Las Batuecas: Naturaleza y arte

Las Batuecas es un valle escondido y de excepcional belleza que se encuentra enclavado en la comarca de la Sierra de Francia, en la provincia de Salamanca. El valle, que recibe su nombre del río que lo atraviesa, alberga un magnífico bosque mediterráneo y está rodeado por escarpadas montañas.

En este estupendo paraje, con el cual no hay dudas que el visitante quedará embelesado, pueden contemplarse interesantes pinturas rupestres del Neolítico, presentes en las cuevas y abrigos del valle.

En la zona central de este parque natural se halla el convento carmelita de San José, desde el cual parte un camino que conduce hacia la cascada del Chorro. El monasterio, de estructura sencilla y decoración austera, fue construido a finales del siglo XV y actualmente se halla en ruinas. Su construcción coincidió con la de otras ermitas, situadas tanto dentro como fuera del recinto conventual. Dicho recinto está conformado por dos cercas, en cuyo interior se sitúan el convento y sus dependencias. El edificio principal es la iglesia, fechada en el año 1602, que está circunscripta por una calle y extensos jardines que hacen las veces de claustro. Además, el conjunto incluye el cementerio de los religiosos, algunas capillas, la sacristía, las celdas de oratorio de los monjes y la biblioteca, entre otras dependencias. El lugar fue habitado por los monjes hasta 1836, año en el que abandonaron Las Batuecas, y es desde 1950 residencia de los Carmelitas Descalzos.

Como se trata de una zona de transición entre el cálido territorio extremeño y la fría meseta castellana, y por las considerables diferencias altitudinales que presenta, este espacio protegido constituye un enclave de gran riqueza botánica, representada por ejemplares de tajos, lentiscos, encinas y madroños. A la vez, contiene amplias zonas de cultivos de cerezos, olivares y viñedos.

En cuanto a la fauna, se observan buitres, águilas reales, alimoches y cigüeñas negras,  entre otras especies de aves. De los mamíferos sobresalen el lince ibérico, el jabalí, el ciervo y la cabra montés.

Imagen:

Wikipedia

Sabinar de Calatañazor y la Fuentona

Sabinar de Calatañazor, localizado al oeste de la provincia de Soria, constituye uno de los bosques de sabinas mejor conservados de todo el mundo. Está dispuesto sobre tierras llanas y sorprende por el porte y longevidad de los ejemplares de esta masa boscosa, ya que algunos alcanzan los 20 metros de altura y poseen una antigüedad de aproximadamente dos mil años.

En los alrededores del sabinar se encuentra una de las localidades de mayor atractivo de la zona, Calatañazor.  Dicho pueblo, circunscripto por un impactante y profundo precipicio, se halla presidido por su castillo. Al pasear por las calles estrechas y empedradas de esta villa medieval,  pueden apreciarse las casas porticadas construidas con adobe y vigas de enebro y que se caracterizan por sus chimeneas redondas.

Junto a este parque natural, más precisamente en la parte más occidental de la Sierra de Cabrejas, se encuentra el Monumento Natural de la Fuentona, el cual está conformado por el paraje Los Ojos de la Fuentona, surgencia de origen kárstico de abundante fauna y vegetación formada por el nacimiento del río Abión. Este acuífero, que consiste en un conjunto de galerías subterráneas inundadas por agua, catalogadas como las más profundas de España, se complementa con la Cascacada de la Fuentona.

En síntesis, esta reserva natural es el sitio ideal para aquellos que buscan combinar el descanso con actividades al aire libre, como senderismo, avistaje de aves y senderismo.

Imagen:

Wikipedia

Visita Zaidín

Zaidín es un municipio que está situado en la comarca del Bajo Cinca, sobre la margen izquierda del río Cinca.
Gracias a la naturaleza presente en los alrededores del pueblo es posible realizar excursiones a pie, sin alejarnos demasiado del núcleo poblacional, que nos permitirán apreciar toda la fauna y flora que habita el río Cinca.
Al mismo tiempo, resulta interesante disfrutar del patrimonio histórico y artístico de Zaidín. De esta manera, no podemos dejar de contemplar los diversos ejemplos de arte religioso existentes en la población. Así, encontramos la Iglesia de San Juan Bautista, un templo de estilo barroco que fue edificado sobre un edificio románico. La ermita, que se halla en las afueras del pueblo, es ideal para visitar pues desde allí es posible contemplar todo el encanto de la ribera del río.
Si están pensando en visitar Zaidín durante el verano, recomendamos hacerlo a principios de agosto, ya que el 8 y 9 de ese mes se celebran las fiestas mayores en honor a la Virgen de la Asunción. Durante el festejo el visitante puede participar de conciertos, almuerzos populares, el tradicional chupinazo, el pregón, bazucadas y juegos de agua, entre otras muchas actividades destinadas tanto para grandes como pequeños. ¡Un excelente lugar para las vacaciones estivales!

