Rincones turísticos de Rincón de Olivedo y alrededores

Rincón de Olivedo es un tranquilo y pequeño pueblo de La Rioja, poseedor de una rica historia que vale la pena conocer, cuyos primeros asentamientos datan de la época romana. Además, gracias a su excelente ubicación, desde esta localidad se puede llegar en muy poco tiempo a poblaciones grandes como Aragón, Soria, País Vasco y Navarra. Esto hace que Rincón de Olivedo sea la parada perfecta para continuar caminio hacia lugares de gran interés turístico.

De la arquitectura civil sobresalen las construcciones más antiguas, que se hallan vinculadas con la explotación del alumbre, así como los almacenes y bodegas.

Más allá de su proximidad con destinos que reciben una importante afluencia de turistas, en esta población hay sitios muy interesantes que pueden visitarse tanto a pie como en coche. A tan sólo uno 10 kilómetros del término municipal se erige Contevia de Leucade, una ciudad celtíbera, y constituye un sitio atractivo que vale la pena descubrir.

También, se puede optar por ir hasta el balneario de la Albotea, que se caracteriza por sus aguas con propiedades medicinales.

Por otro lado, en los alrededores de Rincón de Olivedo hay numerosas huellas de dinosaurio, por lo que los interesados pueden organizarse una excursión para poder conocer  las más importantes, como la de las Peñas de Can y las de Igea.

A 12 km de este pueblo se encuentra Cornago, una localidad que es conocida por su árbol petrificado y su castillo. Otra alternativa es visitar Fitero, en Navarra, donde además de ser popular por las rutas para montar a caballo que allí se organizan, se destaca por sus baños termales.

A su vez, existen diferentes fuentes minero-medicinales y parajes que por la belleza de su entorno son dignos de visitar, como por ejemplo la fuente del Borbullon, la fuente del Celemín, el monte Mirón y los riscos de las Peñas de Can, por mencionar algunos.

Lo del alojamiento no es un problema, ya que existen diversas casas rurales donde poder hacerlo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7d/Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG/800px-Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG

El paisaje imponente de las Bardenas Reales

El Parque Natural Las Bardenas Reales, ubicado en el límite entre Navarra y Aragón, es poseedor de un paisaje árido único que invita a realizar un recorrido lleno de retos a través de su geografía, conduciendo al visitante por páramos desérticos y roquedales inhóspitos.
Este parque, que se extiende a lo largo de casi 42.000 hectáreas, por sus características se asemeja al gran desierto del Mojave, localizado en los Estados Unidos, en especial en la parte de la depresión de la Bardena Blanca. El espectacular paraje puede recorrerse tomando algunas de las rutas señalizadas que hay para 4×4.
Es preciso señalar que las Bardenas no posee núcleos poblacionales, a pesar que las puertas de acceso a este paraje desolado son Arguedas, por el este, y Carcastillo, por el norte.
Al sumergirnos en el interior de las Bardenas podremos comprobar a simple vista la existencia de tres paisajes bien distintos en un solo paraje. En primer lugar se encuentra el Llano, una meseta desiada con una mínima erosión. Luego, veremos la Bardena Blanca, donde las planicies se combinan con los barrancos y cabezos. Por último, apreciaremos la Bardena Negra, cuyo paisaje está compuesto por mesetas de diferentes alturas.
Vale decir que si visitamos el Parque Natural de las Bardenas, no podermos irnos sin habernos sacado una foto en el Castildeterra, impactante momumento natural cuya forma se asimila a la de una pirámide truncada. Para apreciar mejor el encanto de este parque, es conveniente acercarse al Mirador de Pilatos, situado en la Bardena Negra, próximo a la Reserva Natural del Rincón del Bu.
Los más aventureros seguramente se animarán a pasear por las Bardenas en segway, una suerte de patinete eléctrico de dos ruedas. Aunque también lo pueden hacer a caballo. La duración y longitud de las rutas varían y parten desde Arguedas o bien desde la carretera de Tudela, en la zona de acceso a la reserva.

