El pasado romano de Pertusa

El municipio de Pertusa, en la comarca de la Hoya de Huesca, llama la atención por su asentamiento geográfico con forma de anfiteatro, que está situado cerca del río Alcanadre, rodeado de cerros y rocas.
Este pueblo de origen romano surgió  como  sitio de descanso para las regiones romanas, puesto que se encontraba próximo a la calzada romana de la que aún hoy se conservan algunos vestigios. El puente que salva el Alcanadre, constituye otro gran ejemplo de la arquitectura e infraestructura romana.
Aparte de los vestigios romanos, como es el caso de la calzada y el puente, pueden apreciarse numerosos restos medievales además de los vestigios que todavía se conservan del acueducto que salva la fosa del Alcanadre.
Entre sus principales monumentos, bien merece la pena visitar la iglesia parroquial de Santa María; las ermitas de Santiago y la de la Virgen de la Victoria, así como la torre del pueblo, obra del prestigioso arquitecto Juan de Herrera y que es considerada Monumento Nacional.
Asimismo, las fiestas de Pertusa son otros de sus atractivos. Así, lo mejor es visitar el pueblo entre el 15 y el 16 de agosto, donde se lleva a cabo una de las celebraciones más animadas en honor a Nuestra Señora de la Asunción. Otros festejos de interés son la de Pascua, que se realiza cada 19 de enero, y las fiestas de Santa Águeda, durante el mes de febrero, dedicada a las mujeres en especial.

Imagen:

www.huesca.com/pertusa/