Paseo por Langreo

En la comarca de Valle del Nalón  se halla Langreo, un municipio que se encuentra rodeado  por las sierras de Foyedo y Paranza, además del cordal de Langreo.
Dicha villa, cuenta en su haber con importantes construcciones de enorme interés artístico. Tal es el caso de la Torre de la Quintana, la cual fue erigida durante el siglo XIV y que posee además una casa anexa, una especie de fortificación que exhibe el típico estilo de las casonas rurales.
Al mismo tiempo, Langreo posee dos atractivas casas barrocas: la casa de La Buelga, una construcción del siglo XVI que sobresale, además de por su arco y escudo, por una pequeña capilla anexa; y la casa de la Cima de Villa, una edificación de tres plantas que posee una capilla neogótica y dos retablos de estilo barroco. Además de estas dos construcciones, pede visitarse la Casa de los García Bernardo, la cual ha sido declarada Monumento Nacional debido a su marcado interés turístico.
Otra muestra sobresaliente de la arquitectura del lugar lo constituye el Palacio de Camposagrado, también conocido como Palacio de los Dorado. Se trata una vieja casa solar que perteneció a los Bernaldo de Quirós y que se encuentra circunscripta por bosques y jardines.
En el caso de las construcciones religiosas bien vale la pena visitar la Ermita de Nuestra Señora de El Carbayu, en cuyo interior conserva un atractivo retablo barroco. Además, desde aquí es posible disfrutar de las magníficas  panorámicas del Picu Polio.
Por su parte, la Iglesia de San Esteban, que ha sido declarada Monumento Nacional, sorprende por sus bellas portadas y por su estupenda estructura realizada enteramente en piedra y mampostería.
Respecto a los espacios naturales de Langreo, no podemos dejar de mencionar al bosquete de carrascos, de hasta diez  metros, y abedules en La Cuenca del Villar; y el  bosque de hayas, éste último ubicado en donde nace el Río Samuño.

Fuente:

  • http://ciudad.turismo.hispavista.com/c3637-langreo

Fin de semana en Los LLanos de Aridane

En la isla canaria de La Palma se halla la localidad de Llanos de Aridane, un sitio dotado de una naturaleza formidable y parajes espléndidos que lo dejarán maravillado, como es el caso de los de Volcanes de Ariadne, el Tubo Volcánico de Todoque, el Barranco de Las Angustias, Tamanca y El Remo.
Al mismo tiempo, Llanos de Aridane cuenta con un patrimonio monumental de sumo interés, encontrándose así lugares como la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, de estilo mudéjar, la cual fue erigida en el siglo XVI y que posee atractivos retablos barrocos, además de una torre a modo de fortaleza.  En su interior, alberga tallas flamencas, barrocas y neoclásicas, ornamentos sacros y platería. Continue reading

Burujón al natural

Burujón es una localidad ubicada en la comarca de Torrijos, al centro de la provincia de Toledo, que limita con las ciudades de Escalonilla, Puebla de Montalbán, Torrijos, Gerindote y Albarreal de Tajo. Este lugar es conocido por albergar a Las Barrancas de Burujón, uno de los parajes más bonitos y sorprendentes de la provincia y, por ende, su principal atractivo turístico.

Las Barrancas de Burujón se sitúan a unos 6 kilómetros del término municipal. Se trata de un conjunto de pronunciadas pendientes de tierra caliza de aproximadamente un kilómetro de extensión, modeladas durante siglos por la erosión del viento y de las aguas del Tajo, en cuyo interior alberga al embalse de Castrejón. En la actualidad, es una senda ecológica que dispone de miradores naturales, los cuales resultan más que perfectos para la observación de aves que allí se refugian. El Pico del Cambrón, que supera los cien metros de altitud, es su mayor elevación.

En el casco urbano destaca la Capilla de San Pantaleón, que fue construida a fines del siglo XVII. La capilla consta de una nave lateral, usada en el pasado como baptisterio, y parte de la estructura de la antigua iglesia parroquial. La actual Iglesia Parroquial, dedicada a San Pedro Apóstol, es de estilo vanguardista y acabó de construirse en 1961. Sus elementos más sobresalientes son la Puerta San Sebastián, la Pila Bautismal y la Reliquia de San Pantaleón.

Otro de los sitios de interés es el Ayuntamiento, edificio construido en 1920, aunque en el año 2005 fue sometido a reformas. En su torre, exhibe un reloj analógico del siglo XIX.

Además, cerca de la plaza de España, puede contemplarse el escudo de los Condes de Cifuentes, quienes compraron la localidad allá por el año 1629 a Felipe IV.