Imagen:

Wikipedia

Rutas a caballo en Zahara de la Sierra

Recorrer a caballo el entorno natural de Zahara de la Sierra es casi como estar en el paraíso.
Por estas tierras, hay criadores de caballos que poseen ejemplares especialmente adiestrados para llevar a cabo rutas turísticas, tanto para jinetes expertos como principiantes.
Por supuesto que para emprender el recorrido es conveniente hacerlo con un guía experto que conozca muy bien cuáles son las mejores rutas de la Sierra de Grazalema, pues así se tendrá la seguridad de poder apreciar las vistas más espectaculares del lugar.
Existen diversas opciones para transitar por la zona, de acuerdo a las preferencias de los jinetes. De ese modo, pueden realizarse rutas cortas, de tan sólo una hora, o elegir recorridos de mayor duración, que pueden ser cuatro horas o incluso de una jornada completa. Aunque los más experimentados tienen la posibilidad de optar por rutas de más de una jornada.
La localidad de Zahara de la Sierra, que forma parte de la Ruta de los Pueblos Blancos de Andalucía, se encuentra ubicada en las laderas de la Sierra del Jaral, imponiéndose sobre un encantador paisaje.
Según cuenta la historia, luego de la conquista de los árabes ha sido una de las fortalezas más destacadas. De ese período se conserva la necrópolis musulmana, situada fuera del recinto amurallado, contigua al depósito de agua.
Entre los principales atractivos de la ciudad sobresalen su arquitectura y el paisaje natural de los alrededores. En la parte más alta de la montaña se erige el castillo roquero, emblema de Zahara, del cual solamente se mantiene en pie la torre del homenaje, datada en el siglo II.
En el casco urbano, puede visitarse la iglesia parroquial de Santa María de la Mesa, cuya construcción finalizó en 1765, en donde se guarda una imagen gótica de gran valor de la virgen titular, que permanece en el retablo mayor, además de numerosos objetos litúrgicos.
Su fiesta más importante es la celebración de Corpus Christi, que tiene lugar en Zahara desde la época de la Reconquista. Durante el festejo, los vecinos cubren las fachadas de las casas con ramas de eucaliptos.
En las afueras de la ciudad, se localiza la Garganta Verde, donde está la ermita de la Garganta, una gruta excavada en la roca por el arroyo Bocaleones.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/01/Zahara_de_la_Sierra_Andalousie.JPG/800px-Zahara_de_la_Sierra_Andalousie.JPG

Turismo verde en Cabrales

Cabrales, concejo ubicado al oeste del Principado de Asturias,  constituye uno de los parajes más atractivos del interior de la región,  el escenario ideal para la práctica de toda clase de deportes. También, este lugar goza de buena fama por ser la cuna del exquisito queso de Cabrales.
Cabrales cuenta con una orografía muy accidentada, siendo que la mayor parte de su territorio integra el Macizo Central de los Picos de Europa, con elevaciones que superan los 2.000 metros de altura. Los valles principales, se encuentran formados por los ríos Casaño y Cares, los cuales  atraen por su rica fauna fluvial a muchos pescadores de todo el país.
Los amantes del senderismo y el alpinismo, encuentran en Cabrales el lugar perfecto para realizar todas las posibilidades de alta, media y baja montaña. Aquí, es donde se erige  el legendario Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes (2.519 m), un verdadero icono de los Picos de Europa. Mucha gente se acerca a esta región para recorrer sus múltiples caminos de montaña, deleitándose con un paisaje sensacional y respirando el aire de la cordillera Cantábrica.
Por su relieve cárstico, existen diseminadas por la región numerosas cuevas y simas, destacándose el Sistema del Trave y la Torca de Urriellu, consideradas entre las más profundas del mundo y que fueron declaradas Monumento Natural. Al margen de la espeleología, el turismo verde de Cabrales da la oportunidad de practicar piragüismo y parapente, así como de realizar rutas a caballo.
Otro gran atractivo de este concejo es el queso de Cabrales, cuyo sabor intenso es conocido en toda España. Cabe destacar que el proceso de maduración de éste queso azul se efectúa en las cuevas naturales que abundan en toda el área de los Picos de Europa. Incluso, para los que les gusta este producto existe la posibilidad de participar del certamen del queso de Cabrales, que se desarrolla el último domingo de agosto cada año en la localidad de Arenas de Cabrales.

Imagen:

www.tierradelosorigenes.com