Ecoturismo en Sierra de San Pedro

Esta es una buena oportunidad para hacer la ruta por la comarca de Sierra de San Pedro, en el límite entre las provincias de Cáceres y Badajoz. El itinerario se inicia en Alburquerque y culmina en el Castillo de Azagala. Lo ideal es realizarlo parte en coche y parte a pie, en una sola jornada.

Un punto a destacar de esta ruta es que, salvo el embalse de Peña del Águila, no existen grandes infraestructuras en la zona pues se trata de un área escasamente habitada.

Desde la cima de la Sierra de Santiago es posible observar una dehesa de gran extensión que se encuentra circunscripta por sierras de menor altitud que, en general, no superan los 600 metros sobre el nivel del mar.

En este espacio natural protegido pueden observarse numerosas especies de aves. En efecto, durante el recorrido es posible apreciar los hábitats más representativos de este lugar y, con un poco de suerte, ver algunos ejemplares de águila imperial, alimoche, buitre negro o de cigüeña negra, entre otros.

Al llegar a la parte donde se halla el desvío a la entrada del Convento de los Frailes Viejos, es fácil divisar en lo alto de la sierra una gran oquedad a la que popularmente se la conoce como “El Ojo del Diablo”.

Continuando con la ruta, y tras pasar por un eucaliptal y un huerto con naranjos, se accede a la fuente de “Elvira Vaca”, sitio ideal para refrescarse en días de mucho calor mientras se contempla una magnífica panorámica de buena parte de la sierra de San Pedro.

Luego, se puede proseguir a pie hasta el Castillo de Azagala para apreciar la riqueza de la avifauna de la zona, pues el mal estado del camino no permite hacerlo en vehículo. El castillo se encuentra en el punto más alto de la sierra de Santiago y está bordeado por un pantano. Desde aquí se puede contemplar una panorámica extensa tanto de la sierra de San Pedro como de sus estribaciones, tal es el caso de Sierra Fría, el Torrico, la sierra del Puerto del Centinela y la sierra de Los Leones, entre otras elevaciones. A poca distancia de esta construcción se encuentran otros tres castillos que pueden visitarse: Castillo de Luna en Alburquerque, donde se organizan visitas guiadas; el Castillo de Mayorga, al cual no se puede ingresar porque se halla en una finca privada situada en la carretera que comunica La Codosera con San Vicente de Alcántara; y el Castillo de Piedrabuena, ubicado en la dehesa de Piedrabuena.

Imagen:

extremaduradiferente.wordpress.com

Cacín: paisaje de viñedos, piedra caliza y pinares

Cacín, es un pequeño municipio de Granada que cautiva a cualquiera que lo visite por su enorme encanto y su privilegiada ubicación en un entorno natural que es toda una invitación a disfrutar. Situado en la margen derecha del río Cacín, este destino se caracteriza por la tranquilidad que allí se respira, dado a que está situado en una zona rodeada de pinares, viñedos y piedra caliza.

En su término municipal es posible apreciar las firmes huellas que se conservan del pasado, como por ejemplo la Cueva de Cacín, yacimiento arqueológico que data de la Edad de Piedra. En efecto, de este periodo hay múltiples vestigios, como es el caso del Vaso de Cacín, expuesto en la actualidad en el Museo Arqueológico de Madrid. También, al pasear por este municipio granadino el visitante podrá apreciar el Puente romano que se halla sobre Los Tajos, el cual representa una clara muestra de que la villa ha permanecido habitada desde ese entonces.

En el casco urbano, la Iglesia parroquial de la Virgen de los Dolores es una de las visitas obligadas. El templo fue construido a mediados del siglo XX sobre las ruinas de una antigua iglesia.

De todos modos, su principal atractivo turístico es el entorno natural, el cual resulta perfecto para la pesca de barbos o truchas en el río. Tal es así que hasta suelen realizarse campeonatos provinciales, que atraen a los amantes de este deporte.

