Por las sendas de Chóvar

En la Comarca del Alto Palancia, más precisamente en pleno Parque Natural de la Sierra Espadán, se encuentra Chóvar, un pueblo cercano a la montaña mediterránea que fue  construido por los musulmanes.
Las calles son típicas, con algunos altibajos, delimitadas por  casas blancas. Las calles de la zona alta evocan los trazados irregulares propios de otros pueblos mediterráneos.
Parte de su historia queda de manifiesto en sus yacimientos arqueológicos, como los del Poblado Ibérico del Rubial, la Cueva y la Bellota.
Continuando por el Calvario, en la parte alta del pueblo, es posible llegar a los restos de un castillo, el cual fue construido por los musulmanes para ser usado como torre de vigilancia. Vale aclarar que la fundación del pueblo de Chóvar es de origen morisco y está muy ligada con el Castillo de Azuébar, por lo que se cree que Chóvar representaría  una serie de torres de defensa de dicho castillo. Actualmente, tan solo se pueden observar restos de torres.    
Si de naturaleza se trata, es posible decir que Chóvar en su totalidad constituye un paraje sumamente digno de visitar, permitiéndonos disfrutar de la naturaleza.
Tomando el Barranco Carbón, llegaremos hasta Las Carboneras, un paraje muy bonito en el que se puede disfrutar de un entorno, compuesto por mesas, agua y alcornoques muy añejos.
Avanzando por el Barranco de Ajuez, y pasando la presa, arribaremos a un sitio encajonado que destila el agua, La Fuente Fresca.
En cuanto a las numerosas sendas, que desde siempre se han utilizado como medio para acercar a los lugareños a los campos de cultivo, éstas se hallan en perfecto estado, de modo que adentrarse por tales sendas es encaminarse a un encuentro con la naturaleza en estado puro.

Imagen:

http://www.comarcarural.com/altopalancia/chovar/fotos/chovar01.jpg