En pocas palabras, Burujón sorprende al viajero con un monumento natural, tan sorprendente como desconocido, como aditamento a sus ya clásicos sitios de interés.

Imagen:

diputoledo.es

El entorno serrano de Aznalcóllar

Aznalcóllar es un municipio de casi 6 mil habitantes que está ubicado al noroeste de la provincia de Sevilla, en la zona limítrofe con Huelva.

El entorno de Aznalcóllar está calificado desde 1986 como Complejo Serrano de Interés Ambiental. En Corredor Verde del Guadiamar, curso fluvial que comunica el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Sierra Morena) con el Parque Nacional y Natural de Doñana, confluyen el Pantano de Aznalcóllar, el río Agrio y las Marismas del Guadalquivir. Esta zona está abierta al público, y ofrece una interesante diversidad de especies vegetales y animales.

El paseo por este municipio puede incluir la visita a la Capilla de la Cruz de Arriba, edificio de una sola nave que data del año 1899, en cuyo interior alberga el retablo de la cruz y el de la virgen.

Asimismo, reviste de interés apreciar los restos del antiguo acueducto romano de itálica, el cual comenzó a contruirse en el siglo I.

Del Castillo de Aznalcóllar, fortaleza de origen medieval situada detrás del cementerio, solamente se conserva una pequeña parte pero bien vale la pena visitarlo.

La Capilla de la Cruz de Abajo es otra de las muestras de la arquitectura religiosa local. La capilla fue construida en 1946 en el mismo sitio en el que se hallaba la cruz de hierro fechada del 1780. Es una construcción de planta rectangular y cubierta por bóvedas de cañón, que contiene interesantes piezas de orfebrería.

El paseo culmina en la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, templo del siglo XVIII y de estilo barroco, cuyo crucero está cubierto por una cúpula.

Diferentes propuestas para recorrer el Embalse de Orellana

El Embalse de Orellana, situado entre las comarcas de La Serena y Vegas Altas del Guadiana, es uno de los tres grandes embalses que regulan las aguas del río Guadiana. Los valores ambientales que alberga son una excelente razón para emprender una ruta por este paraje.

La localidad de Casas de Don Pedro es el punto de inicio de esta ruta. Allí, tomaremos la carretera BA-137 rumbo a Talarrubias. A tan solo  1 km de distancia, vale la pena desviarnos un instante para conocer el Azud de Casas de Don Pedro, sitio perfecto para observar aves acuáticas. Luego, retomamos el camino hasta llegar al Camping “Puerto Peña”, que se encuentra justo al lado del Centro de Interpretación de la Fauna Rupícola de Puerto Peña. Proseguimos en dirección a Valdecaballeros hasta el “Mirador de Puerto Peña”, lugar de parada obligada si deseamos dedicarnos a la observación de las aves de los roquedos.

El segundo tramo de la ruta discurre entre Puerto Peña y Puebla de Alcocer. El tráfico en este trayecto suele ser escaso, podremos disfrutar de un recorrido apacible hasta arribar a Talarrubias y de apreciar diferentes hábitats, entre los que se incluyen dehesas, pastizales y olivares. En las afueras de Puebla de Alcocer están las ruinas del Convento de Nuestra Señora de la Asunción, habitadas por una importante colonia de cernícalos primillas.

La tercera parte de la ruta se extiende desde Puebla de Alcocer, pasando por Cogolludo, hasta Orellana la Vieja. En este caso, circularemos por un tranquilo camino mientras disfrutamos del maravilloso paisaje verde de las sierras.

El último tramo, nos llevará desde Orellana La Vieja hasta Puebla de Alcocer, para apreciar el entorno del Embalse de Orellana y observar  las aves estepáricas que habitan entre los pastizales naturales y cultivos de cereal.

Imagen:

Wikipedia

Arcos de la Sierra

Arcos de la Sierra es un pequeño pueblo de la provincia de Cuenca, en Castilla-La Mancha, escasamente poblado. Su principal atractivo deviene de su envidiable situación geográfica, pues se alza justo en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, considerado uno de los espacios protegidos más destacados del continente europeo. Esto hace que goce de gran relevancia no sólo a nivel turístico sino ecológico.

La particularidad de este pueblo reside en que aquí aún persiste la figura pública del pregonero, quien es la persona encargada de informar del arribo de comerciantes a la plaza.

Arcos de la Sierra se localiza de manera estratégica encima de una colina, justo al lado de la orilla del río Trábaque. Se cree que dicha ubicación no es casual, sino que se debió a una clara medida defensiva ante un posible ataque enemigo.