Pulpí, tesoro natural

El municipio de Pulpí, situado en la provincia de Almería, es poseedor de un tesoro que enorgullece por su exclusividad a sus habitantes: la geoda gigante de Pulpí, una atractiva formación rocosa de millones de años de antigüedad que está completamente recubierta de cristales de yeso casi transparentes y que es catalogada como la mejor conservada en el mundo. De ahí que fue declarada Monumento Natural. Fue encontrada dentro de una mina abandonada en El Pilar de Jaravia, uno de los tantos núcleos poblacionales de Pulpí.
Isla Negra, también conocida como la Isla de las Palomas, es otro de los monumentos naturales que posee este municipio. Se trata de uno de los diversos islotes de origen volcánico de la zona, que se encuentra ubicado en el núcleo costero y turístico de San Juan de los Terreros. Y ya que estamos descubriendo la naturaleza del lugar, es recomendable además hacerse un tiempo para visitar el encantador Palmeral de Pilar de Jaravia.
En el pueblo de Pulpí, que forma parte de la Ruta de los Castillos por Andalucía, el visitante tendrá la oportunidad de apreciar, a su vez, su rico patrimonio arquitectónico, como es el caso de la Iglesia de San Miguel, templo de estilo neoclásico que se halla en la Plaza Mayor; y el Castillo de San Juan de los Terreros, construcción situada sobre una colina que fue levantada en el siglo XVIII.  Si disponen de más tiempo no pueden dejar de visitar la Torre de los Terreros, de estilo renacentista; la Batería de San Juan de los Terreros, cuya construcción data de a mediados del XVIII; la Casa del Inglés, un claro ejemplo de casa solariega; el edificio del Ayuntamiento, de estilo mudéjar; y la Estación de Tren, de inicios del siglo XX.
La zona del litoral de Pulpí es perfecta para los amantes del turismo de sol y playa. Su costa alberga playas de aguas cristalinas que, por sus características, resultan ideales para la práctica de deportes acuáticos. Algunas de ellas son la Playa de Los Nardos, Mar Serena, Entrevista y Calipso. También, posee bellas calas como Cala Cerrada, la de la Tía Antonia y Cala Cuartel.
Para conocer a fondo el término municipal, se sugiere tomar el camino de hierro de la vía del tren de finales del siglo XIX, que llevará al viajero a través de puentes y túneles que actualmente se encuentran en desuso.

Imagen:

Wikipedia

Islas Cíes, Cabrera y La Gomera: Paraísos terrenales

España cuenta con diversas islas que permiten hacernos sentir como si estuviéramos en el paraíso, algunas de ellas son las Islas Cíes, Cabrera y la Gomera, más allá de que quizás no son las más valoradas por los turistas. Pues no saben lo que se pierden.
Las Islas Cíes es uno de los principales destinos turísticos de Galicia, a pesar de  que son desconocidas por muchos. El archipiélago está conformado por las islas Monteagudo, do Faro y San Martiño, y acoge a Praia de Rodas, considerada la mejor playa del mundo por el periódico británico The Guardian.
En la década del 80 se las declaró parque natural y poco más de dos décadas después fueron incluidas en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas, pues se las considera zona de alta protección debido a la riqueza de la fauna y flora que alberga.
En las Islas Cíes es posible disfrutar de largas extensiones de playas de arena blanca, exclusivos fondos marinos, una naturaleza extraordinaria y paisajes vírgenes casi de película. No por nada los gallegos las consideran como la octava maravilla.
Debido a riqueza natural, en las Cíes no hay hoteles y el único modo de llegar a ellas es embarcándose en un ferry, barco o catamarán.
Aquellos que prefieren más el ambiente mediterráneo, lo mejor entonces es visitar la tranquila isla de Cabrera, que forma parte del archipiélago que lleva el mismo nombre, compuesto por 19 islas y ubicado a unos 15 kilómetros de la costa sur de Mallorca. A partir de haber sido declarado el archipiélago como Parque Natural Marítimo y Terrestre, en 1991, las visitas son controladas para garantizar la protección de la flora y fauna, de manera que sólo puede accederse a este paraíso terrenal durante el verano.
Además de sus estupendas costas, sus principales atractivos son el faro y el puerto natural. Otros de sus tesoros son un castillo medieval que se alza sobre una colina y el monumento a los prisioneros franceses. Por su parte, la Cova Blava sorprende a todo aquél que la visita, cueva que ofrece un verdadero espectáculo de luces y reflejos del agua.
Otra opción es visitar la Gomera, una de las siete islas más importantes del archipiélago canario. Posee 16 espacios naturales protegidos, es por ello que cuenta con un gran número de senderos para poder dar un paseo y conocer la naturaleza de la isla.

