Montañismo en Colunga

Colunga  es un municipio del Principado de Asturias, que está situado entre el mar y la montaña. Este lugar se caracteriza por su tranquilidad y enorme atractivo, por lo que puede ser considerado un gran destino turístico.
Su entorno está compuesto por un paisaje de montaña, ideal para practicar senderismo,  la campiña, estupendas playas, imponentes acantilados y los yacimientos de Icnitas -huellas de dinosaurios.
En el casco urbano de la población puede visitarse el Palacio de Estrada, que es la actual sede del Ayuntamiento, la iglesia de San Cristóbal el Reallas, y las Capillas de San Loreto y Santa Ana.
En cuanto a la naturaleza del lugar se impone la Sierra del Sueve, la cual se caracteriza por su rica flora y fauna, la abundancia de fuentes y encantadoras panorámicas. Todo esto, convierte a esta sierra en uno de los sitios más bellos y perfectos para practicar montañismo en Asturias.
A mitad de camino entre Arriondas y Colunga, se encuentra  el balcón más sensacional de Asturias, el Mirador del Fito, desde donde se observa, la campiña verde así como gran parte de la costa asturiana, el valle del río Sella y los Picos de Europa.
En la carretera que va de Colunga a Llastres, cerca de la Playa de La Griega, está ubicado el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), cuyo edificio posee forma de huella tridáctila. Aquí podremos conocer todo sobre el paso de los dinosaurios por Asturias, apreciando sus fósiles y magníficas reproducciones a tamaño natural de algunos de los principales ejemplares de todo el mundo.
En los acantilados, situados en la zona de la playa, hay un yacimiento de huellas de dinosaurio, en una senda excavada de unos cientos de metros.

Imagen:

http://www.laspain.com/Asturias/Colunga_Asturias9.jpg

Águilas, ciudad para visitar en cualquier época del año

En la región de Murcia, sobre la Costa Cálida, se encuentra la bella ciudad de Águilas, un sitio sensacional para vacacionar en cualquier época del año, ya que  posee una temperatura media anual de 25 grados.
En Águilas es posible aprovechar la oportunidad de realizar un gran número de actividades al aire libre como senderismo y montañismo en la Sierra de Almenara, para apreciar sus espectaculares bosques y magníficos paisajes. Si el paseo lo hacemos durante el mes de febrero, nuestros sentidos estarán al límite debido la enorme cantidad y variedad de plantas que florecen allí cada año. 
Otra actividad imperdible es recorrer la costa de Águilas en veleros, excursión que posibilita la observación de diferentes aves que habitan la zona. En tanto que los amantes del submarinismo, podrán disfrutar del avistaje de la flora y fauna marina.
En la costa de Águilas, se localizan numerosas cuevas y oquedas, así como calas y acantilados. Las bahías de Cope, El Hornillo, Levante y Poniente, albergan playas de arenas blancas y aguas cristalinas.
Si de monumentos e historia se trata, vale la pena visitar el Castillo de San Juan de las Águilas, que se ubica en lo alto del cerro que divide las bahías de Poniente y Levante. Otros sitios de especial interés son la Torre de Cope, que data del siglo XVI,  y Plaza España, donde confluyen ocho de las arterias principales de la ciudad y que es famosa por su fuente y glorieta. 
También, es recomendable realizar una visita al Mirador del Pico de L’Aguilica, una roca con forma de pico de águila desde donde es posible disfrutar de una maravillosa panorámica de la ciudad, el castillo y la bahía.
Por su parte, el edificio del Ayuntamiento, así como el Casino, el Museo de Carnaval, la Casa de Cultura, el Museo Arqueológico y el Centro de Interpretación del Mar, son otros lugares interesantes.
Ven a descansar a Águilas, el destino perfecto para pasar unas vacaciones formidables. Compruébalo tu mismo.