Por otro lado, en el término municipal pueden encontrarse diversas sepulturas, que son básicamente cavidades en la roca que fueron creadas varios siglos atrás. Si bien se desconoce su origen se piensa que, por las dimensiones y la orientación de estas cavidades, pertenecen al período de dominación cristiana.

Si de ocio se trata, qué mejor que dirigirse entonces a la entrada del pueblo, donde se ubica la principal zona recreativa. La misma, contiene canchas de fútbol y baloncesto, merendero, un parque infantil y un frontón. Aquí, es posible practicar diversos deportes y aprovechar a merendar al aire libre.

Otro de los sitios que vale la pena visitar es el Museo de interpretación de la naturaleza autóctona y etnología de Arcos de la Sierra, donde puede aprenderse mucho acerca de la fauna y flora autóctonas, así como del conjunto de tradiciones populares.

También, podemos hacernos un tiempo para practicar Paintball o, mejor aún, tomar la ruta del Picayo.

Imagen:

http://www.absolutcuenca.com/wp-content/uploads/2010/05/Arcos-de-la-Sierra.jpg

Dehesas de Jerez

Hoy recorreremos las dehesas de Jerez de los Caballeros, espacio natural ubicado al suroeste de la provincia de Badajoz que conforma  una de las masas forestales de encinar y alcornocal de mayor extensión de la Península Ibérica.

Partiendo desde la población de Jerez de los Caballeros, nos preparamos para disfrutar del paisaje conformando por montes huecos, bosques y dehesas de gran calidad que cubren las estribaciones de Sierra Morena. Es preciso destacar que dicha región, la cual abarca una superficie de unas 350.000 Has, representa la principal reserva de arbolado autóctono de Extremadura y sirve de hábitat para numerosas especies reproductoras como la cigüeña negra, razón más que sufieciente para ser declarada como Zona de Especial Protección para las Aves.

Uno de los puntos a visitar es el embalse de Valuengo, donde pueden observarse cormoranes, garzas reales y garcetas comunes. Al recorrer su perímetro por un camino de tierra es posible divisar diversas especies de aves en amplias zonas y recodos.

Tras llegar a la cola del cortijo de La Parrilla, emprendemos el camino de regreso en un itinerario que resulta paisajísticamente impresionante, pues el recorrido discurre por la umbría de la Sierra de Peña Utrera y la Sierra de Valbellido.

Imagen:

jerezcaballeros.es

Jimena de la Frontera

Jimena de la Frontera es un municipio andaluz que forma parte de la Ruta del Toro. La ciudad alberga buena parte del Parque Natural de los Alcornocales y se ufana de su casco urbano, el cual ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico. Se trata de un enclave que atrae a los amantes del turismo natural y cultural.
Su legado histórico puede ser apreciado en sitios como la Cueva de Laja Alta, catalogado como uno de los monumentos de la prehistória de mayor importancia del arte rupestre peninsular, dado a que incluye pinturas que representan escenas marítimas. Este yacimiento está ubicado a aproximadamente unos siete kilómetros del núcleo poblacional, en la Garganta de Gamero.
El Castillo de Jimena, procedente de las épocas romana y morisca, es un Monumento Nacional que, por su ubicación geográfica privilegiada, permite contemplar panorámicas sensacionales de los alrededores.  De esta estructura sobresalen la Torre del Homenaje, los lienzos de murallas, la Torre Albarrana y las puertas de acceso.  Fue construido sobre la ciudad romana de Oba y gozó de gran esplendor durante la época de dominación árabe.
En las inmediaciones del castillo se localizan el Baño de la Reina Mora, pileta que se cree fue utilizada como pila bautismal por una iglesia mozárabe; los restos de la Iglesia de la Misericordia, levantada tras la conquista cristiana sobre los cimientos de una antigua mezquita; y la Real Fábrica de Artillería, a la cual se la conoce popularmente como El Cao y que fue mandada a construir por Carlos III para la fabricación de cañones y artillería militar.
En el centro de la ciudad, más precisamente en la Plaza de la Constitución, está El Campanario, el único resto que es conservado de la antigua iglesia de Santa María Coronada. En el Barrio Alto del municipio puede visitarse la Iglesia de Ntra. Sra. de la Victoria, edificio histórico cuya portada, claustro y campanario son de gran valor arquitectónico.
En la Estación Ferroviaria, situada a escasos dos kilómetros del centro de la población, se encuentra el Santuario de Ntra. Sra. de los Ángeles, mejor conocido como El Convento, originario del siglo XV.
Por su excelente entorno natural, Jimena de la Frontera es el destino perfecto para realizar turismo rural y desarrollar diversas prácticas deportivas, como caza, senderismo, tiro al plato o cabalgar. 