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/05/Zaid%C3%ADn_-_Iglesia_de_San_Juan_Bautista.jpg/450px-Zaid%C3%ADn_-_Iglesia_de_San_Juan_Bautista.jpg

Visita Zafarraya

Zafarraya es un pueblo granadino que está situado en el “Boquete de Zafarraya”, un paso de montaña natural que une la Axarquía de Málaga con la sierra de Alhama y que por sus características es considerado uno de los más interesantes accidentes geográficos de la zona.  Tras pasar este camino natural y la población de Ventas de Zafarraya, hallamos los Llanos de Zafarraya, sitio en el que se ubica esta bella localidad de veranos frescos e inviernos suaves.
Uno de los principales hallazgos que se han realizado en este municipio es el de los restos del hombre de Zafarraya, de unos 30.000 años de antigüedad, que conforman un importante testimonio acerca del Neandertal.
Estas tierras fueron habitadas también por fenicios y romanos, tal como lo demuestran los diversos yacimientos arqueológicos que se han encontrado, que son básicamente calzadas y algunos objetos de aquella época.
También, pueden apreciarse los restos que se conservan de algunas torres de comunicación, que en el pasado conectaban la costa con el interior de la península.
Vale destacar que la mayor parte de esta villa resultó destruida por  el terremoto que sacudió a la región en el año 1884. Luego de su reconstrucción, el municipio se constituye de forma independiente.
Al pasear por el casco urbano se observan a simple vista algunos de sus monumentos más destacadas, como es el caso de la Ermita de Nuestro Señor de las Tres Marías, que atesora en su interior una imagen legendaria del un rostro de Jesús dibujado en un cristal; y la Iglesia de la Inmaculada Concepción, que tras ser devastada por el sismo fue reconstruida casi por completo, de modo que sólo conserva unos pocos vestigios de la estructura original.
Además de un interesante patrimonio histórico, Zafarraya cuenta con valiosos parajes naturales, como El Refugio, El Boquete y las Parideras, donde se puede practicar senderismo. En el caso de El Boquete, hay disponible una ruta para recorrer en bicicleta de montaña.

Imagen:

Wikipedia

La naturaleza sevillana

La provincia de Sevilla es poseedora de dos importantes espacios naturales, el Parque Nacional de Doñana y el Parque Natural Entorno de Doñana. Pero además la naturaleza sevillana sobresale por La Cañada de los Pájaros y la Sierra Norte, que le dan una impronta maravillosa al paisaje. 
En el caso del Parque Natural Sierra Norte, se trata del paraje más húmedo de Sevilla. Su punto más alto alcanza los 960 metros, en el cerro La Capitana, que está ubicado al norte del parque. En la zona del centro de este maravilloso enclave, en especial en los alrededores  de la población de Cazalla de la Sierra, numerosos cortijos dominan el paisaje.
En cuanto a la flora, en el parque se asientan los típicos bosques mediterráneos, aunque debido a la utilización del monte como zona de pastoreo la dehesa forma parte también del paisaje vegetal. Los numerosos ejemplares de quejigos, encinas y alcornoques, conforman el pilar para la alimentación de los cerdos ibéricos, entre otros especímenes. En las márgenes de los ríos y arroyos de la zona abundan el olmo, el fresno y el sauce, donde suelen refugiarse diversas especies faunísticas, como es el caso de la nutria.
Por su parte, la Reserva Natural La Cañada de los Pájaros, está ubicada en La Puebla del Río, a tan solo 14 km. de Sevilla. Este humedal se caracteriza por su gran biodiversidad, razón por la cual suelen realizarse aquí estudios de comportamiento, así como actividades de marcaje y cría en cautiverio de especies en peligro de extinción, como la focha cornuda. Al atardecer, los visitantes podrán contemplar como la cerceta pardilla, el porrón pardo o la garcilla cangrejera, entre muchas otras aves, remontan vuelo para surcar el cielo. Un verdadero espectáculo de la naturaleza.

Imagen:

trivago.es

Acebal de Garagüeta: lugar de paseo por excelencia

El Acebal de Garagüeta es una reserva natural ubicada al norte de la provincia de Soria, en Castilla-La Mancha. Abarca poco más de 400 hectáreas en pleno Sistema Ibérico Norte, entre los puertos de Oncala y Piqueras. Este paraje, de gran valor ecológico y paisajístico, constituye una de las reservas de acebal más importantes del continente europeo.

