Santa Cruz de la Serós

Santa Cruz de la Serós, puede ser considerado uno de los pueblos mejor conservados del Pirineo. Popular por su arquitectura tradicional, cuenta con viviendas de piedra rematadas con el tradicional tejado de losas y chimeneas coronadas por espantabrujas. Todo ello da cuenta de que se trata de la población de mayor valor arquitectónico de toda la comarca.
Su nombre deviene de su relación secular con las religiosas que, hasta fines del siglo XVI, residieron en el Monasterio de Santa María, el cual fue fundado por Ramiro I de Aragón aproximadamente en el año 1060. La monumental Iglesia de Santa María, una verdadera  joya del románico aragonés, se conserva casi intacta, en tanto que las diferentes dependencias del monasterio han ido desapareciendo con los años.
A la salida de Santa Cruz de la Serós, se alza la Iglesia Parroquial de San Caprasio, una construcción típicamente lombarda, en cuya cabecera se erige una imponente torre, datada a fines del siglo XII.
Durante nuestro paso por el lugar, no podemos dejar de acercarnos hasta el Parque Cultural de San Juan de la Peña, un área considerada Lugar de Interés Comunitario y declarada zona Zona de Especial Protección de Aves, que conjuga patrimonio con el entorno idílico de la localidad.
Muy cerca de la población, se halla el Monasterio de San Juan de la Peña, un Sitio Nacional en el que confluyen importantes valores naturales, históricos y culturales. Éste ha sido el Monasterio más emblemático de Aragón durante la Alta Edad Media.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/53/Santa_Cruz_de_la_Ser%C3%B3s_-_Iglesia_de_Santa_Mar%C3%ADa.jpg/800px-Santa_Cruz_de_la_Ser%C3%B3s_-_Iglesia_de_Santa_Mar%C3%ADa.jpg

Senderismo y escalada en Peña Oroel

Huesca alberga numerosos paisajes y localidades de gran atractivo, como es el caso de Peña Oroel, una formación rocosa, cuya escalada a la cima forma parte de una de las rutas turísticas más desafiantes de la región.
Se trata de una de las atracciones naturales de Jaca que goza de mayor popularidad, sobre todo porque se puede divisar desde cualquier parte de la ciudad.
Peña Oroel integra el sistema de rocas que se encuentran enclaustradas entre el Pre-Pirineo (Partacua) y las sierras exteriores de Guara. Gracias a sus  fáciles accesos, es el sitio perfecto para realizar senderismo y recorridos por la zona.
La ruta hasta las bases transcurre a través de ríos y caminos angostos, circunscriptos por tupidos bosques y siempre con la cima del monte como único punto de referencia.
La base norte, que se puede visitar en automóvil, ofrece un verdadero regalo para la vista por la belleza de sus paisajes, marcados por un muro de piedra rojiza con una pendiente pronunciada y repleta de pinos y abetos. En tanto que para acceder a la base sur es necesario contar con un vehículo 4×4.
Más allá de su belleza natural, Peña Oroel es el centro de numerosas leyendas e historias, según las cuales la reconquista de Aragón habría comenzado cuando unas hogueras en lo alto sirvieron de señal para empezar el ataque. Al mismo tiempo, hay leyendas que le confieren propiedades mágicas a este lugar, pues forma el vértice oriental de un triángulo integrado por San Adrian de Sasabe y San Juan de la Peña. Y hasta hay las que hablan de la existencia de un tesoro o una mina escondida que jamás ha sido hallada.
Lo real es que Peña Oroel representa una de las atracciones turísticas que no podemos ignorar en nuestro paso por Jaca. Sin dudas, ésta es una excursión perfecta para los seguidores del turismo activo.

Imagen:

http://www.lehenengobidaia.com/oroel/PICT0024.JPG