Imagen:

Wikipedia

Hoces del río Duratón: paisaje excavado en roca caliza

Hoces-del-río-DuratónAl noreste de la provincia de Segovia, en las proximidades de la villa de Sepúlveda, se halla el Parque Natural de las Hoces del río Duratón, cuyo cauce fluvial está enmarcado por un profundo cañón con desniveles de hasta 100 metros. Se trata de una zona de gran riqueza arqueológica e histórica, ideal para disfrutar realizando turismo de aventura.
A los valores naturales de este paraje se añaden otros atractivos de especial interés, como es el caso de la ermita de San Frutos, de origen romano, las cuevas, que contienen grabados de la Edad del Bronce, y el conjunto arquitectónico de Sepúlveda, así como algunos puentes y calzadas romanas.
Para llegar a la ermita de San Frutos, antiguo cenobio benedictino, es necesario cruzar un puente de piedra y sortear La Cuchillada, una enorme grieta. Además de visitar el templo, construido en el siglo XII, vale la pena encaminarse hacia el cementerio que se halla en sus cercanías, en el cual hay diversos enterramientos antropomórficos altomedievales.
Para recorrer este paraje puede tomarse la Senda Larga, que va desde el Puente de Talcano hasta el Puente de Villaseca, cuya extensión es de 12 km.
Otras rutas que se pueden escoger son la Senda de los Dos Ríos, trayecto de mediana dificultad de unos 5Km, o la Senda de la Molinilla, que comienza en el Puente de Villaseca  y culmina en la Presa de la Molinilla.
Cerca de la presa de Burgomillodo hay un tramo embalsado del río en el que puede practicarse piragüismo. Aunque si la intención es hacerlo en época de cría, entre enero y julio, es necesario solicitar un permiso en la Casa del Parque.
Durante la visita resulta interesante explorar las diversas cavernas que se hallan entre Sepúlveda y la presa del embalse de Burgomillodo, formadas por la acción de las aguas del río sobre las rocas calizas. Una de las más popilares es la cueva de Los Siete Altares, situada junto a la carretera que comunica Cantalejo con Villaseca, que alberga altares de origen visigodo. Otras cavernas que pueden recorrerse con las de La Molinilla, el Pájaro, La Huelga o El Cabrón, en las cuales pueden apreciarse valiosas pinturas rupestres.

Imagen:

Wikipedia

Niebla en el intramuros

Niebla es una villa que está situada en una colina que se  alza sobre el río Tinto, en la provincia andaluza de Huelva. Dueña de una historia milenaria, quizá lo que más se destaca de este lugar es su muralla almohade, de unos dos kilómetros de extensión, que rodea por completo el perímetro de la ciudad y representa el recinto más grande y mejor conservado de toda Europa.
En el intramuros, declarado conjunto histórico monumental, la localidad aún conserva parte de su antiguo trazado. Entre sus principales monumentos se encuentran el alcázar de los Condes de Niebla, la iglesia de San Martín  y la iglesia de Santa María de la Granada. Esta última fue en el pasado catedral bizantina, luego mezquita árabe y a partir del siglo XVI se convirtió en un templo cristiano.  Saliendo del recinto amurallado, el acueducto, la calzada, las termas y el puente romanos son visita obligada.
Cerca de Niebla están los prehistóricos dólmenes, como el de Soto, situado en la localidad de Trigueros, mientras que en la zona de Los Bermejales se conservan interesantes restos neolíticos.
Las puertas del recinto amurallado, así como la antigua mezquita que fue convertida en la iglesia de la Granada, son otras muestras del legado árabe.
Cada verano, en el Castillo de los Guzmanes se realiza el Festival de Teatro y Danza Castillo de Niebla.
De todos modos, buena parte del patrimonio histórico, como numerosas casas solariegas, iglesias, conventos y ermitas, ha desaparecido debido a terremotos que azotaron el lugar o simplemente al abandono.
Para disfrutar la naturaleza del lugar, se puede acampar en el Pantano San Walabonso, ubicado a 15 km de la villa, visitar el paraje de El Guijo,  donde hay un pantano en el que pueden realizarse deportes náuticos, la zona protegida de Charca de la Balastrera, donde nidifican numerosas especies, y Jareta, sitio de recreo y esparcimiento ubicado a sólo 2 km. de Niebla. Un poco más allá, puede visitarse el Pantano del Tamajosoa, que además de una gran cascada sobresale por su exuberante vegetación.

Imagen:

Wikipedia