Turismo activo y mucha playa en Zarauz

La villa de Zarauz, situada a escasos  25 kilómetros de San Sebastián, es un bello destino para visitar ya que ofrece un amplio abanico de propuestas para descubrir sus numerosos atractivos.
Con el mar Cantábrico como postal de fondo,  no es difícil suponer que uno de sus principales encantos no es otro que la playa, bañada por aguas frías y con fuerte oleaje, ideal para los amantes del surf y el turismo activo. Además, dispone de un paisaje compuesto por dunas, formado por la acción del viento.
Si te agrada la aventura, entonces no te perderás la posibilidad de surcar en parapente los cielos de Zarauz, practicar golf o realizar excursiones para descubrir los bellos paisajes que posee la villa, apreciando la flora y fauna del lugar además de la bonita imagen que ofrecen los campos guipuzcoanos.
Es posible afirmar que Zarauz presenta una combinación perfecta entre tradición y modernidad, lo cual se vislumbra en este  enclave rodeado de naturaleza que posee un estilo propio de otras épocas y culturas, que habitaron la costa cantábrica en el pasado. Los adeptos a la cultura, podrán inspirarse con el conjunto arqueológico monumental de la villa que dispone de unos siete yacimientos, en donde se han descubierto los restos de los antiguos pobladores de esta tierra, que habitaron en ella desde la Edad de Piedra hasta la Medieval. También, aquí se han encontrado importantes vestigios  del legado romano.
También, la diversidad de culturas se ve claramente representada en la parroquia de Santa María la Real, de forma conjunta con la torre y el campanario de Zarauz. Este conjunto monumental permite acercarse a la historia oculta de pueblos originarios de la Edad de Hierro, descubriendo a la vez necrópolis medievales así como el templo gótico que data de finales del siglo XV.
Visita Zarauz y podrás comprobar que sobran las palabras para describir este maravilloso lugar.

Imagen:

www.guiarestaurantes.org

 

Comillas, para recorrer de punta a punta

Comillas es una de las villas de Cantabria más visitadas, especialmente por su maravilloso conjunto arquitectónico que se encuentra enmarcado por un entorno natural de excepcional belleza.
Bañada por las aguas del mar Cantábrico, esta localidad marinera conserva las huellas que han dejado artistas de la talla de Gaudí, Martorell o Llimona.
Declarada Bien de Interés Cultural, la Universidad Pontificia, en sus tres edificios, es un claro ejemplo de la evolución de los estilos arquitectónicos. Mientras que el empedrado casco histórico fue designado conjunto histórico-artístico. Todo esto, demuestra que Comillas es una localidad que merece ser recorrida en su totalidad.
En el parque natural de la localidad podemos asistir a los diversos centros de información con los que cuenta, los cuales servirán de guía para los visitantes. Al mismo tiempo, cuenta con zonas de recreo y senderos debidamente señalizados, para una mejor aproximación a la naturaleza del lugar.
Por otro lado, cabe señalar que Comillas es poseedora de un conjunto de elementos arquitectónicos de enorme valor, entre los que sobresale el Capricho de Gaudí, una residencia de verano con fantásticos torreones y azulejos con relieve de girasoles, con un diseño digno de un cuento.
También son especial interés el Palacio de Sobrellano y la capilla panteón, entre otros. Todos ellos, muestra viviente del modernismo catalán.
El Palacio de Sobrellano, inaugurado en 1888, encierra diversos estilos que van desde   el gótico civil inglés hasta elementos palaciegos venecianos. Posee una estructura bien sencilla, que incluye un hall central distribuidor y una escalera monumental de mármol blanco.
Contigua al palacio se ubica la Capilla-Panteón de los marqueses de Comillas, que fue construida por el catalán Martorell, como una especie de catedral en miniatura, y que dispone de mobiliario de Antoni Gaudí.
La ruta modernista por Comillas se ve completada con el Santo Hospital de Comillas, la Fuente de Tres Caños y la Coteruca, que fuera casa de verano de la familia Riera.
Por último, y no por eso menos importante, resulta altamente recomendable visitar el Paseo Marítimo y su playa, un lugar ideal para disfrutar del Mar Cantábrico en su máxima expresión.

