Layos: Para los amantes del golf y la naturaleza

Layos es una población de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que está situada a escasos kilómetros de la Ciudad de las Tres Culturas. A pesar de contar con apenas 400 habitantes, cualquiera que visite Layos quedará sorprendido ya que se trata del sitio perfecto a descansar y disfrutar de la tranquilidad. En ese contexto, el viajero tiene la posibilidad de practicar golf y realizar excursiones para disfrutar de la naturaleza.

En esta localidad, que está camino hacia Los Montes de Toledo, el visitante no puede dejar pasar la oportunidad de hospedarse en alguno de los alojamientos rurales del lugar durante su estancia.

Uno de sus principales atractivos es el Palacio de los Condes de Mora, un interesante edificio de estilo romántico.

La Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, es otro de los sitios que no deben faltar en el itinerario.

Ahora bien, los aficionados a la pesca pueden practicar esta actividad en el Pantano de Guajaraz, situado en las cercanías de Layos. Sin dudas, el sitio perfecto para pasar una jornada a puro deporte y naturaleza.

Las fiestas de San Isidro, El Cristo del Buen Camino y La Magdalena, son algunas de las que componen el calendario festivo local.

Aquellos que disponen de más tiempo, pueden aprovechar la posibilidad de recorrer los pueblos aledaños, como es el caso de Cuervas, Las Ventas con Peña Aguilera, Totanés o Gálvez, por mencionar sólo algunos.

Imagen:

diputoledo.es

Lo mejor de Gálvez

Gálvez es una localidad de gran encanto que se halla situada en la comarca de los Montes de Toledo. Con un entorno en el que destacan los paisajes serranos, Gálvez atrae al viajero por su patrimonio monumental, su gastronomía de primer nivel y la diversidad de espacios para realizar actividades en contacto con la naturaleza.

Al Norte de la población hay un acueducto y molino que data de comienzos del siglo XX, que resulta interesante visitar por el estado de conservación en el que se encuentra.

El edificio de las Antiguas Escuelas, por su parte, es una construcción de 1903 que consta de tres fachadas con dos plantas. Tras ser restaurado en el año 2003, pasó a albergar al actual Teatro Auditorio Municipal.

Otro de los lugares de especial interés es la Casa de la Tercia, antigua casona cuya fachada da a la plaza de la Iglesia. Esta construcción de dos alturas, que en el pasado fue utilizada como granero, es de fábrica de mampostería y ladrillo toledano.

Del patrimonio religioso sobresale la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, templo de tres naves divididas por arcos de medio punto que data del S. XVI. Del conjunto, destaca su torre de estilo mudéjar. También, pueden visitarse la Ermita de los Cristos, del siglo XVI, la Fuente de Kalato, la Casa Consistorial y los restos del Castillo medieval.

Imagen:

diputoledo.es

Guadamur y su tesoro

Guadamur es una localidad de Castilla-La Mancha, situada en las proximidades de los Montes de Toledo. Esta población de origen árabe posee diversos atractivos en su casco urbano.

El Tesoro de Guarrazar, hallado en estas tierras en 1858, es una bella muestra de la orfebrería visigoda. Está conformado por un conjunto excepcional de coronas votivas, cruces y demás piezas de oro repujado e incrustaciones de pedrería, que pertenecieron a los reyes visigodos Suintila y Recesvinto.

En el casco urbano, domina la estampa del Castillo de Guadamur, una fortaleza del siglo XV que en la actualidad se halla en estado de restauración y rehabilitación. Declarado Monumento de 1964, está ubicado en el cerro de la Natividad, junto a la ermita del mismo nombre. Al oeste de esta fortaleza de planta cuadrada se erige la Torre del Homenaje.

Tras contemplar el castillo, bien merece la pena visitar la  Ermita de Nuestra Señora de la Natividad, templo de estilo mudéjar que fue construido en el s.XV. En su interior, alberga un lienzo de Santa Ana y la Virgen Niña, patrona de la villa, junto con una reproducción de las coronas votivas que componen el Tesoro de Guarrazar.

En la Plaza de Recesvinto  están la Picota o Rollo y la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, ésta última alberga una serie de piedras con relieves visigodos y la Capilla del Cristo de la Piedad.

En la Ermita de San Antón se encuentra el Museo de Costumbres y Artes Populares de los Montes de Toledo, en donde se exponen una colección de artesanía y una muestra etnográfica.

Imagen:

diputoledo.es

 

San Pablo de los Montes

San Pablo de los Montes es una interesante localidad manchega de poco más de 2.000 habitantes, que se encuentra rodeada por los Montes de Toledo. Su ubicación excepcional convierte a este destino en un sitio idílico, donde el disfrute de la naturaleza y el descanso se combinan por igual.

