Altea, la perla de la Costa Blanca

Altea, ciudad situada a unos 50 kilómetros al norte de Alicante, es un destino acogedor que se alza en medio de una bahía que se halla protegida por una cadena montañosa, representando uno de los enclaves más bonitos de la costa del mediterráneo.
En esta ciudad, es posible encontrar desde bellas playas hasta un importante patrimonio cultural, siendo la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo visita obligada.
Otro de los monumentos de gran interés es la Torre de la Galera, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural y que representa una bella construcción, situada próxima  a la otra torre que fue adherida en la antigüedad a la muralla del casco antiguo, la cual no es otra sino que la de Bellaguarda, actualmente custodia por una plaza.
Para disfrutar del sol, nada mejor que hacerlo en las playas de lujo de Altea, circunscriptas por acantilados y llanos arenosos, que constituyen una de las joyas de la Costa Blanca. Entre las principales playas es posible mencionar: la Olla, Cap Negret y el Mascarat, así como Campomanes, La Roda y Cap Blanch.
El entorno de la ciudad de Altea es singularmente bello. Al norte, se divisa la punta de Mascarat y el cabo de Toix, al fondo la mole del Peñón de Ifach, y en la zona sur el Faro de Altea.
La parte moderna, que está ubicada junto al mar, dispone de un agradable paseo marítimo y un destacado puerto deportivo, donde se llevan a cabo actividades pesqueras. Se trata de una zona donde proliferan los restaurantes, en donde es posible degustar exquisitos platos a base de pescado y arroz.
Altea es ideal para la práctica de deportes marítimos, ya que hay numerosos amarres en diversos puertos cercanos. También, se practica mucho el golf.
En referencia a la gastronomía, Altea dispone de cocinas de todo el mundo aunque se especializa en los platos de mar, ya que se trata de un pueblo tradicionalmente pesquero. ¡No te lo pierdas!

De excursión en Aguadulce

Aguadulce, perteneciente al término municipal de Roquetas de Mar, constituye uno de los principales centros turísticos de Almería.
Según cuentan los lugareños, el nombre de esta barriada procede del hecho de que entre los peñascales emanaban surtidores de agua cristalina y dulce. Tanto en la misma arena como dentro del mar, el agua dulce brotaba a borbotones.
La playa de Aguadulce, con una extensión de 2.500 metros, es una de las de mayor nivel de ocupación de la zona sur de la provincia de Almería, debido a su importante oferta de ocio y sus dos hoteles situados sobre la costa. Sus modernos servicios y equipamientos, la convierten en una playa muy elegida por los turistas cada verano.
Aparte de su Paseo Marítimo, donde puede disfrutarse de estupendas vistas panorámicas de la Bahía Almeriense, Aguadulce posee un Puerto Deportivo de animada vida nocturna.
Otra de sus atracciones es el Centro de Exposiciones, donde se lleva a cabo una de las ferias agrícolas más importantes a nivel mundial, la Expoagro.
La Reserva y Paraje Natural de Puntas Entinas-Sabinar es, sin dudas, una de las visitas obligadas. Está ubicado en la costa oeste de Almería, se extiende en una franja costera entre los municipios de El Ejido y Roquetas de Mar, hasta las salinas de Viejas.
Otra de las excursiones que no podemos dejar de hacer es la del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, dueño de una enorme variedad paisajística y ecológica producto de la intensa actividad volcánica que hubo en la  zona hace aproximadamente unos diez mil millones de años. Su área marítima, que se extiende desde la Playa de los Muertos hasta la de Torre García, cuenta con seis áreas declaradas reservas marinas, además de playas casi vírgenes. A pesar de que el terreno es árido, aquí se encuentra una de las principales zonas húmedas del litoral peninsular: las salinas.

Imagen:

http://www.alquilerdecochesx.com/sites/carhirex.com/files/content/Aguadulce_Beach.jpg