Imagen:

www.diariodelviajero.com

¡Ven a conocer Llanes!

A orillas del mar Cantábrico, en el Principado de Asturias, se ubica Llanes, una ciudad que cuenta con un importante legado histórico y cultural de sus antiguos pobladores. En su casco antiguo, que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, presenta importantes monumentos y edificios.
De este modo, podrás visitar sitios como el palacio del conde de la Vega del Sella, una construcción barroca del siglo XVIII que conserva un interesante museo en su interior. También, vale la pena conocer el torrexón de los Posada, uno de los símbolos de la ciudad, la iglesia de San Salvador, templo originario del siglo XII que presenta una combinación de estilos, y el palacio de los duques de Estrada, el cual sobresale por su  pórtico oriental.
Otra de las fortalezas de Llanes, es el palacete de Sinforiano Dosal, que data de comienzos del siglo XX y exhibe un estilo ecléctico cosmopolita. Por su parte, la sociedad Casino Teatro, declarado Monumento Histórico Artístico, es otro lugar emblemático de la ciudad junto con la muralla románica.
En el paseo de San Pedro y el de San Antón, así como el del río Carrocedo y el puerto, es posible recorrer avenidas plagadas tiendas y restaurantes tradicionales, además de una variada oferta nocturna, que incluye bares y discotecas.
Por su parte, los amantes de la naturaleza y del aire libre quedarán fascinados con las playas de Llanes, entre las que se destacan las de San Antolín, Torimbia, Celorio, Poo, Sablón, Barro, y Toró. En tanto que el paseo marítimo de San Pedro, que se halla bordeando imponentes acantilados sobre el mar Cantábrico, es una buena opción para ellos.
En cuanto a la gastronomía de Llanes, la misma se basa sobre todo en pescados de roca y mariscos a la sidra, que es la receta típica del lugar. También, pueden probarse  la lubina a la plancha o al horno, la langosta a la llanisca, el rape al horno y el tradicional pantruque, una masa de harina de maíz y huevo con añadido de cebolla y tocino.
En fin, preciosos paisajes y un conjunto histórico-artístico digno de admirar, es lo que te ofrece esta bella ciudad. ¡Ven a conocer Llanes!

La magia de Comillas

En el extremo occidental de la provincia de Cantabria se halla Comillas, un destino que goza de excelente ubicación por su cercanía al mar Cantábrico, así como de importantes ciudades de interés como San Vicente de la Barquera, Santillana del Mar y Torrelavega.
Se trata de una de las ciudades más importantes de Cantabria y recibe una gran afluencia de turistas cada año. Comillas sirve como punto de partida para realizar una travesía por los diferentes espacios que posee este pueblo. Conocida por sus bellas playas, esta ciudad cantabra posee numerosos atractivos que valen la pena descubrir.
Entre los lugares más interesantes de Comillas se encuentran la Iglesia Parroquial y la Plaza del Ayuntamiento, además de la Universidad Pontificia, la cual constituye una de las construcciones más representativas de la ciudad.
Otro de los grandes tesoros del lugar es, sin dudas, “El Capricho” de Gaudí, la única obra maestra del arquitecto catalán que se conserva en Cantabria. En el edificio, sobresalen un pórtico de imponentes columnas, además de originales capiteles y una increíble torre cilíndrica que se erige sobre él.
El Palacio de Sobrellano, constituye otro de sus encantos. Se trata de un sensacional edificio, de estilo neogótico, que actualmente es usado por el gobierno como centro cultural y de exposiciones.
Quien visite esta ciudad, no debe perderse la posibilidad de conocer las ruinas góticas de la antigua iglesia de Comillas y el emblemático Ángel de Llimona que sobresale en la cúpula.
El paisaje de la ciudad se ve completado por modernas construcciones como el Prado de San José, la Residencia del Duque de Almodovar y la Coteruca.
Más allá de su extensa riqueza arquitectónica y monumental, también merece la pena conocer sitios como la Ria de la Rabia, el Monte Corona, las ermitas de San Antonio y San Esteban y el atractivo Valle del Río del Mato, todos ellos lugares realmente mágicos que te sorprenderán gratamente.
Las propuestas que ofrece Comillas son infinitas, por ello no puedes perderte la posibilidad de conocer esta encantadora ciudad, cuyo patrimonio te despertará toda clase de emociones.

