La ruta de los pinares en Teruel

Partiendo desde Teruel, tomaremos la Ruta de los Pinares, en un camino que en su mayoría transcurre por la Reserva Nacional de Caza de los Montes Universales, un entorno de inigualable belleza compuesto por pinares, árboles centenarios y manantiales.
La provincia de Teruel dispone de una geografía complicada, aunque provista de gran belleza, con ríos y montes que conforman un paisaje verdaderamente atractivo.
Sus bellezas naturales, además de las pistas de esquí de Valdelinares y Javalambre y mancomunidad turística del Maestrazgo, integrada por las provincias de Teruel y Castellón, sirven de motor para el turismo.
Entre sus parajes prodigiosos, podemos destacar los Órganos de Montoro, los Ojos de Pitarque, los valles Guadalope y Guadalopillo aparte de las sierras de Javalambre y Albarracín.
La localidad de Cella, ubicada a tan solo 21 kilómetros de la capital provincial, posee una famosa fuente, considerada  el mayor pozo artesiano del continente europeo y el segundo del mundo. La fuente constituye el origen posterior del río Jiloca, a partir de Monreal del Campo, característica por su manantial de gran belleza y el pretil de sillería del siglo XVIII.
En el casco urbano de Cella, es posible apreciar diversas construcciones de enorme valor como la iglesia parroquial y el ayuntamiento.
Por su parte, en Monteverde, al norte de la Sierra de Albarracín, encontramos una población en cuyos alrededores pueden visitarse lugares como la Fuente del Chorrillo, los pinares de la Fuente de la Sierra, el Barranco de la Hoz, la Cueva del Hierro, el Arroyo Manzano y la Vereda de la Noguera. Estas zonas naturales, son perfectas para la práctica de deportes al aire libre como cabalgata, espeleología y senderismo, entre otros.  Del casco urbano de Monteverde, sobresale la iglesia parroquial de la Asunción, un templo de estilo tardo-gótico, que dispone de bóveda de crucería estrellada y campanario de planta cuadrada. También, vale la pena visitar las ermitas de San Roque y del Carmen.
Continuando con la ruta, llegamos hasta Bronchales, en los Montes Universales, cuyo entorno natural conjuga pinos, rocas y agua, con sitios como la Sierra Alta, que ofrece panorámicas sensacionales, y el Monte Caimodorro, de 1.935 metros de altitud. Uno de los símbolos de dicha población son las numerosas fuentes que se encuentran diseminadas por todo el término municipal.
En el interior de la Reserva Nacional de Caza de los Montes Universales, se halla Noguera de Albarracín, que dispone de diversos  parajes de marcado interés paisajístico como es el caso de la Laguna de El Cerritón, el Alto la Hierba, las fuentes del Hierro, del Guitarral o San Sebastián.
Por último, recorreremos la localidad de Orihuela del Tremedal, situada a 67 kilómetros de la ciudad de Teruel. Uno de sus principales atractivos es su entorno natural, pues se encuentra  circunscripta por pinares y parajes maravillosos, entre los que podemos mencionar  las fuentes de los Pradejones, los Colladillos, o la del Hierro, así como los cerros de la Virgen del Tremedal, Muela Grande, San Millán y el Castillejo, y los barrancos las Zorras y la Bruja, por citar algunos.
En fin, la ruta de los pinares nos deparará una experiencia única en cada uno de sus sitios excepcionales. ¡Imperdible!

Imagen:

http://img67.imageshack.us/img67/8296/img0606.jpg

Peregrinación por Orihuela del Tremedal

Orihuela del Tremedal es un pintoresco municipio que, por su privilegiada situación geográfica, es dueño de un protagonismo histórico especial ya que es el eje principal del nudo de comunicaciones que se sucede entre Castilla y Aragón, en los límites mismos de las provincias de Guadalajara y Teruel.
En sus alrededores, es posible encontrar una serie de lugares que son dignos de ser visitados, sobre todo el Santuario del Tremedal, en cuyo interior alberga la imagen románica de la Virgen con el Niño, lo que la convierte en centro de peregrinación de la Sierra de Albarracín y comarcas aledañas. Contiguo al santuario, es posible apreciar el pozo aljibe y nevera, además de divisar desde el cerro una estupenda panorámica.
En las afueras del núcleo poblacional, encontramos las Ermitas de Santa Bárbara y del Torrejón, esta última se distingue por su cabecera hexagonal provista de techumbre tallada de madera.
Durante nuestra peregrinación por Orihuela del Tremedal, no podemos dejar de visitar  a la Iglesia de San Millán, una construcción bastante particular, por cierto, ya que llama poderosamente la atención por el marcado contraste que puede observarse entre  su exterior, de aspecto casi militar, y su pulcro interior, en el que se combinan a la perfección absolutamente todos los derroches del barroco. El púlpito, además del altar mayor y el órgano, son sus principales tesoros.

Imagen:

http://estaticos.todopueblos.com/13977ORIHUELA-DEL-TREMEDAL-(1).jpg