San Martín de Pusa

San Martín de Pusa, llamada en sus orígenes El Pozuelo, es una villa de Castilla-La Mancha que está ubicada en la provincia de Toledo. Se trata de una antigua población señorial, cuya vasta historia puede vislumbrarse al caminar por sus plazas y recoletas calles apreciando lo mejor de la tradicional arquitectura toledana de aparejo.
Durante el paseo, es posible visitar la iglesia parroquial, de admirable sobriedad arquitectónica, la cual fue levantada en en el siglo XVI sobre los restos de un antiguo templo. 
También, vale la pena acercarse hasta donde vivieron los administradores de los señores de Valdepusa, una antigua casona del siglo XVI, que en el pasado supo hospedar a Santa Teresa de Jesús cuando iba camino a Puebla de Montalbán.
Otro de los tesoros de San Martin de Pusa es la ermita del Santísimo Cristo de Valdepusa, situada en una apartada plazoleta, cuya imagen fue llevada a la villa por los del Valle del Pozuelo tras abandonar su antigua población. Es interesante saber que el Cristo fue ocultado en un pozo por los lugareños, para protegerlo del furioso accionar de los ejércitos de Napoleón, siendo hallado años después en perfecto estado de conservación. 
Un poco más allá, en la Plaza Mayor, se alza el edificio del ayuntamiento, que fue construido a fines del siglo XV. Frente a él, y junto a la vieja torre en donde se hallaron vestigios celtas, se encuentra el palacio de los antiguos señores de Valdepusa, que data del siglo XVI. En su fachada luce un escudo cuartelado que contiene las armas de los Rivera y las de los Figueroa.

Imagen:

http://www.laspain.com/Toledo/San_Martin_de_Pusa_Toledo1.jpg

Qué ver en Liérganes

La localidad cántabra de Liérganes, ubicada a orillas del río Miera, se asienta debajo de unas suaves elevaciones que se las conoce como ‘las tetas de Líerganes’. La gran cantidad de obras arquitectónicas que alberga, le ha valido que su conjunto urbano sea declarado de interés histórico y artístico.
La ciudad está dividida en pequeños barrios, los cuales conservan numerosos  elementos arquitectónicos de gran interés. Por ejemplo, en el barrio de Rubalcaba, que se alza en dirección al puerto de Lunada, puede apreciarse la casa solariega que perteneció a las familias Miera y Rubalcaba, que exhibe su escudo de armas original. Cerca de allí se encuentra el puente, construido en el siglo XVII, que comunica ambas orillas del Miera.
Mientras que en el distrito de la Rañada puede observarse la Casa Consistorial, el Palacio de Cuesta Mercadillo y la fortaleza de la Cárcava.
Por su parte, el barrio del Mercadillo, donde antiguamente estuvo la fábrica de Artillería, conserva su trazado medieval.  Por aquí se halla el puente de Liérganes, datato a fines del siglo XVI, que es considerado todo un símbolo de la región. Al pasear por esta zona se pueden contemplar numerosas casonas originarias de diferentes épocas, entre las que se destacan  la casa de Cuesta Mercadillo y la Casa de Setién, entre otras.
También, es interesante visitar el barrio de la Iglesia, cuyo principal tesoro es la iglesia parroquial,  y el barrio de los Prados, cuyos principales atractivos son la Casa del Ángel y la ermita de San Juan Bautista.
Además, es imposible irse sin antes hacer una visita al Balneario, edificio de estilo montañés que se encuentra en el caso urbano de la ciudad.

Imagen:

Wikipedia

El entorno serrano de Aznalcóllar

Aznalcóllar es un municipio de casi 6 mil habitantes que está ubicado al noroeste de la provincia de Sevilla, en la zona limítrofe con Huelva.

El entorno de Aznalcóllar está calificado desde 1986 como Complejo Serrano de Interés Ambiental. En Corredor Verde del Guadiamar, curso fluvial que comunica el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Sierra Morena) con el Parque Nacional y Natural de Doñana, confluyen el Pantano de Aznalcóllar, el río Agrio y las Marismas del Guadalquivir. Esta zona está abierta al público, y ofrece una interesante diversidad de especies vegetales y animales.

El paseo por este municipio puede incluir la visita a la Capilla de la Cruz de Arriba, edificio de una sola nave que data del año 1899, en cuyo interior alberga el retablo de la cruz y el de la virgen.

