San Millán de la Cogolla: Yuso y Suso

Para realizar una visita diferente a La Rioja podemos optar por ir rumbo a San Millán de la Cogolla, municipio ubicado a pocos kilómetros del Camino de Santiago, donde se encuentran los monasterios de Suso y Yuso, un conjunto monumental de características imperdibles.
Lejos de lo que algunos suelen creer, La Rioja es mucho más que vino y bodegas, ya que además alberga a San Millán de la Cogolla, uno de los principales bienes culturales de España dado que aquí se encuentran los monasterios de Arriba y de Abajo, de Suso y Yuso, que han sido declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Durante el siglo VI, San Millán de la Cogolla se refugió en una ermita excavada en la roca, lo cual dio lugar a una tradición monástica que, en el medioevo, se convertiría en uno de los centros culturales más destacados del sur de Europa. Aún hoy muchos peregrinos eligen desviarse de la Ruta Jacobea para realizar una visita a este tradicional caserío de La Rioja, transformado a lo largo de los años en el conjunto monástico de Suso y Yuso. Ambos monasterios están incluidos en la Ruta de la Lengua Castellana, que comunica San Millán de la Cogolla con otros pueblos que desempeñaron un papel más que importante en el desarrollo del latín vulgar, como es el caso de Salamanca, Santo Domingo de Silos o Valladolid.
La primera que se construyó fue la abadía de Suso, en torno a la cual se agruparon los barrios de Barrionuevo y Prestiño, que rodean el monasterio de Yuso.
El Monasterio de Suso, es considerado toda una rareza arquitectónica, sobre todo por las características del techo, que contiene un encantador arco de herradura mozárabe que oficia de bienvenida, así como del mosaico del suelo, al cual se lo conoce como la alfombra de portalejo. Las tres cuevas del monasterio orginal, que se hallan excavadas en la roca, rememoran la época en que fueron habitadas por San Millán. En la parte  central hay un sarcófago de estilo románico tardío donde el santo aparece representado con ropas sacerdotales visigóticas. No podemos irnos de este cenobio sin visitar antes  las tumbas de los siete infantes de Lara.
Por su parte, el monasterio de Yuso es una construcción del siglo XI, pero en varias oportunidades fue sujeto a remodelaciones. En su interior, posee una de las bibliotecas más importantes y de mayor valor de España. Se trata de un museo donde son conservadas las reliquias de San Millán. Sus salas, como el Salón de los Reyes, la sacristía y el claustro, se encuentran adornadas con relieves de marfil en alusión a la vida y milagros del santo, que recibió el apodo de Escorial de la Rioja.

 Imagen:

Wikipedia

San Millán de la Cogolla, el tesoro cultural de La Rioja

En las estribaciones de la Sierra de la Demanda se localiza San Millán de la Cogolla, una de las ciudades de mayor patrimonio cultural de La Rioja, lo que le ha valido ser declarada Patrimonio de la Humanidad. 
El municipio se compone de tres barrios: Barrionuevo, construido en torno al Monasterio de Yuso;  Lugar del Río, que se halla rodeado de prados y parajes de montaña; y siendo el barrio Santurde, el más antiguo de los tres.
De su patrimonio se destaca el Monasterio de Suso, el cual surgió de las cuevas que fueron habitadas por los eremitas discípulos de San Millán en el siglo VI. Presenta una gran combinación de estilos arquitectónicos, entre los que predominan el  visigótico, mozárabe y románico. Suso alberga una importantísima colección de manuscritos y códices, que representan la más antigua manifestación escrita de la Lengua Española.
Otro de los principales monumentos de San Millán de la Cogolla es, por cierto, el Monasterio de Yuso, una antigua construcción en la que se conjugan los estilos renacentista y barroco. En la iglesia del monasterio puede apreciarse un estupendo retablo del altar mayor, que contiene lienzos de Fray Juan Ricci.
Lo más sobresaliente de los Monasterios de San Millán de la Cogolla, es que allí fue donde se escribieron las primeras frases que se hallaron en la lengua romance y que hoy en día conocemos como castellano o español.
Pero esta localidad es mucho más que un lugar cultural y religioso, puesto que además brinda al visitante la posibilidad de disfrutar de sensacionales entornos paisajísticos y naturales, característicos por sus bosques tupidos y sus picos nevados. Vale decir que son numerosos los senderos que se disponen en los alrededores de San Millán de la Cogolla, ideales para todos aquellos que están ávidos por practicar senderismo en esta bella zona de La Rioja. Tal es el caso del GR-93, que está dividido en dos etapas y que atraviesa toda la sierra riojana. La primera conecta las localidades de Ezcaray y San Millán de la Cogolla, en un camino que atraviesa praderas circunscriptas por bosques arbolados. Mientras que la segunda etapa une San Millán de la Cogolla y Anguiano, que ofrece un rico paisaje de media montaña.
También, el visitante puede optar por tomar la Ruta de la Cueva del Santo, por la que es posible acceder a una zona de descanso conocida como “La Eméndula“, para allegarse luego  hasta la Cueva del Santo, una pequeña ermita.

Imagen:

monasteriodeyuso.wordpress.com