Colunga, destino apacible como pocos

En la costa centro-oriental del Principado de Asturias, en un entorno marcado por un paisaje montañés, agrestes acantilados y apacibles playas, se encuentra el municipio de Colunga, un lugar tranquilo que ha sabido consolidarse como destino turístico. Colunga es, sin dudas, el sitio ideal para todos aquellos que deseen pasar unos días en completa calma. 
La  zona de montaña resulta perfecta para practicar senderismo. Además, se puede disfrutar de la campiña de Colunga, sus maravillosas playas y sorprendentes yacimientos de Icnitas (huellas de dinosaurios).
En el área del casco urbano del municipio puede visitarse el Palacio de Estrada, que es la actual sede del Ayuntamiento, así como la iglesia de San Cristóbal el Real y las Capillas de San Loreto y Santa Ana.
Próxima al mar Cantábrico, se alza la Sierra del Sueve cuya altura máxima es la del Picu Pienzu, de 1.159 m.,  una de las cumbres de mayor elevación toda Europa que se caracteriza por persistente y densa niebla. El paisaje vegetal de este enclave se conjuga con numerosas fuentes. Además, sus magníficas panorámicas convierten a esta Sierra en una de las zonas más atractivas y propicias para la práctica del montañismo.
Entre la carretera que comunica Arriondas y Colunga, se erige el balcón más sensacional de Asturias: el Mirador del Fito, desde donde puede observarse buena parte de la costa asturiana, el valle del río Sella y, a lo lejos, los Picos de Europa.
En la carretera que va de Colunga a Llastres, en las proximidades de la Playa de La Griega,  hay un desvío que conduce al Museo del Jurásico de Asturias, ubicado en  la Rasa de San Telmo. El museo sobresale por su singular edificio, que posee  forma de huella tridáctila. Alberga  restos fósiles y reproducciones a tamaño natural de algunos de los ejemplares de dinosaurios más conocidos.
Para disfrutar del sol, nada mejor que hacerlo en Playa de La Griega,  la más cercana a Colunga, donde tiene su desembocadura el río Libardón, el cual  traza un pequeño meandro.

Imagen:

http://img.fotocommunity.com/Paisajes/Mar-y-playa/Playa-de-El-Barrigon-Colunga-Asturias-a21115992.jpg

La impactante villa de Isaba

En pleno Pirineo Navarro, se encuentra enclavada la Villa de Isaba,  una de las siete localidades que conforman el Valle del Roncal.
Sus casas, son construcciones hechas en piedra y madera, con tejados inclinados de teja roja, que se emplazan en torno a  sus calles estrechas y empedradas.
En los alrededores de la villa, se localizan las cimas más elevadas del Pirineo Navarro, como es el caso de la Mesa de los Tres Reyes (2.434 metros), Ezkaurre, Aine y Lakartxela.
En la zona del centro de la población, se encuentra la Iglesia de San Cipriano, un templo con aire de fortaleza del siglo XVl  que posee una bóveda de estilo gótico que se halla erigida sobre otra, más pequeña, de estilo románico, las cuales fueron  destruidas en un incendio allá por el año 1427 y de cuya construcción original sólo se conserva una puerta lateral de entrada. Según se cree, las piedras que fueron utilizadas para su reconstrucción proceden de un antiguo castillo ubicado en la parte alta de la población, desde donde se obtienen sensacionales vistas de toda la villa.
Cerca de la iglesia, en un enorme caserón, se halla el Museo Casa de la Memoria en donde tienen lugar diversas exposiciones, tanto permanentes como itinerantes.
En la Plaza de Cipriano Barace, se erige la Escultura al Pastor, una estatua de dos metros hecha en bronce, la cual representa un pastor roncalés, marcando el inicio y final de la Cañada Real de los Roncaleses, una vía usada para el traslado de ganado, que comunica el Valle de Roncal con las Bardenas Reales.
Pero sin dudas, uno de los lugares de mayor interés de Isaba es Belagua, un valle de origen glaciar cuyo origen data de hace millones de años, único en su tipo en Navarra, que alberga los restos megalíticos  más destacados de la zona, los dólmenes de Sakulo y Arrako, siendo este último el mejor conservado de Navarra.
La Reserva Natural de Larra, por su parte, sorprende por su gran extensión, que asciende a 2.798 hectáreas. Constituye el Macizo Kárstico más impactante del continente europeo.
Asimismo, el entorno de valles como el de Belabarce  y la zona de Mintxate, sirven de convite para disfrutar de la naturaleza a través de distintas actividades deportivas como senderismo, montañismo o esquí.

Imagen:

http://anotacionesviajeras.com/files/2009/10/isaba.jpg

Interesante excursión a Vielha

Viella o Vielha, capital del municipio de Vielha e Mijaran (en aranés) y  de la Comarca del Valle de Arán, ha sido desde tiempos inmemoriales, debido a su situación privilegiada, el punto de confluencia de las comunicaciones de la Val d’Aran en su totalidad. Incluso, sirve como punto de partida para arrojarse a conocer el resto del territorio.
Al mismo tiempo, Vielha constituye uno de los principales sitios de interés cultural de la Val d’Aran, con una actividad económica orientada en gran medida al turismo.
Debido a su localización montañosa, Viella es el sitio perfecto para poder realizar numerosas prácticas deportivas a lo largo de todo el año.
En la zona del centro urbano, Vielha dispone de una importante oferta de comercios y servicios, además de un abultado programa de actividades que pueden ser realizadas en su entorno, como turismo activo, excursiones en bicicleta de montaña, en coche o a caballo, senderismo rural y pesca. No hay que olvidarse del Palai de Gèu (Palacio de Hielo), un complejo lúdico deportivo que cuenta con piscinas climatizadas, pista de hielo, gimnasio y solárium, así como sauna y cafetería.
Para quienes visitan el pueblo durante el invierno, el esquí, conjuntamente con los deportes de nieve, posee una base perfecta dada la cercanía de las Estaciones de Esquí de Baqueira-Beret y La Bonaigua.
Inclusive, el montañismo, producto de su cercanía con el Parque Nacional de Aigües Tortes y Estany de Sant Maurici, es otra de las grandes actividades que se pueden emprender en el pueblo, ya sea en invierno como en verano.