Asimismo, reviste de interés apreciar los restos del antiguo acueducto romano de itálica, el cual comenzó a contruirse en el siglo I.

Del Castillo de Aznalcóllar, fortaleza de origen medieval situada detrás del cementerio, solamente se conserva una pequeña parte pero bien vale la pena visitarlo.

La Capilla de la Cruz de Abajo es otra de las muestras de la arquitectura religiosa local. La capilla fue construida en 1946 en el mismo sitio en el que se hallaba la cruz de hierro fechada del 1780. Es una construcción de planta rectangular y cubierta por bóvedas de cañón, que contiene interesantes piezas de orfebrería.

El paseo culmina en la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, templo del siglo XVIII y de estilo barroco, cuyo crucero está cubierto por una cúpula.

Viaje al pasado de Hita

De visita por la antigua localidad de Hita, en Guadalajara, tendremos la posibilidad de disfrutar de una población de vasta historia que vivió su época de esplendor durante la Edad Media.
La ciudad está asentada sobre su caserío, en la falda de un cerro de La Alcarria. Durante el paseo, nos tentaremos con un recorrido por sus calles empinadas y laberínticas, pudiendo llegar a miradores más altos aún desde los cuales es posible apreciar la orografía de la región, marcada por los contrastes de colores que generan los cerros y frondosos valles.
A pesar de los daños que sufrió durante la Guerra Civil Española, Hita ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico por la belleza de sus monumentos.
De ese modo, no podemos dejar de visitar el Castillo de Hita, de gran valor arqueológico aunque sólo permanecen en pie algunos pequeños vestigios de sus muros en la cima del cerro. Fue erigido en el siglo XV sobre otra fortaleza cristiana, la cual había reemplazado en su momento a una antigua torre musulmana.
Su muralla también posee un importante valor histórico, a pesar de que ha resultado seriamente dañada durante la contienda civil. Su construcción, encomendada por el primer Marques de Santillana, fue llevada a cabo en 1441. De ella, destaca la Puerta de Santa María, que debió ser reconstruida.
Otro sitio al que no debemos dejar de ir es la Iglesia de San Juan Bautista, situada en lo más alto de la población, por lo que constituye un estupendo mirador que ofrece las mejores vistas de los campos de la Alcarria. El templo, que tampoco resultó ajeno a los destrozos provocados por la Guerra Civil y debió ser restaurado, es de origen mudéjar y consta de tres naves.
También, podemos dirigirnos hasta la Iglesia de San Pedro que se halla en completo estado de ruina.
Un paseo por la Plaza del Arcipreste nos permitirá conocer el lugar de reunión de los locales.
Pero además podemos aprovechar para realizar rutas monumentales por el centro de Guadalajara, que nos llevarán hasta Jadraque, Brihuega, Sigüenza y Cifuentes.
En Jadraque, erigida a orillas del río Henares, visitaremos el castillo del Cid, de estructura soberbia.
Mientras que en Brihuega, contemplaremos diversos templos del último románico y su maravilloso castillo.
Próximo a esta población se sitúa Cifuentes, que sobresale por su bello conjunto monumental, el cual incluye un castillo y una iglesia gótica.
Un poco más lejos, está Sigüenza, localidad que posee una extraordinaria catedral románica y gótica, así como un atractivo castillo, entre otros monumentos de sumo interés.

Imagen:

http://seronoser.free.fr/librodebuenamor/hita.jpg

Llanos de Cáceres y zonas de influencia

En esta oportunidad recomendamos una ruta que discurre entre las ciudades de Cáceres, Santa Marta de Magasca y Trujillo. En la zona sur del Río Tajo hay una extensa penillanura que es surcada por las aguas de los Ríos Almonte y Tamuja, dando lugar a un paisaje ligeramente alomado que es destinado sobre todo para el cultivo de cereales de secano y para el aprovechamiento ganadero de los pastizales.

Se puede acceder fácilmente tomando la Autovía A-58, que comunica Trujillo con Cáceres. Aunque también se puede establecer como punto de partida al Parque Nacional de Monfragüe, para lo cual se deben seguir carreteras menos transitadas y de enorme belleza paisajística.