Dicho espacio protegido es un excelente lugar de paseo. A nuestro paso podremos apreciar la diversidad de la fauna que allí habita, representada por diferentes ejemplares de mamíferos, como zorros, liebres, conejos, jabalíes, etc; aves, como águilas, búho real y buitres; además de reptiles y anfibios.

En cuanto a la flora, además de los bosques de acebo, predominan los pastizales de alta montaña así como numerosas especies arbóreas, tales como hayas, avellanos, robles y arces.

Los canchales, fabulosos ríos de piedras sedimentarias de origen glacial, también forman parte de la estampa del lugar.

Además, en el acebal pueden observarse diversas construcciones vinculadas a la actividad ganadera, refugios para los visitantes y la singular choza del pastor, ésta última ubicada en pleno centro del monte.

Una buena opción es dar un paseo por los bosques de acebos, pues hay numerosas sendas que conducen hacia impactantes cuevas naturales, las cuales sirven de refugio tanto para animales domésticos como salvajes.

Imagen:

Wikipedia

El paisaje kárstico del Parque Natural del Cañón del Río Lobos

Valle-del-río-Lobos

El Parque Natural del Cañón del Río Lobos, una de las primeras zonas protegidas de Castilla y León, está enmarcado por un abismal cañón de escarpados desfiladeros. Además de una frondosa vegetación, que incluye grandes extensiones de bosques de sabina y pino laricio, alberga una rica fauna. Debido a las características espectaculares de su relieve, es considerado como uno de los paisajes de mayor belleza de toda España.

En su interior, al igual que en sus alrededores, contiene interesantes restos artísticos y tradicionales pueblos, como es el caso de la ermita de San Bartolomé, El Burgo de Osma, San Leonardo y Ucero.

Resulta interesante tomar las sendas señalizadas que parten desde el Centro de Interpretación del Parque para contemplar el enorme atractivo de este cañón de origen kárstico, ubicado al oeste de Soria, cuyas paredes de roca caliza alcanzan los 200 metros de altura.

Asimismo, en el interior del cañón hay un laberinto de grutas y cuevas dispuestas en diferentes niveles, que se comunican entre sí a través de profundas simas y sumideros.

Luego de visitar la ermita de San Bartolomé, que perteneció a los caballeros templarios, es necesario atravesar un puente de troncos, que se encuentra justo al lado de una gran caverna, para proseguir caminando junto al curso del río Lobos hasta llegar al puente de los Siete Ojos, punto en el cual el cañón se vuelve más escarpado y angosto.

Los más aventureros pueden optar por ir hasta Hontoria del Pinar, donde un puente de origen romano señala la culminación del recorrido.

Imagen:

Wikipedia

Bernueces, un lugar de grandes leyendas

Bernueces es una Parroquia de Gijón, Asturias, cuyo nombre deviene de Vernocius, quien fuera el propietario de una villa romana que se asentaba aquí. Esta parroquia es conocida también como Castiello, por las leyendas que situaron un castillo en este lugar.

Para conocer mejor su entorno es sugerible realizar la senda del río Peña Francia, ya sea a pie o en bicicleta, que nos permitirá apreciar el paisaje urbano y rural, la naturaleza y el patrimonio histórico artístico de este bello lugar. La ruta empieza en La Guía, desde donde nos dirigimos hasta Les Mestes para caminar por la ribera, contemplando los altos de Castiello. Luego pasaremos por la puerta del edificio de la Escuela Superior de Ingenieros Industriales, para después adentrarnos en un frondoso paraje que se alza en las orillas del arroyo, justo por donde se ubica el campo de golf de El Tragamón así como  una antigua panera. Proseguimos hasta Los Maizales, donde se sitúa la finca La Isla, que sirve de acceso al Jardín Botánico, en donde es posible apreciar el antiguo Molín de Rionda. Vale decir que a lo largo del camino hay varios merenderos, en los cuales podemos realizar una parada y beber un poco de sidra.

La ruta culmina en Güeyu Deva, un lugar sumamente bello que está conformado por un lavadero, fuente y puente de piedra.

En esta comarca gijonesa, también puede visitarse el recinto fortificado del Castillo de Bernueces,  cuyos restos se localizan en una pequeña loma llamada El Castillo, ubicada justo antes de la capilla de San Miguel. Si bien los vestigios son realmente pocos, bien merece la pena apreciarlos y conocer algo acerca de las leyendas populares que se tejieron en torno a él.

Imagen:

http://www.fotos.org/galeria/data/500/51Castiello_Gij_n_.jpg