Vacaciones de placer en Castropol

castropol-ria-eo

Castropol es una villa costera perteneciente al Principado de Asturias, cuyo territorio, por sus características, posee la forma de una península.
Apacible como pocas, Castropol invita a sus visitantes a dar un paseo por sus calles empedradas, que culminan en la ría del Eo, la cual se encuentra bordeada en su totalidad por una extensa arboleda. En los márgenes de dicha ensenada se emplaza Figueras, una parroquia del municipio asturiano, en donde podrá conocer el palacio de los Pardo Donlebún, dotado de gran belleza. Continue reading

Por las sendas de Chóvar

En la Comarca del Alto Palancia, más precisamente en pleno Parque Natural de la Sierra Espadán, se encuentra Chóvar, un pueblo cercano a la montaña mediterránea que fue  construido por los musulmanes.
Las calles son típicas, con algunos altibajos, delimitadas por  casas blancas. Las calles de la zona alta evocan los trazados irregulares propios de otros pueblos mediterráneos.
Parte de su historia queda de manifiesto en sus yacimientos arqueológicos, como los del Poblado Ibérico del Rubial, la Cueva y la Bellota.
Continuando por el Calvario, en la parte alta del pueblo, es posible llegar a los restos de un castillo, el cual fue construido por los musulmanes para ser usado como torre de vigilancia. Vale aclarar que la fundación del pueblo de Chóvar es de origen morisco y está muy ligada con el Castillo de Azuébar, por lo que se cree que Chóvar representaría  una serie de torres de defensa de dicho castillo. Actualmente, tan solo se pueden observar restos de torres.    
Si de naturaleza se trata, es posible decir que Chóvar en su totalidad constituye un paraje sumamente digno de visitar, permitiéndonos disfrutar de la naturaleza.
Tomando el Barranco Carbón, llegaremos hasta Las Carboneras, un paraje muy bonito en el que se puede disfrutar de un entorno, compuesto por mesas, agua y alcornoques muy añejos.
Avanzando por el Barranco de Ajuez, y pasando la presa, arribaremos a un sitio encajonado que destila el agua, La Fuente Fresca.
En cuanto a las numerosas sendas, que desde siempre se han utilizado como medio para acercar a los lugareños a los campos de cultivo, éstas se hallan en perfecto estado, de modo que adentrarse por tales sendas es encaminarse a un encuentro con la naturaleza en estado puro.

Imagen:

http://www.comarcarural.com/altopalancia/chovar/fotos/chovar01.jpg

Bienvenidos a Náquera

Náquera es un municipio de la Comarca de El Camp de Túria, que constituye la entrada natural del Parque Natural de la Sierra Calderona, lo cual hace que sea un enclave de gran valor paisajístico. Además, posee importantes elementos patrimoniales y culturales, que convierten a Náquera en un destino digno de visitar.
Es un lugar muy elegido por los amantes de la naturaleza y de los deportes al aire libre, debido a que en su entorno abundan pinares, montañas y barrancos de belleza inigualable.
En su término municipal se ubica la Ermita de San Francisco, una edificación de enorme valor simbólico, pues en su construcción  participaron los  antepasados de los pobladores.
Por tratarse de una población de montaña, Náquera cuenta con un espacio natural maravilloso. Representa uno de los puntos de entrada que conduce hacia los rincones y parajes del parque natural. 
La Sierra Calderona, que compone el Sistema Ibérico, se extiende de oeste a este hasta la costa mediterránea. Esto la vuelve perfecta para la práctica del senderismo.
A través de sus antiguos caminos se puede acceder a conocer sus montañas y fuentes, así como diversos puntos de interés.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d8/Calle_en_N%C3%A1quera.jpg/450px-Calle_en_N%C3%A1quera.jpg

Ocio y naturaleza en Sallent de Gállego

Sallent de Gállego es un bello municipio del Alto Gállego, erigido en un magnífico paraje natural a los pies del Embalse de Lanuza y el Río Aguas Limpias.       
Su centro urbano se encuentra atiborrado de las tradicionales casonas del pirineo, construidas sobre macizos muros de piedra. Los tejados, de grandes pendientes, se hallan rematados por chimeneas de  formas muy particulares.
A través de un puente bajo medieval, por demás pintoresco, conocido como Puente del Paco, es posible cruzar las aguas del río.
La Iglesia Parroquial, por su parte, es una estupenda construcción erigida en el siglo XVI. Consta de una sola nave, en cuyo interior se conserva el retablo del altar mayor que data del siglo XVI y que ha sido declarado Monumento Histórico Artístico.
En Sallent es posible realizar numerosas actividades, que incluyen deporte, ocio, naturaleza, entre otras. También, el senderismo y la escalada pueden practicarse en los picos cercanos de Musales, Anayet, Midi d’Ossau o Balaitus.
Asimismo, el embalse de Lanuza y el río Gorgol son lugares muy elegidos para la realización de deportes náuticos y barranquismo. La amplia oferta deportiva y de ocio se completa con rutas a caballo por los alrededores de Sallent de Gállego y diversas modalidades de esquí en las estaciones de Panticosa y Formigal, ubicadas en las cercanías de la localidad.
Si nos dirigimos hacia el sur llegaremos al pantano de Búbal, en cuyo entorno hay diferentes alternativas para aprovechar.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/1d/Dans_les_rues_de_Sallent_de_G%C3%A1llego_2.jpg/800px-Dans_les_rues_de_Sallent_de_G%C3%A1llego_2.jpg