Tomamos la CC-99, en la salida de la Autovía A-58, rumbo a Santa Marta de Magasca. Al llegar a este pueblo, debemos tomar la carretera que lo rodea para adentrarnos, de ese modo, en una zona de dehesa. A escasos 8 km de la mencionada localidad, hay un cruce donde podemos elegir ir hacia Monroy o a Trujillo. Si nos decantamos  por la primera opción, tendremos la posibilidad de apreciar los magníficos riveros del Río Almonte, sitio al que se llega tras pasar por unas zonas de pastizales y dehesas. En cambio, si preferimos ir hacia Trujillo, nada mejor que recorrer su casco histórico, donde se encuentra la Plaza Mayor, el Palacio de Luís Chaves, el Conventual de San Francisco y el Parador de Turismo; y dedicarnos a la observación de aves.

Es preciso señalar que la ruta se extiende por una de las áreas de mayor valor ornitológico de la región, que comprende Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes, Magasca, Riveros del Almonte y Trujillo. Durante todo el recorrido, nos será posible observar diferentes especies de aves en los hábitats más representativos de la comarca. En torno a los riveros es donde se evidencia un marcado contraste paisajístico, que abarca terrenos llanos y cauces fluviales.

Imagen:

radiointerior.es

Espacios de interés de Cacabelos

Cacabelos es un municipio situado en la zona de El Bierzo, en la provincia de León, que posee mucho para ver y recorrer.

La Plaza de San Lázaro es el principal punto de reunión de la población, que se halla en el extramuros del pueblo. Se alza justo sobre el solar que antes ocupaba el hospital, construcción que databa de la época medieval. En torno a ella, pueden encontrarse atractivos ejemplos de la arquitectura popular.

La Ermita de San Roque, que en sus comienzos era conocida como la de la Vera Cruz, se destaca por conservar en su interior atractivos altorrelieves de madera del siglo XVIII. Fue reedificada en diversas oportunidades, siendo la última en 1789.

Desde la Edad Media a esta parte, la principal calle de la población es la Calle de Santa María, sobre la cual convergen el resto de las calles del núcleo urbano. En toda su extensión es posible contemplar los principales ejemplos de la arquitectura religiosa y civil, en su mayoría casas y casonas barrocas.

Otro de los monumentos más representativos es la Iglesia de Santa María, de cuya estructura original tan sólo se conserva el ábside románico, pues ha sido reedificada por completo y reformada en varias ocasiones. En su interior, posee una inscripción romana, diferentes tallas antiguas y una capilla románica.

Por su lado, el Puente Mayor constituye una de las obras más monumentales y que mejor se conserva en toda la provincia.

En la zona de salida de la villa se alza el Santuario de las Angustias, cuyo edificio data del siglo XVIII. Una serie de imágenes, retablos y pinturas, son sus tesoros más importantes.

Por último, conviene visitar la Iglesia de San Martín de Pieros, un templo medieval de planta de cruz latina que se ubica sobre un pequeño altozano. Algunos tramos de sus muros perimetrales, al igual que la portada y la lápida fundacional, son lo único que se conserva de la construcción original.

Imagen:

http://www.cacabelos.org/ficheros/localizacion/alocal1.jpg

La villa histórica de Orgaz

Orgaz es una villa histórica de enorme riqueza monumental que se encuentra situada al norte de la Sierra de Los Yébenes, a escasos 33 km. de la ciudad de Toledo, en Castilla-La Mancha.

Posee un interesante casco urbano, el cual ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico, que se halla presidido por las agujas de las torres pertenecientes a la Iglesia Parroquial de Santo Tomás, así como por las almenas del Castillo de Orgaz.

Si hay algo que sorprende, y mucho, a los visitantes es la singular arquitectura de Orgaz. En efecto, en el casco histórico pueden observarse diversas casas encaladas con escudos tallados en sus fachadas, además de monumentos de especial interés que valen la pena visitar.

Al recorrer Orgaz es posible descubrir sitios de gran encanto, como por ejemplo el Arco de Belén y el Arco de San José, restos de la antigua muralla de la localidad. Otros lugares de sumo atractivo son  la Plaza Mayor y el antiguo Hospital de San Lázaro. De la arquitectura religiosa destaca la Iglesia Parroquial de San Tomás, el monumento más representativo de la villa.

La Casa del Vínculo, el Pósito municipal y el Puente de los cinco ojos, son otros de los lugares de visita obligada.

Próxima a Orgaz se ubica la pequeña localidad de Arisgotas, donde se encuentran la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, una construcción singular que sobresale por su torre camapanario cilíndrica, y el Museo Visigodo.

Imagen:

Wikipedia