Pina de Montalgrao

Pina de Montalgrao es una localidad de Castellón,  ubicada al norte de la Comunidad Valenciana, más precisamente en la Comarca del Alto Palancia.
Aquí, se encuentra la Iglesia Parroquial de San Salvador, que está emplazada  en las cercanías del cerro del castillo. Sobresale por su recinto amurallado y almenado, el cual ha sido fabricado en sillarejo y mampostería. Parte de los materiales provienen del antiguo Castillo, del cual sólo pueden apreciarse algunos restos.
También, vale la pena recorrer las ermitas locales, entre las que se encuentran la Ermita de la Virgen de Vallada, que se halla en completo estado de abandono, la Ermita de la Virgen de Gracia, situada a 1 Km. de Pina, en la “Hoya de las Viñas“; y la Ermita de Santa Bárbara, ubicada a a 1405 m de altitud , en la cima del Pico Pina, desde la cual puede observarse  una fantástica panorámica de las tierras de Valencia, Castellón y Teruel.
La Plaza del Ayuntamiento, por su parte, está presidida por una encantadora fuente, que es una replica de otra anterior. Es sede de la Casa Consistorial, una construcción porticada al estilo aragonés que data del siglo XVII. Incluso, aquí encontramos el acceso al Museo Etnológico de Pina de Montalgrao.
Uno de los edificios más emblemáticos de la localidad es el Horno Moruno, el cual se sitúa al pie del campanario. En su interior, alberga una muestra fotográfica acerca de las costumbres de Pina, que integra el Museo Etnográfico de Pina.
La Sierra de la Espina, es la zona que más representa a la comarca. Se trata de alineaciones de pliegues paralelos que se agrupan en dos conjuntos: uno oriental y otro occidental. 
Por otro lado, la Fuente de San Salvador, la Fuente de Monteagudo y la Fuente Vieja son otros de los sitios de interés, donde es posible pasar un día agradable y sumamente tranquilo.
En las faldas del pico Cerdaña se erige la Cueva de Cerdaña, la cual se encuentra rodeada de imponentes montañas atiborradas de pinos y carrascas. Muy popular por su condición de Cueva¬ Santuario en Época Ibérica, constituye la visita obligada para los adeptos al senderismo y la espeleología, puesto que posee numerosas galerías, cuyo interior está decorado por estalagmitas y estalactitas.

Imagen:

http://farm5.static.flickr.com/4052/4334243211_2ca051e566.jpg

La magia de Comillas

En el extremo occidental de la provincia de Cantabria se halla Comillas, un destino que goza de excelente ubicación por su cercanía al mar Cantábrico, así como de importantes ciudades de interés como San Vicente de la Barquera, Santillana del Mar y Torrelavega.
Se trata de una de las ciudades más importantes de Cantabria y recibe una gran afluencia de turistas cada año. Comillas sirve como punto de partida para realizar una travesía por los diferentes espacios que posee este pueblo. Conocida por sus bellas playas, esta ciudad cantabra posee numerosos atractivos que valen la pena descubrir.
Entre los lugares más interesantes de Comillas se encuentran la Iglesia Parroquial y la Plaza del Ayuntamiento, además de la Universidad Pontificia, la cual constituye una de las construcciones más representativas de la ciudad.
Otro de los grandes tesoros del lugar es, sin dudas, “El Capricho” de Gaudí, la única obra maestra del arquitecto catalán que se conserva en Cantabria. En el edificio, sobresalen un pórtico de imponentes columnas, además de originales capiteles y una increíble torre cilíndrica que se erige sobre él.
El Palacio de Sobrellano, constituye otro de sus encantos. Se trata de un sensacional edificio, de estilo neogótico, que actualmente es usado por el gobierno como centro cultural y de exposiciones.
Quien visite esta ciudad, no debe perderse la posibilidad de conocer las ruinas góticas de la antigua iglesia de Comillas y el emblemático Ángel de Llimona que sobresale en la cúpula.
El paisaje de la ciudad se ve completado por modernas construcciones como el Prado de San José, la Residencia del Duque de Almodovar y la Coteruca.
Más allá de su extensa riqueza arquitectónica y monumental, también merece la pena conocer sitios como la Ria de la Rabia, el Monte Corona, las ermitas de San Antonio y San Esteban y el atractivo Valle del Río del Mato, todos ellos lugares realmente mágicos que te sorprenderán gratamente.
Las propuestas que ofrece Comillas son infinitas, por ello no puedes perderte la posibilidad de conocer esta encantadora ciudad, cuyo patrimonio te despertará toda clase de emociones.