Santander, ciudad balnearia

A orillas del Mar Cantábrico se halla Santander, una encantadora ciudad portuaria que atrae a los viajeros  con sus increíbles balnearios, ideales para disfrutar del sol y del mar, contemplando el bello paisaje marítimo.
El turismo se ve atraído, además, por sus impactantes monumentos y sus pintorescas calles, que dan muestra de una ciudad moderna, con una importante infraestructura en restaurantes, lugares de ocio y centros comerciales.
De recorrida por Santander, no puedes perderte  el Paseo de Pereda, donde podrás apreciar típicas casas de miradores. En torno a la Plaza Porticada se halla la antigua Catedral, que data del XIII, y otros edificios de interés, aglutinados todos en los alrededores del Casco Antiguo.
Para ir de compras, resulta aconsejable dirigirse a las calles más populares, como el Arrabal o el Cubo, donde se pueden adquirir artesanías típicas de la región. También, se puede optar por concurrir al conocido mercado La Esperanza. Continue reading

Playa de las Catedrales: Las formas de la naturaleza

Junto a la ría del Eo, cerca de la ciudad de Ribadeo, las laderas de Galicia se convierten en escarpados acantilados que se asoman al mar Cantábrico. Las características del terreno dan paso a maravillosos paisajes costeros, entre los que destaca la playa de las Catedrales, considerada por muchos como la más bella de toda España.
La Playa de Aguas Santas, más conocida como Playa de las Catedrales, está situada  la línea costera de la provincia de Lucense, distante a solo seis kilómetros de Ribadeo. Ha sido declarada Monumento Natural debido a las formas que han adquirido las piedras, por efecto de la erosión del viento y el mar,  cuyas paredes se asemejan a arcos de iglesias.
La franja de arena que conforma la playa es el sedimento marino que se fue acumulándose por debajo del acantilado. Cuando hay marea alta la extensión de la playa se ve reducida aunque no es posible apreciar los acantilados desde allí, sino que sólo pueden observarse desde el mar o cuando hay marea baja, momento en que queda al descubierto un paseo de columnas naturales apoyadas sobre el acantilado, que al atravesarlo es posible contemplar un arco de grandes proporciones.
Las imponentes formaciones rocosas conforman una suerte de laberinto de callejones, huecos, arcos y columnas, como si se tratara de catedrales.
Para apreciar mejor estas magníficas formas de la naturaleza, se instaló en la playa de las Catedrales una pasarela de madera desde donde se puede divisar las partes más atractivas y coloridas de la costa.

