El Sardinero, el paraíso de Santander

Considerada la ciudad-balnearo de la burguesía española del siglo XX que pasaban sus vacaciones en aquel paraíso del mar Cantábrico. Es una de las zonas más bonitas de Santander, provincia situada en la comunidad de Cantabria, al norte de España.

Barrio y enclave turístico de la ciudad de Santander. Sus extensas playas se extienden entre la conocida Península de la Magdalena y la zona de Mataleñas. El terreno físico forma un abra que da el nombre a la zona.

El Sardinero empezó a ser conocido a principios del siglo XX cuando se inaugura el Palacio de La Magdalena como residencia del rey Alfonso XII para pasar sus vacaciones de verano en Santander. Tras las visitas continuas del rey, la alta sociedad española castellana y madrileña comenzaron también a elegir El Sardinero como destino turístico. Debido a la afluencia de gente durante los meses de verano se construyeron nuevos edificios con un estilo artquitectónico de la Belle Époque y balnearios parecidos al de Biarritz.

Para dar alojamiento a los turistas se edificaron gran cantidad de Hoteles en Santander como el Hotel Real, el más conocido de la zona de El Sardinero. Además de zonas de ocio como el Gran Casino, el hipódromo y el campo de polo. Todo esto dio lugar a una extensión funcional del espacio de la costa que transformó la morfología urbana de El Sardinero hasta quedar como es hoy.

La Plaza de Italia (la antigua Plaza del Pañuelo) se llenó de más hoteles, alamedas, casas de baño comunicando todo el barrio de El Sardinero con paseos como el de Reina Victoria, Pérez Galdós y el de Menéndez-Pelayo.

Pero la belleza de El Sardinero se encuentra en sus playas, sobre todo en la primera y segunda playa: la Playa del Camello y la Playa de los Bikinis junto a la Península de la Magdalena, respectivamente. Cerca de estas playas se encuentran las más importantes infraestructuras culturales y deportivas como es el Palacio de Congresos y Exposiciones, los Campos de Sport del Sardinero o el Palacio de Deportes, donde juegan regularmente el club de balonmano Teka Cantabria y el de baloncesto Lobos Cantabria.

Gracias a la afluencia de turistas acceder a unas vacaciones en El Sardinero es apto para todos los bolsillos. Aunque, desde la primera mitad del siglo XX, esta zona de extensas playas continúa siendo el paraíso perfecto para las clases acomodadas. Sin embargo, existen grandes ofertas de hoteles, sobre todo en la ciudad de Santander. Te explican cómo llegar al Sardinero, qué sitios visitar, restaurantes y visitas guiadas a ciudades cercanas. Si aún no tienes pensado dónde ir de vacaciones ahora puedes aprovechar y conocer las playas más bonitas del mar Cantábrico.

Santander, mucho más que bellas playas

La ciudad de Santander, capital de la región de Cantabria, es uno de los destinos de España más elegidos por los turistas por su calidad de localidad costera, bañada por las aguas del  Mar Cantábrico. Por lo que constituye el sitio ideal para disfrutar de la playa y descansar.
En la actualidad, gracias a la pluralidad de ofertas de vuelos que existen, es posible acceder a esta bella ciudad y sus alrededores, a costos que se ajustan a todos los bolsillos.
Quizá lo que torna a esta ciudad más hermosa aún no es otra cosa más que su excelente ubicación, ya que se emplaza en una de las bahías más bellas del mundo. De este modo, Santander presenta todas las características típicas de una capital dinámica, en la hay de todo para ver, desde un entorno natural de enorme belleza hasta monumentos de marcado valor artístico y cultural.
De esta manera, aparte de sensacionales playas, es posible realizar una visita a la Biblioteca y Casa-Museo de Menéndez Pelayo, así como al Museo Municipal de Bellas Artes, y la Catedral, la cual dispone de una cripta perteneciente al siglo XIII aparte de un claustro del siglo XV.
Por su parte, el Paseo de Pereda, el Puerto Chico y la Avenida de la Reina Victoria son otros de los sitios de visita obligada debido a que ofrecen al visitante paisajes urbanos por demás pintorescos. En tanto que la Península de la Magdalena, representa un magnífico parque que acoge al Palacio Real, que ha sido residencia de verano de la Familia Real hasta 1930. La playa del Sardinero y el Gran Casino, junto con los museos, como el de Prehistoria y Arqueología y el Museo Marítimo del Cantábrico, completan este periplo realmente encantador.
En caso que contemos con más tiempo, podemos visitar, en los alrededores de Santander, las zonas naturales de Liencres, Peña Cabarga y Cabárceno, así como también las cuevas de El Soplao y Altamira.