Bienvenidos a Villa

Villa es una localidad del Valle de Caldueño, ubicada entre el litoral cantábrico y los Picos de Europa, en Asturias.
Desde el punto más alto de Villa, puede contemplarse la Sierra del Cuera así como diferentes pueblos situados en sus alrededores.
Se trata de una población sumamente tranquila y de gran tradición, en la que sobresale la arquitectura popular.  Por lo que es un buen lugar para hacer turismo rural, disfrutando de paso de su rica cocina tradicional.
Vale decir que este pueblo es perfecto para descansar de la rutina, pues no cuenta con bares, ni hoteles, ni tiendas, excepto algún que otro alojamiento rural. Aquí, es costumbre la venta directa de pescado y pan a domicilio, de modo que nuestra experiencia será como realizar un viaje al pasado.
Los lugareños acostumbran bajar cada viernes hasta Posada, un pueblo que cuenta con un mercado en donde se pueden adquirir, entre otras cosas, productos de la huerta, quesos de elaboración artesanal, carnes y pescado.
Es posible, además, realizar diversas excursiones por los alrededores de Villa, por sitios de montaña o simplemente por la playa, ya sea a pie, en bicicleta o en coche.
Aquellos que prefieren pasear por la montaña, pueden aprovechar para ir a la Tornería, desde donde se obtienen maravillosas vistas de la costa cantábrica. También, se recomienda hacer un paseo hasta el Picu de los Resquilones.
Otra sugerencia es hacer una excursión desde El Mazuco hasta el Pico Peña Blanca, o sino tomar la Ruta del Valle de Viango, en un trayecto a pié que nos llevará por magníficos parajes, culminando en Purón.
Asimismo, si deseamos conocer a fondo el litoral de Llanes, qué mejor que visitar alguna de sus numerosas playas, muchas de ellas salvajes, que resultan propicias para realizar surf.

Imagen:

http://web.educastur.princast.es/cp/llanes1/caldume.JPG

¡Ven a conocer Llanes!

A orillas del mar Cantábrico, en el Principado de Asturias, se ubica Llanes, una ciudad que cuenta con un importante legado histórico y cultural de sus antiguos pobladores. En su casco antiguo, que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, presenta importantes monumentos y edificios.
De este modo, podrás visitar sitios como el palacio del conde de la Vega del Sella, una construcción barroca del siglo XVIII que conserva un interesante museo en su interior. También, vale la pena conocer el torrexón de los Posada, uno de los símbolos de la ciudad, la iglesia de San Salvador, templo originario del siglo XII que presenta una combinación de estilos, y el palacio de los duques de Estrada, el cual sobresale por su  pórtico oriental.
Otra de las fortalezas de Llanes, es el palacete de Sinforiano Dosal, que data de comienzos del siglo XX y exhibe un estilo ecléctico cosmopolita. Por su parte, la sociedad Casino Teatro, declarado Monumento Histórico Artístico, es otro lugar emblemático de la ciudad junto con la muralla románica.
En el paseo de San Pedro y el de San Antón, así como el del río Carrocedo y el puerto, es posible recorrer avenidas plagadas tiendas y restaurantes tradicionales, además de una variada oferta nocturna, que incluye bares y discotecas.
Por su parte, los amantes de la naturaleza y del aire libre quedarán fascinados con las playas de Llanes, entre las que se destacan las de San Antolín, Torimbia, Celorio, Poo, Sablón, Barro, y Toró. En tanto que el paseo marítimo de San Pedro, que se halla bordeando imponentes acantilados sobre el mar Cantábrico, es una buena opción para ellos.
En cuanto a la gastronomía de Llanes, la misma se basa sobre todo en pescados de roca y mariscos a la sidra, que es la receta típica del lugar. También, pueden probarse  la lubina a la plancha o al horno, la langosta a la llanisca, el rape al horno y el tradicional pantruque, una masa de harina de maíz y huevo con añadido de cebolla y tocino.
En fin, preciosos paisajes y un conjunto histórico-artístico digno de admirar, es lo que te ofrece esta bella ciudad. ¡Ven a conocer Llanes!

Gulpiyuri: un auténtico tesoro

Entre la costa de Llanes y Ribadesella encontramos una playa oculta que es una auténtica maravilla. Bautizada como Gulpiyuri, esta pequeña porción de mar, como si de una cala privada se tratase, se nos descubre a la vista con sus apenas 50 metros de longitud, pero con una belleza indescriptible.

El agua del mar llega a ella a través de un túnel entre las rocas, algo que provoca lo que se conoce como “bufones”, es decir, el ruido que hace el agua del mar al pasar a presión por esos túneles de la orilla y salir al exterior. Una sensación indescriptible que, en la mayoría de los casos, se descubre por azar o por mera casualidad. Y es que se trata de un lugar, lejos de lo turístico y mucho más cerca de lo mágico.

Continue reading

Viaje por la Costa Verde

La Costa Verde cuenta con una gran variedad de destinos entre los cuales elegir para pasar unos días de descanso. En toda su extensión, además de abruptos acantilados y bonitas calas y playas bañadas por las aguas del Cantábrico, acoge atractivos pueblos de pescadores y algunos centros vacacionales.
Su nombre, claro está, deviene del hecho de que en su interior hay grandes extensiones de prados así como de bosques de pinos y eucaliptos.
Esta zona del litoral español no está muy urbanizada, por lo que los centros de veraneo generalmente son pequeños y se emplazan junto a pueblos de pescadores de gran atractivo.
Rumbo a Cantabria, llegamos a Castropol y Figueras, dos pintorescos pueblos de pescadores que se hallan en una de las márgenes de la Ría de Ribadeo, que limita con Galicia. Se trata de destinos sumamente tranquilos, en donde es posible practicar diversos deportes acuáticos.
En dirección al este se encuentran Tapia de Casariego y Ortigueira, dignos de visitar.
Continuando por la Costa arribamos a Luarca, que sobresale por su puerto lleno de coloridas barcas.
Seguimos nuestro camino hasta Cudillero, un pueblo de pescadores emplazado en una estrecha caleta. Junto a su puerto, se dispone una plazoleta en la que abundan las terrazas con marisquerías de primer nivel.
Prosiguiendo por la franja costera arribamos a Cabo de Peñas, situado al este de  Gijón, en donde suelen realizarse capeas en la arena cuando hay marea baja.
La siguiente parada es Lastres, una tradicional villa asturiana cuyas casas se disponen en la base de un gran acantilado. En este lugar está La Isla, una bella playa que se encuentra circunscripta por campos de intenso verde.
Cerca de allí se halla Ribadesella, una localidad con una calidad monumental envidiable, que posee numerosas iglesias y palacios medievales. La Playa de la Vega es uno de sus principales atractivos, en cuyos acantilados que la rodean se hallaron huellas de dinosaurios.
Finalizamos el recorrido en Llanes, una popular localidad que se caracteriza por sus imponentes murallas de la época medieval, en el interior de las cuales se encuentra su casco antiguo de excelente riqueza monumental. Sus playas son muy elegidas por los turistas cada verano.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/71/Ribesella.jpg