Santander, mucho más que bellas playas

La ciudad de Santander, capital de la región de Cantabria, es uno de los destinos de España más elegidos por los turistas por su calidad de localidad costera, bañada por las aguas del  Mar Cantábrico. Por lo que constituye el sitio ideal para disfrutar de la playa y descansar.
En la actualidad, gracias a la pluralidad de ofertas de vuelos que existen, es posible acceder a esta bella ciudad y sus alrededores, a costos que se ajustan a todos los bolsillos.
Quizá lo que torna a esta ciudad más hermosa aún no es otra cosa más que su excelente ubicación, ya que se emplaza en una de las bahías más bellas del mundo. De este modo, Santander presenta todas las características típicas de una capital dinámica, en la hay de todo para ver, desde un entorno natural de enorme belleza hasta monumentos de marcado valor artístico y cultural.
De esta manera, aparte de sensacionales playas, es posible realizar una visita a la Biblioteca y Casa-Museo de Menéndez Pelayo, así como al Museo Municipal de Bellas Artes, y la Catedral, la cual dispone de una cripta perteneciente al siglo XIII aparte de un claustro del siglo XV.
Por su parte, el Paseo de Pereda, el Puerto Chico y la Avenida de la Reina Victoria son otros de los sitios de visita obligada debido a que ofrecen al visitante paisajes urbanos por demás pintorescos. En tanto que la Península de la Magdalena, representa un magnífico parque que acoge al Palacio Real, que ha sido residencia de verano de la Familia Real hasta 1930. La playa del Sardinero y el Gran Casino, junto con los museos, como el de Prehistoria y Arqueología y el Museo Marítimo del Cantábrico, completan este periplo realmente encantador.
En caso que contemos con más tiempo, podemos visitar, en los alrededores de Santander, las zonas naturales de Liencres, Peña Cabarga y Cabárceno, así como también las cuevas de El Soplao y Altamira.

 

El Sardinero, el paraíso de Santander

Considerada la ciudad-balnearo de la burguesía española del siglo XX que pasaban sus vacaciones en aquel paraíso del mar Cantábrico. Es una de las zonas más bonitas de Santander, provincia situada en la comunidad de Cantabria, al norte de España.

Barrio y enclave turístico de la ciudad de Santander. Sus extensas playas se extienden entre la conocida Península de la Magdalena y la zona de Mataleñas. El terreno físico forma un abra que da el nombre a la zona.

El Sardinero empezó a ser conocido a principios del siglo XX cuando se inaugura el Palacio de La Magdalena como residencia del rey Alfonso XII para pasar sus vacaciones de verano en Santander. Tras las visitas continuas del rey, la alta sociedad española castellana y madrileña comenzaron también a elegir El Sardinero como destino turístico. Debido a la afluencia de gente durante los meses de verano se construyeron nuevos edificios con un estilo artquitectónico de la Belle Époque y balnearios parecidos al de Biarritz.

Para dar alojamiento a los turistas se edificaron gran cantidad de Hoteles en Santander como el Hotel Real, el más conocido de la zona de El Sardinero. Además de zonas de ocio como el Gran Casino, el hipódromo y el campo de polo. Todo esto dio lugar a una extensión funcional del espacio de la costa que transformó la morfología urbana de El Sardinero hasta quedar como es hoy.

La Plaza de Italia (la antigua Plaza del Pañuelo) se llenó de más hoteles, alamedas, casas de baño comunicando todo el barrio de El Sardinero con paseos como el de Reina Victoria, Pérez Galdós y el de Menéndez-Pelayo.

Pero la belleza de El Sardinero se encuentra en sus playas, sobre todo en la primera y segunda playa: la Playa del Camello y la Playa de los Bikinis junto a la Península de la Magdalena, respectivamente. Cerca de estas playas se encuentran las más importantes infraestructuras culturales y deportivas como es el Palacio de Congresos y Exposiciones, los Campos de Sport del Sardinero o el Palacio de Deportes, donde juegan regularmente el club de balonmano Teka Cantabria y el de baloncesto Lobos Cantabria.

Gracias a la afluencia de turistas acceder a unas vacaciones en El Sardinero es apto para todos los bolsillos. Aunque, desde la primera mitad del siglo XX, esta zona de extensas playas continúa siendo el paraíso perfecto para las clases acomodadas. Sin embargo, existen grandes ofertas de hoteles, sobre todo en la ciudad de Santander. Te explican cómo llegar al Sardinero, qué sitios visitar, restaurantes y visitas guiadas a ciudades cercanas. Si aún no tienes pensado dónde ir de vacaciones ahora puedes aprovechar y conocer las playas más bonitas del mar Cantábrico.