Por las sendas de Campóo de Enmedio

Campóo de Enmedio es un  municipio situado en pleno Valle de Campóo, que se erige en torno a la ciudad de Reinosa y que está conformado por 16 pueblos, de los cuales Matamorosa es la capital.

Posee un interesante patrimonio monumental, en el que se destacan las ruinas de Julióbriga, la ciudad romana más importante de Cantabria, que está ubicada en el actual pueblo de Retortillo. Otro de los principales monumentos es la colegiata románica de San Pedro de Cervatos, uno de los monasterios de mayor poderío de Cantabria. Asimismo, las iglesias románicas de Bolmir, Aldueso, Retortillo, Cañeda y Fombellida,  componen uno de los conjuntos más atractivos de la región.

En lo que respecta al patrimonio natural, el municipio posee parajes de gran interés especial interés, como es el caso del hayedo de Celada Marlantes, el bosque de Cervatos y la cabecera del río Hormigas. Al mismo tiempo, Campóo de Enmedio cuenta con dos corredores faunísticos, el primero comprende el tramo de Las Hachas, entre Cañeda y Lantueno, que posibilita el tránsito de los animales desde el Parque Natural Saja-Besaya a los montes de Aguayo y Campóo de Yuso. Mientras que el tramo que se extiende entre Cervatos y Pozazal, al sur del término municipal, constituye el paso obligado para la fauna que se desplaza hacia los montes de Valdeprado del Río, Norte de Burgos y Valderredible.

El término municipal de Campóo de Enmedio se encuentra atravesado por diversos caminos, como el “Sendero Histórico”, que proviene de Ampurias e ingresa a Cantabria por el Alto del Escudo. Tras recorrer Campóo de Yuso, la senda entra a Enmedio y continúa por la carretera hasta Reinosa, para luego pasar por el Pozo las Sanguijuelas y el nacimiento del río Besaya, hasta llegar a Aradillos, el Collado Somahoz y Brañosera, prosiguiendo después rumbo a Finisterre.

Otra opción para los aficionados al senderismo es recorrer el “Sendero del Ebro“, el cual sigue el curso de este río desde Fontibre hasta su desembocadura. El tramo que corresponde a Campóo de Enmedio ingresa desde Salces hasta Nestares y Reinosa, prosiguiendo por Bolmir, las ruinas de Julióbriga en Retortillo, finalizando la primera etapa en el santuario de Montesclaros.

Imagen:

Wikipedia

Iznatoraf natural

Quienes desean pasar unos días en contacto con la naturaleza, qué mejor que optar por hacerlo en Iznatoraf, un destino que, además de contar con un entorno natural envidiable, posee un trazado árabe, con callejuelas angostas y laberínticas que se disponen dentro de un recinto amurallado.
Recorriendo esa especie de laberinto que nos ofrece el casco urbano, podemos visitar la Iglesia de la Asunción, cuyo edificio de estilo barroco y manierista sobresale por sobre el resto del caserío. En su interior, conserva algunos tesoros como la sillería del coro y una colección de orfebrería.
Más allá de ello, los restos de las antiguas murallas son el principal monumento de este municipio, de cuyo recinto defensivo se mantienen en pie dos torreones así como cinco puertas que dan acceso a la villa.
Por su parte, la Ermita del Cristo de la Vera Cruz es otro de los edificios de especial interés. Se trata de un templo del siglo XVII, a pesar de que ciertos restos que se conservan en su interior parecen denotar que fue levantado en época anterior.
De sus enclaves naturales, se destacan la Cueva del Peinero, ubicado a poco más de 60 kilómetros de la población, que cuenta con una zona de recreo y un refugio forestal; el Paraje de La Parra, que también posee merendero; y el Paraje de Jesús del Monte, a donde puede llegarse en bicicleta o coche. Todos estos parajes, forman parte del Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas.
Durante los primeros días de septiembre, se llevan a cabo las Fiestas del Cristo de la Vera Cruz, con motivo de las cuales se realizan verbenas y encierros de vaquillas. ¡Una experiencia para no perderse!

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/2d/JDCANO_IZNATORAF.jpg