Sieso, el pueblo fantasma

Sieso de Jaca es un pueblo fantasma, pues hasta el momento se encuentra deshabitado, por lo que  para recorrerlo se necesita un vehículo todoterreno.  De todos modos, Sieso va a ser una de las tantas paradas que realizaremos durante la ruta de bicicleta de montaña, que parte desde Ipiés y pasa, entre otros puntos, por Sieso. De esta forma, podremos disfrutar de parajes naturales, practicar deportes y disfrutar de una buena dosis de aventura.
La ruta nos conduce desde Ipiés, pasando por Sieso, hasta la ermita de Ubieto. Se trata de una ruta tranquila, que transcurre por una pista forestal que conecta todos los puntos.
Durante el trayecto, resulta interesante realizar un alto en Sieso para poder vislumbrar su rica arquitectura románica. De ahí que sea considerada una de las paradas de la ruta del románico aragonés. Entre sus vestigios se encuentra la iglesia parroquial, un templo de origen románico que fue modificado durante el siglo XVIII.  De dicha construcción aún perdura el ábside de tambor con bóveda de cuarto de esfera, que ha sido modificada cuando sobre él se construyó la torre con el campanario.
Luego de hacer una parada en Sieso, podemos continuar hasta Ubieto, un antiguo asentamiento que también se encuentra despoblado y del que solo queda en pie la ermita.
La ruta de la bicicleta comprende unos 22 kilómetros, que pueden ser recorridos en poco más de dos horas.  Es una ruta de moderada dificultad y, por las condiciones despobladas del terreno, es conveniente llevar el agua y la comida, entre otros enseres necesarios. 
En fin, el paraje por el que transcurre la ruta es verdaderamente encantador. Aunque lo más aconsejable es hacerla en verano, cuando las condiciones climáticas son favorables.

Imagen:

pueblos.altoaragon.org/sieso/main/sieso_01.htm

Excursiones y rutas por Zaragoza

Zaragoza es una de las ciudades monumentales más importantes de España, poseedora de un gran legado histórico heredado de sus antiguos pobladores. En sus alrededores, vale la pena emprender diferentes rutas, que prometen hacer de su viaje una experiencia única.
La Ruta Mudéjar, nos conducirá directo a Catalayud, ciudad ubicada al sur de Zaragoza que es poseedora de numerosos atractivos, entre los que se incluyen bonitos paisajes, una gran cantidad de torres mudéjares e importantes monumentos, como el Castillo de Ayud y la Morería y la Judería, por mencionar algunos.
Muy cerca de Catalayud, más precisamente en Nuevalos, está el Monasterio de Piedra, de una riqueza artística excepcional, que se localiza en un extenso parque natural salpicado de cascadas y lagos.
Otra de las excursiones interesantes que podemos realizar es la comprendida en la Ruta del Moncayo, la cual nos llevará hasta la ciudad de Borja que, además de destacarse por su producción de vinos, acoge grandes atracciones como  las ruinas de un antiguo castillo feudal y la pintoresca Casa de las Conchas.
Luego, pararemos en Tarazona para conocer su  Plaza de Toros, y realizar un recorrido por la Catedral y el Ayuntamiento.
Mientras que la Ruta del Románico Aragonés nos llevará a atravesar los poblados de Remolinos y Alcal del Ebro, hasta llegar a Tauste, ciudad que cuenta con bonitos lugares como la iglesia parroquial, para pasar luego por Ejea de los Caballeros, que cuenta con una importante iglesia fortaleza.
Después, haremos una parada en Uncastillo, ciudad dominada desde lo alto por una  fortaleza datada en el siglo XII. Sus principales monumentos son la Iglesia Santa María la Mayor, la Iglesia de San Juan y las Ruinas Romanas de los Bañales, que contienen baños termales, vestigios del foro y un acueducto.
A escasos kilómetros de Uncastillo se halla la villa amurallada de Sos del Rey Católico, cuyas empinadas calles nos llevarán a conocer el Palacio de Sada y las antiguas casas señoriales que ambientan a este hermoso lugar que pareciera haberse quedado detenido en el tiempo.