Imagen: http://st-listas.20minutos.es/images/2011-06/290565/list_640px.jpg?1307010456

Las cimas de Isaba

En el Pirineo Navarro, se halla la Villa de Isaba, una de las poblaciones más septentrionales que conforman el Valle del Roncal.
Sus casas, están agrupadas en barrios, como los de Barrikata, Izarjentea, Burgiberria, Bormapea, Garagardoia y Mendigatxa, formando de ese  modo un conjunto de construcciones de piedra y madera que se erigen en torno a estrechas calles empedradas. Las casas son de estilo pirenaico, construidas en piedra y madera, con tejados muy inclinados para impedir la acumulación de nieve.
El paisaje de sus alrededores, regala a la vista del visitante la postal de las cumbres más altas del Pirineo Navarro, como es el caso de la Mesa de los Tres Reyes (2.434 metros), Aine (2.504 metros), Ezkaurre (2.047 metros) y Lakartxela (1.982 metros).
En el centro de Isaba se dispone la Iglesia a San Cipriano, un templo del siglo XVl con aire de fortaleza, cuya bóveda se halla erigida sobre otra del siglo Xlll, de menores dimensiones. Devastada por un incendio en 1427, fue reconstruida con piedras provenientes de un antiguo castillo ubicado en la parte alta del pueblo, desde donde se aprecian espectaculares vistas de toda la villa.
Cerca de la iglesia, se encuentra el Museo Casa de la Memoria, el cual funciona en un enorme caserón, que además de ser una ventana al Valle del Roncal, ofrece exposiciones permanentes e itinerantes.
En la Plaza de Cipriano Barace, se alza la Escultura al Pastor, una estatua de bronce de dos metros de altura que simboliza un pastor roncalés, el cual marca el comienzo y final de la Cañada Real de los Roncaleses.            
En Belagua, único en su tipo en Navarra, es un valle de origen glaciar que se formó hace millones de años, en donde se hallan importantes restos megalíticos, como el Dolmen de Sakulo y el de Arrako, siendo este último el mejor conservado de la región.
En la zona superior está la Reserva Natural de Larra, considerada por su extensión el más impactante Macizo Kárstico de Europa.
En el valle de Belagua, así como en los de Belabarce y Mintxate, conforman el entorno ideal para disfrutar de la naturaleza a través de actividades como el senderismo, montañismo o esquí.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/5f/Isaba_Iglesia_y_balcon.jpg/800px-Isaba_Iglesia_y_balcon.jpg

Serra, el paraíso de los excursionistas

Serra es un municipio de la Comunidad Valenciana, que está situado en la comarca del Campo de Turia en pleno Parque Natural de la Sierra Calderona, lo cual lo dota de una belleza paisajística sin igual.
Serra se caracteriza por sus calles intrincadas y empinadas, debido al relieve accidentado de la zona, dominio de la Sierra Calderona.
Hay diversos yacimientos arqueológicos, como “Salt del Riu”, “Les Eretes del Riu” y “La Cova Soterranya”. Por su parte, entre los yacimientos eneolíticos es posible mencionar: “Puntal del Sapo”, “La Torreta” y “Torre Umbría”.
El origen histórico de Serra reside en un castillo árabe, que hoy está en ruinas. Se encuentra emplazado en un cerro empinado. Sirvió de parada y refugio a las huestes de El Cid Campeador durante la toma de Valencia.
La principal construcción religiosa de Serra es Cartuja de Portaceli, una iglesia de estilo neoclásico que contiene cuatro claustros y un acueducto  que en el pasado traía agua de la Fuente de la Mina pero que hoy está en desuso. Supo ser una de las más importantes, ya que por ella han pasado reyes, papas, cardenales y hasta militares. Si bien a lo largo de su historia ha tenido diferentes usos, en el año 1943 la Diputación Provincial la compró, regresando así a ella los monjes cartujos.
Al mismo tiempo, Serra representa un verdadero  paraíso para el turista, por sus parajes naturales de gran belleza, dotados de frondosos pinares, propios de la Sierra Calderona. De ahí que es el escenario perfecto para la práctica de montañismo y senderismo, al tiempo que es el entorno elegido por muchos aficionados a la espeleología, pues en su término municipal hay un gran número de grutas, cuevas, minas y simas.

Imagen:

 http://img.fotocommunity.com/Motivos/Panoramas/La-Cartuja-de-Porta-Coeli-Serra-Valencia-a20562152.jpg