes del senderismo y del turismo activo.
No hace falta esgrimir más motivos para visitar La Tinença de Benifassá. ¡Anímate a descubrirla!

Imagen:

http://www.rutaslatinensa.com/wp-content/uploads/2012/06/la-pobla.jpg

Rutas por Cillorigo de Liébana

El Valle de Cillorigo forma parte de la comarca de Liébana junto a otros tres valles: el del río Deva (Valdebaró), Quiviesa (Valle de Cereceda) y Buyón (Valdeprado). El área occidental del municipio de Cillorigo es muy accidentada debido a la presencia de los Picos de Europa, en tanto que en el norte del término municipal  pueden contemplarse las gargantas de los ríos Corvera y Urdón, así como el Desfiladero de la Hermida. En dirección al este, se halla el fantástico Valle de Bedoya, que se esconde en las  laderas del Peña Sagra. ´

También esta zona se destaca por su patrimonio histórico-artístico, en el que se incluye la iglesia mozárabe de Santa María de Lebeña, templo del siglo X que es considerado una de las joyas arquitectónicas más interesantes de Cantabria. En todos los pueblos pueden apreciarse estupendas muestras de arquitectura popular, pero Cillorigo se presenta como una auténtica reserva de patrimonio.

En Cillorigo de Liébana hay múltiples opciones para caminar, desde las rutas por el macizo oriental de los Picos de Europa hasta paseos por los poblados del valle. Para acceder con mayor facilidad a las cumbres del macizo oriental de los Picos de Europa se recomienda hacerlo desde el Circo de Ándara, donde hay un refugio que es de gran ayuda si deseamos movernos por esta zona. Es el Casetón de Ándara, ubicado a 1.700 metros de altitud, en la base de la Pica del Mancondíu. De este modo, podemos ascender a las cumbres más elevadas del macizo: la Morra de Lechugales (2.441), Silla Caballo (2.438) y Pica del Jierru (2.426); u optar por subir a la cima del Samelar (2.227) y el Pico San Carlos, de fácil acceso. Desde estas cumbres es posible contemplar panorámicas maravillosas. Debido a que se trata de picos muy elevados donde la nieve está presente la mayor parte del año, solamente se aconseja su ascensión durante el verano.

Otra alternativa es realizar una excursión a Collado Pelea, una travesía que va desde Cabañes a Bejes. Se puede ascender también desde Lebeña a través del barrio de Allende. Incluso, podemos acercarnos hasta el Puerto de las Brañas desde una pista que parte del Collado Pelea, una encantadora zona de pastos cercana al nacimiento del río Corvera.

El municipio cuenta además con senderos señalizados, como es el caso del “Sendero de la Reserva de Saja” (GR-71), que va desde Polaciones por las laderas de Peña Sagra e ingresa por el Collado de Taba a Cillorigo, descendiendo por la ermita de San Tirso y el monte Casillas. El recorrido continúa por la margen izquierda del Deva, pasando por Tama, Pendes, Cabañes, Collado Pelea y Bejes. La última etapa se extiende desde Bejes hasta Sotres (Asturias), en el interior del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Imagen:

http://www.ayuntamiento.org/fotos/ayuntamiento-cillorigo-de-liebana-225425.jpg