Su riqueza paisajística es propiciada por la existencia de una zona montañosa y otra más llana, en la que abundan los cultivos y huertas, por donde pasan numerosos cursos de agua. La variedad de paisajes puede ser apreciada realizando la ruta de senderismo “Secretos de Bosques y Cañadas”, visitando el mirador de los puertos Lanchar y Marchés, recorriendo el paraje de la Fuente Santa o transitando por alguno de los caminos vecinales existentes en la zona.

Dentro del término municipal destaca la Iglesia de la Conversión de San Pablo, cuya torre mudéjar es su principal atractivo.  El edificio fue construido siguiendo los lineamientos de la arquitectura popular municipal, que se caracteriza por el uso de piedra labrada de granito.

La Ermita de la Virgen de Gracia, también conocida como Ermita de la Fuente Santa,  es un templo de tres naves pequeñas y coloridas vidrieras. Los lugareños afirman que en el siglo XIII apareció bajo el altar la imagen de la Virgen de Gracia, razón por la cual este sitio se encuentra incluido en la Ruta del Pastor Magdaleno, que va desde Ajofrín hasta San Pablo de los Montes.

Otro de los monumentos religiosos es el Convento de los Padres Agustinos, el cual está ubicado en un paraje impactante belleza natural. Fue erigido en el siglo XV sobre los restos de una construcción visigoda. Si bien no puede visitarse su interior, vale la pena contemplar el paisaje que del entorno.

El Pozo de la Nieve es otro de los encantos de esta localidad. Se trata de un pozo de piedra de unos 10 metros de profundidad que antiguamente era usado para almacenar hielo y nieve, elementos necesarios para la conservación de alimentos.

Imagen:

diputoledo.es

 

Menasalbas

Menasalbas es una pequeña localidad de Toledo, perteneciente a la comarca de los Montes de Toledo. El municipio le ofrece al viajero la posibilidad de conocer parajes naturales de increíble belleza e interesantes monumentos.

A tan solo 4 km de su término municipal se ubica el despoblado de Jumela, conocido por ser uno de los núcleos de población de mayor antigüedad de la comarca y que quedó completamente despoblado a comienzos del S.XIX. Aquí pueden apreciarse las ruinas de un templo.

En el casco urbano de Menasalbas es interesante realizar una recorrida por los diversos edificios que conforman la arquitectura religiosa local, como es el caso de la Ermita de Ntra. Sra. De la Salud, templo del S. XVI fiel al estilo gótico rural de los Montes de Toledo; la Ermita de San Sebastián, de planta rectangular y una sola nave; y la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, construcción gótica-renacentista que consta de tres naves.

El Museo Etnológico es otra de las visitas interesantes que el viajero puede realizar. Este lugar ofrece un recorrido para conocer todo acerca de la vida rural de los S. XIX y XX.

En las afueras del municipio, más precisamente en la carretera de San Pablo, se halla el Puente de la Torre, un puente de cuatro ojos de planta romboidal.

En la Cañada Real, cerca del Pantano del Torcón, hay una necrópolis que contiene unas 30 tumbas antropomórficas.

Los amantes de la pesca, tienen la opción de practicar este deporte en el embalse del Torcón.

Imagen:

diputoledo.es

Navahermosa al natural

Navahermosa es un municipio de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, cuyo principal atractivo es su entorno natural casi salvaje. Se trata de un destino más que perfecto para pasar unos días realizando actividades al aire libre, disfrutando de los paisajes y, desde ya, del buen comer.

Al sur de la población se extienden las cadenas montañosas de los Montes de Toledo, que alcanzan unos 1401 metros de altitud en el Sombrera o Telegrajo, en tanto que al norte se localizan las formaciones de raña.

La Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel fue construida sobre los restos de una iglesia del siglo XV. Destaca por sus cinco cúpulas y su torre, ésta última erigida a finales del siglo XIX en reemplazo de la original.

La Ermita de Nuestra Señora Milagro, más conocida como “La Milagra”, es donde se lleva a cabo la tradicional romería cada tercer domingo de mayo. Cabe señalar que la construcción actual no es la original ya que debió ser reconstruida en 1944 luego de su destrucción durante la Guerra Civil.

Más allá de sus monumentos, Navahermosa invita al visitante a conocer paisajes de singular belleza, donde los olivares ocupan un lugar protagónico pues no hay que olvidar que en esta zona se produce  aceite de oliva de excelente calidad bajo la Denominación de Origen Montes de Toledo.

Algunos de los parajes naturales que pueden descubrirse son los de la Hoz del Carbonero, el Telegrajo o Sombrera, Las Caleras o El Collado de la Madroña.

Imagen:

diputoledo.es