Viaje a Almendral de la Cañada

Almendral de la Cañada es un municipio que está ubicado en las estribaciones de la Sierra de San Vicente, que posee interesantes restos de las antiguas civilizaciones que la habitaron en el pasado. Como es el caso de “los Majanos”, monumentos megalíticos de origen prehistórico, y “las Artesas”, tumbas rupestres de la época medieval.            
Entre los principales templos de Almendral de la Cañada sobresalen la Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua, una construcción del siglo XIX que ha sido declarada  Patrimonio de Interés Regional de la Provincia de Toledo; la Iglesia de San Salvador, que actualmente forma parte del cementerio; la Ermita de San Sebastián, que data de finales del s. XVIII; y la Ermita Cristo de la Sangre,  en cuyo interior conserva un pequeño altar y una hornacina que contiene la imagen del Cristo.
Otros atractivos del municipio son los Molinos Maquileros, que son tres molinos, ubicados sobre la Garganta Torinas, el Arroyo de la Fuente y el Arroyo del Lugar, respectivamente. Mientras que en el límite con El Real de San Vicente, se localiza el Molino de la Tejea, el cual dispone de su propia presa.
Al mismo tiempo, existen numerosas fuentes de especial interés dentro del término municipal, siendo la más importante la Fuente-Abrevadero de la Cañada, cuya construcción data de entre los siglos XVIII-XIX . El pilón de dicha fuente se encuentra conformado por grandes sillares de una sola pieza desde el piso, en muy buen estado de conservación. Otras fuentes de marcado atractivo son las de “Prado Pozo”,  “Caño de la República” y fuente del Cañillo.
Junto al Arroyo Lugar, próximo al municipio de La Iglesuela, se sitúa el Zoo de Piedra, que alberga un museo al aire libre de escultura popular, muy particular. Si bien se halla en una finca particular, es posible acceder sin problemas.

Imagen:

http://bicimundo.files.wordpress.com

Patrimonio histórico de Fornelos

Fornelos es un núcleo poblacional que forma parte de la parroquia de Santa María de Baio, en la provincia de A Coruña.

En su término municipal es posible apreciar las siete mármoas, que son  sepulturas megalíticas prehistóricas.  Por lo general, estos túmulos de tierra se hallan cubiertos de vegetación, los cuales sobren entre uno y cinco metros del suelo. Habitualmente, en su centro contienen un monumento funerario más conocido como dolmen. La mármoa más destaca de Fornelos es la de Suacosta o Tras de Outeiro, que se la conoce también como Madroña de Evaristo. La misma se halla en la carretera que comunica a Fornelos con Castrelo, más precisamente enfrente de donde desemboca una pista de tierra.

Otra de las construcciones típicas de la población son los hórreos, también conocidos como cabazos, los cuales son un fiel retrato de la Galicia rural. Ubicados junto a las viviendas, los hórreos se han usado en el pasado para el almacenamiento y secado del maíz, entre otros productos del campo. Uno de los más populares es el Hórreo Araño, al cual se lo considera el mas grande del mundo. A diferencia de los otros dos que se hallan en el pueblo, los cuales se asientan sobre columnas, este hórreo se alza sobre un muro en la parte baja de una vivienda.

También, en nuestro paso por Fornelos podemos apreciar los cruceiros, cruces de piedra, considerados como un ejemplo característico de la arquitectura popular de Galicia. Estas cruces pueden verse comúnmente en los cruces de caminos, así como en los atrios de las iglesias o el acceso a los Camposantos. De todos, el más popular es el de la Casa do Bao.

Mención aparte merecen los molinos, que son una parte más del paisaje gallego y que junto a los hórreos fueron las construcciones más importantes para la economía rural y doméstica. Vale aclarar que en los hórreos era guardado el grano, que después era transformado en harina en los molinos. Por lo general, suelen estar ubicados junto a las orillas de los rios. A su vez, pueden visitarse los lavaderos, la mayoría de los cuales están en desuso, aunque algunos son utilizados durante los períodos de sequía típicos del verano.

Imagen:

http://s5.wklcdn.com/image_0/9387/3215734/1366525.jpg

Visita Antigua, la ciudad de los molinos

Antigua es una villa que está ubicada en el centro de la Isla de Fuerteventura, en Canarias, cuyo nombre hace honor a su origen ya que se trata de la ciudad más antigua de la isla. Este es un enclave que se destaca por su tranquilidad, su naturaleza, y por su rico legado histórico y cultural.
Antigua es dueña de un estilo principalmente rural. Las típicas construcciones del lugar, además de los numerosos molinos y caseríos, pueden observarse a lo largo de la campiña. Asimismo, su costa, que recibe el nombre de Caleta de Fuste, representa uno de los enclaves turísticos más sobresalientes de la isla de Fuerteventura, donde también es recomendable recorrer el Pueblo Majorero, un centro turístico donde encontrarás numerosas tiendas, bares, restaurantes y terrazas.  Si visitas Antigua, podrás descansar y disfrutar del sol en su playa que supera los 800 metros de extensión, con aguas tranquilas, y practicar diversos deportes acuáticos.
También,  puedes visitar la Iglesia de Santa Cruz de los Caldos, la cual data del año 1785.  A su vez, no puedes dejar de conocer los tradicionales molinos rurales, que se hallan esparcidos por toda la villa, conformando un paisaje por demás único. El Molino de Antigua, el más viejo de todos.
Otro de los sitios de interés es el Museo de la Sal, localizado en las Salinas del Carmen, a unos 30 kilómetros del centro. Vale destacar que en Antigua hay una gran cantidad de salinas, ya que representa su actividad tradicional. En el museo, se pueden apreciar cada uno de los pasos del proceso realizados para la producción de la sal, además de imágenes y vistas estupendas.
Continuando en la línea de los museos, Los Molinos Centro de Interpretación es la visita obligada. Se trata de un museo que expone muestras sobre la identidad de la vida rural. En su exterior, se ubica un molino de viento que es utilizado para la elaboración de harina y gofio, por lo que merece la pena apreciar su funcionamiento.
Si de cocina local se trata, podrás degustar las comidas típicas de la isla que se sirven tanto en las pequeñas casas de gastronomía rural como en restaurantes más clásicos.
No esperes más para descubrir este bello lugar. Decídete por Antigua y prepárate para vivir una experiencia diferente.